PUBLICIDAD
Última actualización web: 08/12/2021

Características epidemiológicas del Síndrome de Burnout en una comunidad de médicos residentes y especialistas en un sistema público de salud

Autor/autores: Valeria Gazzaneo Crosa , Daniel Ponce Arrocha, Claudio Cabrera Velázquez, José Luís Hernández Fleta, Pedro Saavedra Santana, María Martínez Huidobro, Pino López Méndez
Fecha Publicación: 01/08/2017
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Artículo de investigación

Facultad de Medicina. Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. 

RESUMEN

Antecedentes: ​Maslach entiende el Burnout (BO) como un síndrome tridimensional en el que se observa un incremento de la sensación de agotamiento emocional y del nivel de despersonalización, así como una baja realización personal. El BO aparece de forma progresiva en los profesionales que interactúan con las personas, no es algo exclusivo de la profesión médica. Analizamos las variables epidemiológicas relacionadas con el Burnout en médicos residentes y especialistas.

Sujetos y métodos: Estudio observacional transversal de tipo descriptivo. Un total de 71 médicos residentes y especialistas que realizan su labor en el Complejo Hospitalario Dr. Negrín de Las Palmas de Gran Canaria durante el último año como mínimo y pertenecientes a diferentes servicios. El Burnout fue cuantificado mediante la MBI, validada al español. Comparaciones con el test de Chi cuadrado o el test exacto de Fisher. La significación estadística se estableció en p <0,05. Los datos se analizaron utilizando el software R, versión 3.1.1 (R Development Core Team, 2016).

Resultados: El 61.0% de los encuestados reflejaba tener bajo nivel de BO según la escala de agotamiento emocional, el 21.1% tenía un nivel medio y un 16% presentaba un nivel alto en esta subescala. Con respecto a la despersonalización, un 50.7% de la muestra presentaba bajo nivel, un 19.7% mostraba nivel medio y un 29.6% reflejaba a través de sus respuestas tener un nivel elevado en esta dimensión. El 47.9% de los médicos tenía elevado nivel de realización personal, un 19.7% tenía un nivel medio y un 32.4% de los encuestados mostraba bajo nivel en esta subescala. Encontramos mayores niveles de BO a mayor tiempo 1 Psiquiatria.com. 2017 VOL 21 de residencia (p-valor de 0.056). El rango de 10 a 15 años de profesión resulta presentar mayores niveles de BO (p=0.011).

Conclusiones:​Un 30% de los médicos de nuestra muestra, sin diferenciar residentes o adjuntos, presentan elevados niveles de BO en las subescalas de despersonalización y realización personal. En nuestro estudio hay significativamente más residentes con alto BO que se encuentran en la segunda mitad de la residencia que en la primera mitad y más médicos especialistas con altos niveles de BO en el rango de 10 a 15 años ejerciendo como facultativos. 

Palabras clave: Burnout, enfermedades profesionales, estrés

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-8457

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Psiquiatria.com. 2017 VOL 21

Artículo de Investigación

Características epidemiológicas del Síndrome de Burnout en
una comunidad de médicos residentes y especialistas en un
sistema público de salud

Valeria Gazzaneo Crosa (1), Daniel Ponce Arrocha (1), Claudio Cabrera Velázquez (2), José
Luís Hernández Fleta (2), Pedro Saavedra Santana (4), María Martínez Huidobro (2), Pino
López Méndez (3).

Resumen
Antecedentes: Maslach entiende el Burnout (BO) como un síndrome tridimensional en el
que se observa un incremento de la sensación de agotamiento emocional y del nivel de
despersonalización, así como una baja realización personal. El BO aparece de forma
progresiva en los profesionales que interactúan con las personas, no es algo exclusivo de la
profesión médica. Analizamos las variables epidemiológicas relacionadas con el Burnout en
médicos residentes y especialistas.
Sujetos y métodos: Estudio observacional transversal de tipo descriptivo. Un total de 71
médicos residentes y especialistas que realizan su labor en el Complejo Hospitalario Dr.
Negrín de Las Palmas de Gran Canaria durante el último año como mínimo y pertenecientes
a diferentes servicios. El Burnout fue cuantificado mediante la MBI, validada al español.
Comparaciones con el test de Chi cuadrado o el test exacto de Fisher. La significación
estadística se estableció en p <0,05. Los datos se analizaron utilizando el software R, versión
3.1.1 (R Development Core Team, 2016).
Resultados: El 61.0% de los encuestados reflejaba tener bajo nivel de BO según la escala de
agotamiento emocional, el 21.1% tenía un nivel medio y un 16% presentaba un nivel alto en
esta subescala. Con respecto a la despersonalización, un 50.7% de la muestra presentaba
bajo nivel, un 19.7% mostraba nivel medio y un 29.6% reflejaba a través de sus respuestas
tener un nivel elevado en esta dimensión. El 47.9% de los médicos tenía elevado nivel de
realización personal, un 19.7% tenía un nivel medio y un 32.4% de los encuestados
mostraba bajo nivel en esta subescala. Encontramos mayores niveles de BO a mayor tiempo
1

Psiquiatria.com. 2017 VOL 21

de residencia (p-valor de 0.056). El rango de 10 a 15 años de profesión resulta presentar
mayores niveles de BO (p=0.011).
Conclusiones:Un 30% de los médicos de nuestra muestra, sin diferenciar residentes o
adjuntos, presentan elevados niveles de BO en las subescalas de despersonalización y
realización personal. En nuestro estudio hay significativamente más residentes con alto BO
que se encuentran en la segunda mitad de la residencia que en la primera mitad y más
médicos especialistas con altos niveles de BO en el rango de 10 a 15 años ejerciendo como
facultativos.
Palabras Clave: Burnout, enfermedades profesionales, estrés.

Abstract
Background: Maslach understands Burnout (BO) as a three-dimensional syndrome in which
there is an increase in feelings of emotional exhaustion and levels of depersonalization, as
well as low personal fulfillment. BO appears progressively in professionals who interact with
people, it is not something exclusive to the medical profession. We analyzed the
epidemiological variables related to Burnout in resident physicians and specialists.
Subjects and methods: Transversal, observational, descriptive study. A total of 71 resident
doctors and specialists who perform their work in the Hospital Complex Dr. Negrín of Las
Palmas de Gran Canaria during the last year and belonging to different services. Burnout
was quantified using the Maslach Burnout Inventory, validated in Spanish. Comparisons with
Chi square test or Fisher exact test. Statistical significance was set at p <0.05. Data were
analyzed using software R, version 3.1.1 (R Development Core Team, 2016).
Results: 61.0% of the respondents showed a low level of BO according to the emotional
exhaustion scale, 21.1% had an average level and 16% had a high level in this subscale. With
regard to depersonalization, 50.7% of the sample had low level, 19.7% showed average level
and 29.6% reflected through their responses having a high level in this dimension. 47.9% of
physicians had a high level of personal fulfillment, 19.7% had an average level and 32.4% of
respondents showed low level in this subscale. We found higher levels of BO to a longer
residence time (p-value of 0.056). The range of 10 to 15 years of profession results in higher
levels of BO (p = 0.011).
Conclusions: 30% of the physicians in our sample, without differentiating residents or
adjuncts, present high levels of OR in the depersonalization and personal fulfillment
subscales. In our study there are significantly more residents with high BO who are in the
second half of the residence than in the first half and more specialist doctors with high
levels of BO in the range of 10 to 15 years exercising as facultative.
Key Words: Burnout, ocupational deseases, stress.
Psiquiatria.com ­ ISSN: 1137-3148

2

Psiquiatria.com. 2017 VOL 21

INTRODUCCIÓN
El Burnout (BO) o síndrome de desgaste profesional ha sido definido a lo largo de los años
por varios autores, siendo la de Maslach la definición más reconocida. Maslach entiende el
BO como un síndrome tridimensional en el que se observa un incremento de la sensación de
agotamiento emocional y del nivel de despersonalización, así como una baja realización
personal. El agotamiento emocional es la combinación de síntomas somáticos, de la
disminución de recursos emocionales y de un sentimiento de que no se puede ofrecer más a
nivel psicológico. La despersonalización es el desarrollo de actitudes negativas como
cinismo, indiferencia y/o apatía hacia los clientes o el trabajo en general. La baja realización
personal, por su parte, es la sensación de ineficacia, incompetencia e incluso insuficiencia
que lleva a la infelicidad e insatisfacción con el trabajo realizado (1-4).
El BO aparece de forma progresiva en los profesionales que interactúan con las personas (5,
6), no es algo exclusivo de la profesión médica. De hecho, ya ha sido descrito en más de 60
profesiones y grupos de personas (7). En un estudio realizado a la población general que
medía las relaciones entre el BO y los factores de psicosociales independientemente de su
ocupación se vio que un 18% de los participantes tenían elevado nivel de desgaste
profesional y un 69%, nivel intermedio de BO (8).
Entre los factores causales más importantes del síndrome de desgaste profesional en
médicos destacan el elevado número de horas de trabajo (9, 10), la falta de tiempo para
realizar un servicio de calidad (11) y factores relacionados con los roles y relaciones en el
trabajo (12).
Las consecuencias del BO son amplias e importantes. Afecta a la salud mental y física, a la
calidad de vida y a la eficiencia de los profesionales (13). Se ha asociado con el síndrome
metabólico, con desregulación del eje hipotálamo-hipófisis-adrenal, con la activación del
sistema nervioso simpático, con alteraciones del sueño, con inflamación sistémica, con
funciones inmunológicas no competentes, con la coagulación sanguínea y con la fibrinólisis.
En definitiva, se relaciona con un deterioro de la salud (14) y además de producir cambios
físicos puede conducir al abuso de sustancias químicas (15). Asimismo, se ha demostrado
que la presencia de BO entre los trabajadores provoca una disminución de la calidad del

Psiquiatria.com ­ ISSN: 1137-3148

3

Psiquiatria.com. 2017 VOL 21

servicio prestado (1, 11, 13, 16, 17) y que puede traducirse en un descenso de la producción
y un aumento del absentismo, de los costos de atención médica y de la rotación de personal
(15).
Médicos residentes y especialistas
Los estudios publicados sobre BO en médicos residentes son escasos, la variedad en los
tipos de estudio es elevada, el poder productivo de las variables utilizadas es limitado y los
resultados obtenidos muchas veces, inconsistentes. Así, la prevalencia del BO en médicos
residentes varía entre el 18% y el 82% en estudios realizados con la escala Maslach Burnout
Inventory (MBI) (17).
Habitualmente, los síntomas de agotamiento son más comunes entre los residentes de
primer año y disminuyen con cada año de trabajo, mientras que los síntomas de
despersonalización aumentan a medida que se avanza en la residencia (18).
Las autoevaluaciones globales suelen reflejar un agotamiento emocional moderado
independientemente del año de residencia (11).
Si comparamos el colectivo de médicos residentes con el de especialistas, encontramos que
estos últimos obtienen puntajes significativamente más bajos que los médicos residentes en
agotamiento emocional y en despersonalización (11, 16) aunque hay pocas publicaciones al
respecto.
Con respecto al hecho de si la especialidad influye en los niveles de BO, hay estudios que
afirman que los residentes de especialidades médicas tienen mayores niveles de desgaste
profesional que el resto (19), aunque existe cierta controversia. A continuación ofrecemos
las características epidemiológicas diferenciales que hemos encontrado en un colectivo de
71 médicos especialistas y residentes que trabajan en un encuadre público.

MATERIAL Y MÉTODOS
Se ha diseñado un estudio observacional transversal de tipo descriptivo. El periodo de
inclusión y recogida de datos fue comprendido entre el 1 de junio de 2017 y el 21 de junio
de 2017. Un total de 71 médicos residentes ( N = 29 que supone el 40.8% de la muestra, 17
Psiquiatria.com ­ ISSN: 1137-3148

4

Psiquiatria.com. 2017 VOL 21

de los cuales con 2 o menos de 2 años de residencia (58.6%) y 12 con más de 2 años de
residencia (41.4%) ) y especialistas ( N = 42 que supone el 59.2%, 14 de los cuales con menos
de 10 años de antigüedad (33.3%), 11 llevan entre 10 y 15 (26.2%) y 17 de ellos tienen 15 o
más años trabajados como especialistas (40.5%)) que realizan su labor en el Complejo
Hospitalario Dr. Negrín de Las Palmas de Gran Canaria durante el último año como mínimo y
pertenecientes a diferentes servicios (Medicina Interna, Medicina Intensiva, Neumología,
Cirugía Torácica, Microbiología, Gastroenterología, Psiquiatría, Cirugía Cardiovascular,
Rehabilitación). Ningún sujeto pudo ser incluido en el estudio sin haber otorgado antes su
consentimiento informado. Los datos fueron guardados y analizados mediante soporte
informático y se siguieron las regulaciones españolas sobre el manejo de datos
informatizados (L.O. 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter
Personal y RD 1720/2007, de 21 de Diciembre). La confidencialidad de los datos de cada
participante fue respetada en todo momento.

La población de estudio se dividió en cinco rangos de edad siendo el grupo de menor edad
(0-29 años) en el que tuvimos mayor número de encuestados (33.8%). Participaron 39
hombres (54.9%) y 32 mujeres (45.1%). 40 estaban casados o convivían con una pareja
estable (56.3%), 9 tenían pareja estable pero no convivían con ella (12.7%), 5 estaban
separados, divorciados o viudos (7.0%) y 17 de ellos aseguraron estar solteros (23.9%). En
cuanto a la especialidad de los participantes, 58 pertenecen a una especialidad médica
(81.7%) siendo los otros 13 de especialidad quirúrgica, médico-quirúrgica o de laboratorio o
diagnóstico (18.3%). 61 médicos vivían en un medio urbano (85.9%) y 10 de ellos en un
entorno rural (14.1%).

El BO fue cuantificado mediante la MBI, validada al español (20). Evalúa el agotamiento
emocional a través de 9 ítems, la despersonalización con 5 ítems y la realización personal
con otros 8, para la medición del BO. Está considerada actualmente el método de referencia
ya que se ha comprobado que el inventario es fiable, válido y fácil de realizar (3). El MBI da
puntajes en las tres subescalas o dimensiones determinando cómo la persona responde a
cada uno de los 22 ítems sobre sensaciones relacionadas con el trabajo en una escala de 0-6
para cada uno. Cuanto mayor sea el puntaje de los encuestados en la despersonalización y
Psiquiatria.com ­ ISSN: 1137-3148

5

Psiquiatria.com. 2017 VOL 21

el agotamiento emocional, más altos son sus niveles de desgaste profesional, mientras que
la falta de escala de logro personal, en contraste con los anteriores, se mide en la dirección
opuesta. La clasificación en nivel bajo, medio y alto para cada dimensión del MBI se realizó
utilizando los puntos de corte que dividen en tertiles una muestra española de 1.138
personas, incluida en el manual de uso del cuestionario. Los puntos de corte para
agotamiento emocional se sitúan en los valores 18 y 26 (es bajo si la puntuación es inferior o
igual a 18 y alto si es superior a 26), para despersonalización en 5 y 9 (es bajo si la
puntuación es inferior o igual a 5 y alto si es superior a 9), y para realización personal en 33
y 39 (es bajo si la puntuación es inferior o igual a 33 y alto si es superior a 39). En el análisis
de los datos se han establecido dos grupos (por un lado, médicos especialistas y residentes
con niveles altos de BO en dos o más tres dimensiones y por otro lado, aquellos que tenían
alto BO en una dimensión exclusivamente, o ninguna ) y se han comparado las distintas
variables entre ellos. Los datos recogidos están expresados como frecuencias y porcentajes
y se comparan, según proceda, utilizando el test de Chi cuadrado o el test exacto de Fisher.
La significación estadística se estableció en p <0,05. Los datos se analizaron utilizando el
software R, versión 3.1.1 (R Development Core Team, 2016).

RESULTADOS
El 61.0% de los encuestados reflejaba tener bajo nivel de BO según la escala de agotamiento
emocional, el 21.1% tenía un nivel medio y un 16% presentaba un nivel alto en esta
subescala. Con respecto a la despersonalización, un 50.7% de la muestra presentaba bajo
nivel, un 19.7% mostraba nivel medio y un 29.6% reflejaba a través de sus respuestas tener
un nivel elevado en esta dimensión. El 47.9% de los médicos tenía elevado nivel de
realización personal, un 19.7% tenía un nivel medio y un 32.4% de los encuestados
mostraba bajo nivel en esta subescala.
Al relacionar el número de años de residencia con los niveles de BO encontramos una
asociación significativa (p-valor de 0.056), con mayores niveles de BO a mayor tiempo de
residencia. Asimismo, si estudiamos la asociación entre los años de especialidad y los niveles
de BO vemos que es estadísticamente significativa (p=0.011), de manera que el rango de 10
a 15 años de profesión resulta presentar mayores niveles de BO.
Psiquiatria.com ­ ISSN: 1137-3148

6

Psiquiatria.com. 2017 VOL 21

No encontramos asociación significativa entre el BO y la edad en nuestra muestra (p=0.141).
La relación entre el sexo de los participantes y sus niveles de BO no fue estadísticamente
significativa (p=0.469). La relación entre el estado civil y los niveles de BO en las tres
dimensiones obtuvo un p-valor de 0.895, no ofreciendo significación estadística.
Comparando médicos especialistas y residentes, se obtiene un p valor de 0.940, que no
ofrece significación. Al analizar la asociación entre la especialidad y los niveles de BO
obtuvimos un p-valor de 0.274. No se encontró una asociación estadísticamente significativa
entre el lugar de residencia de los encuestados y los niveles de BO.

DISCUSIÓN
La mayoría de los médicos encuestados tienen, en las tres dimensiones, niveles bajos de BO.
Sin embargo, un 30%, porcentaje nada despreciable, tiene elevados niveles de BO en cuanto
a la despersonalización y en cuanto a la realización personal. El síndrome de BO ha de
valorarse de manera tridimensional. Así, la subescala de realización personal es positiva
(mientras más puntos se obtengan, menos BO tendrá tal persona) y las otras dos subescalas,
realización personal y agotamiento emocional, se estructuran a la inversa, siendo necesario
valorar cada subescala por separado. El tiempo que un especialista lleve trabajando en un
servicio parece tener una influencia importante en el nivel de estrés y en el síndrome de
desgaste profesional: se ha sugerido que cuanto mayor es el tiempo trabajado, mayor es el
nivel de estrés y mayor es el riesgo de BO (21), aunque también hay referencias que
contradicen tal hallazgo encontrando una mayor protección hacia el BO mientras mayor
edad se tenga (24) . Nuestro estudio arroja resultados estadísticamente significativos al
respecto del tiempo trabajado para un especialista, de manera que la etapa en la que
encontramos mayor nivel de riesgo de BO es la comprendida entre los 10 y 15 años de
trabajo como especialistas. Podría deberse a que es momento particularmente difícil ya que
trabajan más horas y tienen mayor responsabilidad, reciben más llamadas durante la noche
y no encuentran un adecuado equilibrio entre el trabajo y su vida personal, pero tales
factores no los hemos podido corroborar en nuestro estudio. Otras referencias indican que
es el momento de la carrera de un especialista donde se tiene más probabilidad de dejar la
práctica de la medicina por razones distintas a la jubilación (28).
Psiquiatria.com ­ ISSN: 1137-3148

7

Psiquiatria.com. 2017 VOL 21

Hay referencias de que los síntomas de BO pueden ser más comunes entre los residentes de
primer año (18). Sin embargo, en nuestro estudio los residentes de años superiores
asociaron de forma significativa mayores niveles de BO que sus compañeros. Este hallazgo
puede sustentar la hipótesis de que los médicos se ven expuestos a un desgaste importante,
creciente, durante sus años de residencia, habiendo estudios que indican prevalencias altas
de síntomas depresivos y BO en residentes en diferentes lugares del mundo ( 34, 35 ).
Podríamos estar ante un colectivo especialmente vulnerable a este nivel.
Existe cierta controversia acerca de la relación entre el BO y la edad de los médicos. Algunos
estudios publicados parecen indicar que los médicos de mayor edad tienen mayores niveles
de agotamiento emocional y, por tanto de BO, que sus compañeros más jóvenes (21). Otros
autores aseguran, por el contrario, que los médicos jóvenes son los que sufren con mayor
asiduidad síndrome de desgaste profesional (22, 23). En este último caso, los médicos de
mayor edad tendrían mayores recursos para afrontar las dificultades y la experiencia
actuaría como factor de protección (24). Nuestro estudio, por su parte, no arrojó datos
concluyentes respecto a esta variable (25). Si bien la bibliografía consultada avala la
hipótesis de que los médicos residentes están sometidos a mayores niveles de BO que los
médicos especialistas (11, 16) no obtuvimos diferencias estadísticamente significativas a
este respecto.
El sexo femenino parece ser el más propenso a desarrollar el síndrome de desgaste
profesional tanto en la profesión médica (23) como en la población general. Esto parece
deberse a su papel en el sistema familiar (26), que puede ser más exigente para la mujer
que para el hombre. El análisis de los datos obtenidos en nuestra muestra no fue
significativo (25).
Hay referencias que indican que el estado civil influye en los niveles de BO, y también en
oras condiciones psiquiátricas de diversa índole. Así, aquellos médicos que se estén solteros
tienen un mayor riesgo de padecerlo que los que estén comprometidos o casados

(23) si bien es cierto que en algunas especialidades, como en Medicina Intensiva o de
Urgencias, hay estudios que demuestran lo contrario (27). La estadística no resultó
significativa con nuestros datos.
La literatura muestra que los profesionales de especialidad médica tienen mayores niveles
Psiquiatria.com ­ ISSN: 1137-3148

8

Psiquiatria.com. 2017 VOL 21

de BO en dos de las tres dimensiones (agotamiento emocional y despersonalización) que los
médicos de especialidad quirúrgica (29). Esto podría deberse a que tienen un contacto más
personal con los pacientes lo que podría desencadenar mayores niveles de BO (18). Los
datos obtenidos en nuestra muestra no establecieron diferencias significativas.
Se sabe que los médicos que desarrollan su actividad personal y profesional en un medio
rural están sometidos a menores niveles de BO que aquellos que lo hacen en grandes
ciudades

(30, 31). En base a esto, nos inclinamos a pensar que podría haber mayores niveles de BO en
aquellos con residencia urbana para el mismo lugar de desempeño laboral. No hallamos
diferencias significativas a este nivel.

CONCLUSIONES
1. Un 30% de los médicos de nuestra muestra, sin diferenciar residentes o adjuntos,
presentan elevados niveles de BO en las subescalas de despersonalización y realización
personal.
2. En nuestro estudio hay significativamente más residentes con alto BO que se encuentran
en la segunda mitad de la residencia que en la primera mitad.
3. En nuestro estudio hay más médicos especialistas con altos niveles de BO en el rango de
10 a 15 años ejerciendo como facultativos, hallazgo congruente con el hecho de que en
este período de la profesión se dan las mayores tasas de abandono de la misma.

La medicina es una de las profesiones con más riesgo de padecer el síndrome de BO (21) y la
prevalencia está aumentando (32). El síndrome de BO es una enfermedad del profesional de
la salud que debe ser reconocida de forma precoz y que debe ser tratada (15). Es probable
que sea modificado por las intervenciones en el lugar de trabajo (33) aunque no se hayan
realizado ensayos controlados de tratamiento del mismo (7). Esfuerzos conjuntos en cuanto
a mayor control del trabajo por parte del trabajador individual, reuniones de grupo, una
mejor comunicación hacia arriba y hacia abajo, más reconocimiento del valor individual,
rediseño de trabajo, horario laboral flexible, orientación completa a los requisitos del
Psiquiatria.com ­ ISSN: 1137-3148

9

Psiquiatria.com. 2017 VOL 21

trabajo, programas y actividad adyuvante son líneas a seguir según las sugerencias que
hallamos en la literatura (15).

Bibliografía

1.
Lee RT, Ashforth BE. On the meaning of Maslach's three dimensions of burnout. J Appl Psychol.
1990;75(6):743-7.
2.
Benbow SM. Burnout: current knowledge and relevance to old age psychiatry. Int J Geriatr Psychiatry.
1998;13(8):520-6.
3.
Kumar S. Burnout in psychiatrists. World Psychiatry. 2007;6(3):186-9.
4.
Morse G, Salyers MP, Rollins AL, Monroe-DeVita M, Pfahler C. Burnout in mental health services: a
review of the problem and its remediation. Adm Policy Ment Health. 2012;39(5):341-52.
5.
Da Silva Sobral De Matos H, Daniel Vega E, Perez Urdaniz A. [A study of the burnout syndrome in
medical personnel of a general hospital]. Actas espanolas de psiquiatria. 1999;27(5):310-20.
6.
Moreno-Egea A, Latorre-Reviriego I, de Miquel J, Campillo-Soto A, Saez J, Aguayo JL. [Society and
surgery. Burnout and surgeons]. Cir Esp. 2008;83(3):118-24.
7.
Kaschka WP, Korczak D, Broich K. Burnout: a fashionable diagnosis. Dtsch Arztebl Int.
2011;108(46):781-7.
8.
Lindblom KM, Linton SJ, Fedeli C, Bryngelsson IL. Burnout in the working population: relations to
psychosocial work factors. Int J Behav Med. 2006;13(1):51-9.
9.
Gopal R, Glasheen JJ, Miyoshi TJ, Prochazka AV. Burnout and internal medicine resident work-hour
restrictions. Arch Intern Med. 2005;165(22):2595-600.
10.
Embriaco N, Papazian L, Kentish-Barnes N, Pochard F, Azoulay E. Burnout syndrome among critical
care healthcare workers. Curr Opin Crit Care. 2007;13(5):482-8.
11.
Purdy RR, Lemkau JP, Rafferty JP, Rudisill JR. Resident physicians in family practice: who's burned out
and who knows? Fam Med. 1987;19(3):203-8.
12.
Kotzabassaki S, Parissopoulos S. Burnout in renal care professionals. EDTNA ERCA J.
2003;29(4):209-13.
13.
Mingote Adan JC, Moreno Jimenez B, Galvez Herrer M. [Burnout and the health of the medical
professionals: review and preventive options]. Medicina clinica. 2004;123(7):265-70.
14.
Melamed S, Shirom A, Toker S, Berliner S, Shapira I. Burnout and risk of cardiovascular disease:
evidence, possible causal paths, and promising research directions. Psychol Bull. 2006;132(3):327-53.
15.
Felton JS. Burnout as a clinical entity--its importance in health care workers. Occup Med (Lond).
1998;48(4):237-50.
16.
Sargent MC, Sotile W, Sotile MO, Rubash H, Barrack RL. Stress and coping among orthopaedic surgery
residents and faculty. J Bone Joint Surg Am. 2004;86-A(7):1579-86.
17.
Prins JT, Gazendam-Donofrio SM, Tubben BJ, van der Heijden FM, van de Wiel HB, Hoekstra-Weebers
JE. Burnout in medical residents: a review. Med Educ. 2007;41(8):788-800.
18.
West CP, Shanafelt TD, Kolars JC. Quality of life, burnout, educational debt, and medical knowledge
among internal medicine residents. JAMA. 2011;306(9):952-60.
19.
Fonseca M, Sanclemente G, Hernandez C, Visiedo C, Bragulat E, Miro O. [Residents, duties and burnout
syndrome]. Rev Clin Esp. 2010;210(5):209-15.
20.
Gil-Monte PR. [Factorial validity of the Spanish adaptation of the Maslach Burnout Inventory-General
Survey]. Salud Publica Mex. 2002;44(1):33-40.
21.
Stanetic K, Tesanovic G. Influence of age and length of service on the level of stress and burnout
syndrome. Med Pregl. 2013;66(3-4):153-62.
22.
Balch CM, Freischlag JA, Shanafelt TD. Stress and burnout among surgeons: understanding and
managing the syndrome and avoiding the adverse consequences. Arch Surg. 2009;144(4):371-6.
23.
Amoafo E, Hanbali N, Patel A, Singh P. What are the significant factors associated with burnout in
doctors? Occup Med (Lond). 2015;65(2):117-21.
24.
Tijdink JK, Vergouwen AC, Smulders YM. Emotional exhaustion and burnout among medical
professors; a nationwide survey. BMC Med Educ. 2014;14:183.
Psiquiatria.com ­ ISSN: 1137-3148

10

Psiquiatria.com. 2017 VOL 21

25.
Ahola K, Honkonen T, Virtanen M, Aromaa A, Lonnqvist J. Burnout in relation to age in the adult
working population. J Occup Health. 2008;50(4):362-5.
26.
Krantz G, Berntsson L, Lundberg U. Total workload, work stress and perceived symptoms in Swedish
male and female white-collar employees. Eur J Public Health. 2005;15(2):209-14.
27.
Kimo Takayesu J, Ramoska EA, Clark TR, Hansoti B, Dougherty J, Freeman W, et al. Factors associated
with burnout during emergency medicine residency. Acad Emerg Med. 2014;21(9):1031-5.
28.
Dyrbye LN, Varkey P, Boone SL, Satele DV, Sloan JA, Shanafelt TD. Physician satisfaction and burnout
at different career stages. Mayo Clin Proc. 2013;88(12):1358-67.
29.
Walocha E, Tomaszewski KA, Wilczek-Ruzyczka E, Walocha J. Empathy and burnout among physicians
of different specialities. Folia Med Cracov. 2013;53(2):35-42.
30.
Saijo Y, Chiba S, Yoshioka E, Kawanishi Y, Nakagi Y, Ito T, et al. Job stress and burnout among urban
and rural hospital physicians in Japan. Aust J Rural Health. 2013;21(4):225-31.
31.
Taycan O, Taycan SE, Celik C. Relationship of burnout with personality, alexithymia, and coping
behaviors among physicians in a semiurban and rural area in Turkey. Arch Environ Occup Health.
2014;69(3):159-66.
32.
Shanafelt TD, Gorringe G, Menaker R, Storz KA, Reeves D, Buskirk SJ, et al. Impact of organizational
leadership on physician burnout and satisfaction. Mayo Clin Proc. 2015;90(4):432-40.
33.
Benbow SM, Greaves I, Jolley D. All people with dementia need accurate assessment and ongoing
support. BMJ. 2013;347:f6108.
34.
Coexistencia de síndrome de Burnout y síntomas depresivos en médicos residentes: Estudio descriptivo
transversal en un hospital nacional de Lima. Rev Med Hered [online]. 2011, vol.22, n.4 [citado 2017-07-21], pp.
159-160 . ISSN 1018-130X.
35.
Burnout: Prevalence and Associated Factors Among Radiology Residents in New England With
Comparison Against United States Resident Physicians in Other Specialties. Guenette JP1, Smith SE1,2. AJR Am J
Roentgenol. 2017 Jul;209(1):136-141. doi: 10.2214/AJR.16.17541.

Table 1: Data are frequencies (%)

Dimensiones de BO
Total
N = 71

<2
N = 56

2
N = 15

Age, years

P
.141

0 to 29

24 (33.8)

19 (33.9)

5 (33.3)

30 to 39

18 (25.4)

15 (26.8)

3 (20.0)

40 to 49

14 (19.7)

8 (14.3)

6 (40.0)

50 to 59

10 (14.1)

10 (17.9)

0

60 to 70

5 (7.0)

4 (7.1)

1 (6.7)

Sex

.469
Male

39 (54.9)

32 (57.1)

7 (46.7)

Female

32 (45.1)

24 (42.9)

8 (53.3)

Marital status

.895

Psiquiatria.com ­ ISSN: 1137-3148

11

Psiquiatria.com. 2017 VOL 21

Casado o convivencia con pareja estable

40 (56.3)

30 (53.6)

10 (66.7)

Con pareja estable sin convivencia

9 (12.7)

8 (14.3)

1 (6.7)

Separado, divorciado o viudo

5 (7.0)

4 (7.1)

1 (6.7)

17 (23.9)

14 (25.0)

3 (20.0)

Soltero
Type of physician

.940

Resident

29 (40.8)

23 (41.1)

6 (40.0)

Specialist

42 (59.2)

33 (58.9)

9 (60.0)

Years of resident

.056

2

17 (58.6)

16 (69.6)

1 (16.7)

> 2

12 (41.4)

7 (30.4)

5 (83.3)

Years of specialist

.011

10

14 (33.3)

12 (36.4)

2 (22.2)

10 to 15

11 (26.2)

5 (15.2)

6 (66.7)

> 15

17 (40.5)

16 (48.5)

1 (11.1)

Specialty

.274

Medical

58 (81.7)

44 (78.6)

14 (93.3)

Others

13 (18.3)

12 (21.4)

1 (6.7)

Habitat

1
Urban

61 (85.9)

48 (85.7)

13 (86.7)

Rural

10 (14.1)

8 (14.3)

2 (13.3)

Psiquiatria.com ­ ISSN: 1137-3148

12

Psiquiatria.com. 2017 VOL 21

Gráfico 1: Distribución de los médicos residentes en función de años trabajados.

Gráfico 2: Distribución de los médicos especialistas en función de años trabajados.

Psiquiatria.com ­ ISSN: 1137-3148

13

Psiquiatria.com. 2017 VOL 21

1. Facultad de Medicina. Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.
2. Servicio de Psiquiatría. Hospital Doctor Negrín. Las Palmas de Gran Canaria.
3. Servicio de Neurología. Hospital Insular de Gran Canaria.
4. Facultad de Matemáticas. Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Psiquiatria.com ­ ISSN: 1137-3148

14

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar