PUBLICIDAD
Última actualización web: 03/12/2021

¿Es útil Internet para administrar Intervenciones basadas en Compasión?

Seguir

Autor/autores: Daniel Campos Bacas , Paola Herrera-Mercadal, Mayte Navarro-Gil, Alba López-Montoyo, Soledad Quero Castellano
Fecha Publicación: 01/04/2019
Área temática: Nuevas tecnologías en psiquiatría/psicología .
Tipo de trabajo:  Conferencia

Universitat Jaume I (Castellón, España) Fundación Instituto de Investigación Sanitaria Aragón (IIS Aragón)

RESUMEN

La compasión puede definirse como el sentimiento que surge al presenciar el sufrimiento de otro y que conlleva un deseo de ayudar. La investigación está demostrando su relación con salud mental, bienestar psicológico y calidad de vida. En los últimos años, han surgido distintas Intervenciones basadas en Compasión (IBC) que tienen como objetivo entrenar y potenciar este constructo.

Además, el uso de Internet puede tener una serie de ventajas añadidas para administrar este tipo de intervenciones online. El objetivo de este trabajo es abordar el estudio de la viabilidad y la eficacia de las IBC administradas a través de Internet, presentando los principales hallazgos de la investigación. Hasta la fecha, distintos estudios señalan la utilidad de Internet para fomentar la compasión con resultados prometedores. Este es un campo de investigación incipiente persiguiendo uno de los retos de nuestro siglo: la promoción del bienestar en la población general. Por tanto, se requieren estudios que sigan profundizando en la aplicación de este tipo de intervenciones.

Palabras clave: Internet, salud mental, TICs, Compasión, Meditación, Bienestar, online

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-9478

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

¿ES ÚTIL INTERNET PARA ADMINISTRAR INTERVENCIONES BASADAS EN COMPASIÓN?
Daniel Campos Bacas
Paola Herrera-Mercadal
Mayte Navarro-Gil
Alba López-Montoyo
Soledad Quero
camposdbc@gmail. com
Internet, salud mental, TICs, tele-salud, Compasión, Meditación, Bienestar, online
Internet, mental health, ICTs, e-health Compassion, Meditation, Wellbeing, Online

RESUMEN
La compasión puede definirse como el sentimiento que surge al presenciar el sufrimiento de
otro y que conlleva un deseo de ayudar. La investigación está demostrando su relación con
salud mental, bienestar psicológico y calidad de vida. En los últimos años, han surgido distintas
Intervenciones basadas en Compasión (IBC) que tienen como objetivo entrenar y potenciar
este constructo. Además, el uso de Internet puede tener una serie de ventajas añadidas para
administrar este tipo de intervenciones online. El objetivo de este trabajo es abordar el estudio
de la viabilidad y la eficacia de las IBC administradas a través de Internet, presentando los
principales hallazgos de la investigación. Hasta la fecha, distintos estudios señalan la utilidad
de Internet para fomentar la compasión con resultados prometedores. Este es un campo de
investigación incipiente que persigue uno de los retos de nuestro siglo: la promoción del
bienestar en la población general. Por tanto, se requieren estudios que sigan profundizando
en la aplicación de este tipo de intervenciones.

INTRODUCCIÓN
En las últimas décadas la aplicación de la meditación en el campo de la salud mental ha
experimentado un crecimiento exponencial avalado por la literatura científica (1­3). En
concreto, estudios recientes señalan la meditación de compasión como una herramienta clave
para la promoción de la calidad de vida y el bienestar psicológico (4, 5).
El término Compasión hace referencia a un constructo psicológico multidimensional
ampliamente practicado durante siglos por tradiciones religiosas o espirituales con un
renovado interés por parte de la comunidad científica (6). Aunque no existe un claro consenso
en su definición, los autores coinciden en señalar que la compasión engloba el sentimiento
que surge al presenciar el sufrimiento de otro y que conlleva un deseo de ayudar (7).

Los principales elementos de la compasión serían cinco, los cuales están presentes en mayor
o menor medida en las distintas definiciones del término: reconocimiento del sufrimiento,
comprensión de la universalidad del sufrimiento, resonancia emocional, tolerancia de
sentimientos incómodos o molestos, y motivación a actuar para aliviar el sufrimiento ajeno (o
propio en la autocompasión)(8).
En los últimos años, han surgido distintas Intervenciones basadas en Compasión (IBC) que
tienen como objetivo entrenar y potenciar este constructo mediante compontes teóricos y
prácticos como la meditación formal e informal. Hasta la fecha se ha publicado un metaanálisis
sobre la eficacia de las IBC mostrando tamaños del efecto moderados para la reducción de
síntomas de depresión, ansiedad y estrés psicológico, así como para la mejora de la
satisfacción con la vida y la felicidad (9). Las intervenciones incluidas en dicho metaanálisis
fueron: Compassion-Focused Therapy (CFT), Mindful Self-Compassion (MSC), Compassion
Cultivation Training (CCT), Cognitively Based Compassion Training (CBCT), Cultivating
Emotional Balance (CEB), y Compassion and Loving-Kindness Meditations (CLKM) (10). Otro
reciente estudio de metaanálisis ha puesto de manifiesto que las terapias basadas en
autocompasión (o que incluyen algún componente de autocompasión) obtienen cambios
significativos en medidas de autocompasión, ansiedad y síntomas depresivos con tamaños del
efecto moderados, aunque no se observaron diferencias en comparación con controles activos
(11).
El objetivo de este trabajo es abordar el estudio de la viabilidad y la eficacia de las IBC
administradas a través de Internet, presentando los principales hallazgos de la investigación.


El uso de Internet para administrar intervenciones psicológicas se considera una estrategia
útil para ayudar a promover el bienestar y reducir la carga provocada por los trastornos
mentales en el sistema de salud con el objetivo de que éstas lleguen a las personas que las
necesitan, independientemente del lugar donde vivan o los recursos que posean (12). Por
tanto, el desarrollo de intervenciones autoaplicadas a través de Internet permite dispensar
intervenciones psicológicas que han demostrado ser eficaces -basadas en la evidenciamejorando su aceptación y resultando coste-efectivas (13).
En los últimos años han comenzado a surgir distintos estudios que investigan la viabilidad y
eficacia de Internet para administrar IBC.
Por una parte, Krieger, Martig, van den Brink y Berger (14) obtuvieron datos sobre la viabilidad
y utilidad de un programa de compasión (Mindfulness-based Compassionate Living, MBCL) en
su versión online en una muestra de 39 participantes con rasgo de autocrítica alto (medido
mediante la escala de autocompasión de Neff (15)). La intervención online fue bien valorada
por los participantes informando altos niveles de satisfacción. Los resultados indicaron un
aumento significativo en las puntuaciones de autocompasión, mindfulness y satisfacción con
la vida, tanto en el momento post-intervención como en el seguimiento de las 6 semanas, con
tamaños del efecto variando de moderados a grandes (d = 0, 50 ­ 1, 50). Posteriormente, la
versión online del programa MBCL ha sido puesta a prueba en un estudio controlado
aleatorizado (16) con 122 participantes también con rasgo de autocrítica alto. Los resultados
mostraron cambios significativos en el grupo de intervención con tamaños del efecto medios
en comparación con el grupo control de tratamiento habitual tanto en las medidas primarias
(síntomas de ansiedad, depresión y estrés, y autocompasión) como secundarias (formas de
autocrítica/ataque y autoconfianza, satisfacción con la vida, mindfulness, miedo a la
autocompasión, autoestima y vergüenza existencial). Los cambios se mantuvieron en el
seguimiento de los 6 meses.

El porcentaje de abandonos en este estudio fue de 11, 6%. En cuanto a otras medidas de
adherencia (número de módulos completados, número de ejercicios completados por
semana), éstas fueron predictores significativos del cambio tras la intervención online en las
puntuaciones de autocompasión, pero no en el resto de las medidas.
Por otra parte, FinlayJones, Kane y Rees (17) obtuvieron resultados preliminares en un
estudio piloto sobre la viabilidad y eficacia de un entrenamiento online en autocompasión
compuesto por 6 módulos dirigido a psicólogos en formación en Australia (N = 37). Los
participantes mostraron cambios significativos pre-post intervención en medidas de
autocompasión, felicidad, estrés percibido, regulación emocional y síntomas psicológicos
(p. ej. , ansiedad y depresión). Los cambios, además, se mantuvieron en el seguimiento de los
3 meses.
Por último, Eriksson, Germundsjö, Åström y Rönnlund (18) llevaron a cabo un estudio
controlado aleatorizado con el objetivo de examinar la eficacia de un programa de
entrenamiento de autocompasión administrado a través de Internet para la reducción de los
síntomas de estrés y burnout en psicólogos/as en activo. Participaron 101 psicológicos/as que
fueron asignados al azar al grupo de intervención (un ejercicio online de 15 minutos, 6 días a
la semana, durante 6 semanas) o a un grupo control de lista de espera. Finalmente, 81
participantes completaron la evaluación pre-post intervención, mostrando un aumento
significativo en las puntuaciones de autocompasión y reducciones en medidas de autofrialdad
(19), estrés percibido y síntomas de burnout en el grupo de intervención. Además, el estrés
percibido se relacionó en mayor medida con la autofrialdad que con la autocompasión.


CONCLUSIONES
En conclusión, hasta la fecha, distintos estudios señalan la utilidad de Internet para
administrar IBC. En concreto, los hallazgos revisados en este trabajo ponen de manifiesto la
viabilidad y eficacia preliminar de este tipo de intervenciones. Por tanto, estos datos sugieren
las posibilidades que ofrece Internet para cultivar la compasión con resultados prometedores
para el campo de la salud.
Se considera de especial importancia fomentar este tipo de intervenciones en el futuro
mediante la investigación y su aplicación en contextos sanitarios y de promoción de la salud.
Por una parte, las intervenciones basadas en Internet han demostrado ampliamente su
potencial en dichos contextos al facilitar intervenciones basadas en la evidencia con buena
aceptación y coste-efectividad (13). Por otra parte, la compasión ha emergido en el ámbito
clínico y científico con fuerza, demostrando un claro impacto para la salud física, psicológica y
social (9, 20, 21), siendo incluso un mejor predictor de la gravedad de los síntomas y de la
calidad de vida que otros constructos psicológicos relevantes como por ejemplo mindfulness
(22).
El campo de las IBC administradas a través de Internet está en sus comienzos. La mayoría de
los programas de compasión (o autocompasión) que han demostrado ser eficaces todavía no
se han desarrollado en formato online y no contamos con datos de su aplicabilidad en
población general y contextos clínicos. Así, tal y como se ha puesto de manifiesto, han surgido
algunos estudios que empiezan a explorar con cautela la viabilidad de aplicar este tipo de
intervenciones, lo que parece estar sentando las bases de un campo de investigación
prometedor. No obstante, existen pocos estudios rigurosos, con diseños controlados
aleatorizados. En consecuencia, se requieren más estudios que investiguen la aplicabilidad y
eficacia de las IBC autoaplicadas a través de Internet.
Otra línea de investigación futura también necesaria implicaría la identificación de los
mecanismos de acción de dichas intervenciones -tanto de variables predictoras y mediadoras
del cambio como de las barreras y variables facilitadoras de su implementación.

En resumen, en el presente trabajo se remarca el alcance y la utilidad de Internet para
proporcionar IBC considerando sus potenciales beneficios en cuanto a la mejora del bienestar
y promoción de la salud mental.
En esta línea, se alienta la investigación de este incipiente y prometedor campo de
investigación.

BIBLIOGRAFÍA
1.  Wang Y-Y, Li X-H, Zheng W, Xu Z-Y, Ng CH, Ungvari GS, et al. Mindfulness-based
interventions for major depressive disorder: A comprehensive meta-analysis of
randomized controlled trials. 2018; 229:429-36. Disponible en:
http://www. ncbi. nlm. nih. gov/pubmed/29331704

2. Spijkerman MPJ, Pots WTM, Bohlmeijer ET. Effectiveness of online mindfulness-based
interventions in improving mental health: A review and meta-analysis of randomised
controlled trials. 2016; 45:102-14. Disponible en:
https://www. sciencedirect. com/science/article/pii/S0272735815300623

3. Demarzo MMP, Montero-Marin J, Cuijpers P, Zabaleta-del-Olmo E, Mahtani KR,
Vellinga A, et al. The Efficacy of Mindfulness-Based Interventions in Primary Care: A
Meta-Analytic Review. 2015; 13(6):573-82. Disponible en:
http://www. ncbi. nlm. nih. gov/pubmed/26553897

4. De Vibe M, Bjørndal A, Fattah S, Dyrdal GM, Halland E, Tanner-Smith EE. Mindfulnessbased stress reduction (MBSR) for improving health, quality of life and social
functioning in adults: a systematic review and meta-analysis. 2017; Disponible en:
www. campbellcollaboration. org/library/

5. Campos D, Cebolla A, Quero S, Bretón-López J, Botella C, Soler J, et al. Meditation
and happiness: mindfulness and self-compassion may mediate the meditationhappiness relationship. Pers Individ Dif. 2016; 93.

6. Elices M, Carmona C, Pascual JC, Feliu-Soler A, Martin-Blanco A, Soler J. Compassion
and self-compassion: Construct and measurement. mindfulness & Compassion
[Internet]. 2017; 2(1):34-40. Disponible en:
http://linkinghub. elsevier. com/retrieve/pii/S2445407916300040

7. Goetz JL, Keltner D, Simon-Thomas E. Compassion: An evolutionary analysis and
empirical review. Psychol Bull [Internet]. 2010; 136(3):351-74. Disponible en:
http://www. ncbi. nlm. nih. gov/pubmed/20438142

8. Strauss C, Lever Taylor B, Gu J, Kuyken W, Baer R, Fergal J, et al. What is
compassion and how can we measure it? A review of definitions and measures. Clin
Psychol Rev [Internet]. 2016; 47:15-27. Disponible en:
http://dx. doi. org/10. 1016/j. cpr. 2016. 05. 004

9. Kirby JN, Tellegen CL, Steindl SR. A Meta-Analysis of Compassion-Based
Interventions: Current State of Knowledge and Future Directions. Behav Ther
[Internet]. 2017; 48(6):778-92. Disponible en:
https://doi. org/10. 1016/j. beth. 2017. 06. 003

10. Kirby JN. Compassion interventions: The programmes, the evidence, and implications
for research and practice. Psychol Psychother Theory, Res Pract. 2017; 90(3):432-55.

11. Wilson AC, Mackintosh K, Power K, Chan SWY. Effectiveness of Self-Compassion
Related Therapies: a Systematic Review and Meta-analysis. mindfulness (N Y). 2018;

12. Kazdin AE. Evidence-Based Psychosocial Treatment: Advances, Surprises, and Needed
Shifts in Foci. Cogn Behav Pract [Internet]. 2016; 23(4):426-30. Disponible en:

http://dx. doi. org/10. 1016/j. cbpra. 2015. 11. 003
13. Andersson G, Titov N, Dear BF, Rozental A, Carlbring P. Internet-delivered
psychological treatments: from innovation to implementation. World Psychiatry.
2019; 18(1):20-8.

14. Krieger T, Martig DS, van den Brink E, Berger T. Working on self-compassion online: A
proof of concept and feasibility study. Internet Interv [Internet]. 2016; 6:64-70.
Disponible en: http://dx. doi. org/10. 1016/j. invent. 2016. 10. 001

15. Neff KD. The Development and Validation of a Scale to Measure Self-Compassion. Self
Identity [Internet]. julio de 2003 [citado 10 de marzo de 2019]; 2(3):223-50.
Disponible en: http://www. tandfonline. com/doi/abs/10. 1080/15298860309027

16. Krieger T, Reber F, von Glutz B, Urech A, Moser CT, Schulz A, et al. An Internet-Based
Compassion-Focused Intervention for Increased Self-Criticism: A Randomized
Controlled Trial. Behav Ther [Internet]. 2018; #pagerange#. Disponible en:
https://doi. org/10. 1016/j. beth. 2018. 08. 003

17. Finlay-Jones A, Kane R, Rees C. Self-Compassion Online: A Pilot Study of an InternetBased Self-Compassion Cultivation Program for Psychology Trainees. J Clin Psychol.
2017; 73(7):797-816.

18. Eriksson T, Germundsjö L, Åström E, Rönnlund M. Mindful self-compassion training
reduces stress and burnout symptoms among practicing psychologists: A randomized
controlled trial of a brief web-based intervention. Front Psychol. 2018; 9(NOV):1-10.

19. Engel KE, Lannin DG, Vogel DL, Heath PJ, Seidman AJ, Brenner RE. Do selfcompassion and self-coldness distinctly relate to distress and well-being? A theoretical
model of self-relating. J Couns Psychol. 2018; 65(3):346-57.

20. Bierhoff H-W. The psychology of compassion and prosocial behaviour. En:
Compassion: Conceptualisations, research and use in psychotherapy. New York, NY,
US: Routledge; 2005. p. 148-67.

21. Weng HY, Schuyler B, Davidson RJ. The Impact of Compassion Meditation Training on
the Brain and Prosocial Behavior [Internet]. Seppälä EM, Simon-Thomas E, Brown SL,
Worline MC, Cameron CD, Doty JR, editores. Vol. 1. Oxford University Press; 2017.
Disponible en:
http://oxfordhandbooks. com/view/10. 1093/oxfordhb/9780190464684. 001. 0001/oxfor
dhb-9780190464684-e-11

22. Van Dam NT, Sheppard SC, Forsyth JP, Earleywine M. Self-compassion is a better
predictor than mindfulness of symptom severity and quality of life in mixed anxiety
and depression. J Anxiety Disord [Internet]. 2011; 25(1):123-30. Disponible en:
http://www. ncbi. nlm. nih. gov/pubmed/20832990

XX Congreso Virtual Internacional de Psiquiatría
ww. interpsiquis. com- abril 2019. Psiquiatria. com

Comentarios de los usuarios


Totalmente de acuerdo con la exposición, es algo que yo utilizo mucho en psicoterapia, todo lo que sea ponerse en el lugar del otro, motivarle para aliviar el sufrimiento que se percibe en otras personas que sufren, aportarles sus experiencias... no sólo ayuda al que lo recibe sino también al que lo aporta. Si además como ponéis de manifiesto las posibilidades que ofrece Internet para cultivar la compasión ofrece resultados prometedores para el campo de la salud considero importante seguir profundizando en ello. Enhorabuena por la publicación.

Ana Mª Bastida de Miguel
Psicólogo - España
Fecha: 03/04/2019