Última actualización web: 01/10/2020
Ver todo

AVANCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO: REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA.

Seguir

Autor/autores: Beatriz Vallejo Sanchez , Ismael Puig Amores
Fecha Publicación: 26/04/2018
Área temática: Tratamientos .
Tipo de trabajo:  Conferencia
Servicio de Salud de Castilla La Mancha

RESUMEN

Introducción: El dolor crónico constituye un importante problema de salud a nivel mundial, y su abordaje un reto debido a la elevada prevalencia y consecuencias no solo en la calidad de vida de las personas, sino también en cuanto a los costes económicos que supone para los sistemas sanitarios.
Objetivo: El objetivo de este trabajo fue realizar una revisión de la evidencia científica existente sobre la eficacia de las intervenciones psicológicas en dolor crónico.
Metodología: Revisión sistemática de la literatura de los últimos 10 años mediante una búsqueda en las páginas Pubmed, Psycinfo y Psicodoc, con los términos de búsqueda: dolor crónico/chronic pain, psychotherapy/psicoterapia y cognitive behavioral therapy/terapia cognitivo conductual.
Resultados: En la actualidad, existe un amplio reconocimiento de las intervenciones psicológicas como pilar fundamental en el manejo de dolor, que debe realizarse en el contexto de un tratamiento multidisciplinar, e incluir todas aquellas técnicas dirigidas a la modificación de los aspectos psicosociales implicados en la experiencia del dolor y el riesgo de cronificación. Más concretamente, en los últimos años se están produciendo importantes desarrollos dentro de la terapia cognitivo-conductual, que es la que ha mostrado mayor efectividad en el abordaje del dolor.
Conclusiones: La terapia cognitivo conductual se ha mostrado efectiva en el abordaje de los factores psicosociales que influyen en el dolor crónico, aunque existe aún un déficit importante en la implantación de las técnicas psicológicas para el abordaje del dolor crónico en los sistemas sanitarios.

Palabras clave: dolor crónico, psicoterapia, terapia cognitivo conductual

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-8663

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

NCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO:
REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

AVANCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO:
REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA
ADVANCES IN PSYCHOLOGICAL TREATMENT OF PATIENTS WITH CHRONIC PAIN:
LITERATURE REVIEW
Beatriz Vallejo Sánchez, Ismael Puig Amores.
bvs286@hotmail.com
Dolor crónico, tratamiento, cognitivo conductual.
Chronic pain, treatment, cognitive behavioral.

RESUMEN
Introducción: El dolor crónico constituye un importante problema de salud a nivel mundial, y
su abordaje un reto debido a la elevada prevalencia y consecuencias en la calidad de vida de
las personas, y también en cuanto a los costes económicos que supone para los sistemas
sanitarios.
Objetivo: El objetivo de este trabajo fue realizar una revisión de la evidencia científica
existente sobre la eficacia de las intervenciones psicológicas en dolor crónico.
Metodología: Revisión sistemática de la literatura de los últimos 10 años mediante una
búsqueda en las páginas MEDLINE, PsycARTICLES, PsycINFO, con los términos de búsqueda:
dolor crónico/ chronic pain, treatment/tratamiento y cognitive behavioral/cognitivo conductual.
Resultados: En la actualidad, existe un amplio reconocimiento de las intervenciones
psicológicas como pilar fundamental en el manejo de dolor, que debe realizarse en el contexto
de un tratamiento multidisciplinar, e incluir todas aquellas técnicas dirigidas a la modificación
de los aspectos psicosociales implicados en la experiencia del dolor y el riesgo de cronificación.
Concretamente, en los últimos años se han producido importantes desarrollos dentro de la
terapia cognitivo-conductual, la cual muestra una mayor efectividad en el abordaje del dolor.
Conclusiones: La terapia cognitivo conductual (TCC) se ha mostrado efectiva en el abordaje de
los factores psicosociales que influyen en el dolor crónico, aunque existe un déficit importante
en la implantación de técnicas psicológicas en el abordaje del dolor crónico en los sistemas
sanitarios.

II Congreso Virtual Internacional de Psicología
http://congresopsicologia.psiquiatria.com - marzo 2018. Psiquiatria.com

AVANCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO:
REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

ABSTRACT
Introduction: Chronic pain is an important health problem worldwide, and its approach is a
challenge due to the high prevalence and consequences in the quality of life of people, and
also in terms of the economic costs for health systems.
Objective: The aim of this work was to conduct a review of the existing scientific evidence on
the efficacy of psychological interventions in chronic pain.
Methodology: Systematic review of the literature of the last 10 years by means of a search in
the pages MEDLINE, PsycARTICLES, PsycINFO, with the search terms: chronic pain, treatment
and cognitive behavioral.
Results: Currently, there is a wide recognition of psychological interventions as a fundamental
pillar in the management of pain, which must be carried out in the context of a
multidisciplinary treatment, and include all those techniques aimed at modifying the
psychosocial aspects involved in the treatment. experience of pain and the risk of
chronification. Specifically, in recent years there have been important developments within
cognitive-behavioral therapy, which shows greater effectiveness the approach to pain.
Conclusions: Cognitive behavioral therapy has been effective in addressing the psychosocial
factors that influence chronic pain, although there is still a significant deficit in the
implementation of psychological techniques to address chronic pain in healthcare systems.

INTRODUCCIÓN
El dolor crónico supone un problema de salud importante, que afecta a un 19% de la población
europea (Reid et al., 2011; Johnson, Elzahaf y Tashani, 2013) y a un 17% de la población
adulta española (Langley, Ruiz-Iban, Tornero, De Andrés y González-Escalada, 2011).
En España, según se deriva de los resultados del National Health and Wellness Survey,
realizado en siete países (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, España, Italia,
Japón y China), se ha encontrado que da lugar a un malestar psicológico y deterioro funcional
importante, asociándose con frecuencia con problemas de ansiedad, depresión e insomnio, y
generando importantes gastos económicos debido al absentismo laboral y elevado uso de
recursos sanitarios (Langley et al, 2011).
La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP, International Asociation for the
Study of Pain) define el dolor como «una experiencia sensorial o emocional desagradable,
asociada a daño tisular real o potencial». El dolor es, por tanto, considerado no solo como una
experiencia fisiológica (con un mecanismo neurofisiológico que indica que algo está alterado),
sino también psicológica y subjetiva, incluyéndose la posibilidad de que exista dolor sin que
II Congreso Virtual Internacional de Psicología
http://congresopsicologia.psiquiatria.com - marzo 2018. Psiquiatria.com

AVANCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO:
REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

exista una causa física o lesión real. Por otro lado, suele establecerse la diferencia entre dolor
agudo y crónico. El dolor agudo se considera un factor protector, consecuencia de un daño
tisular concreto, con una duración limitada. Sin embargo, el dolor crónico, que se considera a
aquel que persiste más allá de un periodo, arbitrariamente establecido, de entre tres y seis
meses, y bajo el que se suelen englobar diversas patologías como lumbalgia, fibromialgia,
artrosis y cefaleas, es un dolor que se comporta como una enfermedad, haciéndose
independiente de la causa que lo provocó, al persistir en muchas ocasiones en el tiempo
incluso después de cesar ésta, o constituir una respuesta exagerada. Es por tanto un dolor
desadaptativo, y es en este tipo de dolor en el que la psicología actual está trabajando más
intensamente, con el objetivo de conseguir una mejor comprensión de los factores
psicosociales relevantes en su inicio, mantenimiento o agravamiento, y así facilitar la
adaptación y afrontamiento de la persona en este proceso.
Dentro de las teorías que se han propuesto para la explicación de esta experiencia, destaca el
modelo de la puerta de control (Melzack y Wall, 1965), que supuso una ruptura con respecto a
las anteriores teorías lineales del dolor (que consideraban que la respuesta del dolor estaba
directamente relacionada con la magnitud del daño tisular o estimulación dolorosa),
suponiendo un hito en el cambio del abordaje del dolor. Estos investigadores propusieron la
existencia en la médula espinal de una zona que actuaría a modo de puerta, regulando el paso
de los mensajes de dolor hacia los centros superiores del SNC, y siendo esta puerta a su vez
influida por la actividad de estas estructuras superiores. Así, habría factores que abrirían la
puerta, tanto físicos (como la gravedad y extensión de la lesión, o la tensión muscular) como
emocionales (ansiedad, depresión, ira) y cognitivos (pensamientos, creencias o actitudes
negativas, focalización en la experiencia del dolor). Entre los factores que cerrarían la puerta,
disminuyendo por tanto el dolor, se encontrarían también factores físicos (como tratamientos
biomédicos o descanso), emocionales y cognitivos (como el uso de la relajación, la autoeficacia
o un afrontamiento activo).
Esta concepción biopsicosocial del dolor ha gozado desde su publicación de amplio apoyo
empírico, suponiendo el uso de alternativas terapéuticas que incluyan los aspectos psicológicos
y sociales relacionados con el dolor, y recomendándose los abordajes multidisciplinares en las
principales guías clínicas e informes con estándares y recomendaciones de calidad (Palanca et
al., 2011). No obstante, sigue siendo dominante el uso de técnicas terapéuticas basadas
principalmente en la concepción biomédica. De hecho, en un estudio realizado en 2007 por la
Sociedad Española de Dolor (Barutell, 2009), se encontró que solo en el 37% de las Unidades
de Tratamiento del Dolor estudiadas existía un especialista en psicología, y con dedicación
parcial. Y todo ello a pesar de que los resultados de los estudios con las aproximaciones
convencionales al dolor crónico sugieren que las respuestas favorables al tratamiento son
temporales y no clínicamente significativas (Jamison, 2011; Shaheed, Maher, Williams, Day y
II Congreso Virtual Internacional de Psicología
http://congresopsicologia.psiquiatria.com - marzo 2018. Psiquiatria.com

AVANCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO:
REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

McLachlan, 2016). Además, las intervenciones biomédicas, que incluyen cirugía y tratamiento
analgésico opiáceo, pueden tener serios efectos adversos, incluyendo empeoramiento del dolor
o abuso de opioides (Chou et al., 2015; Vowles et al., 2015). Esta situación ha llevado a la
búsqueda

y

formulación

de

modelos

cada

vez

más

complejos,

integradores

y

multidimensionales del dolor (Kerns, Sellinger y Goodin, 2011), así como al incremento
progresivo del interés en aproximaciones alternativas al tratamiento del dolor crónico.
A continuación, se presentan algunas técnicas y procedimientos terapéuticos que han
mostrado su utilidad en el tratamiento psicológico del dolor crónico, bien como parte de un
tratamiento multicomponente, o bien de forma aislada, para posteriormente realizar una
revisión más exhaustiva de los estudios publicados en los últimos diez años sobre la eficacia de
la Terapia cognitivo conductual ( TCC).
Técnicas de tratamiento
Educación/Psicoeducación
La educación o psicoeducación sobre el dolor y su tratamiento realizada a los pacientes con
dolor crónico y sus familiares suele ser una de las primeras técnicas utilizadas en el
tratamiento del dolor, generalmente en el contexto de una intervención multimodal. Su uso ha
demostrado efectos positivos cuando se realiza dentro de un programa multicomponente en el
manejo del dolor y en otras dimensiones tanto afectivas como cognitivas, mejorando la
autoeficacia y un afrontamiento más activo y adaptativo en el proceso (Burton, Waddell,
Tillotson, Summerton, 2009; Engers et al., 2008; Matire, Schulz, Keefe, Rudy y Starz, 2008).
Así, por ejemplo, son frecuentes las intervenciones psicoeducativas con medidas de higiene
postural (Almendro et al., 2011) o higiene del sueño (Stiefel y Stagno, 2004).
Relajación
El entrenamiento en relajación es también una técnica generalmente utilizada en el
tratamiento de personas con dolor, siendo los dos tipos más utilizados la relajación progresiva
de Jacobson y el entrenamiento autógeno de Schultz.
Su utilización en personas con dolor se fundamenta en el hecho de que el dolor da lugar a
respuestas de ansiedad y a un aumento de la tensión muscular. El entrenamiento en relajación
tendría un efecto directo en diferentes respuestas fisiológicas (principalmente, reduciendo la
tensión muscular y la actividad adrenérgica, y aumentando la actividad parasimpática), que
producirían una reducción de la ansiedad, e indirectamente, ayudarían en la reducción del
dolor.

II Congreso Virtual Internacional de Psicología
http://congresopsicologia.psiquiatria.com - marzo 2018. Psiquiatria.com

AVANCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO:
REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

Biofeedback
El entrenamiento en biofeedback o bioretroalimentación es una técnica empleada para mejorar
la conciencia y el control de ciertos parámetros fisiológicos, normalmente inconscientes,
consistente en el uso de un sistema de sensores que informan al sujeto de forma inmediata y
precisa, a través de señales auditivas, visuales o táctiles, de funciones como la tensión
muscular, la tasa cardiaca, la conductancia de la piel o la temperatura periférica.
Su uso se basa en la comprensión del dolor como una disfunción de los sistemas naturales de
regulación fisiológica, por lo que una intervención dirigida a restablecer la auto-regulación
podría ser efectiva en el tratamiento del dolor, a la vez que aumenta la sensación de
autoeficacia y estrategias de afrontamiento de la persona que lo utiliza.
En los últimos años, se ha postulado la existencia de una sensibilización (síndrome de
sensibilización central) de ciertas áreas sensoriales superiores, de tal modo que ligeras, e
incluso inexistentes, estimulaciones podrían provocar dolor (Schoenen y Wang, 1997). Este
hallazgo ha llevado a una intensificación de la investigación sobre medidas centrales,
concretamente los potenciales evocados (Schoenen, 1996; Welch y Ramadan, 1995), y la
posibilidad del uso del neurofeedback (un tipo de biofeedback centrado en la actividad
cerebral) como alternativa a otros más utilizados como el feedback EMG.
Hipnosis
En 2014, la Society of Psychological Hypnosis (División 30 de la APA) define la Hipnosis como
"un estado de conciencia que implica la atención focalizada y conciencia periférica reducida,
caracterizado por una mayor capacidad de respuesta de la persona a la sugestión de otra",
implicando la hipnoterapia "un conjunto de procedimientos que generan un contexto donde se
facilita el cumplimiento de las sugestiones en ciertas personas". Más concretamente, González
Ordi (2005) explica que la hipnosis supone esencialmente una situación donde a través de una
serie de procedimientos (sugestivos) el terapeuta sugiere al paciente que experimente diversos
cambios a nivel sensorial (p.ej. alivio del dolor), perceptual (p.ej. alucinaciones visuales),
cognitivo (p.ej. expectativas) y de control sobre la conducta motora directamente observable
(p.ej. levitación del brazo).
La hipnosis clínica se utiliza en el tratamiento de una amplia variedad de problemas médicos y
psicológicos, como la depresión, la ansiedad, o diferentes adicciones, aunque en muchos casos
la evidencia empírica no tiene la suficiente calidad metodológica. No obstante, el campo del
manejo del dolor, ya sea crónico o agudo, es uno de los que cuenta con mayor evidencia de su
eficacia, considerándose como un tratamiento eficaz, bien establecido y empíricamente
validado (Montgomery, DuHammel, y Redd, 2000; Mendoza y Capafons, 2009). De hecho, las

II Congreso Virtual Internacional de Psicología
http://congresopsicologia.psiquiatria.com - marzo 2018. Psiquiatria.com

AVANCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO:
REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

primeras experiencias registradas en la literatura con respecto al uso de la analgesia hipnótica
en procesos quirúrgicos datan del siglo XIX (González Ordi, 2005).
Según González Ordi (2005), su eficacia, en combinación con otras técnicas médicas y
psicológicas, se puede atribuir al hecho de que facilita y potencia la efectividad terapéutica de
las diferentes intervenciones clínicas debido a que fomentan una actitud más positiva hacia el
cambio (expectativas de eficacia), favorece la implementación de habilidades de imaginación e
implicación emocional necesarias en muchos procedimientos terapéuticos (redirección de la
atención) y favorece la respuesta de relajación (reducción de la ansiedad). Por otro lado, en un
intento por aclarar los mecanismos cerebrales implicados en su eficacia, algunos autores que
han realizado revisiones sobre los efectos de la hipnosis con técnicas de neuroimagen funcional
apoyan su uso en el tratamiento del dolor apoyándose en los resultados encontrados sobre la
modulación de la actividad cortical y subcortical de las partes del cerebro que están
involucradas en la percepción y modulación del dolor (Del Casale et al., 2015).
No obstante, el hecho de que el uso de la hipnosis esté limitado en la sanidad pública, supone
un hándicap muy importante para su aplicación en el ámbito del dolor, así como para la
realización de estudios de mayor calidad, que siguen siendo escasos (Muñoz y Feixas, 2006).
Además, como ya señalaron Melzack y Wall (1983), a pesar de que el efecto de la sugestión
hipnótica ha mostrado efectos sorprendentes en la reducción del dolor, ni todos los pacientes
se pueden beneficiar, ni el dolor es eliminado totalmente.
Intervenciones cognitivas
Las creencias o cogniciones relacionadas con el dolor tienen una gran influencia sobre el
estado anímico y los esfuerzos de afrontamiento de las personas, teniendo por tanto un papel
muy significativo en la predicción del ajuste al dolor crónico. Entre los factores cognitivos que
se ha visto predicen una peor adaptación al dolor y una mayor discapacidad se encuentran la
escasa percepción de control o autoeficacia, la sobregeneralización de los acontecimientos
relacionados con el dolor, la autoculpabilización y desvalorización, y más especialmente, la
catastrofización, entendida como la interpretación exagerada y negativa del dolor y sus
consecuencias, que suelen asociarse a mayor intensidad del dolor, mayor malestar físico y
psicológico, mayor discapacidad y peores resultados del tratamiento (Truyols, Pérez, Medinas,
Palmer y Sesé, 2008; Wertli, Eugster et al., 2014).
La reestructuración cognitiva es una de las técnicas de corte cognitivo más utilizadas, que se
ha visto eficaz en el abordaje de diferentes problemas psicológicos, y cuyo objetivo principal es
modificar la forma en que las personas interpretan la realidad, en este caso, su dolor.
Dentro de las intervenciones cognitivas pueden incluirse otras técnicas como el uso de
autoinstrucciones y la focalización de la atención. En el caso de la primera de ellas, ha sido

II Congreso Virtual Internacional de Psicología
http://congresopsicologia.psiquiatria.com - marzo 2018. Psiquiatria.com

AVANCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO:
REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

escasamente estudiada en el tratamiento del dolor, siendo entrenada generalmente como
parte del repertorio en estrategias de afrontamiento ante el dolor (Rodríguez, Cano y Blanco,
2004). El entrenamiento en focalización de la atención (p.ej. a través de ejercicios de
redirección de la atención a estímulos externos o propioceptivos, o de imaginación guiada,
utilizados en combinación generalmente con técnicas de relajación) busca reducir el estado de
alerta excesiva ante las sensaciones de dolor, lo que suele ayudar a disminuir la experiencia
del dolor (Almendro et al., 2011)
Intervenciones conductuales u operantes
Las

intervenciones

conductuales

tienen

el

objetivo

de

modificar

el

componente

comportamental del dolor, reduciendo o eliminando las conductas de dolor (p.ej. expresiones
de dolor, como quejas o expresiones faciales, cambios posturales y conductas de evitación) y
reinstaurando las actividades diarias evitadas y el ejercicio físico, a través de programas
graduales en los que se refuerzan todos los avances de la persona.
En cuanto a las conductas de dolor, Fordyce (1978) formuló que éstas, a través de un proceso
de condicionamiento operante, pueden ser reforzadas positiva (p.ej. compasión o atención de
la familia) o negativamente (p.ej. eludir responsabilidades, evitación actividades físicas) hasta
configurar un repertorio conductual centrado en el dolor y dando lugar a un deterioro cada vez
mayor. El objetivo de la intervención sobre las conductas de dolor será por tanto modificar las
contingencias ambientales que mantienen estas conductas para reducirlas y disminuir la
discapacidad asociada.
Con respecto a la evitación de actividades, suele deberse al miedo al dolor del sujeto, así como
a la creencia de que puede agravarse con la actividad, dando lugar con el tiempo a una
pérdida progresiva de la forma física y de la tolerancia al dolor, y llegando este miedo a ser
incluso más incapacitante que el dolor por sí solo (Wertli, Rasmussen-Barr et al., 2014;
Camacho-Soto, Sowa, Perera y Weiner, 2012). La percepción de incapacidad, la inactividad y
el aislamiento progresivo darían lugar a una pérdida importante de reforzadores, y se asociaría
con el desarrollo de depresión, dando lugar a un empeoramiento del dolor y a una mayor
afectación de la calidad de vida (Bras, Dordevi, Gregurek y Bulaji, 2010). Por tanto, las
intervenciones

dirigidas

a

un

aumento

de

la

actividad

(Activación

conductual)

son

fundamentales en el tratamiento del dolor (Van Tulder, et al, 2000)
Con respecto al ejercicio físico, su fomento no busca solo el objetivo de aliviar el dolor, sino
principalmente una mejora funcional, disminuyendo la discapacidad y la sensación de
incapacidad. El papel de la intervención psicológica en este caso será identificar barreras y
facilitadores (p.ej. apoyo social, tiempo disponible, supervisión por profesionales, o factores
psicológicos como miedo, creencias, etc) para diseñar intervenciones individualizadas que

II Congreso Virtual Internacional de Psicología
http://congresopsicologia.psiquiatria.com - marzo 2018. Psiquiatria.com

AVANCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO:
REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

mejoren la adherencia a los programas graduados de actividad (Boutevillain, Dupeyron, Rouch,
Richard y Coudeyre, 2017).
Otras técnicas cognitivo-conductuales
Entrenamiento en habilidades de afrontamiento o resolución de problemas
Las técnicas de solución de problemas son un grupo de técnicas cognitivo-conductuales que
pretenden facilitar un afrontamiento más adaptativo y eficaz. El objetivo del entrenamiento,
descrito originalmente por D`Zurilla (1986), es desarrollar la capacidad para identificar y
resolver problemas adecuadamente, haciendo hincapié en aspectos del proceso como la
generación de una actitud adecuada hacia los problemas, la búsqueda de alternativas o la
toma de decisiones.
En el caso del dolor crónico, diversos autores han encontrado que el uso de estrategias de
afrontamiento desadaptativas y la resolución inadecuada de problemas relacionados con el
dolor, puede llevar a un incremento del malestar emocional, contribuyendo a aumentar el dolor
y la discapacidad asociada a éste, así como a su cronificación (DiNapoli et al., 2016). Es por
este motivo que el entrenamiento en solución de problemas ha sido incluido en diferentes
programas de tratamiento cognitivo conductual como una parte fundamental (Moix y Kovacs,
2009), encontrándose en diferentes estudios una reducción significativa del dolor y del
malestar asociado a éste (Keefe et al., 2011), así como una mejoría en otras medidas como la
discapacidad física, catastrofización y nivel de autoeficacia (Somers et al., 2012). También se
ha prestado atención especial a la mejora de la resolución de problemas interpersonales a
través del entrenamiento en comunicación asertiva (Almendro et al, 2011).
Terapia de Aceptación y compromiso
En los últimos años, se ha producido un auge importante de las llamadas "Terapias de Tercera
Generación", donde se incluye la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) junto a otras
como las intervenciones basadas en Mindfulness, que aunque derivan de la terapia cognitivoconductual, suponen un cambio del foco terapéutico: la intervención no va dirigida a eliminar o
reducir los síntomas, sino a conseguir una mayor aceptación y a conseguir un distanciamiento
de la persona respecto a los síntomas, en el primero de los casos para que ésta pueda
orientarse a sus valores (Wilson y Luciano, 2002). En el caso de las personas que padecen
dolor crónico, suelen experimentarse sensaciones desagradables y persistentes, poniendo en
marcha diferentes estrategias para controlarlas o evitarlas, lo que se asocia a mayor malestar
y discapacidad. La intervención, entonces, estaría dirigida a enseñar a la persona a aceptar y
disminuir la reactividad emocional ante la experiencia de dolor, a exponerse a experiencias
relacionadas con el dolor que han sido evitadas, al tiempo que se la orienta hacia la
consecución de metas valiosas (McCracken y Vowles, 2014).

II Congreso Virtual Internacional de Psicología
http://congresopsicologia.psiquiatria.com - marzo 2018. Psiquiatria.com

AVANCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO:
REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

Mindfulness
El término mindfulness suele traducirse como atención y conciencia plena, aunque una
definición más completa sería la capacidad para poner atención plena sobre una experiencia,
en el momento presente, con apertura, flexibilidad y sin enjuiciamiento.
Jon Kabat-Zinn popularizó e impulsó el uso de la meditación mindfulness para el tratamiento
de los trastornos psicofisiológicos o psicosomáticos (Kabat-Zinn, 1982), desarrollando el
programa de Reducción de Estrés basado en Mindfulness (Mindfulness-Based Stress Reduction
­MBSR-), un programa de intervención grupal dirigido a mejorar la conciencia y aceptación de
las experiencias (incluyendo sensaciones, emociones o pensamientos) momento a momento,
dando lugar a una mejora en la autorregulación emocional y a la promoción de respuestas al
estrés más saludables y adaptativas. Por tanto, en personas con dolor crónico el objetivo no
sería modificar la experiencia de dolor en sí misma, sino la respuesta ante estas experiencias.

METODOLOGÍA
La búsqueda bibliográfica se centró en estudios empíricos que investigasen la efectividad y
utilidad de las intervenciones cognitivo-conductuales (TCC) en los procesos de dolor crónico de
los últimos diez años. Para ello, en línea con los criterios de calidad y rigor metodológico
formulados por la División 12 de Psicología Clínica de la Asociación Americana de Psicología
(Chambless, Baker, Baucom, Beutler et al., 1998) los estudios debían ser trabajos empíricos
con metodología experimental definidos como ensayos clínicos aleatorizados (ECAs) con al
menos dos grupos, uno experimental o de tratamiento y otro de comparación, bien,
tratamiento farmacológico, placebo u otro tipo de intervención o control. Además, se
establecieron una serie de criterios de inclusión y un proceso de filtraje que se detallan a
continuación.
Se realizó una búsqueda en las bases de datos incluidas en el buscador EBSCO concretamente
se rastrearon las bases de datos MEDLINE, PsycINFO y PsycARTICLES. Los descriptores
utilizados fueron "chronic pain", "treatment", "therapy" y "cognitive behavioral". Tras esta
búsqueda simple se obtuvieron un total de 1669 estudios que incluían los términos de
búsqueda en el título o resumen. Tras aplicar el filtro temporal de estudios publicados en los
últimos 10 años (2008-2017), se eliminaron 706, quedando un total de 963 estudios
potenciales. A continuación, se aplicó el criterio de inclusión de edad (solo adultos de 18 años
en adelante), lo que llevó a eliminar 448 estudios y a mantener un total de 258 estudios.
El siguiente paso fue eliminar todos los estudios que no cumplieran el requisito metodológico
de ser estudios empíricos cuantitativos (37). Los restantes 221 estudios pasaron a la fase de
revisión de resúmenes (abstract) para descartar los estudios que hubieran pasado el filtro del
II Congreso Virtual Internacional de Psicología
http://congresopsicologia.psiquiatria.com - marzo 2018. Psiquiatria.com

AVANCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO:
REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

buscador pero que en realidad no cumplieran los requisitos establecidos. De este modo se
detectó que, 189 estudios no cumplían algún criterio, 73 estudios incluían un sólo grupo de
medidas repetidas sin grupo de control y en 21 estudios no se formaron los grupos de forma
aleatoria. Por otro lado, se eliminaron estudios que no incluían TCC en ningún grupo (14) y 71
trabajos que investigaban otros factores (moderadores, variables del terapeuta, adherencia,
etc.). También se detectaron 13 trabajos que incluían a menores de 18 años, 8 estudios que
consistían en metaanálisis o tesis y 3 estudios repetidos.
Finalmente, tras este proceso, se seleccionaron 20 estudios que reunían los criterios de
búsqueda, de los cuales 10 eran ECAs publicados entre los años 2008-2012, y los diez
restantes habían sido publicados en los últimos cinco años (Tabla 1). En la siguiente página se
muestra un diagrama de flujo que da muestra del proceso de búsqueda (Figura 1).
Una vez seleccionados los trabajos, se extrajeron los datos más relevantes de los estudios, en
este caso: identificación del estudio (autor y año), tamaño de la muestra, grupos de
tratamiento y/o control, componentes de cada tratamiento, número de sesiones y duración en
minutos de cada sesión, y resultados.

RESULTADOS
A continuación, se presenta un breve resumen de los ensayos incluidos en la revisión (ver
Tabla 1), lo que facilitará una visión del tipo de tratamiento más habitual en el contexto clínico,
incluyendo los diseños más prototípicos y los componentes más frecuentes de la TCC, así como
también de la eficacia de los mismos.
Diseños
Entre los 20 estudios seleccionados hay 11 estudios que compararon tres grupos y otros 9
compararon dos grupos. El diseño más frecuente es de tres grupos, uno experimental y dos
controles, a los que se aplica un tratamiento alternativo distinto a cada uno, ya sea el
tratamiento habitual, otro tratamiento psicológico o lista de espera.
En los diseños de dos grupos es frecuente comparar un grupo experimental bajo un programa
cognitivo conductual frente a otro tratamiento alternativo o lista de espera (Andersson,
Johansson, Nordlander y Asmundson, 2012; Karlsson, Burell, Anderberg y Svärdsudd 2015).
Entre los tratamientos alternativos o habituales comparados con la TCC son frecuentes la
intervención farmacológica (Castel, Salvat, Sala y Rull, 2009; Castel, Cascón, Padrol, Sala y
Rull, 2012; Martínez-Valero et al., 2008; Turner et al., 2016), los tratamientos de corte
fisioterapéutico (Archer et al., 2017; Smeets et al., 2008), o las terapias psicológicas de
tercera generación. Así, es frecuente encontrar estudios que comparan TCC con terapias
basadas en actividad física o tratamiento combinado (Smeets et al., 2008), TCC con actividad
II Congreso Virtual Internacional de Psicología
http://congresopsicologia.psiquiatria.com - marzo 2018. Psiquiatria.com

AVANCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO:
REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

física o lista de espera (Nicholas et al., 2013), y también TCC y Fisioterapia (Archer et al.,
2017).
Figura 1. Proceso de búsqueda de estudios controlados aleatorizados
BÚSQUEDA INICIAL
Chronic Pain, Treatment,
Cognitive-behavioral

BASES DE DATOS:
PSYCINFO: 984
MEDLINE: 631
PSYCARTICLES: 54

1669

- 706 estudios anteriores a 2008

963

Estudios 2008 - 2017

- 90 estudios (52 libros y 38 tesis)

873

Artículos académicos

- 615 estudios que no cumplen criterio edad

258

Edad: > 18 años

-33 estudios no empíricos
-73 estudios sin grupo de control
- 21 estudios sin asignación aleatoria
-14 estudios que no incluyen TCC
- 71 estudios investigan otras variables
- 13 estudios por incluir <18 años
- 8 estudios metaanálisis
- 5 estudios repetidos

20 ECAs

Estudios seleccionados

En algunos estudios la comparación de la efectividad de la TCC se realiza con tratamientos de
tercera generación como son la Terapia de Aceptación y Compromiso (Cosio et al., 2016;
Wetherell et al., 2011) y el Mindfulness (Davis, Zautra, Wolf, Tennen y Yeung, 2015; Turner et
al., 2016; Zautra et al., 2008). También se han encontrado estudios que comparan TCC
II Congreso Virtual Internacional de Psicología
http://congresopsicologia.psiquiatria.com - marzo 2018. Psiquiatria.com

AVANCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO:
REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

estándar con otras modalidades de tratamiento cognitivo-conductual (online, autoayuda,
adaptada) o Hipnosis, por ejemplo, comparan TCC estándar con otro grupo que recibe TCC
más hipnosis y otro que recibe un tratamiento farmacológico habitual (Martínez-Valero et al.,
2008; Castel et al. 2009; Castel et al. 2012).
Algunos de los diseños que predominan entre los estudios de eficacia o efectividad son los
trabajos que comparan otras modalidades de TCC como la TCC online frente al tratamiento
habitual (Williams et al., 2010), la TCC online frente a TCC estándar y lista de espera (Vallejo,
Ortega, Rivera, Comeche y Vallejo-Slocker, 2015) y la TCC online más el tratamiento habitual
frente al tratamiento habitual solo (fisioterapia más terapia ocupacional; Ferwerda et al.,
2017). También es frecuente comparar TCC estándar con TCC adaptada (Kerns et al., 2014).
Incluso, no es menos habitual encontrar estudios más específicos que comparan TCC con otras
modalidades de ésta más alguna técnica concreta, como hacen Glombiewski, Hartwich-Tersek
y Rief (2010) al comparar TCC con TCC más Biofeedback, además de lista de espera, o Liedl y
colaboradores (2011), comparando la efectividad de TCC más Biofeedback frente a TCC más
actividad física y Biofeedback (ambas frente a lista de espera).
Estructura de los tratamientos
Aunque algunos formatos son más frecuentes en cuanto al número de sesiones y duración de
éstas, existe bastante variabilidad en ambos parámetros. En referencia al número de sesiones,
se observa un rango entre 6 sesiones (Andersson et al., 2012; Archer et al., 2017) en el
programa más corto y 25 sesiones (Glombiewski et al., 2010) en el tratamiento de más
duración, siendo esta última menos frecuente. En cuanto a la duración de las sesiones también
se observa bastante variabilidad, aunque en menor medida, con un rango que oscila entre 180
minutos (Karlsson et al., 2015) en el extremo superior y 30 minutos (Archer et al., 2017) en
las de menor duración.
El número de sesiones más frecuente es 10 (7 estudios) y la duración intra-sesión más
frecuente es de 120 minutos (6 estudios), seguida de 60, 90 y 30 (5, 4 y 3 estudios
respectivamente). El resto de formatos puede consultarse en la Tabla 1.
El tratamiento más extenso lo llevan a cabo Glombiewski y colaboradores (2010), con un
formato de 25 sesiones de 180 minutos, y el más reducido lo presentan Archer y
colaboradores (2017), con un formato de 6 sesiones de 30 minutos.
Teniendo en cuenta el número y duración de las sesiones de forma conjunta, el formato que
más se repite es de 10 sesiones de 60 minutos (Ilgen et al., 2016; Kerns et al., 2014;
Martínez-Valero et al., 2008) y de 8 sesiones de 120 minutos (Zautra et al., 2008; Nicholas et
al., 2013; Turner et al., 2016).

II Congreso Virtual Internacional de Psicología
http://congresopsicologia.psiquiatria.com - marzo 2018. Psiquiatria.com

AVANCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO:
REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

Técnicas
El gráfico 1 recoge la frecuencia de los componentes más clásicos utilizados en las TCC siendo
la relajación, psicoeducación, activación conductual, restructuración cognitiva y solución de
problemas las técnicas más utilizadas en los estudios de referencia.
Grafico 1. Técnicas de uso frecuente en TCC para el dolor crónico.

Técnicas
Biofeedback
Imaginación/focalización
Hipnosis/Sugestión
Aceptación
Mindfulness
Comunicación/Asertividad
Gestión del sueño
Ejercicio físico
Manejo emociones/estrés
Establecimiento de metas
Solución de Problemas
Prevención de Recaídas
Restructuración
*Activación Conductual
Psicoeducación
**Relajación

0

2

4

6

8

10

12

14

16

18

*Activación Conductual (agrupa: activación conductual, planificación de actividades y actividades graduadas)
**Relajación (agrupa: relajación progresiva, respiración diafragmática, entrenamiento autógeno y body-scan)

En general, los TCC incluidos en la tabla 1 no difieren mucho en su composición y son
coherentes con la tendencia expuesta en la introducción. Entre los componentes utilizados en
los diseños de intervención, aunque predominan, a veces, las técnicas de corte conductual y/o
cognitivo, es frecuente observar un uso ecléctico del arsenal de técnicas que han mostrado
mayores niveles de evidencia en el contexto clínico, entre las que se incluyen, también,
técnicas propias de las llamadas terapias de tercera generación, tales como la atención plena,
la meditación, el body-scan, la aceptación (Ilgen et al., 2016) o el compromiso con valores
(Karlsson et al., 2015)

II Congreso Virtual Internacional de Psicología
http://congresopsicologia.psiquiatria.com - marzo 2018. Psiquiatria.com

AVANCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO: REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

Tabla 1. Características de los ensayos clínicos aleatorizados incluidos (n=20)

Estudio

N

Grupos
tratamiento

Martínez-Valero
(2008)

6

1.
2.
3.

TCC
TCC+H
Farma

Smeets et al. (2008)

172

1.
2.
3.

TCC
AF
Combinado

1.
2.
3.

TCC
Mindfulness
Educación

1.
2.
3.

TCC
TCC+H
Farma

1.
2.
3.

TCC
TCC+BF
Lista espera

1.
2.

Zautra et al. (2008)

144

Nº Sesiones
(min/sesión)

Resultados

10 (60´)

TCC +H >TCC > T farma. Hipnosis tratamiento útil para síntomas de dolor, rigidez y número
de puntos sensibles. Reducción notable del consumo de medicación.

PE/AG/SP

10 (30´)

No hay diferencia entre las 3 condiciones (solo AF vs SP+AG vs combinado AF+SP+AG)
para niveles de discapacidad, quejas, intensidad de dolor, depresión y rendimiento. Las
ganancias no se mantuvieron a los 12 meses de seguimiento.

PE/R/EA/AE/AC/PA/MD/SP/PR
PE/M/PA/Aceptación

8 (120´)

Mindfulness más efectivo en pacientes con depresión en autoeficacia y catastrofización. M >
TCC en regulación emocional. TCC > M en control cognitivo.

12 (90´)

TCC+H > TCC > T. Farm. Resultados compatibles con anteriores estudios.

PE/R/PA/RC/FA/CE/EM/PR
PE/R/PA/RC/FA/CE/EM/PR + BF

25 (60´)

TCC+BF y TCC mejoras significativas en la mayoría de medidas de (intensidad de dolor,
calidad de vida, afrontamiento, medicación, frecuentación) TCC+BF y TCC fueron
igualmente efectivas. TCC+B menor frecuentación en el seguimiento.

TCC online
T. habitual

PE/R/SP/RC/PA/AC/EM

13 (variable)

TCC mejores resultados que T. habitual.
TCC online reducción significativa del dolor y mejora del funcionamiento físico.

1.
2.
3.

TCC+BF
TCC+BF+AF
Lista espera

PE/R /PA/RC /RA/IG + BF
TCC+BF+EF (20´ejercicios)

10 (90´)

TCC + BF + AF: tamaños de efecto más grandes y mayores tasas de mejoría clínica en el
grupo. Ganancias mantenidas a los 3 meses de seguimiento.

PE/R/RC/PA/SP
BS/VA/M

8 (60´)

ACT = TCC
ACT mayor nivel satisfacción

PE/R/EM/PA/GS/RP/EC/A/PR

6 (120´)

TCC apoyo preliminar para su uso con un enfoque en la relajación aplicada en grupos

14 (120´)

TCC y TCC+H > Far. Dif. significativas en intensidad del dolor, catastrofización, angustia
psicológica, FIQ, cantidad de sueño índice de sueño.
TCC+H > TCC en angustia psicológica.
Eficacia TCC multicomponente mejorados al incluir hipnosis

Castel et al. (2009)

47

Glombiewski et al.
(2010)

128

Williams et al. (2010)

118

Liedl et al. (2011)

36

Wetherell et al. (2011)

114

1.
2.

TCC
ACT

Andersson et al.
(2012)

21

1.
2.

TCC
Lista espera

1.
2.
3.

TCC+farma
TCC+farma+H
Farma

Castel et al. (2012)

12

Componentes TCC
PE/HA /HC/EF/PA /SP/PR
PE/HA /HC/EF/PA /SP/PR + R/S/V

PE/R/RC/EA/EM/SP/PR
PE/R/RC/EA/EM/SP/PR+H

PE/EA/RC/A/PA/GS/EM/PR
PE/EA/RC/A/PA/GS/EM/PR + H

II Congreso Virtual Internacional de Psicología
http://congresopsicologia.psiquiatria.com - marzo 2018. Psiquiatria.com

AVANCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO: REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

Tabla 1 (continuación)
Estudio

N

Grupos
tratamiento

Componentes TCC

Nº Sesiones
(min/sesión)

Resultados

141

1.
2.
3.

TCC-A
AF+CA
Lista espera

PE/R/SP/RC/PR
EF

8 (120´)

TCC-A > AF+CA y Lista de espera , pero AF+CA=Lista de espera.
TCC-A mejoró significativamente las medidas de dolor, discapacidad y creencias disfuncionales
sobre el dolor (tamaños del efecto moderados-grandes)

Kerns et al. (2014)

122

1.
2.

TCC estand
TCC adapt.

PE/R/AF/RC/PA/A
TCC adapt.+ MO

10 (60´)

TCC adaptado para tomar en cuenta a las preferencias del usuario+ mejora de motivacional, no logró
aumentar la participación por encima de la TCC estándar

Vallejo et al. (2015)

60

1.
2.
3.

TCC online
TCC estándar
Lista espera

PE/R/EE/PA/GS/RC/PR/otros
PE/R/EE/PA/GS/RC/PR/otros

10 (120´)

TCC online = TCC estándar. Ambas TCC útiles para reducir impacto de fibromialgia (angustia,
depresión, catastrofismo), TCC estándar > en discapacidad.
Ambas > Lista espera. Solo TCC online mantiene resultados en seguim. a 1 año

Karlsson
(2015)

48

1.
2.

TCC
Lista espera

RC/VA

20 (180´)

TCC > en depresión, control de vida, interferencia del dolor, angustia, apoyo social, distracción,
agotamiento y estrés. Se mantienen a 1 año de seguimiento.

Davis et al. (2015)

144

1.
2.
3.

TCC
Mindfulness
Educación

R/EA/AE/AC/PA/MD
BS/M/Y

8 (120´)

TCC mejores resultados en control del dolor que Mindfulness y Educación. Mindfulness consigue
mayores reducciones que TCC y E en catastrofización, incapacidad matutina, fatiga y ansiedad
relacionado con el estrés diario.

Cosio (2016)

96

1.
2.

TCC
ACT

Ilgen et al. (2016)

129

1.
2.

TCC-Acp.
PE

PE/R /RC/FA/AC/PA + Acp.
PE/AD

10 (60´)

TCC mejor funcionamiento, reduce dolor y consumo de alcohol a los 12 meses de seguimiento.

Turner et al. (2016)

342

1.
2.
3.

TCC
MBRS
T. habitual

PE/R/IG/RC/GS/PR
M /BS/Y

8 (120´)

TCC similar a MBSR en catastrofismo, autoeficacia, aceptación y atención. Ambas superiores a T.
habitual en catastrofismo.

Archer et al. (2017)

86

1.
2.

TCC+AF
AF

PE/PA/SP/RC/R
Educación psicoterapéutica

6 (30´)

TCC>AF; mejoras estadísticamente significativas a los 3 meses seguimiento en el temor al
movimiento (tamaño del efecto moderado), autoeficacia del movimiento (tamaño del efecto elevado)
y el dolor a lo largo del tiempo.

Ferwerda
(2017)

133

1
2

T. habitual
TCC online+
T. habitual

EF/TO
PE/R/PA/RC/SP/EM/EC/PR

variable

TCC online añadido a T. habitual: Mayor Reducción de ánimo deprimido y negativo, ansiedad y
problemas emocionales. Tamaño del efecto moderado-grande en funcionamiento psicológico. Los
resultados se mantienen al año de seguimiento.

Nicholas
(2013)

et

et

et

al.

al.

al.

ACT no significativamente diferente a TCC en medidas de resultado estándar. Ambos grupos
disminuyeron el afrontamiento centrado en la enfermedad, el catastrofismo y los niveles de angustia
global a lo largo del tiempo

(1) Tratamientos: ACT: Terapia de aceptación y compromiso; Farma: farmacológico; TCC: terapia cognitivo-conductual; TCC-A: autoayuda; AF: actividad física; MBRS: Reducción de Estrés basado en Mindfulness.
(2) Componentes: A: asertividad; AC: activación conductual; Acp: aceptación; AE: afrontamiento estrés; AG: actividad graduada; BF: biofeedback; BS: body-scan; BT: biblioterapia; CA: control atención; CE: control estrés; D:distracción;
DP: detención del pensamiento; EA: entrenamiento autógeno; EC: estrategias comunicación (hhss); EE: Entrenamiento emocional; EF: ejercicio físico; EM: establecimiento de metas; FA: Focalización atención; GS: gestión del sueño; H:
hipnosis; HA: habilidades afrontamiento; IG: Imaginación

guiada; M: Mindfulness/meditación/atención plena; MD: manejo dolor;

MO: motivación; PA: planificación actividades; PE: psicoeducación; PR: prevención de recaídas; R:

relajación; RA: respiración abdominal; RC: restructuración cognitiva; S: sugestiones; SP: solución de problemas; TO: terapia ocupacional; VA: valores; V: visualización; Y: yoga.

II Congreso Virtual Internacional de Psicología
http://congresopsicologia.psiquiatria.com - marzo 2018. Psiquiatria.com

AVANCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO:
REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

Eficacia de los tratamientos
En primer lugar, en cuanto a los estudios que comparan la eficacia de la TCC con grupos
controles que se encontraban en lista de espera (Andersson et al., 2012; Glombiewski et al.,
2010; Liedl et al., 2011; Nicholas et al., 2013; Vallejo et al., 2015), en esta revisión se
encuentran resultados superiores para la TCC Así, Andersson y colaboradores (2012), al
comparar TCC con lista de espera, obtiene apoyo preliminar para el uso de TCC con un
enfoque en la relajación aplicada en grupos, y Karlsson y colaboradores (2015), en un diseño
similar, obtiene mejores resultados con TCC en depresión, control de vida, interferencia del
dolor,

angustia,

apoyo

social

y

respuestas

de

distracción,

agotamiento

y

estrés,

manteniéndose las ganancias tras 1 año de seguimiento. No obstante, no todas las
intervenciones conductuales son superiores a la lista de espera. Por ejemplo, Nicholas y
colaboradores (2013) encontraron que la condición Ejercicio físico junto a entrenamiento en
control atencional no presentaba mejoras en medidas de dolor, discapacidad o variables
cognitivas con respecto al grupo en lista de espera.
Suele ser habitual igualmente la comparación de la TCC con grupos controles que siguen el
tratamiento habitual, normalmente farmacológico (Castel et al., 2009; Castel et al., 2012;
Ferwerda et al. 2017; Martínez-Valero, 2008; Turner et al., 2016; Williams et al., 2010). En
este caso, también se encuentra que la TCC produce mejorías superiores al tratamiento
farmacológico en algunas dimensiones del dolor, funcionamiento físico, síntomas emocionales,
variables cognitivas como la autoeficacia, y otras variables relacionadas con el gasto sanitario
como el consumo de medicación (Castel et al., 2009; Martínez-Valero, 2008; Turner et al.,
2016), y que cuando la TCC se aplica en combinación con el tratamiento farmacológico se
potencia la eficacia de este último (Castel et al., 2012).
Williams y colaboradores (2010) comparan sin embargo la modalidad de aplicación de la TCC
online con el tratamiento habitual farmacológico, encontrando también mejores resultados en
la primera en intensidad del dolor y mejora del funcionamiento físico. Y en el caso de Ferwerda
y colaboradores (2017) se estudia más bien lo que aporta la TCC online aplicada junto al
tratamiento habitual, en comparación con el tratamiento habitual solo, encontrándose en el
primer caso una mejoría en el funcionamiento psicológico.
Por otro lado, otros estudios se han dedicado a comparar la eficacia de la TCC, bien con otras
modalidades de intervención frente a la TCC estándar (p.ej. TCC adaptada o TCC online), bien
con otras terapias derivadas de la TCC (como ACT o Mindfulness), o bien con intervenciones
específicas.
En cuanto a los estudios que comparan TCC estándar con TCC aplicada en otra modalidad
distinta, destaca el uso del formato online. Vallejo y colaboradores (2015), al comparar TCC
II Congreso Virtual Internacional de Psicología
http://congresopsicologia.psiquiatria.com - marzo 2018. Psiquiatria.com

AVANCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO:
REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

online y TCC estándar con Lista de espera, encuentran ambas modalidades útiles para reducir
impacto de la fibromialgia (angustia, depresión, catastrofismo), en la línea de lo encontrado
por Ferwerda y colaboradores (2017), que obtienen resultados comparables del tratamiento
online con el formato estándar cara a cara para reducir el ánimo deprimido y negativo,
ansiedad y problemas emocionales. Williams y colaboradores (2010), al comparar la aplicación
online únicamente con la lista de espera obtienen resultados también superiores en el primero,
con reducciones significativas del dolor y mejora del funcionamiento físico.
Con respecto a los estudios que comparan la TCC con otras terapias derivadas de la TCC, como
ACT o Mindfulness, los resultados son alentadores, encontrándose que en muchos casos son
similares o incluso superiores en la mejoría de algunas áreas relacionadas con el dolor.
En cuanto a la ACT, Wetherell y colaboradores (2011) obtienen resultados que muestran que el
tratamiento basado en la aceptación y compromiso es igual de efectivo que el basado en un
enfoque cognitivo-conductual estándar, y añaden que los participantes informan de mayor
nivel de satisfacción con el primero. En la misma línea, Cosio y colaboradores (2016) informan
que los resultados obtenidos con ACT no difieren significativamente de los de la TCC en
medidas de resultado estándar. Ambos grupos disminuyeron el afrontamiento centrado en la
enfermedad, el catastrofismo y los niveles de angustia global a lo largo del tiempo.
En cuanto a los resultados obtenidos en los estudios comparativos de TCC y Mindfulness, no se
pueden establecer conclusiones con respecto a la eficacia diferencial debido a que los
resultados encontrados en los estudios analizados son variados. Zautra y colaboradores
(2008), en un estudio comparativo de TCC frente a Mindfulness y Educación, encuentran que
el Mindfulness es más efectivo para pacientes con depresión en autoeficacia, catastrofización y
regulación emocional, mientras que la TCC sería más efectiva en este mismo grupo de
pacientes que el Mindfulness para el control cognitivo. Basándose en los resultados del estudio
anterior, Davis y colaboradores (2015) añaden que el Mindfulness mejora en mayor medida la
incapacidad matutina, la fatiga y los niveles ansiedad relacionada con el estrés diario. No
obstante, en un estudio posterior, Turner y colaboradores (2016) comparan MBRS con TCC y
tratamiento habitual, y encuentran efectos similares de MBSR y TCC en catastrofismo,
autoeficacia, aceptación y atención.
Por último, entre los trabajos revisados también hay autores que comparan la TCC con
intervenciones específicas (que actuarían como control, por ser evidente la superioridad de los
programas multicomponente), resultando de mayor relevancia aquellos que intentan valorar lo
que aportan estas intervenciones específicas a los programas multicomponente (p.ej. hipnosis,
biofeedback, aceptación, etc). En este caso, los diseños suelen ser bastante similares,
comparando la eficacia de la TCC aplicada de forma aislada con la misma TCC combinada con
alguna otra técnica.
II Congreso Virtual Internacional de Psicología
http://congresopsicologia.psiquiatria.com - marzo 2018. Psiquiatria.com

AVANCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO:
REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

En concreto, en cuanto a los estudios sobre la efectividad del Biofeedback, Glombiewski y
colaboradores (2010), encuentran que la TCC sola y la TCC en combinación con BF son
igualmente efectivas, y superiores a la lista de espera, en la mayoría de las medidas de
resultado. Y Liedl y colaboradores (2011), que comparan TCC sola frente TCC en combinación
con BF y Actividad Física, y a su vez estas dos condiciones con la lista de espera, encuentra
tamaños de efecto más grandes y mayores tasas de mejoría clínica en el grupo que combina
TCC con la utilización de BF y AF.
Los resultados de los estudios revisados sobre la eficacia de la hipnosis son similares a los
encontrados con el uso del BF, pues se concluye que su inclusión en programas
multicomponentes de TCC mejora la efectividad de éstos (Castel et al., 2009; Castel et al.,
2012; Martínez-Valero et al., 2008), y que los resultados tanto de la TCC aplicada sola como
en combinación con técnicas de hipnosis son superiores a los obtenidos con el tratamiento
farmacológico habitual. En concreto, Castel y colaboradores (2012) encuentran diferencias
significativas en intensidad del dolor, catastrofización, angustia psicológica, impacto funcional,
cantidad de sueño e índice de sueño.
Con respecto a los estudios que comparan TCC con tratamientos fisioterapéuticos o basados en
el ejercicio o actividad física, Smeets y colaboradores (2008), implementando una TCC limitada
a técnicas de solución de problemas y actividades graduadas, encontraron que todos los
tratamientos mostraron mejoría en nivel de discapacidad, aunque ninguno mostró una
reducción clínicamente relevante del dolor o la depresión, ni produjo mejoras en tareas de
rendimiento. En cambio, Archer y colaboradores (2017), con un TCC con una estructura más
clásica, en el que aparte de los dos componentes utilizados en el estudio anterior se incluía
psicoeducación, relajación y restructuración cognitiva, encontraron que la TCC daba lugar a
mejoras estadísticamente significativas a los 3 meses de seguimiento en el temor, autoeficacia
relacionada con el movimiento y el dolor a lo largo del tiempo. Por otro lado, Nicholas y
colaboradores (2013) compara un TCC en modalidad de autoayuda con un tratamiento basado
en actividad física y con una lista de espera, encontrando que la primera mejoró
significativamente las medidas de dolor, discapacidad y creencias disfuncionales sobre el dolor
resultando más efectiva que el ejercicio físico y la lista de espera

CONCLUSIONES
El propósito de este trabajo fue realizar una revisión de ensayos clínicos aleatorizados
publicados en los últimos diez años en relación a la eficacia del tratamiento psicológico en el
abordaje del dolor crónico, de cara a realizar una síntesis de la evidencia disponible. En
general, a partir de los resultados analizados, puede afirmarse que las intervenciones

II Congreso Virtual Internacional de Psicología
http://congresopsicologia.psiquiatria.com - marzo 2018. Psiquiatria.com

AVANCES EN EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO:
REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

psicológicas han mostrado una elevada efectividad en la mejora de la experiencia de dolor y de
otras variables asociadas, como las consecuencias en el funcionamiento psicológico, variables
cognitivas, discapacidad, o calidad de vida. Estos resultados, son compatibles con los
encontrados anteriormente en la literatura. Así, Hoffman, Papas, Chatkoff y Kerns (2007), en
un metaanálisis con 22 ECAs que evaluaban la eficacia de las intervenciones psicológicas para
adultos con dolor lumbar crónico, encontraron tamaños del efecto moderados en la reducción
de la intensidad del dolor y pequeños sobre la interferencia del dolor y la mejora de calidad de
vida, además de efectos moderados para reducir la discapacidad laboral, en comparación con
los controles activos, y efectos positivos de moderados a grandes en la intensidad del dolor
para intervenciones psicológicas específicas descritas como TCC, mientras que se demostraron
efectos grandes para los tratamientos descritos como auto-regulación y evidencia relativa de
que la auto-regulación, biofeedback y relajación podrían superar a la TCC para aliviar la
gravedad de los síntomas depresivos. Y Kamper y colaboradores (2015), en una revisión
Cochrane de 41 ECAs que evaluaba los efectos a largo plazo de la rehabilitación biopsicosocial
multidisciplinar

en

pacientes

proporcionaron

evidencia

con

moderada

dolor
y

lumbar
19

crónico,

evidencia

baja

encontraron
de

que

16
la

ECAs

que

rehabilitación

multidisciplinar disminuía el dolor y la discapacidad comparado con el tratamiento habitual y el
tratamiento físico, respectivamente.
La tendencia actual va en la línea de desarrollar programas de tratamiento psicológico
multimodal como abordaje dominante, incluyendo diferentes técnicas de la TCC, que en
diferentes revisiones sistemáticas y metaanálisis encuentran efectos superiores en la reducción
del dolor y en la mejora del bienestar emocional, en comparación con otros tratamientos no
multimodales, siendo ambos abordajes superiores cuando se comparan con el tratamiento
convencional o la lista de espera (

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana