PUBLICIDAD
Última actualización web: 25/10/2021

La importancia de detectar a tiempo el TDAH en la infancia

Noticia | TDAH - Hiperactividad | 28/07/2021

RESUMEN

Uno de los motivos de consulta más frecuente en la especialidad de neuropediatría, es el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (o TDAH por sus siglas). Es un trastorno del neurodesarrollo originado en la infancia, y cuyos síntomas principales son: el déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad. Se estima afecta en España a entre un 3 y un 7 por ciento de niños en edad escolar, así como a un 2, 5% de adultos.

Resalta igualmente la importancia de que la sociedad conozca la existencia de este problema, especialmente que padres y profesores conozcan a fondo qué es, y cómo se manifiesta, para poder realizar un abordaje precoz y evitar sus consecuencias en el corto y en el largo plazo, fundamentalmente el fracaso escolar y los problemas de conducta y estado de ánimo.

SÍNTOMAS DE TDAH

Los síntomas del TDAH pueden presentarse durante toda la vida, aunque algunos pueden aparecer antes de los 7 años, según la Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de atención e hiperactividad (FEAADAH). Se estima que más del 80% de los niños continuarán presentando problemas en la adolescencia, y entre el 30-65%, en la edad adulta. Los niños son más propensos que las niñas a sufrir TDAH, en cifras que varían de 4 a 1.

Así, indica que el trastorno por Déficit de atención e hiperactividad (TDAH) provoca en los niños: hiperactividad, impulsividad, y déficit de atención. Muchos de estos comportamientos son normales en la mayoría de los niños; la diferencia es que en los niños sin TDAH, estos síntomas tienden a disminuir según crecen y pasan de la educación infantil a la primaria. A la hora de distinguir entre un niño con TDAH y un niño sin TDAH es importante tener en cuenta la cantidad e intensidad de los síntomas y su permanencia en el tiempo y en diferentes situaciones.

En los casos de TDAH precisa que las conductas hiperactivas e impulsivas, así como los síntomas de inatención, son más intensos de lo que se espera; se manifiestan en más de un lugar (colegio, casa, etc. ); y suelen prolongarse por más de seis meses.

Los síntomas de este trastorno pueden manifestarse en la infancia como dificultad para mantener la atención de forma mantenida, cometer errores por descuidos, distracciones frecuentes, dificultad para organizar tareas, no terminar tareas o deberes, olvidos frecuentes, no parecer escuchar cuando se le habla directamente, y evitar o rechazar realizar tareas que supongan un esfuerzo.

De igual forma, los síntomas de hiperactividad e impulsividad pueden manifestarse como movimientos de forma excesiva en situaciones inadecuadas, la necesidad de movimiento de manos y pies cuando se está sentado, levantarse a menudo de la silla, dificultad para relajarse o practicar juegos donde deba permanecer quieto el menor, hablar excesivamente, contestar o actuar antes de que se terminen de formular las preguntas, o bien como una dificultad para esperar los turnos en el juego, o a través de interrupciones constantes en las conversaciones.

Eso sí, no todos los niños con TDAH manifiestan los mismos síntomas, ni tampoco lo hacen con la misma intensidad. Según concreta, el TDAH se puede dividir en tres subtipos: TDAH de predominio inatento, TDAH de predominio hiperactivo-impulsivo, o TDAH de presentación combinada.

Es interesante conocer que estos síntomas pueden ser mínimos o incluso estar ausentes cuando los menores reciben recompensas frecuentes por comportamientos apropiados y ante actividades especialmente interesantes para ellos, como jugar a videojuegos o usar pantallas electrónicas

DIAGNÓSTICO Y tratamiento

A su vez, sobre el diagnóstico del TDAH, se debe regir siempre por criterios clínicos bien establecidos, lo que significa que no hay marcadores biológicos derivados de analíticas o pruebas de imagen que nos confirmen o descarten dicho trastorno.

Es importante basarnos en los datos que se recogen durante la entrevista clínica y la exploración física, aunque también se puede recoger información mediante cuestionarios diseñados para padres y profesores, realizando pruebas complementarias sólo en los casos dudosos o con sospecha de patologías asociadas.

Sobre su tratamiento, ha de ser siempre individualizado y multidisciplinar, teniendo en cuenta la edad del paciente, el tipo de TDAH, así como la gravedad de los síntomas: el tratamiento ideal combina adaptaciones metodológicas en el ámbito académico, ayuda psicopedagógica y psicosocial dirigida a los niños y a sus familias, así como tratamiento farmacológico

Con un tratamiento adecuado del trastorno por déficit de atención e hiperactividad, guiado por un especialista en Neuropediatría, e instaurado de forma precoz, algunos pacientes pueden recuperarse completamente o presentar síntomas mínimos que les permita tener una buena calidad de vida.



Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-65111

¿Eres psiquiatra o psicólog@?

Mantente informado y capta nuevos clientes.

Regístrate gratis en psiquiatria.com


Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar

Publicidad
PUBLICIDAD
Próximos Cursos Online
Apúntate ahora y obtén hasta un 50% de descuento en la mayoría de nuestros cursos.
Psicología Infantil / Expresión infantil del malestar emocional y su tratamiento
PUBLICIDAD