Última actualización web: 17/08/2019

El estrés parental prenatal, vinculado a problemas de conducta en niños pequeños

Noticia | Trastornos infantiles y de la adolescencia | 13/08/2019

RESUMEN

Los conflictos emocionales de los futuros padres predicen problemas emocionales y de comportamiento en niños de 2 años, según una nueva investigación que revela, por primera vez, que los problemas de pareja ayuda a explicar problemas emocionales en niños muy pequeños.

El equipo de investigadores, de las universidades de Cambridge, Birmingham (ambas en Reino Unido), Nueva York (Estados Unidos) y Leiden (Países Bajos), dice que sus hallazgos resaltan la necesidad apremiante de un mayor apoyo para las parejas antes, durante y después del embarazo para mejorar los resultados para los niños.

El estudio es el primero en examinar la influencia del bienestar de las madres y los padres antes y después del nacimiento en el ajuste de los niños a los 14 y 24 meses de edad.

La autora principal, la profesora Claire Hughes, del Centro de Investigación Familiar de Cambridge, apunta que "durante demasiado tiempo, las experiencias de los padres primerizos han sido marginadas o tratadas de forma aislada de las madres. Esto debe cambiar porque las dificultades en las relaciones tempranas de los niños con las madres y los padres pueden tener efectos a largo plazo", advierte.

El estudio, publicado en la revista 'Development & Psychopathology', se basó en las experiencias de 438 futuras madres y padres que fueron seguidos a los 4, 14 y 24 meses después del nacimiento. Estos padres fueron reclutados en el este de Inglaterra, el estado de Nueva York y los Países Bajos.

Los investigadores encontraron que el bienestar prenatal de las madres primerizas tenía un impacto directo en el comportamiento de sus hijos cuando tenían dos años. Las madres que sufrieron estrés y ansiedad en el período prenatal tenían más probabilidades de ver a su hijo mostrar problemas de comportamiento como berrinches, inquietud y rencor.

También encontraron que los niños de dos años tenían más probabilidades de presentar problemas emocionales, como estar preocupados, infelices y llorosos, asustadizos o inseguros en nuevas situaciones, si sus padres habían tenido problemas de relación postnatal temprana. Estos iban desde una falta general de felicidad en la relación hasta filas y otros tipos de conflicto.

"Nuestros hallazgos resaltan la necesidad de un apoyo más temprano y más efectivo para que las parejas los preparen mejor para la transición a la paternidad", señala Hughes.

Se han demostrado vínculos entre los resultados del niño y el bienestar de los padres en otros estudios, pero este es el primero en involucrar a las parejas, rastrear el bienestar en ambos padres durante un período prolongado de tiempo y centrarse en el comportamiento del niño en los primeros dos años de vida.

Si bien hay cada vez más pruebas de la importancia del apoyo a la salud mental para las mujeres embarazadas y las nuevas madres, este estudio destaca la necesidad de extender este apoyo a los futuros padres e ir más allá del bienestar individual para considerar la calidad de la nueva pareja de padres y madres.

Los investigadores reconocen que es probable que los factores genéticos desempeñen un papel, pero explicaron las dificultades de salud mental de los padres antes de su primer embarazo y después del nacimiento de su hijo.

El coautor, el doctor Rory Devine, psicólogo del desarrollo de la Universidad de Birmingham, señala: "Nuestros datos demuestran que los problemas de salud mental durante el embarazo tienen un impacto único en los problemas de comportamiento de los niños".

Utilizando cuestionarios estandarizados y entrevistas en persona, las madres y los padres participantes informaron sobre sus síntomas de ansiedad y depresión en el tercer trimestre del embarazo y cuando su hijo tenía 4, 14 y 24 meses. En cada una de estas visitas, los padres también completaron cuestionarios estandarizados sobre la calidad de la relación de pareja y las emociones y el comportamiento de los niños.

Hughes dice: "Se ha asumido que es realmente difícil involucrar a los padres en investigaciones como esta. Pero nuestro estudio se basa en una muestra relativamente grande y es única porque ambos padres respondieron las mismas preguntas en cada etapa, lo que nos permitió hacer comparaciones directas ".

La investigación es parte de un proyecto en curso que examina el bienestar y la influencia de las nuevas madres y padres. En un estudio estrechamente vinculado, publicado en 'Archives of Women's Mental Health' en julio, el equipo descubrió que los padres comparten recuerdos traumáticos de nacimiento con sus parejas mucho más de lo que se ha reconocido previamente.

Este estudio comparó el bienestar de los padres en el tercer trimestre del embarazo con el de su hijo cuando tenía cuatro meses. La coautora, doctora Sarah Foley, también del Centro de Investigación Familiar de Cambridge, dijo: "Si mamá tiene un parto difícil, puede ser una experiencia potencialmente traumática para los padres".

"Lo que muestran ambos estudios es que debemos hacer que el apoyo prenatal sea mucho más inclusivo y brindarles a las madres y padres primerizos las herramientas que necesitan para comunicarse entre sí y prepararlos mejor para esta transición importante --recomiendan--. Con los recursos agotados, los padres se están perdiendo en el apoyo que necesitan".

 



Fuente periodística: Europa Press
Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-59455

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
PUBLICIDAD
PRÓXIMOS CURSOS ONLINE
PUBLICIDAD
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana