PUBLICIDAD-

oculto. Cuando el amor mata. A propósito de un caso clínico.

  Seguir al autor

Autor/autores: Laura Maroto Martín , Patricia Hervías Higueras, Alberto Garrandés Fernández, Elisa Ibáñez Soriano, Ángeles López López
Fecha Publicación: 02/05/2018
Área temática: Esquizofrenia, Espectro de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos .
Tipo de trabajo:  Comunicación

Hospital Doctor Rodríguez Lafora

RESUMEN

El presente trabajo consiste en una revisión de un diagnóstico diferencial a partir de un caso clínico. Nuestra paciente es una mujer de 32 años que ingresa en un hospital psiquiátrico penitenciario desde junio de 2017 por delito de homicidio en grado de tentativa en la figura de la mujer de su enamorado. La paciente no presenta antecedentes psiquiátricos ni penales. Según la sentencia se barajan como posibles diagnósticos una erotomanía, un trastorno bipolar tipo I o un trastorno límite de personalidad. Sin embargo se plantea un diagnóstico diferencial entre una psicosis esquizofrénica y una psicosis delirante tipo trastorno erotomaniaco dada la evolución del cuadro y respuesta óptima al tratamiento neuroléptico.

Palabras clave: erotomanía, delirio esquizofrénico, esquizoide.


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-8790

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

CUANDO EL AMOR MATA. A PROPÓSITO DE UN CASO CLÍNICO
Laura Maroto Martín, Patricia Hervías Higueras, Alberto Garrandés Fernández, Elisa Ibáñez
Soriano y Ángeles López López.
lauramaroto89@gmail.com
Erotomanía, delirio esquizofrénico, esquizoide.
Erotomania, schizophrenic delusion, schizoid.

RESUMEN
El presente trabajo consiste en una revisión de un diagnóstico diferencial a partir de un caso
clínico. Nuestra paciente es una mujer de 32 años que ingresa en un hospital psiquiátrico
penitenciario desde junio de 2017 por delito de homicidio en grado de tentativa en la figura de
la mujer de su enamorado. La paciente no presenta antecedentes psiquiátricos ni penales.
Según la sentencia se barajan como posibles diagnósticos una erotomanía, un trastorno bipolar
tipo I o un trastorno límite de personalidad. Sin embargo se plantea un diagnóstico diferencial
entre una psicosis esquizofrénica y una psicosis delirante tipo trastorno erotomaniaco dada la
evolución del cuadro y respuesta óptima al tratamiento neuroléptico.

ABSTRACT
The following paper aims at reviewing a differential diagnosis from a clinical case. Our patient
is a 32-year-old woman who is serving a sentence at a prison psychiatric hospital for
attempted homicide of her husband since June 2017. Our patient does not present any
psychiatric or criminal record. According to her sentence, the following diagnoses are
considered: erotomanía, bipolar disorder (type 1) and borderline personality disorder. Our
review of her differential diagnosis reconsiders a posible schizophrenic psicosis or/and a
delusional psychosis of a erotomaniac disorder type because of the evolution and treatment
response.

INTRODUCCIÓN
Se pretende realizar una discusión del diagnóstico diferencial a partir de un caso clínico de una
mujer que comete un delito de homicidio en el seno de una posible erotomanía.
Motivo De Ingreso
Se trata de una mujer de 32 años que ingresa en un hospital psiquiátrico penitenciario en junio
de 2017 para cumplimiento de una medida de seguridad de veinte años por delito de homicidio
en grado de tentativa.

 

Antecedentes personales
Médicos: No antecedentes médico quirúrgicos de interés. No consumo de tóxicos.
Psiquiátricos: No antecedentes de contacto previo con Salud Mental. No ingresos
psiquiátricos previos. No intentos autolíticos.
No antecedentes familiares de enfermedad mental
No constan antecedentes penales
Datos biográficos
Natural de Madrid. Soltera. Hija única. Buena estudiante durante el colegio e instituto, con
finalización del Bachillerato. Estudios de Formación Profesional de Técnico de Rayos. Como
forma de ser se describe como tímida, insegura y poco afectuosa. Escasas relaciones sociales.
Exploración psicopatológica al ingreso en prisión
Consciente y orientada globalmente. Colaboradora. Atenta. No signos/síntomas de intoxicación
o abstinencia a tóxicos. Discurso espontáneo, globalmente coherente, con probable ideación
delirante erotomaníaca. No refiere alteraciones sensoperceptivas. No alteraciones mayores del
ánimo. Aumento de ansiedad. Insomnio de conciliación. No ideación autolítica o ideas de
muerte en la actualidad. Nulo insight. Juicio de realidad alterado.
Enfermedad actual
Según consta en sentencia, durante el verano de 2014 la paciente fue forjando un sentimiento
amoroso hacia un hombre mayor, de posición económica y sociolaboral superior. En su idea de
correspondencia amorosa concibe la idea de matar a la mujer del mismo, y para ello propone a
una persona en situación de calle que lo haga a cambio de dinero. Finalmente el encargo no
llega a realizarse por razones desconocidas y decide convencer a su pareja para hacerlo.
En febrero de 2015 ambos penetran en el vehículo de la mujer de la víctima, que se encuentra
con su hija, y les propinan varias puñaladas ocasionándoles heridas potencialmente mortales
quedando con secuelas funcionales, afectivas y estéticas.
Posteriormente, estando la paciente bajo prisión provisional en un centro penitenciario a la
espera de la celebración del juicio, establece una estrecha relación con una de las internas a la
cuál le propone que convenza a su pareja para que acabe con la vida de la mujer de la víctima
a cambio de dinero. La interna lo pone en conocimiento del director y no llega a cometerse el
encargo.
Evolución
Según el testimonio de sentencia se barajan como posibles diagnósticos una Erotomanía,
Trastorno bipolar tipo I o un Trastorno límite de personalidad. Durante los meses de ingreso en
prisión provisional se inicia tratamiento con antidepresivo al presentar la paciente un ánimo
bajo, así como dosis bajas de antipsicótico. Sin embargo, a su llegada al hospital psiquiátrico
penitenciario se mantiene el delirio.
A su llegada al centro se retira progresivamente el antidepresivo y se realiza un cambio del
antipsicótico previo por efectos secundarios consistentes en aumento de niveles de prolactina
con clínica asociada, así como un empleo de mayores dosis de antipsicótico. Se observa así
una mejoría franca de la clínica delirante inicial haciendo crítica de los hechos, despojándose
de los objetos personales (fotos de la víctima) y dudando acerca de los sentimientos amorosos
de la víctima hacia ella.
A nivel conductual no aparecen incidencias con otros pacientes ni personal del centro, sin
embargo mantiene relaciones sociales selectivas y una tendencia al aislamiento.
Desde el punto de vista psicopatológico se observa sintomatología negativa en primer plano,
con aislamiento social, embotamiento afectivo, así como alteraciones cognitivas, que le han
dificultado el mantenimiento de los estudios universitarios a distancia iniciados en prisión.
Durante el ingreso se realizan pruebas psicométricas de cara a valorar rasgos de personalidad
(16 PF): puntúa alto en ítems de dependencia, inseguridad, timidez, temor a los demás,
distancia emocional, escrupulosa, rígida, tendencia al aislamiento. Compatibles todos ellos con
rasgos esquizoides de la personalidad.
Respecto al delito, tras la introducción de tratamiento neuroléptico se observa un cambio en el
análisis de la realidad, llegando a realizar crítica del delirio que presentaba en el momento de
la comisión del delito. Así mismo se observa un cambio en la explicación dada, refiriendo que
cuando realizó la propuesta de asesinato en prisión provisional no estaba tomando la
medicación.
En el momento actual la paciente se encuentra con tratamiento neuroléptico depot como
estrategia para mejorar la adherencia al tratamiento y evitar así futuras recaídas.

DISCUSIÓN
En el testimonio de sentencia la paciente ha recibido múltiples diagnósticos: Trastorno
Erotomaníaco, Trastorno Bipolar tipo I y Trastorno límite de la personalidad. En primer lugar,
siguiendo una perspectiva longitudinal de la evolución de la paciente desde su ingreso en los
centros penitenciarios estaríamos ante una psicosis, y en ningún momento la paciente reuniría
criterios diagnósticos de Trastorno límite de la personalidad. Se discute a continuación un
diagnóstico diferencial entre una psicosis esquizofrénica y una psicosis delirante tipo trastorno
erotomaniaco.
La paciente presentaba en el momento de los hechos una interpretación errónea de la realidad
e irreductible a la argumentación lógica, es decir, una idea delirante primaria o procesal. Desde
hace años la paciente siente que su amor es correspondido por este varón.
Según Jaspers, lo que hace que el delirio sea distinto en unos pacientes u otros es su
estructura formal, no la temática o su contenido. A nivel formal se trata de un delirio tendente
a la autorreferencialidad y centrípeto, es decir, la paciente vive la realidad como si todo le
viniera de fuera y tuviera relación con ella, interpretando gestos o palabras de esta persona
como pruebas de su amor hacia ella. Durante las primeras fases de la enfermedad el delirio
suele ir acompañado de un correlato afectivo proporcional al contenido de la creencia delirante.

En el delirio esquizofrénico esta carga afectiva va decreciendo a medida que evoluciona el
cuadro tras la introducción de un tratamiento neuroléptico, cosa que no sucede en los
desarrollos paranoides.
En el caso de la paciente, con el tiempo llama la atención el escaso correlato afectivo en
relación a los sucesos que narra, pudiendo llegar a observarse incluso una indiferencia
afectiva.
Es llamativa la predominancia de la clínica defectual, dato que iría más a favor de una psicosis
esquizofrénica.
Es reseñable también la pobreza de la sistematización del delirio, puede verse por ejemplo
cuando la paciente aporta explicaciones vagas cuando cuenta que ella creía que si la mujer de
su enamorado moría nadie sospecharía de ella.
En la paciente el delirio no surge de nuevo, sino que parte de una personalidad esquizoide
(test 16 PF) dato que iría a favor de un desarrollo paranoide, pero no aboliría el diagnóstico de
psicosis esquizofrénica.
No obstante, el delirio erotomaníaco puede aparecer en solitario como un subtipo de trastorno
delirante o bien en contexto de otras psicosis como la esquizofrenia.

CONCLUSIÓN
Estaríamos ante una paciente en la que desde el punto de vista diagnóstico nos inclinaríamos
hacia una psicosis esquizofrénica. En una paciente con un delirio erotomaniaco en el seno de
un trastorno delirante, cabría observar la persistencia de la convicción delirante (en este caso
el convencimiento de la paciente del amor del varón hacia ella), así como una escasa
respuesta y pobre modificación del delirio con el tratamiento neuroléptico.
La paciente presentaba en el momento de la comisión del delito una idea errónea sostenida
con una convicción extraordinaria y vivenciada con una alta carga afectiva que, como ocurre
en los delirios de una psicosis esquizofrénica, va decreciendo a medida que evoluciona el
cuadro procesal tras la introducción de un tratamiento neuroléptico, cosa que no sucede en los
desarrollos paranoides, en los cuales es llamativa la persistencia de la vivencia de una alta
carga afectiva.
Así mismo, tras la introducción de un tratamiento antipsicótico a dosis óptimas la paciente es
capaz de realizar un análisis adecuado de la realidad y crítica de los hechos.

BIBLIOGRAFÍA
1. Manual de psicopatología

I.

Eguíluz y panamericana.

XIX Congreso Virtual Internacional de Psiquiatría
www.interpsiquis.com- abril 2018. Psiquiatria.com

R.

Segarra,

Edición,

editorial médica

Comentarios/ Valoraciones de los usuarios



¡Se el primero en comentar!

La información proporcionada en el sitio web no remplaza si no que complementa la relación entre el profesional de salud y su paciente o visitante y en caso de duda debe consultar con su profesional de salud de referencia.