PUBLICIDAD
Última actualización web: 21/10/2021

La genética del trastorno obsesivo-compulsivo

Artículo | | 24/02/2001

  • Autor(es): Humberto Nicolini.
RESUMEN

Aspectos genéticos del Trastorno Obsesivo-ompulsivo

Algunos aspectos de la enfermedad obsesivo compulsiva (TOC) han llamado la atención al final del siglo XX. Uno de estos es que después de pensarse que la etiología de dicha enfermedad estaba fuertemente influida por factores no biológicos, ahora su causalidad ha hecho cambiar de opinión de una manera radical, y en la actualidad ya se sabe mucho de los factores cerebrales que pueden ser responsables de la génesis de este padecimiento.

En la clínica, la confiabilidad interevaluador para diagnosticarla es de las mejores, y se ha demostrado en muchos estudios epidemiológicos (kappa = 0.8) (Regier y cols., 1994). El TOC también presenta una alta tasa de comorbilidad con numerosos padecimientos e incluso se ha llegado a pensar en un espectro de padecimientos obsesivo-compulsivos. Dentro de los principales trastornos comórbidos tenemos la depresión (Boyd y cols., 1984), la anorexia nervosa (Kasviskis y cols., 1986), la esquizofrenia (Fenton y McGlashan, 1986), y la enfermedad de Gilles de la Tourette (Pauls y cols., 1986).

Los estudios epidemiológicos han dado tasas de prevalencia de 2 a 3% en la población general, y una tasa similar entre los géneros (Karno y cols., 1988). Sin embargo, cuando el diagnóstico del TOC se confirmaba por un psiquiatra clínico había una gran discordancia, por lo que se concluyó que debido a la naturaleza de las entrevistas estructuradas que empleaban los evaluadores legos, se generaba una gran sobrestimación del padecimiento (McGuffin y cols., 1994). Los nuevos cálculos de la prevalencia señalan una tasa de 0.8% en la población general.

<B>Estudios en familias:</B> Cada vez hay mayores evidencias de que los factores etiológicos responsables de algunas formas del trastorno obsesivo compulsivo (TOC), del síndrome de La Tourette (tics vocales y motores) y de los tics crónicos múltiples (tics o motores o vocales pero no ambos) son los mismos. En lo que respecta a la información recopilada a través de los estudios en familias, la gran mayoría encuentra que existe una mayor frecuencia de familiares de pacientes con TOC, que lo esperado para las tasas poblacionales y de igual modo aparece esta diferencia al comparárseles contra grupos control (Lewis, 1983; Kringlen, 1967; Rasmussen, 1986; McKeon, 1987; Riddle, 1990; Lenane, 1990; Black, 1992; Bellodi, 1992; Pauls, 1995). Sin embargo, es necesario mencionar que la mayoría de estos estudios, a excepción de los realizados a partir del año de 1991 a la fecha, emplean como estrategia metodológica la historia familiar (que consiste en la obtención de manera indirecta a través del probando, de la información clínica en los familiares), en lugar del método de estudio familiar (consistente en la entrevista directa por el clínico de los familiares del probando), e incluso en algunos de los primeros estudios la información clínica se recopiló sin la ayuda de las entrevistas estructuradas basadas en los diagnósticos de sistemas clasificatorios de las enfermedades psiquiátricas ampliamente aceptados como el DSMIV. Ahora bien, a pesar de estas diferencias metodológicas solo dos reportes de los mencionados anteriormente (Kringlen, 1967; McKeon, 1987) no encontraron un aumento significativo en la frecuencia del padecimiento entre los familiares de primer grado de sujetos con el TOC. En nuestro estudio, (Nicolini y cols. 1993,1998) los datos corresponden a lo reportado en la bibliografía, y cabe mencionar que la metodología que se siguió es la que se considera mejor en la actualidad, es decir, el método del estudio familiar, que basa los diagnósticos en sistemas clasificatorios ampliamente aceptados. En este sentido, llama también la atención la concentración de la mayoría de los casos identificados de tics en las familias con historia familiar positiva de TOC, lo que sustenta la idea de que ambos padecimientos pudieran formar parte de un mismo espectro diagnóstico. También en los pacientes con antecedentes familiares de TOC inicia el padecimiento a menor edad que aquellos sin antecedentes familiares. Este hecho es frecuente en las enfermedades genéticas en las que los padecimientos se presentan con mayor severidad o a edad más temprana. (Tabla I)

Tabla 1. Resumen de los estudios familiares en el TOC.

<B>Estudios en gemelos:</B> De la información proveniente de los estudios en gemelos (Pauls, 1992, Rasmussen, 1993), se puede concluir, en general, que apoyan la hipótesis de que el TOC es un padecimiento que se hereda, ya que la concordancia entre los gemelos monocigotos es mayor que en los dicigotos, aunque es necesario mencionar que esta información proviene de muestras pequeñas. El primer estudio es de tipo anecdótico y sólo en los monocigotos, se encontró una concordancia diagnóstica de 63% (Rasmussen, 1993). En otro estudio en el que sí se compararon los monocigotos con los dicigotos, la concordancia fue del 33% y 7%, respectivamente, y la estimación del coeficiente de heredabilidad fue de 68% (Carey y Gottesman, 1981). Otros dos estudios en muestras pequeñas no pudieron encontrar diferencias entre los dos tipos de gemelos (Torgersen, 1983; Andrews y cols., 1990). Sin embargo, en otro estudio con pequeñas muestras, al emplear como definición diagnóstica el grado de obsesionalidad, y medir ésta de manera cuantitativa, los autores encontraron un coeficiente de heredabilidad de 47% (Clifford y cols., 1984).

<B>Estudios de adopción:</B> Hasta ahora no sabemos que este tipo de metodología se haya empleado en el trastorno obsesivo-compulsivo.

<B>Estudios de transmisión hereditaria:</B> La información obtenida por medio del análisis sobre la manera como se hereda el TOC ha sido muy escasa. Este tipo de análisis se llevó a cabo seleccionando las familias de los pacientes con la enfermedad de Gill`s de la Tourette, y se concluyó que la teoría más viable es que este padecimiento, lo mismo que el TOC y los tics, forman parte de un mismo espectro, y que se transmite de modo autosómico dominante con penetrancia reducida (Pauls y cols., 1981, 19861, 19862).

En un estudio anterior, nuestro grupo confirmó este hallazgo empleando como probandos, en una muestra de 24 familias a los pacientes en los que el TOC se hubiera iniciado en la infancia (Nicolini y cols., 1991).

En otro estudio más reciente, los datos se obtuvieron de 61 familias en las que se sospechaba la presencia de un gene autosómico dominante de penetrancia reducida. Si asumimos una penetrancia de 80%, el valor del índice de segregación en las familias con un padre afectado se acerca al valor esperado de 0.5 en una herencia autosómica dominante. Al examinar algunos otros árboles genealógicos en los que aparecen afectados otros familiares de segundo grado, se observo que estos siempre estaban del mismo lado de la familia del padre afectado. De manera adicional, y puesto que estamos tratando con una enfermedad que ocurre con gran frecuencia en la población general, es importante tener en cuenta la posibilidad, nada desdeñable, de que sean fenocopias (el mismo cuadro clínico pero sin que su etiología sea genética).

Sin embargo, es importante resaltar que es el primer análisis de segregación con una muestra de 61 casos con TOC, en la que éstos han sido los probandos.

<B>Estudios de enlace génico:</B> Hasta hace poco tiempo que se empezó a estudiar el TOC. El primer informe sobre el enlace génico fue de Weissbecker y cols. (1989), quienes analizaron por medio del enlace génico a tres generaciones de una misma familia, en la que varios de sus integrantes padecían TOC o tics. Este estudio encontró un índice lod de 1.3 en la región 4p13. Sin embargo, hasta ahora no se ha hecho ningún otro estudio en el que se haya tratado de mejorar esta metodología. Probablemente, sólo el nuestro, mencionado por Mickalonis y cols. (1995), que fue un estudio de simulación de enlace génico en 8 familias con por lo menos tres de sus miembros afectados con el TOC, procedentes del Instituto Mexicano de Psiquiatría. En este estudio encontramos que el poder estadístico de dichas familias era suficiente para encontrar un gene con penetrancia de hasta 80%, a una distancia de 10% de recombinación. Sin embargo, hasta ahora no se han estudiado más profundamente.

<B>Estudios de asociación:</B> Probablemente uno de los genes candidatos más ampliamente estudiado sea el receptor D2 a dopamina, como ha sucedido en otras enfermedades psiquiátricas. Por otro lado, se han encontrado algunas anormalidades en la neurotransmisión dopaminérgica en diferentes enfermedades psiquiátricas, incluyendo la esquizofrenia, el trastorno por déficit de atención, el Síndrome de la Tourette, el autismo, las adicciones y la enfermedad de Parkinson (Comings y cols. 1990,1991). Comings y cols. (1991) encontraron una mayor frecuencia del alelo A1 en una muestra de varias patologías psiquiátricas, en las que incluían el alcoholismo, el Síndrome de la Tourette, el autismo y el trastorno por déficit de atención. Dicho autor propone que en vez de que cada uno de los diferentes genes cause un trastorno psiquiátrico diferente, hay relativamente pocos, pero muy importantes, que predisponen a un espectro inter-relacionado de diferentes patologías psiquiátricas, que comprenden la impulsividad, la agresividad, la adictividad, la compulsividad y la afectividad.

En un trabajo de nuestro grupo de investigación del Instituto Mexicano de Psiquiatría (Nicolini y cols. 1996) indicamos que hay una asociación entre el genotipo A2A2 del gen del receptor D2 a dopamina y el TOC, en particular en aquellos pacientes con tics comórbidos. No se demostró que los pacientes con TOC que son portadores del genotipo, mostraran, a su vez, otras diferencias clínicas al ser comparados con aquellos pacientes TOC que tenían genotipos diferentes. En vista de que el polimorfismo estudiado se encuentra aproximadamente a 10Kb de distancia del último intron del D2, actualmente estamos examinando otros genotipos que incluyan secuencias en los exones de este gene (Tabla 2). Otro grupo investigó también este gene en el TOC (Brett y cols, 1995) en un estudio por medio de técnicas de secuenciación en 45 pacientes con TOC, pero no detectaron cambios estructurales en tres exones de este gen.

Tabla 2. Cuenta de genotipos y frecuencia de alelos para el polimorfismo del gene

Uno de los mecanismos mediante el cual este gene (D2) pudiera estar actuando es el ya propuesto por Comings y cols. (1991): como un gen modificador que actuaría de manera epistática con otros locus, generando de este modo una mayor susceptibilidad para el TOC.

En otra línea de investigación, también se vinculó a la dopamina con el TOC, ya que al administrar fuertes dosis de D-anfetamina, un agonista dopaminérgico, aumenta la severidad del TOC (Insel y cols., 1983). Otros estudios farmacológicos han señalado que los medicamentos anti-dopaminérgicos mejoran la sintomatología del TOC, y que dichos medicamentos son el tratamiento de elección para los tics y el Síndrome de la Tourette. Otro receptor, el DRD4, ha adquirido una gran importancia la psiquiatría, por ser uno de los sitios de acción de los nuevos antipsicóticos. Por otro lado, los polimorfismos estudiados se encuentran dentro de regiones codificantes del gene, lo cual pudiera tener un significado directo en la expresión de la proteína y lo que explicaría las diferencias clínicas. En este sentido, es importante hacer notar otro hallazgo de nuestro grupo sobre el receptor D4 a dopamina, que las variaciones alélicas de dicho gene (un aumento en la frecuencia del alelo 7) nos permitieron distinguir entre dos subtipos clínicos del padecimiento: los pacientes con y sin tics (Cruz y cols., 1997). Este dato, junto con el hallazgo anterior y el polimorfismo del gene para el receptor DRD2-A2, nos permitió predecir por medio de la tipificación molecular de los dos genotipos (DRD2-A2 y DRD4-7), la presencia de tics en 90% de los casos de pacientes con TOC (Nicolini y cols 1998) (Tabla 3).

Tabla 3. Conteo del genotipo para el receptor dopaminérgico D4 del polimorfismo.

Otros genes estudiados en el trastorno obsesivo compulsivo han dado resultados negativos, como el gene del receptor a dopamina D3 y varios de los genes del sistema serotoninérgico, como el del transportador a serotonina y el receptor 5HT2a (Nicolini y cols., 1996; Altemus y cols., 1996; Di Bella y cols., 19961,2). Sin embargo, recientemente, en un estudio basado en casos y controles poblacionales se encontró una asociación significativa entre el gene de la enzima catecol-orto-metil-transferasa (COMT), una de las enzimas fundamentales en el metabolismo de las catecolaminas, y el TOC. Dicha asociación se presentaba únicamente en los varones que tenían este padecimiento, pero no era significativa en las mujeres (Karayiorgou y cols., 1997). Como complemento de este hallazgo, hemos detectado una asociación significativa en otra importante enzima del metabolismo de las catecolaminas: la mono-amino-oxidasa (MAO) (Camarena, y cols, 1998). En dicho estudio encontramos que las mujeres que padecían TOC presentaban con mayor frecuencia el alelo de baja actividad de la enzima cuando se les comparaba con los varones y las mujeres controles, tanto sanos como deprimidos (Tabla 4).

Tabla 4. Número de alelos observados para el polimorfismo del gene MAO-A/EcoRV

Nuestros resultados son valiosos como marcadores de riesgo epidemiológico para el padecimiento, por lo que deberían ser reproducidos por otros grupos. Sin embargo, las diferencias étnicas o raciales en las frecuencias de los alelos, combinadas con la diferente composición de los grupos comparativos, pueden dar por resultado la detección de asociaciones espúreas. Ahora se sabe que las frecuencias de los alelos del receptor D2 a dopamina son diferentes entre las poblaciones (Barr , 1997; Cruz, 1995). Este problema es más frecuente en los grupos de individuos que tienen un gran bagaje étnico, como probablemente sea el caso de la denominada población caucásica de los Estados Unidos, en la que se ha hecho la mayoría de los estudios con el D2. Aunque los mexicanos también tienen diferente bagaje étnico, el haber seleccionado a nuestros controles a partir de tres generaciones nacidas en México, nos ayudó a que fueran más homogéneos.

Referencias

1-Rapoport JL. The boy who couldn´t stop washing: The experience and treatment of obsessive-compulsive disorder. New York, E:P. Dutton, 1989.

2-Karno M, Golding JM, Sorenson SB, Burnam MA: The epidemiology of obsessive-compulsive disorder in five U.S. communities. Arch Gen Psychiatry 1988; 45; 1084-1099.

3-Weissman MM, Bland RC, Canino GJ, Greenwald S, Hwu HG, Lee CK, Newman SC, OakleyBrown MA, Rubio-Stipec M, Wickramaratne PJ, Wittchen HU, Yeh EK. The cross national epidemiology of obsessive compolsive disorder. J Clin Psychiatry 1994; 53(3.suppl): 5-10.

4-Nelson E, Rice J. Stability of diagnosis of obsessive-compulsive disorder in the epidemiologic catchment area study. Am J Psychiatry 1997; 154: 826-831.

5-Andreasen NC, Endicott J, Spitzer RL, Winokur G. The family history method using diagnostic criteria. Reliability and validity. Arch Gen Psychiatry 1977; 34: 1229-1235.

6-Lewis AJ . Problems of obsessional illness Proc R Soc Med 1936; 29: 325-336

7-Brown FW. Heredity in the psychoneuroses. Proc R Soc Med 1942; 35: 785-790.

8-Rudlin E,. Ein Beitrag zur Frage der zwangskrankheit insbesondere ihrere heridatären Beeziehungen. Arch Psychiat Nervenkr 1953; 191: 14-54.

9-Kringlen E. Obsession Neurotics: A long term followup. Br J Psychiat 1965; 111; 709-722.

10-Lo WH. A follow up study of obsessional neurotics in Hong Kong Chinesse. Br J Psychiat 1967; 113: 823-832.

11-Rosenberg CM. Familial aspects of obsessional neurosis. Br J Psychiat 1967; 113: 405-413.

12-Rasmussen SA, Tsuang MT. Clinical characteristics and family history in DSM-III obsessive-compulsive disorder. Am J Psychiatry 1986; 143: 317-322.
13- Pitman RK, Green RC, Jenike MA, Mesulam MM. Clinical comparison of Tourette´s Disorder and obsessive compulsive disorder. Am J Psychiatry 1987; 144: 1166-1171.

14-McKeon P Murray R. Familial aspects of obsessive-compulsive neurosis. Br J Psychiatry 1987; 151: 528-534.

15-Swedo SE, Rapoport JL, Leonard H, Lenane M, Cheslow D. Obsessive-compulsive disorder in children: Clinical phenomenology of 70 consecutive cases. Arch Gen Psychiatry 1989; 46: 335-341.

16-Riddle MA, Scahill L, King R, Hardin MT, Towbin KE, Ort SI, Leckman JF, Cohen DJ. Obsessive compulsive disorder in children and adolescents: Phenomenology and family history. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 1990; 29: 766-772.

17-Lenane MC, Swedo SE, Leonard H, Pauls DL, Sceery W, Rapoport JL. Psychiatric disorders in first degree relatives of children and adolescents with obsessive-compulsive disorder. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 1990; 3: 407-412.

18-Black DW, Noyes R, Goldstein R, Blum N. family study of obsessive compulsive disorder. Arch Gen Psychiatry 1992; 49: 362-368.

19-Bellodi L, Sciuto G, Diaferia G, Ronchi P, Smeraldi E. Psychiatric disorders in the families of patients with obsessive-compulsive disorder. Psychiatric Res1992; 42: 111-120.

20-Nicolini H, Weissbecker K, Mejía JM, Sánches M. Family study of obsessive-compulsive disorder in a mexican population. Arch Med Res 1993; 24(2): 193-198.

21-Black DW, Goldstein RB, Noyes R, Blum N. Psychiatric disorders in the relatives of probands with obsessive-compulsive disorder and co-morbid major depression or generalized anxiety. Psychiatric Genetics 1995; 5: 37-41.

22-Pauls DL, Alsobrook JP, Phil M, Goodman W, Rasmusen S, Leckman JF. A family study of obssesive-compulsive disorder. Am J Psychhiatry 1995; 152: 76-84.

23-Nicolini H, Orozco B, Mickalonis L, Mejía JM, Páez F, Gómez A, De la Fuente JR. Etude phénoménologique familiale du trouble obsessionnel compulsif. Neuropsychiatr Enfance Adolesc 1988; 46: 164-172.

24- Pauls, DL, Towbin KE, Leckman, JF, Zahner GEP, Cohen DJ. Gilless de la Tourette´s syndrome and obsessive-compulsive disorder. Arch Gen Psychiatry 1986; 43: 1180-1182.

25- Pauls DL, Raymond Cl, Stevenson JM, Leckman JF. Family study of Gilles de la Tourette
syndrome. Am J Hum Genet 1991; 48: 154-163.

26-Rasmussen SA, Tsuang MT. Clinical characteristics and family history in DSM-III obsessive-compulsive disorder. Am J Psychiatry 1986; 143: 317-322

27- Inouye E. Similar and dissimilar manifestations of obsessive compulsive neurosis in monozygotic twins. Am J Psychiatry 1965; 121: 1171-1175.

28- Carey G Gottesman II. “Twin and family studies of anxiety, phobic, and obsessive disorders” In Klein DF and Rabkin JG (eds) Anxiety: New research and changing concepts. Raven Press, New York 1981.

29- Torgersen, S. Genetic factors in anxiety disorders Arch Gen Psychiatry 1983; 40: 1085-1089.

30- Cryan EM, Butcher G, Webb M. Obsessive-compulsive disorder and paraphilia in a monozygotic twin pair. Br J Psychiatry 1992; 161: 694-698.

31- Clifford CA, Murray RM, Fulker DW. Genetic and environmental influences on obsessional traits and symptoms. Psychol Med 1984; 14: 791-800.

32-Nicolini H, Hanna G, Baxter L, Schwartz J, Weisbecker K, Spence MA. Segregation analysis of Obsessive-compulsive and associated disorders: preliminary results. Ursus Medicus Journal 1991; 1: 25-28.

33-Cavallini MC, Macciardi F, Pasquale L, Bellodi L, Smeraldi E. Complex segregation analysis of obsessive compulsive and spectrum related disorders Psychiatric Genetics 1995; 5: S31.

34-Alsobrook II JP, Leckman JF, Goodman WK, Rasmussen SA, Pauls DL. A mendelian form of obsessive-compulsive disorder derived from symptom-based factors. Am J Med Genet (Neuropsychiatric Genetics): 1999: in press.

35- Pauls DL, Leckman JF. The inheritance of Gilles de la Tourette´s syndrome and associated behaviors: evidence from an autosomal dominant transmission. N Eng J Med 1986; 315: 993-997

36- Weissbecker KA, Baxter L, Schwartz J, Sparkes RS, Spence MA. Linkage analysis of obsessive compulsive disorder. Cytogenet and Cell Genet 1989; 51: 1105.

37-Donnai D. Gene location in Tourette syndrome. The Lancet march 1987; 14: 627.

38-Pakstis AJ, Heutnik P, Pauls Dl, Kurlan R, Van de Wetering BJM, Leckman JF, Sandkuyl LA, Kidd JR, Breedveld GJ, Castiglione W, Sparks RS, cohen DJ, Kidd KK, Ostra BA. Progress in the search for genetic linkage with Tourette´s syndrome: an exclusion map covering more than 50% of the autosomal genome. Am J Hum Genet 1991; 48: 281-294.

39-Brett PM, Curtis D, Robertson MM, Gurling H. Exclusion of the 5HT1a serotonin neuroreceptor and tryptophan oxygenase genes in a large British kindred multiply affected with Tourette´s syndrome, chronic motor tics and obsessive-compulsive behavior. Am J Psychiatry 1995; 152: 437-440.

40- Pato CN, Macciardi F, Pato MT, Verga M, Kennedy JL. Review of the putative association of dopamine D2 receptor and alcoholism: a meta-analysis. Am J Genet 1993; 48: 78-82.

41-Comings DE, Chiu WC, Ring RH, Gade R, Ahn C, McMurray JP, Dietz G, Muhleman KL. Polygenic inheritance of Tourette syndrome, Stuttering, Attention deficit hyperactivity, conduct, and oppositional defiant disorder. The additive and subtractive effect of three dopaminergic genes-DRD2, DbetaH and DAT1. Am J Medical Genet (Neuropsychiatric Genetics)1996; 67: 264-288.

42-Nöthen MM, Hebebrand J, Knapp M, Hebebrand K, Camps A, Von Gontard A, Wettke-Schäfer R, Lisch S, cichon S, Poustka A, Schmidt M, Lehmkuhl G, Remschmidt H, Proppin P. Association analysis of the dopamine D2 receptor in Tourette´s syndrome using the haplotype relative risk method. Am J Med Genet (Neuropsychiatric Genetics) 1994; 54: 249-252.

43- Nicolini H, Cruz C, Camarena B, Orozco B, Kennedy JL, King N, Weissbecker K, De La Fuente JR, Sidenberg D. DRD2, DRD3, and 5HT2A receptor genes pokymorphisms in obsessive-compulsive disorder. Mol Psychiatry 1996; 1: 461-465.

44-Billet EA, Richter MA Swinson RP, King N, Badri F, Sasaki T, Buchanan JA, Kennedy JL. Investigation of dopamine system genes in obsessive-compulsive disorder. Mol Psychiatry 1997; 2(5): 403-406.

45-Novelli E, Nobile M, Diaferia G, Sciuto G, Catalano M. A molecular investigation suggests no relationship between obsessive-compulsive disorder and the dopamine D2 receptor. Neuropsichobiology 1994; 29:61-63.

46-Catalano M, SciutoG, DiBella D, Novelli D, Nobile M, Bellodi L. Lack of association between obsessive-compulsive disorder and the dopamine D3 receptor gene: Some preliminary considerations.
Am J Med Genet (Neuropsychiatric Genetics) 1994; 54: 253-255.

47-Ebstein R, Novick O, Umansky R, Priel B, Osher Y, Blaine D, Bennett E, Nemanov L, Katz M, Belmaker RH. Dopamine D4 receptor (D4DR) exon III polymorphism associated with the human personality trait Novelty Seeking. Nature Genetics 1996; 12: 78-80.

48-DiBella D, Catalano M, Cichin S, Nöthen MM. Association study of a null mutation in the dopamine D4 receptor gene in Italian patients with obsessive-compulsive disorder, bipolar mood disorder and schizophrenia. Psychiatric Genetics 1996; 6: 119-121.

49-Cruz C, Camarena B, King N, Páez F, Sidenberg D, DeLa Fuente JR, Nicolini H. Increased prevalence of the seven-repeat variant of the dopamine D4 receptor gene in patients with obsessive-compulsive disorder with tics. Neuroscience Letters 1997; 231: 1-4.

50-Karayiourgou M, Altemus M, Galke BL, Goldman D, Murphy DL, Ott J, Gogos JA. Genotype determining low catechol-O-methyltransferase activity as a risk factor for obsessive-compulsive disorder. PNAS (USA) 1997; 94(9): 4572-4575.

51-Camarena B, Cruz C, De La Fuente JR, Nicolini H. A higher frequency of a low activity-related allele of the MAO-A gene in females with obsessive-compulsive disorder. Psychiatric Genetics 1998; 8(4): 225-227.

52-Ohara K, Nagai M, Suzuki Y, Ochiai M, Ohara K. No Association between anxiety disorders and catechol-O-methyltransferase polymorphism. Psychiatric Res 1998; 80: 145-148.

53-McDougle CJ, Epperson CN, Price LH, Gelernter J. Evidence for linkage disequilibrium between serotonin transporter protein gene (SLC6A4) and obsessive-compulsive disorder. Molecular Psychiatry 1998; 3: 270-273.



Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-1121

¿Eres psiquiatra o psicólog@?

Mantente informado y capta nuevos clientes.

Regístrate gratis en psiquiatria.com


Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar

Publicidad
PUBLICIDAD
Próximos Cursos Online
Apúntate ahora y obtén hasta un 50% de descuento en la mayoría de nuestros cursos.
Mindfulness práctico para clínicos: El modelo de la Universidad de Zaragoza
PUBLICIDAD