PUBLICIDAD
Última actualización web: 04/12/2022

Aripiprazol, transcendencia clínica.

  Seguir al autor

Autor/autores: Luz María González Gualda , María Dolores Sánchez García , Patricia Fernández Sotos , Rocio Sáez Povedano, Carmen García Moreno, Miguel Barberán Navalón.
Fecha Publicación: 21/05/2021
Área temática: Tratamientos .
Tipo de trabajo:  Comunicación
Médico Residente de Psiquiatría. Complejo Hospitalario Universitario de Albacete. Servicio de Salud Mental. Albacete. España.

RESUMEN

Resumen:
Los antipsicóticos atípicos a pesar de tener ventajas con respecto a los convencionales, en especial una mejor tolerabilidad extrapiramidal, también poseen limitaciones tanto en lo referente a su eficacia como a sus efectos adversos. (1, 2). Es por ello que tras estos inconvenientes, se estimuló la búsqueda de una alternativa, el aripiprazol, que se puede considerar como el “atípico entre los atípicos” (3). Esta molécula desarrollada por Otsuka Pharmaceutical Co., fue aprobada por la Food and Drug Administratiom (FDA) para el tratamiento de la esquizofrenia en 2002 (4) y por la European Medicines Agency (EMA) en Europa en 2004. Aripiprazol, en monoterapia o asociado a estabilizadores, se ha recomendado como primera línea de tratamiento farmacológico, con el mayor nivel de evidencia en el tratamiento de la manía aguda o como mantenimiento en episodios de manía o mixtos. (5) Por otra parte, puede ser considerado tratamiento de primera elección para el tratamiento de la esquizofrenia y para la terapia de varias fases de Trastorno bipolar.
Palabras clave: aripiprazol, antipsicótico, usos, esquizofrenia, depresión.
 
Introducción:
 
El aripiprazol es un fármaco neuroléptico que pertenece al grupo de antipsicóticos atípicos y por su particular  mecanismo de acción, es considerado como un antipsicótico de tercera generación 3. Sintetizado en 1988, y aprobado en 2002 por la Food and Drug Adminitration (FDA) para el tratamiento de la esquizofrenia. 4,6.
La denominación química del aripiprazol es 7-[4-[4-(2,3-diclorofenil)-1-piperazinil]butoxi]-3,4-dihidro-2(1H)-quinolinona, cuya fórmula empírica es C23H27Cl2N302, con un peso molecular de 448,38 g/mol.
Aripiprazol es un agonista parcial de los receptores dopaminérgicos D2 y D3, actuando a nivel presináptico y postsináptico; con actividad agonista parcial de los receptores 5-HT1A; y antagonista de los 5-HT2A serotoninérgicos. 7 Este agonismo parcial de los receptores de dopamina es el responsable de la disminución de síntomas extrapiramidales.
 
 
Objetivo:
 
·      Determinar la aplicabilidad de aripiprazol en las distintas patologías mentales.
 
Métodología:
Dado que el objetivo es poder determinar la aplicabilidad en Psiquiatría, la metodología adecuada para la consecución del mismo es la revisión sistemática (RS). La RS realizada engloba una búsqueda sistemática y holística, mediante las fuentes en bases de datos digitales y motores de búsqueda tales como: BASE, DIALNET, LILACS, PuBMED, REDALYS, SCIELO o ScienceResearch. En este sentido, el estudio utilizó tanto fuentes de búsqueda primarias como secundarias. Como criterios de inclusión, se determinó documentación publicada entre el año 2002 y 2021, en idiomas tanto en inglés como en español, desarrollada bajo la metodología de revisión por pares.
 
Resultados:
La indicaciones terapeúticas de aripiprazol en Psiquiatría8, 9 , según la Agencia de Medicamentos (EMEA, European Medicines Agency) organismo descentralizado de la Unión Europea con sede en Londres, aprobó el uso de aripiprazol en el tratamiento de la esquizofrenia y de episodios maníacos moderados o graves del trastorno bipolar (TAB I), y en la prevención de nuevos episodios maníacos en pacientes que presentaron episodios predominantemente maníacos y que respondieron al tratamiento con aripiprazol.  La FDA, además de las indicaciones señaladas, ha aprobado el uso del aripiprazol en adolescentes de 13 a 17 años de edad con esquizofrenia, manía aguda o mixta en pacientes pediátricos con trastorno bipolar y en adultos con depresión mayor. Los cuales se pasan a describir a continuación:
Esquizofrenia.
Esquizofrenia aguda.
Varios ensayos clínicos han demostrado la eficacia de aripiprazol en la esquizofenia aguda. El tratamiento se inicia con 10-15 mg de aripiprazol al día, con o sin alimentos; dosis superiores a 30 mg/dia de aripiprazol no aumentan resultados terapeúticos.  El intervalo de dosis de 15-30 mg/dia es efectivo indistintamente del sexo, edad y raza. El inicio del efecto antipsicótico parece evidente desde la 1ª-2ª semana de tratamiento con aripiprazol. La eficacia clínica de aripiprazol se ha demostrado en varios ensayos clínicos controlados y en la práctica clínica habitual, donde la eficacia de aripiprazol intramuscular de liberación rápida en la reducción de la agitación mostró eficacia desde los 45-60 min siendo bien tolerado, lo que podría deberse a que no bloquea receptores histaminérgicos, colinérgicos o alfa-1-adrenérgicos. Esto es importante ya que no produce sedación y si disminuye la agitación psicomotriz.
Prevención de recaídas en esquizofrenia.
El aripriprazol ha demostrado eficacia en el tratamiento de mantenimiento de la esquizofrenia en ensayos controlados de 8,26 y 52 semanas de duración. Comparado frente a haloperidol, el aripiprazol resultó superior en el control de la dimensión negativa y de los síntomas depresivos. Los pacientes que toman aripiprazol parecen tener mejor adherencia al tratamiento de mantenimiento  que los que toman haloperidol.
Esquizofrenia resistente.
Algún estudio ha señalado la eficacia del aripiprazol en el tratamiento de la esquizofrenia resistente a otros antipsicóticos, aunque los datos deben evaluarse con cautela, ya que clozapina se considera el patrón de oro en el tratamiento de la esquizofrenia resistente. No obstante, cabe destacar que entre el 40-70% de los pacientes con esquizofrenia no responden a clozapina, incluso con niveles plasmáticos adecuados. Por lo que hay estudios que afirman que no siempre es necesario hacer una sustitución total de clozapina, ya que la adición de aripiprazol permite bajar la dosis de clozapina, disminuyendo su toxicidad y manteneindo la eficacia antipsicótica de las dos moléculas. 10
Trastorno esquizoafectivo.
Aripiprazol es más eficaz que el haloperidol en revertir los síntomas depresivos del trastorno esquizoafectivo y este efecto podría explicarse por la actividad moduladora sobre los sistemas dopamina-serotonina. La dosificación idónea es de 10-30 mg/día de aripiprazol.
Trastorno afectivo bipolar I (TAB I).
Diversos estudios afirman, que aripiprazol, en monoterapia o asociado a estabilizadores del humor (litio o valproato), ha sido recomendado como primera línea de tratamiento farmacológico en la manía aguda o como terapia de mantenimiento en pacientes con episodios recientes de manía o mixtos (manía y depresión), aunque no se recomienda en la depresión bipolar. 11
Manía aguda.
Aripiprazol es eficaz en la manía pura y bastante eficaz para el control de la manía disfórica. Aunque el aripiprazol intramuscular no posee la indicación de la EMEA, sí la de la FDA, para el tratamiento de la manía aguda, psicótica o no, podría utilizarse siguiendo las indicaciones establecidas para la esquizofrenia.
Prevención de recaídas en el TAB I.
Datos clínicos sugieren que el tratamiento profiláctico del TAB, aripiprazol es más eficaz para prevenir la manía que la depresión.
Trastorno depresivo mayor resistente.
La FDA ha aprobado el uso de aripiprazol como terapia adicional al uso de antidepresivos en el tratamiento de pacientes adultos con depresión grave. Aripiprazol se convierte en el primer antipsicótico autorizado por la FDA como terapia adicional en el trastorno depresivo grave. Un estudio con una muestra de 38 pacientes con depresión refractaria al tratamiento obtuvieron buena respuesta en el 34% al coutilizar aripiprazol, y un número aun mayor de pacientes presentaron buena respuesta inicial pero esta mejoría desapareció en las primeras semanas. 12
 
Conclusiones:
Aripiprazol por su perfil farmacológico caracterizado por modular diferentes sistemas de neurotransmisión, en especial dopaminérgico y serotoninérgico, con la evidencia científica publicada hace que el aripiprazol pueda ser considerado un innovador antipsicótico con un excelente perfil de eficacia y tolerabilidad, junto con una alta efectividad clínica en el tratamiento agudo y a largo plazo en los distintos trastornos mentales: esquizofrenia, trastorno bipolar y trastornos depresivos resistentes como adyuvante, el cual está indicado en EEUU y reconocido por la FDA.
Los datos disponibles indican que el aripiprazol tiene algunas ventajas en comparación con otros antipsicóticos, efecto mínimo sobre el intervalo QT, sobre los niveles de prolactina, sobre la lipemia y glucemia, y ser uno de los antipsicóticos que menor ganacia de peso provocan.18,19 Con respecto a otros antipsicóticos atípicos, se tolera mejor en cuanto a efectos extrapiramidales, a excepto de una mayor incidencia de acatisia.
 
 
Bibliografía:
1. Álamo C, López-Muñoz F, Guerra J.A. Psicofármacos antipsicóticos. En: Chinchilla A, editor. Tratado de terapeútica psiquiátrica. Madrid: Nature Publishing Group Iberoamérica; 2010. P.87-145.
2. Miyamoto S, Duncan GE, Marx CE, Lieberman JA. Treatments for schizophenia: a critical review of pharmacology drugs. Mol Psychiatry. 2005; 10:79-104.
3. Keltner NL, Johnson V. Biological perspectives. Aripiprazoles: a third generation of antipsychotics begins?Perspect Psychiatr Care. 2002;38:157-9.
4. Vanni N, Inzerillo  MT. Aripiprazole: A New Antipsychotic Agente with a Unique Mechanism of Action. Drug Forecadt. 2003;28:251-3.
5. Sayyaparaju KK, Grunze H, Fountoulakis KN. When to start aripiprazole therapy in patients with bipolar mania. Neuropsychiatr Dis Treat. 2014;10:459-70.
6. Ceruelo Bermejo, J., & García Rodicio, S. (2007). Antipsicóticos típicos. Antipsicóticos atípicos. Formación Continuada En Atención Primaria, 14(10), 637-647.doi: 10.1016/s1134-2072(07)71951-5.
7.Tajima, K, Fernández, H, López-Ibor, J, Carrasco, J. & Díaz-Marsá, M. (2019). Tratamientos para la esquizofrenia. Revisión crítica sobre la farmacología y mecanismos de acción de los antipsicóticos. Actas Españolas de Psiquiatría, 37 (6), 330-342.
8. Thase ME et al. Aripiprazole monotherapy in nonpsychotic bipolar I depression:results of 2 randomized, placebo-controlled studies. J Clin Psychopharmacology. 2008 Feb; 28(1):13-20
9. Suppes T et al. Efficacy and safety of aripiprazole in subpopulations with acute manic or mixed episodes of bipolar I disorder. J Affect Disord. 2008 Apr;107(1-3):145-54.
10. Srisurapanont M, Suttajit S, Maneeton N, Maneeton B. Effiacacy and safety of aripiprazole augmentation of clozapine in schizophenia: a systematic review and meta-analysis of randomized-controlled trials. K Psychiatr Res. 2015;62:38-47.
11. CADTH (Canadian Agency for Drugs and Technologies in Healht). Aripiprazole for Patients with Bipolar Disorder: A review of the Clinical Effectiveness, cost-effectiveness and Guidelines. Disponible en: https://www.cadth.ca/aripiprazole-patients-bipolar-disorder-review-clinical-effectiveness-cost-effectiveness-and.
12. Malo Ocejo P et al. Potenciación del tratamiento antidepresivo con aripiprazol. Norte de Salud Mental. 2008; 30:15-21.
13. StipE, Tourjman V. Aripiprazole in schizophrenia and schizoaffective disorder:  A review. Clin Ther. 2010; 32 Suppl 1:S3-20.
14. Chue P, Chue J. A review of aripiprazole long-acting injection. Curr Med Res Opin. 2016;32:441-52.
 

Palabras clave: aripiprazol, antipsicótico, usos, esquizofrenia, depresión.


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-11033

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar