Última actualización web: 23/09/2020

Autor/autores: Roberto Opazo Castro , Verónica Bagladi Letelier
Fecha Publicación: 24/05/2010
Área temática: .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

Se describe una panorámica de los Trastornos de Personalidad y se explicitan diversas aproximaciones a su etiopatogenia. Se establece que se trata de un desafío clínico difícil de enfrentar y que un abordaje integrativo pasa a constituirse en una necesidad. Se describe el Supraparadigma Integrativo cos sus paradigmas biológico, cognitivo, afectivo, inconsciente, ambiental/conductual y sistémico integrados a través del sistema SELF. Se explicita la psicoterapia integrativa que se ha venido desarrollando a partir del Supraparadigma y se establecen las ventajas comparativas que ésta aporta. En el marco de la psicoterapia integrativa, se aborda el tema de la etiopatogenia de los Trastornos de Personalidad. Se delimitan algunas ?avenidas centrales? para el abordaje de los Trastornos de Personalidad desde la psicoterapia integrativa. Finalmente, se muestran algunos resultados alcanzados con la psicoterapia integrativa en Trastornos de Personalidad.

Palabras clave: Supraparadigma Integrativo; Psicoterapia Integrativa; Estímulo Efectivo; Principios de Influencia; Sistema SELF; Conceptos Movilizadores; Psicodiagnóstico Integral; Elaboración.

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-6027

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

La etiopatogenia de los trastornos de personalidad desde la psicoterapia
integrativa.
FUENTE: PSIQUIATRIA.COM. 2006; 10(1)

Roberto Opazo Castro *; Verónica Bagladi Letelier **.
* (PhD) Director of the Chilean Institute of Integrative Psychotherapy.
** (PhD)Clinical Director of the Chilean Institute of Integrative Psychotherapy.
PALABRAS CLAVE: Supraparadigma Integrativo, Psicoterapia Integrativa, Estímulo Efectivo, Principios de Influencia, Sistema SELF,
Conceptos Movilizadores, Psicodiagnóstico Integral, Elaboración.
KEYWORDS: Integrative Supraparadigm, Integrative Psychotherapy, Effective Stimulus, Principles of Influence, SELF System, Movilizing
Concepts, Integral Assessment, Working Through.)

Resumen
Se describe una panorámica de los Trastornos de Personalidad y se explicitan diversas aproximaciones a su
etiopatogenia. Se establece que se trata de un desafío clínico difícil de enfrentar y que un abordaje integrativo
pasa a constituirse en una necesidad. Se describe el Supraparadigma Integrativo cos sus paradigmas biológico,
cognitivo, afectivo, inconsciente, ambiental/conductual y sistémico integrados a través del sistema SELF. Se
explicita la psicoterapia integrativa que se ha venido desarrollando a partir del Supraparadigma y se establecen
las ventajas comparativas que ésta aporta. En el marco de la psicoterapia integrativa, se aborda el tema de la
etiopatogenia de los Trastornos de Personalidad. Se delimitan algunas "avenidas centrales" para el abordaje de
los Trastornos de Personalidad desde la psicoterapia integrativa. Finalmente, se muestran algunos resultados
alcanzados con la psicoterapia integrativa en Trastornos de Personalidad.
Abstract
An overview on Personality Disorders is presented and diverse approaches to their etiopathogenesis are
considered. Since they mean a difficult clinical challenge to deal with, an integrative approach becomes necessary.
The Integrative Supraparadigm is described, including biological, cognitive, affective, unconscious,
environmental/behavioral and systemic paradigms, that are integrated through the SELF system. Coming from
the Integrative Supraparadigm, an integrative psychotherapy is described and its comparative advantages are
established. Within the integrative psychotherapy's framework, the etiopathogenesis of Personality Disorders is
considered. Some "central avenues" in terms of the integrative psychotherapy of Personality Disorders are shown.
Finally, some integrative psychotherapy's outcomes are presented dealing with Personality Disorders.

Introducción
Los Trastornos de Personalidad tienen una prevalencia entre el 0,5% y el 3% de la población general y entre el
3% y el 30% en poblaciones psiquiátricas y de tratamiento ambulatorio (1). En general, las cifras de prevalencia
son muy variadas y no resulta fácil establecer con precisión lo que ocurre al respecto.
Es así que se han realizado diferentes tipos de estudios relativos al tema y los resultados suelen diferir bastante.
Las encuestas comunitarias muestran una gradiente de resultados en los diagnósticos de Trastornos de
Personalidad, que oscila entre un 0,1% hasta un 9,8% (la media se ubica en un 2,8%). En los países en
desarrollo, los valores fluctúan entre 3,4% hasta un 10,7% (la media de este estudio fue de 4,7%). En 1999
Florenzano recoge los hallazgos de Perry y Valiant quienes afirman que entre el 5% y el 15% de los adultos
pueden presentar un trastorno de personalidad el algún momento de su vida (2).
En un sentido genérico, sin embargo, lo probable es que estos Trastornos estén "sub-diagnosticados", sea porque
los pacientes no consultan (egosintonía), sea porque los profesionales de la salud no los diagnostican, etc. Lo
probable entonces, es que a nivel cuantitativo sean más; a nivel cualitativo, tienen una gran relevancia debido a
su complejidad e impacto existencial.
En el territorio de las delimitaciones clínicas, no existe una concordancia plena para conceptualizar los Trastornos
de Personalidad. Los Manuales Diagnósticos y Estadísticos de los Trastornos Mentales (D.S.M. III Y IV), enfatizan
la importancia de los rasgos de personalidad ­ inflexibles y desadaptativos ­ como típicos del funcionamiento de

la persona a largo plazo. Desde la perspectiva D:S:M., entonces, el Trastorno de Personalidad pasa a involucrar
un patrón permanente de experiencia interna y de comportamiento, que se presenta en las áreas de la cognición,
de la afectividad, del control de impulsos o de la actividad interpersonal; y que desadapta en relación a las
personas del entorno y en relación a la cultura del sujeto (3).
Por su parte, la Clasificación Internacional de las Enfermedades (C.I.E.), en su décima versión, agrega que estos
patrones desadaptativos son la resultante de factores constitucionales, evolutivos y sociales (4).
Desde otra vertiente Theodore Millon ­ quien ha dedicado gran parte de su trabajo clínico al tema de los
Trastornos de Personalidad ­ enfatiza la dinámica circular y auto-perpetuante de estos trastornos: "La
personalidad patológica comprendería aquellos rasgos estables y consistentes que persisten inflexibles, son
usados inapropiadamente y fomentan círculos viciosos que perpetúan e intensifican las dificultades del sujeto"( 5).
Más allá de discrepancias conceptuales como las explicitadas, pareciera ser una especie de lugar común el señalar
que los Trastornos de Personalidad representan para los clínicos un notable desafío. Un desafío en el ámbito de la
etiopatogenia y un desafío en el ámbito de la psicoterapia. Todo lo cual nos obliga a hacer las cosas
particularmente bien.
En los dominios de la etiopatogenia, lo claro es que existen pocas evidencias confiables en relación a las posibles
causas y evoluciones de estos Trastornos; al respecto, existe mucha mayor teorización que datos válidos y
confiables. Por supuesto, cada enfoque psicoterapéutico enfatizará el ángulo consistente con su teoría:
dinamismos inconscientes, esquemas cognitivos sub-yacentes, disposiciones genéticas, etc. De éstas, quien
cuenta a la fecha con un mayor respaldo en las evidencias, es la influencia etiológica de las disposiciones
genéticas; al respecto, se estima que alrededor del 50% de los rasgos de personalidad deriva de factores
genéticos (6). De ser esto así, facilitaría el comprender por qué los Trastornos de Personalidad son tan refractarios
al cambio psicoterapéutico.
En 1987, es decir hace ya muchos años, uno de nosotros ­ Roberto Opazo ­ participó en un "Coloquio sobre
Tratamientos de los Trastornos de Personalidad". Al Coloquio fueron invitados destacados psicoterapeutas
chilenos. El Moderador inició el diálogo con la siguiente afirmación:
"Tengo la sensación de que el tratamiento de los Trastornos de Personalidad es complicado. Mucho más fácil es
tratar síntomas que Trastornos de Personalidad, aún cuando los síntomas se adentran en las estructuras de la
personalidad. En general, cuando intentamos tratar los Trastornos de Personalidad, nos encontramos con un lecho
de rocas bastante complicado, bastante difícil. Tengo la sensación que poseía una idea más optimista respecto a
tratar los Trastornos de Personalidad ­ y yo soy un psicoanalista y me dedico a eso ­ mucho mayor cuando recién
me inicié y realmente tuve al comienzo algunos éxitos que no sé cómo obtuve. Ahora estoy mucho más
pesimista; no sé si esta opinión es compartida por los miembros de este Coloquio". (7)
Paradojalmente, uno a uno los miembros del Coloquio fueron "confesando" sus dificultades con los Trastornos de
Personalidad. Y las conclusiones del Coloquio fueron bastante pesimistas. Pero eso ocurría en 1987. ¿Cuál es la
situación ahora?
En un sentido genérico, la situación pareciera mantenerse sin muchas variaciones. En el Handbook of
Psychotherapy and Behavior Change" (2004), se presentan diversas investigaciones que conducen a esta
conclusión (8). Excepciones a esta tendencia parecieran ser los trabajos de Marsha Linehan en el Trastorno de
Personalidad Límite (9) y diversos abordajes a los Trastornos de Personalidad desde la Psicoterapia de grupo. (10)
Lo anterior ratifica claramente que los Trastornos de Personalidad plantean un desafío complejo y difícil de
enfrentar. En este contexto, los psicoterapeutas no estamos en condiciones de "farrearnos", de ignorar o de
desconsiderar opciones etiopatogénicas válidas y fuerzas de cambio aportativas, "vengan de donde vengan". En
este contexto, cualquier actitud "reduccionista" y excluyente del clínico, se traduce en un evidente perjuicio para
los pacientes; si bien esto siempre es así, en estos dominios es especialmente así. Precisamente por ello, un
abordaje integrativo de los Trastornos de Personalidad pareciera ser el camino más indicado.

Supraparadigma integrativo
En el Congreso Anual de la A.A.B.T. realizado en Washington D.C. en 1983, Roberto Opazo propuso un
Supraparadigma Integrativo para contribuir a comprender, explicar y predecir, la dinámica psicológica en general
y sus derivaciones en el ámbito de la psicoterapia. Desde esa época, este Supraparadigma Integrativo (S.I.),
viene guiando el accionar teórico y psicoterapéutico del Instituto Chileno de Psicoterapia Integrativa (I.C.P.S.I). El
Supraparadigma Integrativo (11,12,13,14), aporta fundamentos epistemológicos, metodológicos y a nivel de los
paradigmas causales, e intenta articular lo que son influencias etiológicas y fuerzas de cambio provenientes de los

paradigmas biológico, cognitivo, afectivo, inconsciente, ambiental/conductual y sistémico. El Supraparadigma
Integrativo fue propuesto muy tempranamente ­ en 1983 - y es el único que ­ hasta ahora -aporta una completa
teoría integrativa a nivel de los diferentes paradigmas causales. Como eje integrativo el Supraparadigma ubica al
sistema SELF de la persona. El sistema SELF expresa la coherencia y el equilibrio homeostático del sistema
psicológico e integra los diferentes paradigmas, integrando a su vez en plenitud a la persona. El sistema SELF
constituye una especie de procesador central de la experiencia humana. Para ello, desarrolla 5 funciones
esenciales: función de identidad, de significación, de auto-organización, de búsqueda de sentido y de conducción
existencial.
En cada experiencia, el sistema SELF construye estímulos efectivos a partir de la "materia prima" que aporta la
estimulación. En el Supraparadigma se habla de estímulos efectivos para referirse a los estímulos procesados, que
son los que movilizan efectivamente la dinámica psicológica. En cada experiencia, entonces, el sistema SELF
modifica los estímulos a través del procesamiento y es ­ a su vez - modificado por éstos a través de la
experiencia.
El Supraparadigma Integrativo se propone integrar todo conocimiento válido y rescatar toda fuerza de cambio
aportativa; pero se propone a su vez ser muy selectivo, al incorporar solamente conocimientos y estrategias
aportativas en términos de predicción y cambio. Distinguir el "trigo de la paja" pasa a ser crucial en medio de
tanta propuesta, lo cual involucra dejar muchas de las propuestas existentes fuera. El conocimiento válido
rescatado, a su vez, pasa a ser acumulado organizadamente en el marco del Supraparadigma.
El Supraparadigma Integrativo (S.I.) integra lo nomotético y lo idiográfico, dado que los principios generales
(nomotéticos) se organizan y configuran de un modo particular (idiográfico) en cada persona. Es preciso
entonces, conocer los principios y las personas. Plantea, además, que la causalidad lineal simple (A - B) es difícil
de encontrar en el complejo territorio psicológico; lo que podemos encontrar son principios de Influencia del tipo
si A, entonces es más probable B (A - > Pr. B).
La Figura 1 constituye un Diagrama del Supraparadigma Integrativo. Los 6 Paradigmas están interconectados a
través de modalidades causales lineales y circulares y pasan a ser integrados a través del eje que aporta el
sistema SELF. Este, a su vez, va "traduciendo" la experiencia transformando la estimulación externa e interna en
estímulos efectivos. Las partes interconectadas configuran una totalidad lo cual genera una dinámica sistémica
con su correspondiente punto de equilibrio homeostático. Así, el Supraparadigma privilegia las partes y el todo
enriqueciendo sustancialmente las opciones predictivas.

Figura 1. Supraparadigma Integrativo

Sin afán "publicitario" alguno, podemos sostener que durante estos casi 25 años de existencia el Supraparadigma
Integrativo ha sido capaz de contribuir a seleccionar el conocimiento, a guiar la investigación y a ordenar la

acumulación del conocimiento, tanto en nuestro Instituto como más allá de sus fronteras. Y ha sido capaz
también, de conducir la génesis de un enfoque de la psicoterapia, la cual hemos venido desarrollando en el
contexto del Supraparadigma: la psicoterapia integrativa. Desde nuestra óptica y en función de nuestra propia
experiencia, nos resulta legítimo el destacar que el Supraparadigma Integrativo ha venido aportando profundidad
a la comprensión (a través de una teoría completa y no reduccionista), y potencia al cambio (a través del rescate
y uso articulado de estrategias de cambio válidas, tanto específicas como inespecíficas) (10, 11, 12).
A partir del Supraparadigma Integrativo, hemos delimitado conceptualmente la psicoterapia integrativa como "un
proceso activo que se desarrolla en un contexto interpersonal. Este proceso es diseñado específica y
deliberadamente como medio de influencia, la cual se ejerce a través de la génesis de experiencias novedosas en
términos cognitivos, afectivos o conductuales, las que a su vez pueden ser correctivas y/o enriquecedoras. El
propósito central de un proceso de psicoterapia integrativa es alcanzar objetivos acordados entre cliente y
terapeuta. El proceso es conducido por un especialista quien fundamenta su accionar en un Supraparadigma
Integrativo. La psicoterapia integrativa es nutrida por influencias etiológicas y por fuerzas de cambio específicas
provenientes de los paradigmas biológico, cognitivo, afectivo, inconsciente, ambiental/conductual y sistémico.
Estas influencias han contribuido a la explicación de la génesis de los desajustes psicológicos y a la predicción y al
cambio en psicoterapia". (13). Por supuesto, las 5 funciones del sistema SELF tienen un rol fundamental en la
génesis, predicción y cambio de los desajustes psicológicos.

Aproximaciones a la etiopatogenia de los trastornos de personalidad
El término "etio - pato ­ genia" nos remite al proceso de gestación de la patología. Dar cuenta de este proceso es
una tarea sumamente difícil en la psicopatología general y muy especialmente en el ámbito de los Trastornos de
Personalidad. Es así como, al revisar los hallazgos de investigación y los desarrollos teóricos en torno a los
trastornos de personalidad, estamos de acuerdo con Theodore Millon cuando señala que "en el estado actual de la
psicopatología clínica... no se han desentrañado las complejas e interrelacionadas redes causales que subyacen a
los trastornos de personalidad" (15, p. 141).
Tal estado de cosas es comprensible si consideramos los deficientes datos empíricos y las divergencias teóricas en
torno al concepto mismo de personalidad, al desarrollo de la personalidad, a la relación personalidadpsicopatología y al proceso de gestación de los trastornos de personalidad propiamente tales.
Se ha señalado que la personalidad estaría determinada por la conjunción de factores temperamentales y
caractereológicos. En los primeros, el foco está puesto en lo biológico, genético y constitucional; en los segundos,
se destaca la injerencia del ambiente y de las experiencias de relación temprana con los padres, la familia y luego
la sociedad. Todo esto lleva a la formación de una estructura relativamente estable. La mayor parte de los
individuos muestra una combinación de múltiples rasgos temperamentales y de carácter que originan una
personalidad balanceada (16).
Desde la antigüedad, se reconocen diferentes aproximaciones en torno a los diferentes modos de ser y de
comportarse de los seres humanos. Así, Hipócrates y Galeno desarrollan la teoría Humoral. Posteriormente en el
siglo XIX, la Frenología relacionó esas formaciones craneales en 37 rasgos individuales. Por su parte en el siglo XX
se plantearon relaciones entre la arquitectura corporal y el carácter. En esa línea Sheldon propone la correlación
entre el predominio de las capas embrionarias durante el desarrollo y los caracteres viscerotónico, cerebrotónico y
somatotónico (17).
Desde la perspectiva psicodinámica, la personalidad se relaciona con la organización que determina los modos de
relación de una persona con su ambiente y las experiencias subjetivas concomitantes; contiene los modos
habituales de armonizar las necesidades internas provenientes del ello, con las exigencias del mundo externo, por
lo que tiene una función adaptativa. Freud sugirió que los rasgos de personalidad estaban relacionados con la
fijación en una de las fases del desarrollo psicosexual, transformándose en formas permanentes de conducta con
la ayuda de la represión y de otros mecanismos de defensa. De este modo conflictos inconscientes mantenidos en
el tiempo, serían los responsables etiológicos de los Trastornos de Personalidad.
Posteriormente Reich, enfatizó los estilos defensivos característicos que usan las personas, con el fin de
protegerse de sus impulsos internos y de la ansiedad que producen las relaciones interpersonales; utilizó el
término coraza del carácter para describirlos (17).
En el ámbito descriptivo, el enfoque psicodinámico coincide con la apreciación clínica predominante entre los
clínicos, en el sentido que las personas con trastornos de personalidad se caracterizarían por la forma rígida y
repetitiva de reaccionar con las mismas defensas, conductas y sentimientos frente a muy diversas situaciones,
demostrando así una muy limitada capacidad de adaptación (18).

La postura conductual y ambientalista radical (19), no concibe la existencia de rasgos y, por ende, no acepta el
concepto de personalidad. Para Skinner, por ejemplo, explicar la conducta a partir de "rasgos de personalidad"
pasaría a ser tautológico: "Agrede porque es agresivo y es agresivo porque agrede"(19). Autores como Mischel y
Bandura descalifican el uso de los "rasgos de personalidad" sobre la base de que no resultan predictivos en
relación a la conducta (20, 21).
Los autores cognitivo/conductuales sí conciben una cierta regularidad conductual, basada en elementos internos
más estructurales. Por ejemplo el mismo Bandura, al referirse a la cognición, ha señalado que "existe amplia
evidencia de que la conducta abierta a menudo esta gobernada por estimulación auto-generada, que es
relativamente independiente de sucesos estímulos ambientales"(21 p.39). Desde la perspectiva
cognitivo/conductual se postula que estilos habituales en ámbitos cognitivos y afectivos (estructuras cognitivoafectivas, esquemas cognitivos subyacentes), podrían ser considerados como "causas" de conductas que tienden a
repetirse (variables mediacionales que serían las responsables de patrones y tendencias conductuales). La
interacción biología-experiencia de vida, iría generando estructuras cognitivas y afectivas, las cuales a su vez
pueden ser más o menos adaptativas. Los trastornos de personalidad serían derivados de factores biológicos y de
experiencias de vida, que van generando rasgos cognitivos y afectivos neuróticos, los que a su vez causan rasgos
conductuales neuróticos (22).

Desde la perspectiva constructivista post-racionalista, la esfera de la personalidad se relacionaría con la
experiencia interior ("yo") y la apariencia exterior ("mi"). Estas dimensiones de la personalidad se complementan
con los distintos tipos de "organización de significado personal", las que serían responsables de los patrones de
comportamiento más característicos de las personas. El enfoque enfatiza el rol del attachment o apego en el
ámbito etiológico; el estilo de apego temprano determinaría la organización de significado personal predominante
a través de la vida. Así, un estilo de apego "bifronte", ambivalente entre el rechazo y la devoción hacia el niño,
sería característico de la organización de significado personal obsesivo-compulsiva (23).
En el enfoque humanista experiencial, la persona sería poseedora de una tendencia hacia la autorrealización (24)
y de una sabiduría organísmica (25). Si estas tendencias son bloqueadas, obstaculizadas o desconocidas,
originarían trastorno, neurosis o patología (26).
Desde una aproximación evolutiva, se ha resaltado la relación con los pares como un regulador de rasgos de
personalidad y conducta. Esta regulación sería más fuerte que la influencia de los padres (27).
Desde otra mirada, en el último tiempo se ha venido enfatizando cada vez más la importancia de las bases y
determinantes biológicos de la personalidad. A los ya conocidos desarrollos e investigaciones sobre rasgos, como
neuroticismo, introversión/extroversión (28) y timidez (29), se suman planteamientos en relación al rol prioritario
de los genes y de otros factores biológicos en la determinación de la personalidad individual (30). En el estudio
Minnesota 350 pares gemelos idénticos criados juntos y separados, Coleman (1986) concluye que "para la
mayoría de los rasgos medidos, más de la mitad de varianza se explicaba por la herencia dejando menos de la
mitad determinado por la influencia de los padres, ambiente en la casa y otras experiencias de vida" (31, p. 54).
En la misma línea, estudios más recientes arrojan una influencia genética de un 46% para los rasgos de apertura,
amabilidad, escrupulosidad, neuroticismo y extroversión; y solo un 7% de influencia del ambiente compartido por
los gemelos (32). De este modo, los genetistas del grupo Minnesota afirman que los genes actúan de manera
independiente del ambiente (siempre y cuando el ambiente se mantenga dentro de rasgos normales); proponen
por tanto que lo que llamamos personalidad es en grado importante una cuestión de química cerebral (33).
Frente a la interrogante sobre la relación entre personalidad y psicopatología, pareciera ser que éstas se
influencian mutuamente en cuanto a su aparición, manifestación y desarrollo; conjuntamente con compartir una
etiología común. (34). Es así como los desórdenes mentales se presentarían dentro del contexto de una estructura
de personalidad pre-morbida, que frecuentemente tendrá un significativo efecto en la presentación y curso del
trastorno específico (34, 35).
Documentar empíricamente la contribución de la personalidad al desarrollo de la psicopatología, ha sido difícil por
decir lo menos; este aporte de la personalidad al desarrollo de la psicopatología no es certero ni específico. Son
muy pocos los trastornos del DSM que presentan una etiología específica.
El desarrollo de la psicopatología, en la mayoría de los casos, pareciera ser interactivo y multifactorial a lo largo
del tiempo. Interesante resulta en este punto la fuerte co-morbilidad existente entre los trastornos de
personalidad y otras problemáticas clínicas. Los distintos trastornos de personalidad presentan una elevada
frecuencia de co-morbilidad con trastornos característicos del eje I de la clasificación de los DSM, planteándose
dos hipótesis para explicar estos hallazgos. La primera de ellas corresponde al "modelo de la vulnerabilidad", el
cual sostiene que un trastorno de personalidad emergería de (a la vez que configura) un estado de mayor
vulnerabilidad, que predispone a estos pacientes a experimentar con mayor frecuencia y en mayor intensidad los

distintos trastornos del eje I. Adicionalmente, la presencia de patrones inflexibles y desadaptativos en las distintas
áreas, predispondría a estos sujetos a enfrentar el rechazo en quienes les rodean, y a construir escenarios
interpersonales que gatillan la emergencia de otros trastornos del eje II (36).
La segunda hipótesis corresponde al "modelo de la complicación" (5), el cual aborda el tema desde el ángulo
contrario, y sostiene que la presencia temprana, intensa y recurrente de trastornos del eje I, genera una
predisposición y/o efecto residual que configura la presencia co-mórbida de trastornos del eje II (36).
Actualmente existe evidencia epidemiológica para sostener ambas hipótesis, aunque la ausencia de diseños
experimentales impide discernir respecto de la dirección de esta relación causal a favor de una u otra (1).
Así, por ejemplo, Johnson el al (1996), a partir de un estudio longitudinal de 3 años, señalan: "Las personas con
trastornos de personalidad presentan un riesgo asociado de experimentar futuros trastornos en el eje I, sin
importar si hayan o no tenido trastornos previos en el eje I" (37, p.359).
En la misma línea, Pervin y John (1999) (37), apoyándose en investigaciones de Torgensen, señalan que la
existencia de un trastorno de personalidad limítrofe es un mejor predictor de la depresión futura que la depresión
misma. Estos datos concuerdan con lo reportado por Trull et al (1997), a partir de un estudio con 1700
universitarios, en el sentido que los sujetos con rasgos de personalidad límite presentaban mayor incidencia de
disfunciones tales como disforia, abuso de sustancias y fracasos académicos (37).

Desarrollos en torno al neuroticismo, como rasgo, también resultan aportativos en este punto. Algunos autores
identifican al neuroticismo como el principal rasgo asociado a la personalidad limítrofe (incluso en la muestra no
clínica). Otros sostienen que la fenomenología del neuroticismo no es específica en su contribución a la
psicopatología. Una tercera línea aportaría una visión más interactiva; tal es el caso de Kendler et al (1993),
quienes señalan que el efecto causal del neuroticismo y su relación con una depresión mayor está mediado por
factores de riesgo genético y ambiental asociados (38).
En síntesis, resulta sostenible el afirmar que personalidad y psicopatología se afectan y alteran mutuamente, en
una interacción compleja que se desarrolla a través del tiempo (39, 37,38).
Específicamente, frente a la etiopatogenia de los trastornos de personalidad, tanto la psiquiatría como la
psicología clínica han mostrado una clara evolución; desde aproximaciones monocausales reduccionistas, hacia
una visión de procesos causales multifactoriales e interactivos.
Es así como desde las conceptualizaciones de Kraepelin en el siglo XIX, sobre las causas metabólicas y de lesión
anatómica para los trastornos esquizoides, se evoluciona en el siglo XX a los planteamientos de Bleuler y Meyer,
que constituyen los primeros antecedentes del síndrome esquizotípico y de una visión multifactorial de los
mismos. Para estos autores, un defecto o una disposición constitucional podría desarrollar una personalidad solo
moderadamente disfuncional, bajo un régimen de experiencias vitales que impidieran que los potenciales
patológicos se agravaran para dar lugar a un estado clínico manifiesto (40, 41,). Así Meyer (1906), sugirió que el
trastorno esquizotípico no era una enfermedad orgánica, sino una manera desadaptativa de reacccionar al estrés
(40).
En una dirección similar, nos encontramos con la aproximación al trastorno de personalidad paranoide, como
síntomas debidos a acentuaciones de personalidad, pre-existentes, desencadenados por algún trauma o
acontecimiento inusual (40).
Lo planteado anteriormente, refleja como la compleja relación existente entre rasgos de personalidad y la
conformación de un trastorno de personalidad, es un área donde muy notoriamente se ha postulado la interacción
biología- ambiente (42). Así, se ha reportado que existiría una mayor prevalencia de neurosis y trastornos de
personalidad, entre los habitantes de las ciudades que entre los habitantes de sectores rurales. También se ha
documentado el desarrollo de trastornos de personalidad, conductas delictivas, alteraciones en el funcionamiento
sexual y conflictos de pareja, en personas cuya crianza se desarrolló en familias y/o ambientes donde existía
maltrato físico y especialmente en aquellas en que estaba presente el abuso sexual (2).
En lo relativo al rol del ambiente, ha sido particularmente enfatizada la influencia del tipo y calidad de las
relaciones tempranas, las relaciones de attachment o apego. Aunque la influencia del estilo de apego temprano
sobre la personalidad adulta pareciera estar bien documentado (43), no resulta fácil el realizar estudios
longitudinales al respecto; y los estudios "retrospectivos" suelen adolecer de importantes fallas metodológicas. A
su vez la "dirección causal" ha sido cuestionada también: ¿son los padres los que imponen un estilo de apego o es
el niño quien "produce" un estilo de relación? Por ejemplo, se han reportado evidencias empíricas que muestran
que los niños que poseen una disposición hacia el estrés tienden a desarrollar un apego inseguro (44). Se ha

constatado también el hecho que cuando la madre o cuidador presentan una capacidad limitada, por su
personalidad algunos niños presentarían mayor riesgo de desarrollar un apego inseguro (45). No se encontró
apoyo empírico para las relaciones causales entre apego inseguro y Trastorno de Personalidad, pero sí para el rol
etiológico del apego en el desarrollo de la capacidad empática. (46).
Esta visión más interactiva, concuerda con planteamientos sobre la interrelación entre rasgos y experiencias de
vida. Por ejemplo, se sugiere que personas con rasgo de extroversión serían personas a las que les "pasarían"
más experiencias positivas, lo que redundaría consecuentemente en efectos positivos sobre su ánimo; lo contrario
ocurriría con personas poseedoras de un mayor nivel de neuroticismo (47).
La evolución hacia visiones etiológicas más abarcativas, también es posible de apreciar en las consideraciones
sobre el desarrollo de los Trastornos de Personalidad límite. Así por ejemplo, Paulina Kernberg, conocida
psicoanalista, plantea que es posible pesquisar el tipo de organización de personalidad ya en niños, y establece
además que se ha estudiado y confirmado que los déficits orgánicos (en percepción, atención, memoria y
secuenciación), juega un rol primordial en el desarrollo de algunos trastornos de personalidad (48, p. 25). Este
planteamiento es consistente con los resultados de un estudio reciente con adolescentes que presentaban
Trastorno límite de Personalidad; encontró apoyo inicial para la hipótesis de la participación etiológica de
anomalías estructurales y/o funcionales de lóbulo temporal derecho y la presencia de una organización límite de
personalidad (49).
Así, pareciera ser que lo que se atribuyó inicialmente al ambiente, especialmente lo relacionado con las relaciones
tempranas, se ha ido modificando para dar paso a la idea de que pudieran existir también factores estructurales a
la base de estos trastornos (49).
Como hemos visto hasta acá, los avances en investigación y teorización resultan consistentes con los
planteamientos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el sentido de considerar a los Trastornos de
Personalidad como "...la resultante de factores constitucionales, evolutivos y sociales". (4, p.247).

La etiopatogenia de los trastornos de personalidad en el marco de la psicoterapia integrativa
Teniendo como trasfondo los antecedentes expuestos, estamos en condiciones de abordar la temática de los
Trastornos de Personalidad desde una perspectiva integrativa. Ello puede significar ventajas comparativas, pero
en modo alguno puede involucrar una solución "mágica" en estos territorios tan complejos.
En el marco de la psicoterapia integrativa, hemos conceptualizado un rasgo de personalidad como "una tendencia
o predisposición estable de la persona, para responder con un patrón conductual similar ante una variada gama
de situaciones estímulo. Habitualmente un rasgo involucra un patrón cognitivo y un patrón afectivo consistentes
con el patrón conductual" (13). Desde el Supraparadigma se facilita una respuesta a la objeción de Skinner, en el
sentido que los rasgos serían tautológicos; estructuras biológicas, cognitivas, afectivas e inconscientes aportan
"desde dentro" una influencia causal estable, lo cual explica que se tienda a procesar de igual forma un conjunto
variado de experiencias.
En el ámbito de la psicoterapia integrativa, un rasgo de personalidad pasa a ser neurótico cuando involucra un
alto "costo interno" o bien cuando es muy rígido, muy abarcativo, muy repetitivo o muy desproporcionado en
relación a las situaciones. En estos casos tiende a ser desadaptativo.
Desde nuestra óptica, la personalidad involucra una red de rasgos entrelazados que configuran una totalidad
única, estable y distintiva. Dicha totalidad caracteriza e identifica a la persona y establece las formas en que se
relaciona consigo misma y con los demás. Se trata de un perfil predisponerte a ciertas conductas que tiene a la
base estructuras biológicas, cognitivas, afectivas e inconscientes, las cuales influyen establemente en el
procesamiento de los estímulos efectivos que a su vez movilizan el patrón conductual.
Un Trastorno de Personalidad involucra una tendencia estable de la persona a procesar en forma rígida y/o
desproporcionada ciertas áreas y a comportarse desadaptativamente en esos territorios.
Dentro del Supraparadigma Integrativo, la personalidad está fuertemente relacionada con el SELF y corresponde a
la tendencia estructural estable en la configuración de los estímulos efectivos. Se distingue entre persona y
personalidad, "reservando este último concepto para los aspectos estructurales de la persona que influyen
establemente en el procesamiento de los estímulos efectivos" (13, p.125). La personalidad, por lo tanto,
constituiría una especie de tamiz para el operar de los principios de influencia e incluso para su modificación; cada
estructura de personalidad facilitaría la actuación de ciertos principios de influencia, dificultaría la acción de otros
e incluso podría contra-actuar la influencia de algunos.

En todos los Trastornos de Personalidad, las cinco funciones del SELF se encontrarían afectadas o alteradas, aún
cuando no de la misma forma o con el mismo énfasis. Por lo tanto, los diferentes trastornos de personalidad,
implican énfasis diferentes en la alteración de las distintas funciones del SELF. Así, el trastorno esquizoide
presenta como mayormente afectada y de necesidad de intervención la función de control conductual; dado que si
modificamos ésta, las otras no revisten de una mayor incidencia desadaptativa para la persona. En el trastorno
esquizotípico y en el trastorno evitativo la función más relevante es la de significación, siendo la responsable
última de las disfuncionalidades que se observan en las demás funciones del SELF de estos pacientes. Las
funciones de identidad y de búsqueda de sentido serían las más significativas en los trastornos narcisista y
antisocial; en éste último, además la de conducción existencial, especialmente el control de las conductas
agresivas y antisociales. En el trastorno dependiente resultan centrales las alteraciones de las funciones de
identidad y búsqueda de sentido, conjuntamente con sus derivados disfuncionales para la de autoorganización. En
el trastorno obsesivo-compulsivo también es significativa la alteración de la función de conducción existencial,
sobre todo en lo referido al control conductual; no obstante la alteración central radica en la función de
significación. Con un mayor número de funciones que requieren un énfasis especial se presentan los trastornos
histriónico y límite; siendo relevantes en el primero las funciones de identidad, significación y conducción
existencial, en tanto que el trastorno límite presenta esencialmente alterada la función de autoorganización y
desde allí las de identidad y de conducción existencial (1).
De este modo, en nuestro Supraparadigma, la personalidad está fuertemente relacionada con el sistema SELF,
sus características y funciones; resultando particularmente relevantes las diferenciaciones individuales que ésta
imprime en el campo de variación y en las funciones del SELF.
El grado en que el SELF individual puede modificarse en le interacción social, esto es, el campo de variación del
SELF, difiere según la estructura de personalidad y más aún según los diferentes trastornos de personalidad.
Ejemplos de la mayor variabilidad la encontramos en los trastornos límite e histriónico; un campo de variación
intermedio lo vemos en el trastorno evitativo, en tanto que el extremo de la menor variación en los trastornos
como el esquizoide y el obsesivo-compulsivo(1).
En el ámbito etiológico, el Supraparadigma Integrativo nos "obliga" a preguntarnos acerca del rol etiológico que
cada paradigma juega en los Trastornos de Personalidad.
Al decantar dentro del marco del Modelo Supraparadigmático, las contribuciones etiológicas a los Trastornos de
Personalidad nos encontramos con una serie de factores que se perfilan como agentes relevantes en la gestación
y desarrollo de estos trastornos. Tales factores se han decantado a través de su respaldo, por una parte en la
investigación, y por otra, en su consistencia y grado de acuerdo a nivel de desarrollos teóricos y de experiencia
clínica. No obstante, es necesario volver a reiterar que tales avales solo es posible establecerlos en base a la
constatación reiterativa, de su presencia genérica en los antecedentes y características de los sujetos
diagnosticados con Trastornos de Personalidad, y no por una constatación clara e irredarguible de su rol causal
etiopatogénico.

Puesto que en cada paradigma se han postulado múltiples opciones etiológicas, nos centraremos tan solo en lo
que a nuestro juicio resulta medular en relación al aporte de cada paradigma.
Al interior del paradigma biológico se han establecido antecedentes relevantes que documentan la participación
etiológica de predisposiciones genéticas, alteraciones del sistema límbico, desbalances hormonales y daño
orgánico cerebral. La influencia genética sobre los Trastornos de Personalidad pareciera ser potente. Aunque los
estudios genéticos tienden a centrarse en los rasgos de personalidad y no en los Trastorrnos, la alta heredabilidad
de los rasgos resulta más que sugerente. Incluso la alta heredabilidad de algunos rasgos "neuróticos" está bien
documentada; es el caso del alto neuroticismo Baker (1992) y Lyons et al.,(1989) encontraron una heredabilidad
estimada de 43 por ciento para los rasgos anti-sociales. De este modo, las influencias genéticas aportan una
diferente vulnerabilidad biológica la cual pasa a ser esencial en el desarrollo de un Trastorno de Personalidad. Por
otra parte, los propios investigadores de las influencias genéticas tienden a bajar el perfil a la importancia de la
conducta de los padres en las etapas tempranas del desarrollo: "como Lytton (1990) lo ha demostrado, la
conducta diferencial de los niños a menudo es la causa de la conducta diferencial de los padres más que una
consecuencia." (6, p. 101). En suma, aunque resulta teóricamente posible la génesis de un Trastorno de
Personalidad sin facilitación genética alguna y sin facilitación biológica alguna, lo probable es que en la mayoría de
los casos esa facilitación sí esté presente.
En lo relativo al paradigma cognitivo, el rol etiológico de las estructuras cognitivas pareciera ser poco discutible.
Estructuras del tipo "tengo que hacerlo todo bien siempre" estarían a la base de los Trastornos obsesivocompulsivos; estructuras del tipo "mi valor como persona depende de lo que otros piensen de mí" facilitarían la
génesis de un Trastorno de personalidad dependiente, etc. Se podría argumentar que estas estructuras cognitivas
a su vez tienen una facilitación biológica, pero el que cumplen un rol en la cadena etiológica pareciera ser más

que probable. Otras influencias cognitivas relevantes se refieren a sesgos atribucionales, bajas expectativas de
autoeficacia, procesos atencionales disfuncionales y diálogos internos autoderrotantes
En cuanto al rol etiológico del paradigma afectivo, el análisis nos conduce al tema del rol del attachment o apego.
Como lo hemos señalado, el rol etiológico del apego se encuentra bien documentado, aún cuando se preste para
mucha discusión al respecto. Desde nuestra óptica, las necesidades afectivas del niño, junto con su mayor
sensibilidad en etapas tempranas, hace que sus primeras experiencias relacionales sean particularmente
significativas; y si estas experiencias constituyen un estilo relacional estable...con mayor razón. A estas influencias
etiológicas afectivas, habría que agregar el rol relevante que juegan los afectos en los propios esquemas
cognitivos, los cuales pasan a ser más relevantes cuando tienen un fuerte respaldo energético/afectivo. También
parecieran tener un rol etiológico releva te las alteraciones en el umbral de la respuesta afectiva y el déficit en la
regulación de la respuesta emocional.
El rol etiológico del paradigma inconsciente resulta especialmente difícil de verificar. Puesto que las estructuras
cognitivas se plantean como "sub-yacentes" en el sentido que operan desde lo "no consciente", hay allí un espacio
para la influencia del paradigma inconsciente. En lo relativo al rol del inconsciente reprimido, la temática se torna
particularmente especulativa. Si la interpretación sistemática apuntando a la existencia de conflictos inconscientes
reprimidos hubiera aportado éxito terapéutico, la teoría se vería fortalecida; pero éste no pareciera ser el caso.
En lo referente al rol etiológico del paradigma ambiental/conductual, podemos asumir la más que probable
influencia del reforzamiento en relación a la génesis de los Trastornos de Personalidad. Cuando un rasgo
histriónico de personalidad logra una cierta "ganancia secundaria", tenderá a consolidarse como rasgo; otro tanto
ocurrirá cuando un excesivo perfeccionismo tiende a ser reforzado sistemáticamente por el medio. Hace ya
muchos años Haughton y Ayllon (1965) lograron generar conducta compulsiva en una paciente esquizofrénica a
través de reforzamiento positivo con cigarrillos. En el paradigma ambiental conductual se recogen todos los
hallazgos relacionados con asociaciones "clásicas" ansiógenas, déficit de la conducta interpersonal, etc. (49).
El Supraparadigma Integrativo incorpora el paradigma sistémico en una aproximación intrapsíquica y en una
aproximación psicosocial. Si asumimos la díada madre-hijo como un sistema psicosocial, las relaciones tempranas
de attachment o apego se relacionarían ­ no solo con el paradigma afectivo y con el ambiental ­ sino también con
el paradigma sistémico. A través del tiempo, el paradigma sistémico ha tendido a ser aplicado en plenitud en el
ámbito de la terapia familiar. Es posible asumir aquí que ciertas reglas del sistema familiar ­ por ejemplo el que
los afectos son sobre-controlados o el que existan licencias para el intercambio agresivo ­ repercutirán en
términos de facilitar ciertos Trastornos de Personalidad. Adicionalmente, desde el paradigma sistémico han sido
destacados como importantes en la etiología y mantención de los Trastornos de Personalidad la disfuncionalidad
de la familia de origen, los estilos comunicacionales patologizantes y, en especial, la comunicación fragmentada y
deficitaria en el ámbito de la afectividad. El problema es que muchos adherentes al enfoque sistémico han sido a
la vez renuentes a la investigación y recién en los últimos años se está perfilando una generación de terapeutas
familiares menos dogmáticos y más pragmáticos (50).
La Figura 2 sintetiza una explicitación de los aportes de cada paradigma a la génesis específica de los Trastornos
de Personalidad. Se trata de un desglose paradigmático de los factores etiológicos que se han explicitado - desde
la investigación y/o desde la práctica clínica - para los distintos trastornos.

Figura 2. Etiología paradigmática de los trastornos de personalidad

Figura 2. (Continuación) Etiología Paradigmática de los Trastornos de Personalidad

Es importante destacar el hecho que en la clínica de los Trastornos de Personalidad, generalmente es posible
encontrar una gran variedad de combinaciones de fuentes etiológicas para los distintos trastornos. Se presenta
una vasta gama de diferencias etiológicas en los distintos sujetos, aún cuando compartan el mismo trastorno
específico. Lo anterior se acentúa en la medida que la etiología implica tanto causas de origen como causas de
mantención de los trastornos.
Por otra parte una misma alteración manifiesta puede, en un sentido profundo, involucrar diferencias muy
significativas entre una persona y otra o entre un trastorno de personalidad y otro. Un ejemplo de esto lo hemos
explicitado recientemente, en la dificultad para aprender de la experiencia, característica presente en los
trastornos antisociales y también en los trastornos de personalidad histérica (10). En ambos, el funcionamiento

presenta una pobre consolidación de afectos más estructurales y profundos, además de una dificultad en la
resonancia afectiva de la experiencia. Hasta aquí todo es muy similar, pero las diferencias son sustanciales. En el
caso de la personalidad psicopática, no existe un impacto significativo de la experiencia; hay una resonancia
afectiva con la experiencia pobre o insuficiente como para generar arraigo afectivo. Muy por el contrario, en el
caso de la personalidad histérica, existe mucho impacto afectivo de la experiencia, en el sentido de una fuerte y
desmedida resonancia "emocional" con la experiencia Pero esta resonancia cursa conjuntamente con una
emocionalidad reverberante, que contribuye a impedir la decantación en estructuras afectivas más estables y, por
tanto, el desarrollo de un mayor arraigo afectivo de la experiencia a largo plazo.
En lo relacionado con el proceso evolutivo en la gestación de un Trastorno de Personalidad, la investigación no nos
puede aportar lo suficiente. Si bien el rol etiológico de los factores genéticos, y el muy probable rol de las
experiencias relacionales tempranas, hacen esperable que muy frecuentemente la gestación de un Trastorno de
Personalidad se establezca bastante tempranamente, lo probable es que también las experiencias posteriores
vayan aportando lo suyo, Es por ello que se plantea que no es procedente el plantear el diagnóstico de estructura
o trastorno de personalidad, sino hasta los 18 años (salvo excepciones muy específicas). También, es importante
señalar el rol causal de ciertas experiencias y/o acontecimientos específicos en la aparición de un Trastorno de
Personalidad en una personalidad pre-mórbida normal (dando pie incluso a una de las categorías de la
clasificación CIE-10). Lo probable entonces, es que la gestación tienda a iniciarse tempranamente, aún cuando el
Trastorno de Personalidad tienda a configurarse en plenitud más tardía que tempranamente. Más que una
obligación de actualización de disposiciones biológicas específicas, los trastornos de personalidad parecieran ser la
resultante de la interacción de éstas con experiencias vitales, dentro del complejo marco del desarrollo evolutivo
humano.
La complejidad, variabilidad y dinamismo de la etiopatogenia de los Trastornos de Personalidad, a juicio nuestro,
requiere perentoriamente de un abordaje integrativo. Es en este punto donde el Supraparadigma Integrativo se
constituye en un aporte sustancial a la comprensión de los Trastornos de Personalidad; posibilita una
sistematización teórica más completa y no reduccionista que potenciará las opciones de cambio, al orientar la
elección e implementación idiosincrásica de estrategias y técnicas psicoterapéuticas. Todo ello con el aval de la
investigación y el trabajo clínico.

Aportes específicos a la etiopatogenia desde la psicoterapia integrativa: los conceptos movilizadores
A partir del Supraparadigma Integrativo hemos venido desarrollando algunos conceptos movilizadotes aplicables
tanto a la etiología como al cambio terapéutico.
En el marco de la psicoterapia integrativa entendemos por concepto movilizador una formulación conceptual bien
fundamentada, cuya forma aporta adicionalmente elementos motivacionales, para la participación activa del
paciente en su proceso psicoterapéutico. Algunos de esos conceptos son particularmente aportativos en la
etiopatogenia de los Trastornos de Personalidad.
A nivel de la etiología de los Trastornos de Personalidad, un concepto movilizador muy esclarecedor es el de
Significación Biológica. Las diferencias biológicas contribuyen a la traducción diferente de experiencias similares;
desde la biología misma, el estímulo posee una significación diferente para cada persona. Como lo señalan Millon
y Davis (1999): "El mismo entorno puede ser percibido de forma distinta por individuos que poseen diferentes
sensibilidades biológicas: las personas registran los distintos estímulos e intensidades variables según su patrón
único de vigilancia, agudeza sensorial y disposición temperamental. Por tanto, las diferencias significativas en la
experiencia son configuradas en primer término por la dotación biológica de la persona (35,p.70). Esta dotación o
configuración biológica, adquiere características muy influyentes a nivel de los rasgos de personalidad, sean éstos
ajustados o desajustados. Es esta misma influencia biológica la que operaría en los niveles estructurales más
complejos, dando cuenta de las particularidades que adquiere la significación de la experiencia en las diferentes
estructuras de personalidad.
El ambiente pato-sintónico es un concepto que hace referencia a aquellos ambientes que son consistentes y
concordantes con la forma de ver el mundo de la persona, aquellos ambientes que "armonizan" con el
comportamiento y las significaciones del individuo desajustado, permitiéndole continuar sin necesidad de cambio.
Lo anterior es altamente frecuente en los trastornos de personalidad; el ambiente interpersonal del paciente con
un trastorno de personalidad evoluciona en una dirección pato-sintónica; en torno a él solo "sobreviven" aquellos
que, de un modo u otro, logran cierta sintonía con sus rasgos patológicos de personalidad. Lo anterior se
relaciona estrechamente con la característica aloplástica de los síntomas en los trastornos de personalidad (17);
esto es que los sujetos con trastornos de personalidad buscan "adaptarse" al ambiente cambiando el exterior y no
su Yo, cambiando a los otros y favoreciendo así el desarrollo pato-sintónico.
El concepto de ambiente pato-sintónico se complementa bien con el tradicional concepto de egodistonía. Cuando

la patología está "en sintonía" con el mundo interno y con el mundo externo, no se perfila por lado alguno una
motivación al cambio. De allí que, a la hora de la Psicoterapia Integrativa, el ambiente pato-distónico se puede
dar la mano con la génesis de una creciente egodistonía.
En la esfera de las relaciones interpersonales, un concepto movilizador interesante es el de conducta pulsante. En
el ámbito de las relaciones sociales la conducta de una persona influye activando diferencialmente a su
interlocutor; de este modo, una persona puede activar mejor o peor su ambiente social, de la forma como un
músico puede pulsar mejor o peor un teclado, y por ende generar desde melodías hermosas hasta chirridos
desagradables. "Una persona que despliega adecuadamente su conducta pulsante, será buena concertista de
ambientes sociales" (14, p.277). Siguiendo con esta analogía, es en los Trastornos de Personalidad en donde
podemos apreciar los "chirridos" más molestos, debidos a la falta de una adecuada conducta pulsante. Esto es
consistente con la alta correlación existente entre la insatisfacción de necesidades y la presencia de un Trastorno
de Personalidad; en nuestro Instituto encontramos, en una muestra de 392 casos, que la presencia de un
Trastorno de Personalidad se asoció significativamente con baja satisfacción de necesidades (52,6%) o media
(22,5%) (51). En los Trastornos de Personalidad, muchas necesidades que se satisfacen en la relación con otros,
van quedando frustradas e insatisfechas.
El concepto de inercia afectiva implica que la presencia de un estado afectivo tenderá a ofrecer resistencia a la
génesis de un afecto de valencia opuesta. Este concepto movilizador implica una derivación del concepto de
inercia desde el campo de la física, hacia el campo del acontecer psicológico. La inercia afectiva resulta clara tanto
para los clínicos como para las personas comunes y corrientes. En el ámbito de los Trastornos de Personalidad
este concepto es de gran relevancia, dado el fuerte vaivén e intensidad afectiva de las vivencias del paciente.
Siendo además muy frecuente que esta experiencia se derive al terreno de lo existencial ­ situación que une lo
afectivo, lo cognitivo y lo trascendente ­ y le ofrece una resistencia muy fuerte a las propuestas y/o
intervenciones terapéuticas. Los sentimientos persecutorios en un Trastorno de Personalidad paranoide, por
ejemplo, ofrecerán una notable resistencia a la génesis de sentimientos positivos hacia las personas.
Otro concepto movilizador de gran aporte es el de las cogniciones afectivo-dependientes; hablamos de ellas
cuando son los afectos los que influyen en la génesis de las cogniciones. El afecto puede "iluminar" cierto sector
cognitivo que le resulte afín, puede facilitar la génesis de cogniciones que le sean concordantes y puede facilitar la
modificación de cogniciones que le sean antagónicas. Este mecanismo resulta muy ilustrativo, por ejemplo, de las
características egosintónicas de los síntomas en los trastornos de personalidad. Otra de las manifestaciones
específicas del efecto de los afectos en el mundo cognitivo, es la autoimagen emocional, la cual hace referencia al
fenómeno que observamos en muchos pacientes en los cuales la autoimagen "sube o baja" de acuerdo al estado
emocional que están experimentando.

Psicoterapia integrativa en trastornos de personalidad
A la hora de la psicoterapia, todos los elementos anteriormente explicitados pasan a tener su importancia. Si
asumimos que los resultados terapéuticos han tendido a ser insatisfactorios, las razones para ello se desprenden
de lo que hemos venido señalando. Es así que importantes pre-disposiciones biológicas, experiencias tempranas
reiterativas, operaciones de reforzamiento mal planteadas y reiterativas, estructuras cognitivas con arraigo
afectivo, etc., aportan una fuente explicativa convincente para el mal pronóstico psicoterapéutico de los
Trastornos de Personalidad. Adicionalmente, cada paciente aporta su propio perfil etiológico, con combinaciones
causales idiosincrásicas para cada uno lo cual complica mucho las cosas. Por otra parte, la larga evolución de cada
Trastorno, facilita que el paciente aprenda a convivir con él, generando todo un sistema defensivo que incluye la
egosintonía como un elemento central; esto también empobrece el pronóstico, dada la escasa motivación al
cambio que muestran muchos de estos pacientes. Y la co-morbilidad, tan frecuente en estos desajustes, nos
empeora el panorama otro poco más.
Por lo señalado anteriormente, la psicoterapia integrativa en Trastornos de Personalidad obliga a realizar un
diagnóstico integrativo a nivel etiológico, para estimar las causas de origen y mantención de las problemáticas del
paciente.
Posteriormente, articula principios de influencia y conceptos movilizadores en forma estratégica e individualizada,
para optimizar los estímulos efectivos en el paciente, de manera de procurar así el logro de los objetivos
terapéuticos. Si bien en cada paciente la articulación de principios de influencia, variables inespecíficas y
conceptos movilizadores, adquirirá una particularidad única, la psicoterapia integrativa aporta algunas
sistematizaciones "nomotéticas" de gran utilidad para la planificación y elección de estrategias y técnicas que el
terapeuta debe realizar en cada caso individual.
No haremos aquí una amplia exposición de la psicoterapia integrativa en estos territorios; no es el objetivo del
presente Capítulo. A modo de síntesis, señalaremos a continuación algunas avenidas centrales en relación a la

psicoterapia.
Una primera avenida se refiere al hecho que la psicoterapia integrativa de los Trastornos de Personalidad procura
la modificación, "modulación" y/o re-administración de los rasgos de personalidad, como objetivo terapéutico.
Esto es, actuar sobre el SELF y sus funciones, buscando acercar al paciente hacia los parámetros de un sistema
SELF lo más desarrollado posible...en los términos que el propio paciente considere aceptables. Estos parámetros
serían el estrechamiento de los contenidos inconscientes por medio de un awareness amplio y estable de las
propias cualidades y defectos, de la relación conducta/consecuencias, y del propio mundo emocional. Lo anterior,
unido a la capacidad de manejarse adecuadamente en cada una de las esferas de la vida. (1).
Una segunda avenida central para la psicoterapia, se refiere a rol del diagnóstico integral como el primer peldaño
del accionar psicoterapéutico. Puesto que el Supraparadigma guía y comanda el proceso, el psicoterapeuta
integrativo no solo hará un diagnóstico descriptivo del paciente; evaluará también el funcionamiento del paciente
en cada uno de los paradigmas del Supraparadigma, otorgándole desde un comienzo una igualdad de
oportunidades a cada paradigma, para mostrar sus fortalezas y debilidades en cada paciente en particular.
Nuestra Ficha de Evaluación Clínica Integral (FECI), constituye un cuestionario de auto-reporte que facilita la
tarea evaluativa de cada paradigma y del sistema SELF de cada paciente. Y, como un aporte medular, el
diagnóstico integral facilita la intervención terapéutica: al ayudar a identificar recursos y carencias, al ayudar a
identificar las causas predominantes en cada caso particular y las áreas de intervención que se perfilan como más
promisorias en términos del pronóstico psicoterapéutico. Se trata entonces de una evaluación completa, que
procura no dejar fuera ningún recurso ni ninguna etiología relevante; y se trata también de una evaluación para la
acción y no para la contemplación.
Una tercera avenida relevante para la psicoterapia integrativa en Trastornos de Personalidad, se refiere al rol que
juegan los estímulos efectivos en la psicoterapia integrativa. El paciente no reacciona ante estímulos "objetivos"
sino ante la forma en que va procesando los estímulos. Una intervención del terapeuta aparentemente excelente,
puede ser muy mal interpretada por el paciente; y una intervención aparentemente intrascendente puede
producir excelentes resultados. En suma, en psicoterapia integrativa el dueño del proceso es el paciente; y los
estímulos efectivos que va construyendo, constituyen el eje de todo el proceso de psicoterapia integrativa.
Una cuarta avenida relevante para la psicoterapia se refiere a la génesis de egodistonía. Al respecto, el hecho que
el paciente responda el FECI, aporta un mater

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana