Actualizado 20/10/2018

Uno de cada diez vascos sufirá depresión a lo largo de su vida

Noticia | Depresión | 2018-10-05

RESUMEN

·        Las mujeres tienen entre 2 y 3 veces más de probabilidades que los hombres de sufrir una depresión

·        Con los tratamientos que se dispensan y una intervención precoz se curan entre el 70-90% de las personas

Uno de cada diez vascos sufrirá una depresión a lo largo de su vida y la mayoría de quienes padezcan esta enfermedad serán mujeres.  De esta forma, el riesgo de tener una depresión es algo mayor en el colectivo femenino (2-3 veces más que los hombres) y en las personas que han vivido un suceso estresante, o tienen enfermedades físicas o dolor crónico.

La depresión no constituye un error, una debilidad o una falta, sino que es una enfermedad como la gripe o la diabetes. Su solución no está en superarse, poner buena cara o dominarse, ni tampoco en resignarse y aceptar el sufrimiento, sino en el seguimiento de un tratamiento adecuado, específicamente indicado, administrado y supervisado por un profesional experto.

Estos datos y reflexiones han sido ofrecidos por el Dr. José Mariano Galletero, director médico de IMQ Amsa, con motivo del Día Europeo de la Depresión que se celebra este viernes 5 de octubre. Según destaca, “la depresión se ha convertido en la gran enfermedad mental de nuestro tiempo en las civilizaciones occidentales, muy vinculada al estrés”.

En este contexto, el psiquiatra de IMQ Amsa hace hincapié en la prevención y rápida puesta en marcha de los tratamientos para la depresión para un abordaje con garantías. “La identificación rápida de los síntomas en una persona que sufre una depresión posibilitará una ayuda eficaz, acelerará el retorno al nivel de funcionamiento previo y reducirá mucho sufrimiento innecesario porque uno de los factores de buen pronóstico a la hora de responder a un tratamiento antidepresivo es el inicio precoz de éste”.

Para su detección el experto de IMQ Amsa destaca que “se debe comprender que ese estado de ánimo puede no responder a una justificación externa y que una persona puede deprimirse aunque no tenga problemas económicos ni sociales”.

“No se le debe decir, anímate, porque es como decirle a una persona que no puede andar que ande. Se les debe acompañar durante la enfermedad, evitar la soledad, el aislamiento y el encajonamiento y apoyarse en un tratamiento médico. Se debe tomar como algo serio y no como una enfermedad de desocupados, débiles o vagos”.

“Si alguien del entorno tiene un ánimo estable y de pronto se aísla, está con expresión triste, sin interés en nada, más callado, si pierde el apetito, duerme mal… son síntomas de alarma. Son cambios en los que se detecta que hay un antes y un después, y un indicio de depresión”, subraya el experto de IMQ Amsa.

En este contexto, detalla que “en la depresión no hay proporcionalidad y la tristeza es inmensa y desmesurada en relación a su causa. La tristeza llega a tener tanta intensidad que se llega a perder la posibilidad de disfrutar lo que lo que se disfrutaba con anterioridad. Pueden aparecer ideas de muerte. Si aparece esta idea es un elemento de alarma”.

La depresión en niños y adolescentes

En este sentido, el psiquiatra de IMQ Amsa destaca que “las manifestaciones clínicas de la depresión son diferentes en los niños y adolescentes y en los adultos. En los adultos la depresión se presenta en forma de tristeza, llanto, pérdida de ilusión o disfrute, y en los niños y adolescentes se manifiesta por otro tipo de elementos (aislamiento en el colegio o falta de rendimiento académico) y puede aparecer irritabilidad, enfado, siendo difícil de identificarlos cuando se trata de una depresión porque estas situaciones son muy comunes en la adolescencia”.

Tratamientos

Respecto a los tratamientos, el Dr. Galletero explica que el farmacológico “trata de resolver los cambios bioquímicos que se producen en el episodio depresivo a nivel cerebral tratando de incrementar los niveles de serotonina”. “Por otro lado, la psicoterapia trata los problemas psicológicos, de personalidad, laborales o familiares, es decir, todos aquellos factores externos que pueden estar incidiendo en el cuadro depresivo”, describe.

“Puede haber algún tipo de depresión resistente, pero en general con los tratamientos que se dispensan y una intervención precoz se curan entre el 70-90% de las personas, aunque puede haber recaídas en las que debe seguirse un tratamiento continuo. En los adolescentes tiene mayor prevalencia debido a factores que pueden desestabilizarles (cambios hormonales, decisiones que se deben tomar como estudios, independizarse de la familia, etc.). En definitiva, se debe comprender que ese estado de ánimo puede no responder a una justificación externa y que una persona puede deprimirse aunque no tenga problemas sociales ni económicos. La depresión se debe tomar como algo serio.”, concluye el doctor de IMQ Amsa.



Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-57189

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
PUBLICIDAD
PRÓXIMOS CURSOS ONLINE
PUBLICIDAD
Más Cursos Online
7.5 CRÉDITOS Psiquiatría Forense y Criminología Clínica

Psiquiatría Forense y Criminología Clínica
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana