PUBLICIDAD
Última actualización web: 08/12/2021

Aspectos psicológicos de la recogida de semen en la Reproducción Asistida: ¿dónde están los hombres? y II.- la opinión de hombres y mujeres.

Seguir

Autor/autores: JESUS ANTONIO RAMOS-BRIEVA , PALOMA GONZÁLEZ DE LA HOZ, SONIA RODRÍGUEZ FIÑAGA, Mª CRUZ BOTAS GONZÁLEZ, OLGA VICENTE LÓPEZ, AMELIA CORDERO VILLAFÁFILA
Fecha Publicación: 29/08/2017
Área temática: Psicología general .
Tipo de trabajo:  Artículo de investigación

Hospital Universitario "Ramón y Cajal" de Madrid

RESUMEN

Objetivos. Evaluar si los sanitarios, los hombres y las mujeres opinan diferente del pro-cedimiento de obtención de muestras de semen por masturbación. Método. Se realiza un estudio observacional analítico transversal. Los hombres que han de aportar muestras de semen y sus mujeres rellenaron una encuesta de 190 items que consisten en afirmaciones con las que hay que mostrarse de acuerdo o en desacuerdo mediante una escala de 7 puntos tipo Likert. Los sanitarios cumplimentaron otra más breve de 16 items. Las comparaciones se realizaron mediante la prueba del c2. y las probabilidades condi-cionadas de aceptar un perfil que banaliza el procedimiento se calculó utilizando el Mo-delo de Probabilidad Condicionada Bayesiana. Resultados. Todos los entrevistados minimizan las dificultades masculinas en propor-cionar muestras de semen por masturbación. Sanitarios y mujeres reconocen que el pro-cedimiento tiene connotaciones sexuales y no estarían dispuestos a masturbarse para hacerse una prueba clínica que lo requiriese (63% vs 49%). Los hombres admiten tener dificultades, pero no lo atribuyen a masturbarse, sino a tener que hacerlo sabiéndolo otros. Ellos, y sobre todo los que acuden solos al laboratorio, son los que más banalizan el procedimiento. Discusión. Las mujeres parecen banalizar el procedimiento por el interés que sienten en que sus hombres se hagan el seminograma. Los hombres lo minimizan como mecanismo de defensa para evitar ser conscientes de las emociones dolorosas que les ocasiona.

Palabras clave: reacciones psicológicas, análisis de semen, actitudes, masturbación, seminograma, infertilidad

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-8493

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Aspectos psicológicos de la recogida de semen en la
Reproducción Asistida: ¿dónde están los hombres? y
II.- la opinión de hombres y mujeres.
Psychological aspects of the semen collection in Assisted Reproduction: where are
the men? II.- the opinion of men and women.
Jesús Ramos-Brieva a,2
Paloma González-de la Hoz b,1,2
Sonia Rodríguez-Fiñaga c,1,2
Mª Cruz Botas-González d,1,2
Olga Vicente-López e
Amelia Cordero-Villafáfila f
a

Médico. Servicio de Psiquiatría. bEnfermera. cFarmacéutica.dTécnica de laboratorio.
Médica. Centro de Salud de Las Rozas. C/Principado de Asturias, 30; 28231 Las Rozas
de Madrid (Madrid)
f
Médica. Centro de Salud Mental "Miraflores". Avda de España, 50; 28100 Alcobendas
(Madrid)
e

1
2

Laboratorio de Andrología.
Hospital Universitario "Ramón y Cajal". Ctra de Colmenar km 9,100. 28034

AGRADECIMIENTOS: Estamos en deuda con las personas que accedieron a participar
amablemente en este estudio en circunstancias tan especiales para ellas. También al
personal sanitario de todo tipo que accedió a mostrar su opinión sobre un tema tan sensible. Y a los miembros del Comité de Ética de Investigación Clínica del Hospital Universitario "Ramón y Cajal" de Madrid, por permitir desarrollarlo tal y como se proyectó.
Correspondencia:
Jesús A. Ramos-Brieva
Servicio de Psiquiatría ­ Hospital Universitario "Ramón y Cajal"
Ctra de Colmenar km 9,100
28034 Madrid
Teléfono: 913368392 e-mail: jramosb@salud.madrid.org

1

RESUMEN.
Objetivos. Evaluar si los sanitarios, los hombres y las mujeres opinan diferente del procedimiento de obtención de muestras de semen por masturbación.
Método. Se realiza un estudio observacional analítico transversal. Los hombres que han
de aportar muestras de semen y sus mujeres rellenaron una encuesta de 190 items que
consisten en afirmaciones con las que hay que mostrarse de acuerdo o en desacuerdo
mediante una escala de 7 puntos tipo Likert. Los sanitarios cumplimentaron otra más
breve de 16 items.
Las comparaciones se realizaron mediante la prueba del 2. y las probabilidades condicionadas de aceptar un perfil que banaliza el procedimiento se calculó utilizando el Modelo de Probabilidad Condicionada Bayesiana.
Resultados. Todos los entrevistados minimizan las dificultades masculinas en proporcionar muestras de semen por masturbación. Sanitarios y mujeres reconocen que el procedimiento tiene connotaciones sexuales y no estarían dispuestos a masturbarse para
hacerse una prueba clínica que lo requiriese (63% vs 49%). Los hombres admiten tener
dificultades, pero no lo atribuyen a masturbarse, sino a tener que hacerlo sabiéndolo
otros. Ellos, y sobre todo los que acuden solos al laboratorio, son los que más banalizan
el procedimiento.
Discusión. Las mujeres parecen banalizar el procedimiento por el interés que sienten en
que sus hombres se hagan el seminograma. Los hombres lo minimizan como mecanismo de defensa para evitar ser conscientes de las emociones dolorosas que les ocasiona.
Palabras-clave: reacciones psicológicas, análisis de semen, actitudes, masturbación,
seminograma, infertilidad
SUMMARY:
Aim: To evaluate if healthcare providers, both men and women, think differently about
the procedure of obtaining semen samples by masturbation.
Method: A cross-sectional analytical study was made. The men who provided semen
samples and their wives filled a 190 items survey that consists in agree/not agree statements with a Linkert scale. Healthcare providers full-filled another briefer one of 16
items.
Comparisons were made by 2 test. The conditional probabilities of accepting a profile
that downplay the procedure were calculated using a Bayesian Conditional Probability
Model.
Results: All the survey respondents downplayed men's difficulties when it comes to
provide masturbation semen samples. Healthcare providers and women recognized the
sexual connotations the procedure has and would not be willing to masturbate in order
to take a clinical test that requires it (63% vs 49%). Men admitted having difficulties,
although they did not attribute them to masturbation itself, but to the fact of others
knowing they are masturbating. They, and particularly those who came to the laboratory
alone, were the ones who downplayed the procedure the most.
Discussion: Women seem to downplay the procedure due to the interest they have in
their men taking the spermiogram. Men downplay it as a defense mechanism to avoid
being aware of the painful emotions it causes to them.
Key-word: psychological reactions, semen analysis, attitudes, masturbation, spermiogram, infertility

2

INTRODUCCIÓN.
Los estudios sobre la Reproducción Asistida (RA) han alcanzado un desarrollo
notable en los últimos 50 años. En ellos, se presta muy poca atención a los hombres. Tal
parece que ellos sólo sirven de soporte psicológico para las mujeres, además de proveerlas de semen1.
La OMS recomienda recoger semen mediante masturbación en salas contiguas a
los laboratorios que permitan intimidad, y excepcionalmente en casa. Sólo cuando la
masturbación falla o el sujeto muestra reticencias, se ofrecen procedimientos alternativos: utilizar un condón especial durante un coito, o acciones quirúrgicas2,3.
Quienes prescriben y realizan esos análisis consideran el Procedimiento de Obtención de Muestras Seminales por Masturbación (POMSM) un acto sencillo y banal4.
Lo será para ellos, porque los sujetos manifiestan dificultades, vergüenza y embarazo al
hacerlo5,6,7. Se quejan de falta de intimidad4, pues muchos centros no respetan la disposición de cuartos privados cerca del laboratorio2; lo que les obliga a utilizar baños comunes8; algo innecesariamente embarazoso e indigno9. Un 42% de sujetos señalan que
sus reticencias para aportar muestras de semen se deben a tener que masturbarse "a la
orden"10. Un 30% rechaza a hacerlo inicialmente; aunque el 12,4% termina accediendo
tras mucha persuasión, y el resto (17,5%) se niega rotundamente11. Hay mucho por
hacer para mejorar las condiciones del POMSM12.
Conocemos la opinión de los sanitarios sobre el POMSM: no perciben que tales
dificultades sean importantes13. Pero ¿qué opinan los pacientes y sus parejas sobre las
mismas cuestiones preguntadas a los sanitarios? ¿Hasta qué punto están próximos o
alejados de la opinión sanitaria? Ese ha sido el objetivo de la presente investigación.

Tabla1.- Tipo de indicación del análisis de semen y cómo acuden al Laboratorio de
Andrología
Cómo acuden al
laboratorio
Solos (%)*

Estudio de
fertilidad
N= 103
71 (69)

Indicaciones del análisis de semen
Protocolo de CriopreControl postprostatitis
servación
vasectomía
N= 32
N= 46
N= 22
30 (94)
24 (52)
19 (86)

Inseminación
Artificial
N= 37
6 (16)

*gl: 4; 2:56,408; p<0,000

MATERIAL Y MÉTODOS.
Sujetos.
Mediante un estudio observacional analítico transversal se estudió una muestra
de 117 sanitarios cuya metodología de selección, descripción y procedimientos se explicaron en otra parte13. Los datos se recabaron en el último trimestre de 2015.
Durante ese tiempo se atendieron consecutivamente en el laboratorio de Andrología (LA) del Hospital Universitario "Ramón y Cajal" de Madrid a 324 sujetos que
acudieron a proporcionar muestras de semen por diversas razones (Tabla 1); 78 fueron
acompañados por sus mujeres. De ellos, 51 sujetos y 3 mujeres rechazaron participar;
13 hombres y 2 mujeres no pudieron hacerlo por problemas de idioma y rechazamos 18
Cuestionarios de Actitudes frente al Seminograma (CAS) de hombres y 4 de mujeres
por estar incompletos. De las 69 mujeres que teníamos en la muestra, sólo dispusimos
de 63 CAS rellenados por ambos miembros de la pareja. Para este estudio hemos contado con una muestra efectiva de 240 hombres y 63 mujeres.
Instrumento.
3

Todos rellenaron el CAS, desarrollado para esta investigación. Los sanitarios
cumplimentaron una "versión sanitarios" reducida de 16 ítems (CAS-VS).
El CAS es un cuestionario autoaplicado de 190 ítems donde los sujetos expresan
sus opiniones sobre el POMSM. Cada ítem es una afirmación sobre la que hay que manifestar el grado de ACUERDO o DESACUERDO mediante una escala de siete puntos
tipo Likert con los siguientes adverbios cuantificadores: extremadamente (3), bastante
(2) o ligeramente (1).
Ejemplo:
La reticencia masculina a proporcionar muestras de semen es una leyenda urbana.
3

ACUERDO

2

1

0

1

2

3

DESACUERDO

Que significa bastante en desacuerdo.
Antes de grabarlas, las respuestas fueron transformadas así:
3
1

2
2

1
3

0
4

1
5

2
6

3
7

En evaluaciones cualitativas, se consideran valores de aceptación el "1" (extremadamente) y el "2" (bastante), puesto que el "3" (ligeramente) ya muestra cierto grado
de reticencia y tiende a incluirse en el desacuerdo.
Se redactó una versión masculina y otra femenina del CAS que variaban en algunos ítems relacionados con la ayuda prestada por las mujeres durante el POMSM.
La selección de ítems se realizó en base a comentarios escuchados en charlas previas, ad hoc, sobre todo con mujeres, y consultando diferentes foros sobre fertilidad de
Internet, en torno a las reacciones de los hombres ante el POMSM.
Los ítems utilizados en esta investigación han sido los comunes entre la versión
completa del CAS y el CAS-VS, más algún otro del CAS analizado posteriormente para
esclarecer la Discusión.
Procedimiento.
Se informaba a sujetos y acompañantes de los objetivos de la investigación tras
entregar ellos sus muestras de semen, se requería su participación y, tras firmar el Consentimiento Informado, cumplimentaban en ese momento cada cual su versión del CAS.
El tiempo medio para rellenarlo eran 17 minutos. Al finalizar, lo entregaban a la persona
que se lo había facilitado.
Análisis Estadístico.
Las comparaciones emparejadas se han analizado mediante un Chi-cuadrado o
un Análisis de Varianza de un Factor (ANOVA), según correspondiera. Los análisis
múltiples de medias se hicieron con la prueba post-hoc de Bonferroni. Y la probabilidad
condicionada de que un determinado perfil de actitudes hacia el POMSM pueda atribuirse a un grupo o a otro se calculó utilizando el Modelo de Probabilidad Condicionada Bayesiana de tasa de bases14.
Se utilizaron el programa de análisis estadístico SPSS-15.0, y el de análisis bayesianos WimBugs15.
El nivel de significación estadística mínimo exigido ha sido p<0,05 para dos
colas
El protocolo de investigación fue aprobado por el Comité de Ética de Investigación Clínica del Hospital Universitario "Ramón y Cajal" de Madrid (Ref Núm 290.15).

4

Tabla 2.- Variables socio-demográficas.
Sujetos solos

Sujetos con pareja

Mujeres

N=150

N= 63

N=63

35,22±4,83

33,35±3,75

19 (30%)
43 (68%)
01 (02%)

18 (29%)
43 (68%)
02 (03%)

Comparaciones

Variables
a

Edad ( ± ):

39,03±9,20

Estado Civil:
Solteros
Casados/unión consensuada
Separados/divorciados

047 (31%)
091 (61%)
012 (08%)

2 / FANOVA gl
15,104

4,85

(p<)

273 (0,000)b

4

(0,303)

Nivel socioeconómico:
001 (01%)
I.- Alto
018 (12%)
01 (02%)
02 (03%)
II.- Medio-Alto
101 (67%)
38 (60%)
43 (68%)
18,01
8
(0,002)
III.- Medio-medio
030 (20%)
23 (37%)
18 (29%)
IV.- Medio-bajo
01 (02%)
V.- Bajo
a
mayor edad a expensas de los protocolos de prostatitis (44,94±9,67) y los controles postvasectomía (41,09±6,16);
gl= 4; F=19,97; p<0,000; bprueba Post-hoc de Bonferroni (p<0,05): Solos>acompañados=mujeres

RESULTADOS.
Algunos datos socio-demográficos de la muestra se reflejan en la Tabla 2.
El 90% de los sujetos obtuvo la muestra de semen en los aseos del LA y el resto la
trajo de casa. El 63% acudió solo (Tabla 1).
El 82% de los sanitarios admite la existencia de dificultades (Tabla 3). Los sujetos
(solos: 66%; acompañados: 68%), también rechazan que "sea una leyenda urbana"; es
decir, admiten que tales apuros son reales. Las mujeres acompañantes admiten en mayor
medida (41%) que no existen esos problemas (p<0,004).
Igualmente, ellas consideran que las renuencias varoniles a hacer esas pruebas se
deben a las "reservas masculinas a ser explorados sanitariamente" (49%). Pero las diferencias con los demás grupos no son estadísticamente significativas.
Las mujeres y los sanitarios atribuyen esas dificultades a que los sujetos "tienen
que masturbarse para proporcionar las muestras" (51% y 54% respectivamente). Los
sujetos opinan así en menor medida (solos: 35%; acompañados: 43%; p<0,016).
Tanto los sujetos (solos: 86%; acompañados: 90%) como, sobre todo, sus mujeres
(95%) consideran este tipo de pruebas "como cualquier otra" solicitada por los sanitarios. Algo en lo que éstos no están de acuerdo (32%; p<0,000).
Asimismo, el 48% de los sanitarios entiende que el POMSM "no intimida más
que un tacto rectal o vaginal". Algo admitido en mayor medida por sujetos y acompañantes (70% y 76% respectivamente); y más (81%) aquellos que acuden solos al LA
(p<0,000).
El 60% de los sujetos y sus mujeres entiende que esta forma de aportar semen "es
barata"; sobre todo los hombres que acuden solos (67%) y los sanitarios (86%;
p<0,000). Éstos (29%), están menos de acuerdo que los sujetos (solos: 60%; acompañados: 56%) y sus mujeres (46%) en que el POMSM "carece de connotaciones sexuales"
(p<0,000).
Los hombres sometidos al POMSM (solos: 79%; acompañados: 70%) y el 54% de
las mujeres admiten que "no es para tanto masturbarse para obtener muestras de semen". Pero el 65% de los sanitarios está en desacuerdo con esa idea (p<0,000).
Los sujetos (solos: 75%; acompañados: 73%), y sus mujeres (67%) también admiten más que los sanitarios (48%) que la masturbación realizada para estas pruebas es
"una más" en la vida de estos sujetos (p<0,000).
5

Dos tercios de sujetos, mujeres y sanitarios (Tabla 3) rechazan por igual que el
POMSM "trasforme una actividad sexual íntima y privada [la masturbación], en un
acto público". Entienden que no existe exhibición pública de la propia intimidad en el
proceso.
Pese a ello, el 62% de los sanitarios no se masturbaría para hacerse una prueba
similar (varones: 57%; mujeres: 65%)13. Y sólo el 51% de las mujeres acompañantes lo
haría (p<0,000).
Tabla 3.- Proporción y Grado de acuerdo con la afirmación correspondiente del
CAS-VS.
Afirmaciones del

Personal
sanitario

Sujetos
solos

Sujetos
con pareja

Mujeres

CAS-VS

N=117
Acuerdo
(%)

N=150
Acuerdo
(%)

N= 63
Acuerdo
(%)

N=63
Acuerdo
(%)

... es
una leyenda urbana.

(18)

(34)

(32)

... renuencia a ser explorados sanitariamente.

(23)

(30)

... tensión por obtener muestra por
masturbación.

(54)

(4)

...es una prueba como otra cualquiera.

(5)

Comparación
porcentajes*
gl: 3
2

(p<)

(41)

013.13

(0,0044)

(27)

(49)

013.95

(0,003)

(35)

(43)

(51)

010.32

(0,016)

(32)

(86)

(90)

(95)

97.83

(0,0001)

... no intimida más que un tacto vaginal
o rectal.

(48)

(81)

(70)

(76)

035.13

(0,0001)

... obtener semen por masturbación es
un procedimiento barato.

(86)

(67)

(60)

(60)

021.18

(0,0001)

(7)

... carece de connotaciones sexuales.

(29)

(60)

(56)

(46)

027.01

(0,0001)

(8)

... no es para tanto masturbarse para
obtener muestras de semen.

(35)

(79)

(70)

(54)

055.77

(0,0001)

... masturbarse para el seminograma es
una masturbación más.

(48)

(75)

(73)

(67)

013.94

(0,003)

(36)

(25)

(33)

(35)

004.14

(0,247)

(38)

(100)

(100)

(51)

171.01

(0,0001)

(1)
(2)
(3)

(6)

(9)
(10)

(11)

... masturbación es actividad sexual
privada que el seminograma convierte
en pública.
... si tuviera que masturbarme en un
laboratorio, lo haría.

*En conjunto (dada la propiedad aditiva de 2: gl=33; 2 = 463,41; p<0,0001

Al preguntar a los hombres si pensaban que su pareja se masturbaría para una
prueba médica, la mitad respondió que sí (solos: 45%; acompañados: 52%; p<0,000). El
grado de acuerdo alcanzado en este ítem por los dos miembros de la pareja fue del 57%.
En el 21% de los casos, el hombre creía que ellas lo harían, y la mujer respondió que no,
y en el 22%, ellos dijeron que éstas no se masturbarían, pero ellas afirmaron que sí
(gl=1; 2Yates= 0,769; p<0,3805: = 0,142). Una concordancia muy pobre.
La propiedad aditiva16 del 2 permite sostener que las diferencias del conjunto de
variables en los cuatro grupos, son estadísticamente significativas (gl=33; 2= 463,41;
p<0,000).

6

Confirman estas diferencias los resultados resumidos en la Figura 1, que destaca 6
ítems del CAS-VS que dibujan el perfil que minimiza más las dificultades de los sujetos
en el POMSM. Asumirlo, muestra una exigua percepción de tales aprietos.
La Probabilidad Condicionada de banalizar el POMSM, ajustada a las tasas-bases
de cada grupo, muestra que los sanitarios admiten poco ese perfil (1%), al compararlos
con los sujetos que acuden acompañados (19%) y sus mujeres (12%); siendo los sujetos
que acuden solos (68%) quienes trivializan el impacto psicológico del procedimiento
con mayores probabilidades.
DISCUSIÓN.
Los hombres están solos en el POMSM. El 63% no iba acompañado. Los más
acompañados eran quienes acudían para hacer una Inseminación Artificial (84%); es
decir: más que ir acompañados acompañaban a sus mujeres para proveerlas de semen.
No sabemos si esto sucedía por desinterés de las parejas, por acuerdo entre ellos, o
porque los horarios laborales de ellas lo impedían. Pero, si el máximo acompañamiento
e implicación de la pareja pudiera medirse por la iniciativa de ayudar al sujeto en el
POMSM, nuestros datos reflejan un escaso interés femenino en ello. Sólo el 8% de los
sujetos acompañados fueron masturbados por ellas. En otro 8% la mujer se negó a
hacerlo aunque el sujeto se lo solicitó. En un 7% más fueron los hombres quienes rechazaron la colaboración ofrecida por ellas. Y otro 4% se limitó a excitarles y mirar
mientras ellos obtenían la muestra. Pero si estas proporciones se calculan sobre el total
de sujetos que acudieron al LA, la ayuda efectiva femenina sólo alcanzó al 5%. Estos
datos contradicen los deseos teóricos de entrar juntos en los aseos del LA expresados
por nuestros sujetos en la encuesta (mujeres: 41%; hombres: 31%), algo inferiores a los
comunicados por otros autores (53-60%17,18). Aunque el 82% de los sujetos y el 67% de
las mujeres refirieron no haber hablado de ello previamente.
Los hombres se sienten incomprendidos en el POMSM, tanto por sus parejas
("¡sólo tienes que hacerte una paja [sic]!"), como por el personal sanitario ("mi función
se limita a solicitar el seminograma y desconozco los aprietos que pasan los pacientes
para obtener la muestra" [sic]) porque unas y otros minimizan sus apuros y restan importancia a su aportación en la RA13,19,20.
Ya referimos en un artículo anterior que el personal sanitario banaliza el POMSM,
pese a admitir que tiene connotaciones sexuales (salvo quienes prescriben o analizan las
muestras, que lo niegan) y que un 62% de ellos no se masturbaría para una prueba
médica (sanitarios: 57%; sanitarias: 65%). Sólo quienes tenían a alguien cercano sometido al POMSM, reconocían más sus dificultades13. Es algo sobre lo que no hemos reflexionado suficientemente.

7

Las mujeres opinan de un modo similar; para ellas, sus exploraciones son igual de
vergonzosas que masturbarse sabiéndolo otros. Y los sujetos asumen dichas opiniones
como propias. Así, un 65% de las mujeres (hombres: 81%) rechaza que el POMSM
"sea tan psicológicamente agresivo e intimidante como las pruebas femeninas". Y un
72% de ellas (el 67% de ellos) rechaza que en el POMSM "se pierda mayor intimidad
que en las pruebas femeninas". Ellas empujan a sus hombres para que se sometan a
él21,22 (y suelen discutir por ello19), pero sólo la mitad se haría una prueba que exigiera
masturbarse. Esa actitud contradictoria podría explicarse por la urgencia que ellas sienten para tener hijos21,22, que las empuja a porfiar a sus hombres para que se hagan la
prueba, sientan estos lo que sientan; más su actitud hacia la masturbación masculina,
condescendiente e irónica23, por la que minimizan cualquier dificultad y dudas varoniles
al respecto. Por ejemplo, en nuestra muestra, el 58% de ellas estaba de acuerdo con la
afirmación "Las mujeres estamos socialmente acostumbradas a "convivir" con la masturbación masculina. Se habla de ello en todas partes y a todas horas. Por eso no nos
impresiona que tengan que hacerlo para la prueba del seminograma, y no entendemos
que ellos le den tanta importancia"; afirmación que los hombres apoyan en menor medida (45%; p<0,002). Finalmente, su rechazo a masturbarse para una prueba médica
procedería tanto de considerar esa actividad sexual como algo privado, como de sus
reservas a aceptar ante terceros que se masturban23. En nuestra muestra sólo lo admitió
el 65% de ellas; muy por debajo del 85-93% de la población general femenina que reconoce masturbarse23.
Aportar muestras de semen es un tema sensible para los hombres, poco dispuestos
a comentarlo con extraños, pues masturbarse para ello tiene más connotaciones sexuales
que médicas1. Los hombres lo pasan mal en el proceso, al que consideran innecesariamente público y sórdido24. El POMSM les hace sentir vergüenza y humillación porque
expone su intimidad2,4,5,6,7,11,25. Pese a ello, los hombres no parecen tener una mala impresión de él, según nuestros resultados, aunque reconocen que les genera dificultades.
Incluso asumen que es un acto sin connotaciones sexuales, como dicen sus mujeres. Y
8

lo minimizan más que ellas y los sanitarios; sobre todo los sujetos que acuden solos; lo
que resulta llamativo.
La masturbación en sí misma no es fuente de preocupación en nuestra muestra. El
92% de ellos y el 91% de ellas está de acuerdo con que: "masturbarse por placer, en la
intimidad, es una actividad sexual personal, natural y muy común". Pero, también, la
mitad de los sujetos (solos: 53%; acompañados: 47%) considera que "no da tanto apuro
obtener una muestra de semen por masturbación, como tener que hacerlo sabiéndolo
tanta gente" (mujeres: 61%). Los apuros surgen, pues, de la intromisión que hace el
POMSM en la intimidad más personal del sujeto. Y todo eso, pese a que dos tercios de
ellos no consideran que esta prueba "trasforme una actividad sexual íntima y privada
[la masturbación], en un acto público". Es una contradicción que surge de la extraña
situación que supone obligarles a masturbarse para proporcionar muestras de semen en
una situación de necesidad reproductora. En nuestra muestra, al 92% de ellos no se les
ofreció la opción de obtener el semen mediante un coito con preservativos especiales.
Parece que nuestros sujetos minimizan el POMSM porque han asumido que es
algo que tienen que hacer. Acuden al LA ya convencidos ("es una prueba más"), anulada la posible resistencia inicial. Además de reaccionar de un modo sobreactuado, para
resistir las emociones que el POMSM concita, mediante un mecanismo de defensa psicológico bien conocido (negación: rechazar la existencia de una emoción dolorosa para
evitar sentirla).
También pueden utilizar otro mecanismo de defensa. Cuando los hombres hablan
del POMSM, emplean a fondo la frivolidad y la ironía. Eso les permite reducir la ansiedad que les ocasiona, y marcar distancias para enmascarar la presión que sienten19. Los
autores han sido testigos de anécdotas en ese sentido:
Una mujer está sentada frente a otra, casi rodilla con rodilla, en la sala de espera, y no puede evitar escuchar la conversación que ésta tiene con su pareja tras entregar su muestra de semen al personal del LA.
-"¿Ya está?" -pregunta ella sorprendida por la rapidez del proceso.
-"¡Pues claro! -responde él-. ¿Qué querías: que me quedase dentro sacándole brillo al manubrio? [sic]".

Es una respuesta irónica, desabrida, con cierta dosis de agresividad, que sirve para
encubrir el malestar que el sujeto siente por tener hablar de un asunto incómodo delante
de una mujer extraña.
Los hombres podrían encubrir así sus emociones durante el POMSM. Por eso
necesitan más atención asistencial de lo que aparentan. Una atención que no se les presta.
Para conocer mejor esas emociones se requiere una investigación más a fondo a
la que, posiblemente, le demos respuesta en la próxima publicación.
Conflicto de intereses:
Los autores declaran no tener conflicto de intereses.
REFERENCIAS.
1

Meerabeau L: Husbands' participation in fertility treatment: they also serve who only
stand and wait. Sociol Health Illn, 1991; 13 3: 396-410
2
World Health Organization: WHO laboratory manual for the examination and
processing of human semen - 5th ed. World Health Organization. Geneva. 2010
9

3

Gerris J: Methods of semen collection not based on masturbation or surgical sperm
retrieval. Hum Reprod Update. 1999; 53: 211-215
4
Jouannet P, David G: Aspects pratiques et psychologiques de collection de sperme. J
Gynecol Obstet Biol Reprod, 1977; 61: 55-64
5
Inhorn MC: Masturbation, semen collection and men's IVF experiences: anxieties in
the Muslim world. Body Soc. 2007; 133: 37­53
6
Giami A: Le «glauque» ou la production de sperme infertile. Ethnol Fr. 2011; 41: 4148
7
Smucker DR, Mayhew HE, Nordlund DJ, Hahn WK Jr, Palmer KE: Postvasectomy
Semen Analysis: Why Patients Don't Follow-Up. J Am Board Fam Pract. 1991;
4(1): 5-9
8
Servicio de Salud de la Junta de Andalucía. Hospital de Poniente: Instrucciones para la
recogida de muestra para seminograma [consultado el 30/12/2015]. Disponible
en:
http://www.juntadeandalucia.es/ephospitalponientealmeriahponiente/informacion_del_centro/cartera_servicios/Instr
ucciones%20recogida%20de%20muestras%20de%20seminograma.pdf
9
Meerabeau E:The management of embarrassment and sexuality in health care. Journal
of Advanced Nursing. 1999; 29(6): 1507-1513
10
Umeora OU, Ejikeme BN, Sunday-Adeoye I, Umeora MC. Sociocultural impediments
to male factor infertility evaluation in rural South-east Nigeria. J Obstet Gynaecol,
2008; 28(3): 323­236
11
Umeora OU, Ejikeme BN, Sunday-Adeoye I, Umeora MC. Sociocultural impediments
to male factor infertility evaluation in rural South-east Nigeria. J Obstet Gynaecol,
2008; 28(3): 323­236
12
Castells-Ayuso P, Berenguer-Labaig C, Sánchez-Martín P, Sánchez-Martín F: La enfermera como apoyo para mejorar la calidad de vida en la reproducción asistida.
Enferm Clin. 2015; 25(3): 110-116
13
Ramos-Brieva J, Gonzalez P, Rodriguez S, Botas MC, Vicente-Lopez O, CorderoVillafáfila A. Aspectos psicológicos de la recogida de semen en la Reproducción
Asistida: ¿dónde están los hombres? I.- las actitudes del personal sanitario. Psicologia.com [Internet]. 2016 [consultado el 21/09/2016]. Disponible en:
http://www.psiquiatria.com/revistas/index.php/psicologiacom/article/view/1773
14
Overall JE, Klett CJ: Applied Multivariate Analysis. New York: McGraw-Hill. 1972.
pp 400-412
15
Spiegelhalter, D. J., Thomas, A., Best, N. y Lunn, D. (2002). WINBUGS User Manual, Version 1.4. Disponible en www.mrc-bsu.cam.ac.uk/bugs.
16
Sachs L: Estadística Aplicada. Editorial Labor. Barcelona. 1978. p 308
17
Dziegielewski M, Tyler JPP: The influence of attitude and psychogenic factors on the
quality of semen collected by masturbation. J Reprod Infant Psychol, 1989; 7(3):
161-169
18
Podojil S, Jacob MC, Tuccillo C, Maier D: O-220. Attitudes of infertility patients and
partners regarding displays of baby photos and the environment of the male semen
production rooms. Fertil Steril, 2006; 86(3) Supplement, p S94
19
Hudson N, Culley L: "The bloke can be a bit hazy about what's going on": men and
cross-border reproductive treatment. Reprod Biomed Online. 2013; 27(3): 253260
20
Kirkman M: Saviours and satyrs: Ambivalence in narrative meanings of sperm provision. Cult Health Sex. 2004; 64: 319-335
21
Greil AL, Leitko TA, Porter KL. Infertility: his and hers. Gender Soc 1988; 2:172­99.
10

22

Newton CR, Houle M: Gender differences in psychological response to infertility
treatment. Can J Hum Sex. 1993; 2(3): 129-139
23
Ramos Brieva J: Un encuentro con el placer. La masturbación femenina. EspasaCalpe. Madrid. 2002
24
Throsby K, Gill R: It's Different for Men. Masculinity and IVF. Men and Masculinities. 2004; 6(4): 330-348
25
Lalos A, Lalos O, Jacobsson L, von Schoultz B: Psychological Reactions to the
Medical Investigation and Surgical Treatment of Infertility. Gynecol Obstet Invest. 1985; 20(4): 209­217

11

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar