PUBLICIDAD
Última actualización web: 10/08/2022

Los atracones de alcohol se relacionan con los primeros episodios de trastornos del ritmo cardíaco

Noticia | Adicciones | 14/01/2022

RESUMEN

Los atracones de alcohol se relacionan con los primeros episodios de fibrilación auricular, un trastorno del ritmo cardiaco que constituye una de las principales causas de muerte que a menudo conduce a un accidente cerebrovascular, según un nuevo estudio dirigido por la Univesidad de California San Francisco (Estados Unidos) publicado en la revista 'Nature Cardiovascular Research'.

El estudio es el primero en mostrar una asociación entre el aumento del consumo de alcohol y las visitas al hospital por fibrilación auricular (FA) en una población grande, y el primero en vincular el consumo agudo de alcohol con una mayor incidencia de FA de nueva aparición en individuos no diagnosticados previamente.

"Nuestros nuevos datos sugieren que el consumo agudo de alcohol en la población general se asocia con un mayor riesgo de un episodio de fibrilación auricular, incluyendo un mayor riesgo de un primer episodio de fibrilación auricular entre los individuos nunca diagnosticados previamente con la condición", afirma el autor principal del estudio Gregory Marcus, profesor de medicina en la UCSF y jefe asociado de cardiología para la investigación en la Salud de la UCSF.

"En todo el mundo, el alcohol es la droga más consumida, y ahora está claro que el consumo de alcohol es un importante factor de riesgo de fibrilación auricular", añade. Es una de las principales causas de ictus, ya que pueden formarse coágulos de sangre en el interior de las aurículas propensas a la fibrilación, las cámaras superiores del corazón.

La fibrilación auricular suele aparecer en personas con enfermedades cardíacas preexistentes, pero también se han asociado a su desarrollo otras enfermedades crónicas, incluidos comportamientos potencialmente modificables como la obesidad y el consumo de alcohol. Sin embargo, los desencadenantes agudos de episodios de FA potencialmente mortales pueden ser más difíciles de estudiar, explica Marcus.

Recientemente, dirigió un estudio de intervención controlado de 100 pacientes con FA que estaban a punto de ser operados de la enfermedad, e identificó cambios fisiológicos en el corazón desencadenados por la elevación del alcohol en sangre.

Aunque los investigadores no observaron ningún episodio de FA durante ese breve estudio, los cambios inducidos por el alcohol que observaron en el corazón se habían asociado previamente con un riesgo elevado de FA.

En un estudio posterior sobre el consumo agudo de alcohol en un conjunto diferente de 100 pacientes diagnosticados de FA, Marcus y sus colegas descubrieron que los episodios de FA se asociaban con el consumo de alcohol declarado poco antes.

En el nuevo estudio, el equipo de investigación de Marcus identificó en primer lugar los días en los que es más probable que las personas beban más.

Los científicos analizaron los datos, sin identificadores individuales, de 36.158 personas de todos los estados y 59 países que utilizaron un dispositivo de alcoholemia con tecnología Bluetooth disponible en el mercado -un total de 1.269.054 mediciones de alcohol en el aliento- y buscaron los días del año en los que los individuos utilizaron sus dispositivos con una frecuencia significativamente mayor o tuvieron mediciones de alcoholemia más altas.

Determinaron que los usuarios de alcoholímetros consumían más alcohol de lo habitual en ocho días festivos diferentes o días de acontecimientos nacionales recurrentes en Estados Unidos: Año Nuevo, Martin Luther King, Jr. el domingo de la Super Bowl, el inicio del horario de verano, el 4 de julio, la Navidad, la Copa Mundial de la FIFA y el Día del Padre.

"En la amplia población general que engloba a todos los californianos, queríamos probar la hipótesis de que durante las fechas y eventos que identificamos por primera vez como asociados a un elevado consumo de alcohol en los usuarios de alcoholímetros, también veríamos más visitas a urgencias por fibrilación auricular --señala Marcus--. Esto implicaría que existe una relación casi inmediata entre el exceso de consumo de alcohol y más fibrilación auricular en la población".

Los investigadores revisaron los registros de la Oficina de Planificación y Desarrollo de la Salud del Estado de California (OSHPD) de las visitas a las salas de emergencia de los hospitales de California desde el 1 de enero de 2005 hasta el 30 de diciembre de 2015, e identificaron las visitas codificadas para un diagnóstico de FA. Compararon las semanas asociadas con un mayor consumo de alcohol con todas las demás semanas del año para ver si había más visitas por FA en los días en que se sabe que la gente bebe más.

Descubrieron que había un número significativamente elevado de visitas al hospital por FA cuando se comparaban todos esos eventos identificados empíricamente con todos los demás días del año. Los resultados siguieron siendo significativos cuando se compararon todos los demás días del año con cada uno de los siguientes acontecimientos por separado: El día de Año Nuevo, el inicio del horario de verano, el domingo de la Super Bowl y la Navidad.

"Un análisis de 'control negativo' que examinó otro problema común del ritmo cardíaco -la taquicardia supraventricular- no reveló las mismas relaciones, lo que sugiere que hay algo realmente importante en el alcohol como factor de riesgo de la fibrilación auricular aguda, más que en el alcohol como determinante general de una visita médica o incluso de todos los problemas del ritmo cardíaco", explica Marcus.

Para analizar la incidencia de las tasas de visitas hospitalarias por fibrilación auricular dentro de los subconjuntos de la población de California, los investigadores desglosaron los datos por edad, sexo y raza/etnia de los pacientes que acudían al servicio de urgencias con fibrilación auricular, y utilizaron los datos del censo de California de 2019 para medir el tamaño total de los subconjuntos de la población. Encontraron la mayor asociación entre el consumo agudo de alcohol y las visitas al hospital por FA entre los mayores de 65 años.

Además, en comparación con otros días, en los días recurrentes asociados con el consumo elevado de alcohol, los investigadores identificaron un aumento porcentual aún mayor en las visitas al hospital por FA entre aquellos que no fueron diagnosticados previamente con FA, en comparación con el aumento de las visitas a urgencias en estos mismos días entre los previamente diagnosticados con la condición. Según Marcus, el estudio sugiere que muchos de los nuevos casos de FA se desencadenan específicamente por el consumo agudo de alcohol.

"Esto puede ser una especie de llamada de atención para aquellos individuos que tienen un desencadenante identificable de su fibrilación auricular, que podríamos suponer que estarían más motivados para evitar el consumo de alcohol y, posteriormente, experimentar una disminución de su riesgo de fibrilación auricular", señala.

 

Para más contenido siga a psiquiatria.com en: 

Twitter
Facebook 
Linkedl


Fuente periodística: Europa Press

Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-66479
Etiquetas: alcohol, ritmo cardiaco, adicciones


¿Eres psiquiatra o psicólog@?

Mantente informado y capta nuevos clientes.

Regístrate gratis en psiquiatria.com


Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
Consulta Online, sistema de citas y videoconferencia para profesionales de la salud
Publicidad
--
PUBLICIDAD
Próximos Cursos Online
Apúntate ahora y obtén hasta un 50% de descuento en la mayoría de nuestros cursos.
Los niños y los aparatos electrónicos
PUBLICIDAD