Infancias de mucho estrés ciegan a adultos a la hora de identificar posibles pérdidas o evitar conductas de riesgo

Noticia | Trastornos infantiles y de la adolescencia | 2017-12-05

RESUMEN

MADRID (EUROPA PRESS)
Los adultos que vivieron una infancia de alto estrés tienen problemas para leer las señales de que se avecina una pérdida o un castigo, dejándose a sí mismos en situaciones de riesgo de problemas de salud y problemas legales y financieros evitables, según concluye una investigación.

Científicos de la Universidad de Wisconsin-Madison, en Estados Unidos, apuntan que esta dificultad puede ser biológica, debido a una falta de actividad en el cerebro cuando una situación debería estar provocando una mayor conciencia. Y ese hallazgo puede ayudar a entrenar a los jóvenes en riesgo a ser mejores a la hora de evitar los riesgos.

"No es que las personas estén decidiendo abiertamente tomar estos riesgos negativos o a hacer cosas que puedan meterlos en problemas", dice Seth Pollak, profesor de Psicología de UW-Madison que ha estudiado a niños con estrés durante décadas. "Es muy posible que sus cerebros no estén procesando la información que debería indicarles que se dirigen a un lugar malo, que ése no es el paso correcto", añade.

El profesor de Psiquiatría de Pollak y UW-Madison Rasmus Birn llevó al laboratorio a más de 50 personas, ahora de entre 20 y 23 años, que participaron en un estudio que Pollak realizó sobre las hormonas del estrés cuando tenían 8 años. Los clasificaron igualmente en menos tensionados y más tensionados. Aquellos que lidiaron con un alto estrés crónico cuando eran niños experimentaron eventos traumáticos como padres muertos por disparos o abuso de sustancias, múltiples estancias en casas de acogida y malos tratos graves, según Pollak.

Los investigadores asignaron a los adultos a realizar una serie de tareas, dentro y fuera de escáneres cerebrales de resonancia magnética funcional (fMRI, por sus siglas en inglés), diseñados para estimular las regiones cerebrales que sopesan la ganancia y la pérdida y el riesgo y la recompensa.

El grupo de alto estrés infantil estaba menos atento a la pérdida potencial que el grupo de bajo estrés infantil, y más molesto por las pérdidas resultantes, como revela la investigación, cuyos detalles se publican este lunes en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

Entre los resultados más sorprendentes, según Birn, fue ver el trabajo del grupo de alto estrés a través de un escenario de juego en el que se oculta una ficha detrás de uno de diez cuadros. Algunos de los cuadrados son de color rojo y otros azules, y el objetivo es elegir el color del cuadrado que cubre la ficha.

FALTA DE ATENCIÓN EN LAS COSAS CORRECTAS
"La mayoría de las personas si ven nueve cuadrados rojos, un cuadrado azul y la ficha se coloca al azar, seleccionará el rojo --dice--. Sin embargo, en muchas de estas personas que experimentaron un alto estrés infantil que analizamos, apostaron por ese único en lugar de uno de los nueve. Y apuestan contra las probabilidades una y otra vez". Y pasaron más tiempo haciéndolo, según Pollak, agonizando por la decisión antes de tomar una mala decisión de nuevo.

"Observamos no que no pudieran hacer matemáticas, sino que realmente no estaban atendiendo a las cosas correctas --dice--. No vimos personas mejorando con el tiempo. Se podría decir: 'Bueno, no entienden cómo funciona'. Pero las personas con infancias muy estresantes, incluso después de muchas pruebas, no usaban la retroalimentación negativa para cambiar su comportamiento y mejorar".

En las exploraciones cerebrales de las personas que vivieron con alto estrés cuando eran niños, Birn y Pollak podrían ver una cantidad sorprendentemente baja de actividad en la región del cerebro que se espera que se encienda cuando se enfrentan a una pérdida potencial.

"Y luego, cuando perdían, veíamos más actividad de la esperada, una reacción exagerada en la parte del cerebro que responde a la recompensa --dice Pollak--, lo cual tiene sentido. Si no captas el indicio de que probablemente perderás, probablemente te sorprenderá mucho cuando no ganes".

El grupo de niños de alto estrés también informó haber emprendido comportamientos de más riesgo: fumar, no usar el cinturón de seguridad en un automóvil o enviar mensajes de texto mientras conducía de forma regular en comparación con sus contrapartes de bajo estrés. Curiosamente, fue solo el nivel de estrés infantil, no el nivel de estrés en la vida adulta de los participantes, lo que fue predictivo de su capacidad para identificar posibles pérdidas o evitar conductas de riesgo.

El conocimiento de los investigadores sobre el estrés infantil de sus sujetos es único; ya que, por lo general, evaluar la infancia de un grupo de adultos requiere confiar en sus recuerdos y registros irregulares. "Conocíamos a estas personas cuando eran niños --resalta Pollak--. Tenemos una evaluación clínica de sus niveles de estrés en la infancia que se hizo en ese momento de sus vidas, mientras que sus padres se sentaban en la sala de espera. Ésa es una información poderosa".



Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-54936
PUBLICIDAD
PRÓXIMOS CURSOS ONLINE