Delirios de persecución persistentes: espíritu, estilo y contenido del tratamiento dirigido

Artículo | Psicosis | 2017-08-07

  • Autor(es): Daniel Freeman; Felicity Waite.
  • Fuente: World Psychiatry (Ed Esp)
  • Referencia: VOL 15- Num 2- Pags. 208-209
RESUMEN

Resumen Consideramos que los tratamientos de delirios de persecución pueden ser sustancialmente mejores. Los tratamientos psicológicos y farmacológicos habituales en la actualidad tienen efectos pequeños a moderados1,2. La gravedad de los problemas relacionados con la paranoia suele ser considerable, pero los tratamientos son menos eficaces que los de problemas como trastornos por ansiedad. El aislamiento, los sentimientos de desesperanza y las oportunidades pasadas por alto para los pacientes con delirios de persecución exigen un cambio gradual en los desenlaces del tratamiento. Este es un campo clínico que está comenzando a recibir un grado de atención. Hay innovaciones en la comprensión y están surgiendo tratamientos3-5. Central a nuestra propia estrategia de mejorar el tratamiento han sido tres elementos interconectados: un enfoque específico y sostenido en los delirios de persecución; el desarrollo de un modelo teórico preciso con elementos causales susceptibles de intervención; y un estilo y contenido de intervención que se derive de nuestra comprensión de los delirios. Nuestro objetivo ha sido lograr una tasa de restablecimiento mucho más alta para los delirios de persecución. La estrategia inherente a formular un nuevo tratamiento ha sido orientarse a las intervenciones diferentes de cada factor causal clave identificado en nuestro modelo teórico, demostrar que cada uno reduce el delirio y luego integrar en un modelo coherente los componentes individuales evaluados –el llamado Programa Sentirse Seguro– que se puede personalizar para los pacientes. Los delirios de persecución son conceptuados como creencias de amenaza desarrolladas en el contexto de un riesgo genético y ambiental, que son mantenidas por varios procesos psicológicos, tales como preocupación excesiva, poca confianza en sí mismo, intolerancia al afecto ansioso (y otras experiencias internas anó- malas), sesgos de razonamiento y el empleo de estrategias de defensa6 . Por consiguiente, la estrategia clínica radica primero en limitar los factores de mantenimiento uno a uno, luego hacer que los pacientes entren en sus situaciones temidas, a fin de aprender que ahora son seguras. El aprendizaje de la seguridad contrarresta la paranoia. El aprendizaje fundamental es que la dificultad radica en tolerar gran ansiedad, y no en que existe una amenaza externa. El espíritu, estilo y contenido del Programa Sentirse Seguro de 20 sesiones ha surgido de la comprensión teórica, retroalimentación del paciente y nuestra propia experiencia clínica7 . Para comenzar, las tres metas generales del tratamiento, compartidas con los pacientes, son sencillas: sentirse más seguro, más feliz y hacer que las personas vuelvan a hacer más de lo que quieren hacer. Estos modelos positivamente enmarcados son muy aceptados por los pacientes, mejoran el involucramiento e incorporan el mecanismo de cambio –desarrollar sentimientos de seguridad– desde el inicio. Las metas también orientan la intervención al futuro. Somos explícitos de que ningún periodo significativo se invierte en repasar el pasado, a menos que lo pida un paciente.. Acceso al texto completo. Para poder visualizar el texto completo, necesita tener instalado el Adobe Reader, si usted no lo tiene puede bajárselo gratuitamente desde la dirección: http://get.adobe.com/es/reader/



PRÓXIMOS CURSOS ONLINE