PUBLICIDAD
Última actualización web: 24/10/2021

psiquiatria.com blog

Seguir psiquiatria.com blog

¿Qué es el EMDR?

Autor/autores: SYRA BALANZAT ALONSO
Fecha Publicación: 25/07/2019
Área temática: Psicología general , Salud mental , Depresión , Tratamientos .

Centro El Prado Psicólogos Madrid

¿Qué es el EMDR?


Sus siglas significan Eye Movement desensitization and reprocessing, es decir, reprocesamiento y desensibilización por movimientos oculares. Esta técnica tiene sus orígenes en la aplicación de situaciones traumáticas.


Francine Shapiro psicóloga de profesión, la descubrió por casualidad poniéndola en práctica después de que la descubrieran un cáncer, comprobó que moviendo los ojos recordando acontecimientos perturbadores, disminuía la sensación de malestar.


El tratamiento con EMDR se basa en la estimulación bilateral de los dos hemisferios cerebrales y se puede realizar con movimientos oculares (manteniendo la mirada en los dedos del terapeuta que van de lado a lado), taping (toques alternantes en las manos, piernas u hombros), táctil o auditivo, siendo éste último a través de un sonido alternante con cascos. La modalidad a elegir, depende del terapeuta y del paciente.


La estimulación bilateral se basa en los mismos mecanismos que ocurren en la fase REM del sueño, donde se crean conexiones con experiencias pasadas, acontecimientos rutinarios y preocupaciones puntuales que aparecen disfrazas en forma de imágenes y relatos a veces difíciles de descifrar, que sirven para resolverlos y procesarlos de forma natural.


 ¿Cómo influye el EMDR en nuestro cerebro?


Nuestro cerebro tiene un sistema adaptativo de la información a través del cual, los acontecimientos que percibe del exterior, pueden ser integrados y facilita que nos adaptemos a las circunstancias de vida. En ocasiones debido a la intensidad y la naturaleza de las situaciones, el procesamiento adaptativo de la información (PAI), no se puede integrar y se queda aislado en el cerebro, en concreto en uno de los dos hemisferios cerebrales, recreando una y otra vez las sensaciones físicas, imágenes y emociones de la situación que se han  vivido, a esto se le llama trauma con “T”, caracterizados por ser traumas relacionados con haber estado en peligro de muerte o amenaza física o haber visto a otros en esta situación. Existen otros tipos de trauma con “t”, pero no menos importantes, que se originan en acontecimientos de la infancia negativos y van dejando una huella a lo largo de tiempo debido a su cronicidad en el tiempo.


El malestar actual o sintomatología que se presenta en el momento de acudir a un psicólogo, podrían ser los disparadores que se relacionan con el recuerdo perturbador, como, por ejemplo, tener discusiones con tu pareja, recordando las discusiones que se tuvo con tu padre y se experimenta las mismas sensaciones de malestar.


Lo importante de esta técnica es que no importa el tiempo que haya pasado de todo aquello que nos afectó, porque la estimulación bilateral accede a todo el material almacenado durante años, consiguiendo volver a una homeostasis de las conexiones neuronales e interhemisféricas, y por tanto de bienestar a través de la estimulación bilateral.


Es importante comentar, que el EMDR no es sólo la estimulación cerebral y el acceso a recuerdos perturbadores, esto en muchas ocasiones consiste en la parte final de la terapia. Antes la preparación, y la estabilización, son cruciales para adquirir seguridad y confianza en la terapia.


 


¿CUANDO SE UTILIZA?


A lo largo de los años de la evolución del EMDR, se han ido descubriendo y aplicando junto con otras técnicas, en nuevos campos de actuación. Su inicio se basó en el tratamiento del Trastorno de estrés postraumático en veteranos de guerra, pero hasta la actualidad, su aplicación se ha extendido al tratamiento de los trastornos de alimentación, adicciones, problemas de apego, duelos, y  psicosomatizaciones, entre otras.


FASES DEL EMDR


La aplicación de la técnica en sí, se compone de varias fases, las cuales dependiendo de cada persona y de la situación emocional en la que se encuentre, será necesario realizar unos pasos previos, antes de proceder a la estimulación bilateral.


La preparación consiste en realizar una valoración de las experiencias de la persona, el nivel de afectación, y como todo esto ha creado una forma de protegerse del sufrimiento. Esto último hace alusión a las defensas internas creadas por el cerebro para sobrevivir de la mejor forma posible a los recuerdos, emociones, y sensaciones relacionadas con los acontecimientos vividos y que han generado una red estable, rígida e infranqueable que hace difícil su estabilización.


Las defensas pueden crear resistencias al cambio y por tanto todo lo que consista en acceder a recuerdos o traumas sin tenerlas en cuenta, puede llevar al fracaso.


También se trabajan la instalación de recursos positivos basados en técnicas de relajación y visualizaciones positivas para poder manejar reacciones de ansiedad y malestar. El EMDR es importante aplicarlo dentro de la ventana de tolerancia de ansiedad de cada persona, esto consiste que cuando se accede a determinados recuerdos y se experimenta una alta ansiedad, no se procesa la información y por eso es necesario reconducir la técnica a recursos manejables y accesibles, evitando así la retraumatización.


El abordaje empleado en EMDR, se realiza en tres vertientes; pasado, presente y futuro. El pasado consiste en trabajar el peor recuerdo/imagen del origen del malestar, en el presente se recogen los disparadores actuales que hacen revivir el recuerdo, y el futuro consistiría en la preparación de posibles situaciones temidas relacionadas con todo lo vivido con anterioridad.


La estimulación bilateral aplicada a cada recuerdo o imagen, realiza cambios y procesamientos en 4 variables: a nivel de creencias negativas, emociones, sensaciones corporales y en la misma imagen o recuerdo, esto significa que una vez que la situación trabajada ya no genera perturbación porque se ha procesado, se producen cambios en esas variables a lo largo del tiempo.


Una vez recogidos los recuerdos que se van a procesar comenzaría la estimulación bilateral con cada uno, con la modalidad que mejor se adapte a las circunstancias de la terapia. Se realizarían tandas de estimulación parando para comprobar cómo va evolucionando las sensaciones, finalizando cuando el nivel de perturbación del mismo sea “0”.


Una vez integrado el recuerdo sin perturbación, se realizaría la instalación de la Creencia positiva y el escaneo corporal con la misma estimulación bilateral, finalizando el mismo cuando se alcances unos niveles de bienestar y positividad.


Puede que los recuerdos que se están trabajando no puedan resolverse en la misma sesión, pero el periodo entre sesiones es muy importante porque el procesamiento continuo su proceso, por eso es importante prestar atención a cualquier reacción que se pueda experimentar durante ese periodo. Cuando se retome el trabajo, es conveniente reevaluar el procesamiento y volver a reconducirlo si se considera conveniente.


El EMDR es una técnica que se encuentra avalada científicamente y los profesionales que nos dedicamos a su aplicación, poseemos una acreditación específica de formación y práctica continuada.


 


Syra Balanzat

Palabras clave: EMDR, TERAPIA


Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-9715

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar

Publicidad

Publica con Nosotros

La publicación en nuestra plataforma es gratuita y gracias a nuestro excelente posicionamiento en la web, tus contenidos tendrán mejor visibilidad.

Publica tu Contenido
PUBLICIDAD
Próximos Cursos Online
Apúntate ahora y obtén hasta un 50% de descuento en la mayoría de nuestros cursos.
Mindfulness práctico para clínicos: El modelo de la Universidad de Zaragoza

Nuestras Revistas


PUBLICIDAD