PUBLICIDAD-

Esquizofrenia paranoide, a propósito de un caso

Autor/autores: Javier Sánchez Sánchez , Pilar Chacón Martínez, María Gavilán Morales, Santiago Pina Franco, Cecilia Calero Moras, Natividad Megías Simarro, Manuel Martínez-Carlón Bueso, Miriam Fueyo Estévez
Fecha Publicación:
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Comunicación

Pilar Chacón Martínez, r1 del servicio de psiquiatría del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca; Santiago Pina Franco, r2 del servicio de psiquiatría del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca;María Gavilán Morales, r2 del servicio

RESUMEN

La esquizofrenia paranoide es un síndrome muy complejo y heterogéneo formado por superposición de multitud de fenómenos que coexisten a lo largo de la evolución del proceso morboso en proporción variable. Su diagnóstico es posible gracias a unos criterios diagnósticos, que incluyen tanto la aparición de síntomas psicóticos característicos mantenidos en el tiempo, como la disfunción sociolaboral que produce, así como la exclusión de otro tipo de psicosis por sustancias externas, otros trastornos del estado del ánimo y la relación con trastornos del desarrollo.

En nuestro caso, acude a Urgencias un varón de 40 años, con diagnóstico conocido de esquizofrenia paranoide y tratamiento con diversos antipsicóticos, por agitación y ansiedad. El paciente presenta clínica psicótica, con ideas delirantes persecutorias, alucinaciones auditivas, sobre las que centra su discurso. No hace crítica alguna sobre estas cuestiones. Presenta asímismo ansiedad psicógena, inquietud psicomotriz. No se objetivan ideas auto ni heterolíticas a su llegada, sin embargo, sus familiares comentan haberle encontrado en el alfeízar de la ventana.

Palabras clave: Esquizofrenia; Paranoide; delirio persecutorio; Afectividad


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-7697

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

ESQUIZOFRENIA paranoide, A PROPÓSITO DE UN CASO
Javier Sánchez Sánchez, Pilar Chacón Martínez, María Gavilán Morales, Santiago Pina Franco,
Cecilia Calero Moras, Natividad Megías Simarro, Manuel Martínez-Carlón Bueso, Miriam Fueyo
Estévez, Luna Fuentes Rumí, María Ángeles Carrillo Córdoba
hospital Universitario Virgen de la Arrixaca
jssdejuan@gmail. com

RESUMEN
La esquizofrenia paranoide es un síndrome muy complejo y heterogéneo formado por
superposición de multitud de fenómenos que coexisten a lo largo de la evolución del proceso
morboso en proporción variable. Su diagnóstico es posible gracias a unos criterios diagnósticos,
que incluyen tanto la aparición de síntomas psicóticos característicos mantenidos en el tiempo,
como la disfunción sociolaboral que produce, así como la exclusión de otro tipo de psicosis por
sustancias externas, otros trastornos del estado del ánimo y la relación con trastornos del
desarrollo. En nuestro caso, acude a Urgencias un varón de 40 años, con diagnóstico conocido
de esquizofrenia paranoide y tratamiento con diversos antipsicóticos, por agitación y ansiedad.
El paciente presenta clínica psicótica, con ideas delirantes persecutorias, alucinaciones auditivas,
sobre las que centra su discurso. No hace crítica alguna sobre estas cuestiones. Presenta
asímismo ansiedad psicógena, inquietud psicomotriz. No se objetivan ideas auto ni heterolíticas
a su llegada, sin embargo, sus familiares comentan haberle encontrado en el alfeízar de la
ventana.

INTRODUCCIÓN
La esquizofrenia es un trastorno mental con síntomas psicóticos. Mirando atrás en la historia,
encontramos las primeras definiciones de la enfermedad a principios del s. XX.
Desde los primeros casos descritos por Diem (1903) de formas simples de dementia
praecox, cuya evolución se asimiló al deterioro insidioso de la inteligencia y el afecto, pero sin
los síntomas positivos propios de la psicosis, el diagnóstico de esquizofrenia simple no ha dejado
de verse envuelto en controversias.
Posteriormente, Bleuler dividió los síntomas esquizofrénicos en esenciales y accesorios,
incluyendo entre los primeros el autismo, la ambivalencia, la alogia y las alteraciones afectivas.
Sugirió que estos síntomas esenciales eran los fundamentales y comunes a todos los trastornos
esquizofrénicos, siendo los síntomas accesorios (alucinaciones, delirios, catatonia) más
llamativos pero menos importantes.
Los sistemas psiquiátricos de clasificación incluyeron la esquizofrenia simple como una categoría
diagnóstica: en 1948 en la CIE-6 y en 1952 en el DSM-I. Sin embargo, las definiciones describían
un trastorno de límites imprecisos y sintomatología confusa.
En pos de estandarizar los diagnósticos psiquiátricos, el DSM-III se propuso entre otras tareas
homogeneizar a la población de pacientes afectados por la esquizofrenia. Se decidió restringir el
concepto de esta enfermedad al de un trastorno en el cual hayan surgido delirios, alucinaciones
o marcados trastornos formales del pensamiento. Se trata de síntomas claramente discordantes
con la normalidad y fáciles de identificar.
A través del desarrollo de los sistemas psiquiátricos, se ha hecho más fácil el diagnóstico de esta
patología, para lo cual se necesita cumplir una serie de criterios, entre los que se incluyen tanto
variables clínicas, sociales y de tiempo.

CASO CLÍNICO
Presentamos el caso de un paciente de 40 años que ha acudido a Urgencias, refiriendo ideas
suicidas enraizadas en ideas deliroides de persecución.
El paciente está consciente y orientado, colabora en la entrevista. Su discurso está centrado en
estas ideas. El paciente comenta a su vez estar oyendo voces, que le piden que se haga daño.
No hace crítica alguna de las alucinaciones auditivas.
Asimismo, y en relación a clínica delirante, expone que hace meses, durante un análisis
sanguíneo le han implantado un chip. En la calle hablan de él, insultándole, etc.
Muy interpretativo, refiere que muchas empresas han quebrado por culpa de un virus que él
tuvo en el ordenador y que se ha difundido a todos los móviles.
No presenta autorreferencialidad. Presenta un alto grado de angustia e inquietud.
No presenta problemas de apetito ni sueño, y en el momento de la entrevista no presentaba
ideación auto ni heterolítica, aunque haya sido ésta el motivo de consulta, pues sus familiares
le han encontrado en el alféizar de la ventana.
Nuestro paciente tiene su primer contacto con un servicio de psiquiatría hace 20 años. Vive con
sus padres y ha cursado todo el bachillerato, por lo que consideramos un nivel cultural medioalto.
Reconoce que lleva 4 meses y medio sin tomar tratamiento.

DISCUSIÓN
Para poder diagnosticar correctamente de esquizofrenia, como dijimos anteriormente, los
sistemas psiquiátricos han establecido, a través de sus diferentes ediciones, unos criterios
diagnósticos. Estas guías describen además los diferentes subtipos de esquizofrenia que nos
vamos a poder encontrar, sin embargo, en esta comunicación nos vamos a centrar en la
esquizofrenia paranoide, el subtipo más frecuente.
Según el DSM-V, se han de cumplir estos criterios:
A. Síntomas característicos: Dos (o más) de los siguientes, cada uno de ellos presente durante
una parte significativa de un período de 1 mes (o menos si ha sido tratado con éxito):
Ideas delirantes , alucinaciones , lenguaje desorganizado (p. ej. , descarrilamiento frecuente o
incoherencia), comportamiento catatónico o gravemente desorganizado, síntomas negativos,
por ejemplo, aplanamiento afectivo, alogia o abulia
A. disfunción social/laboral

B. Duración: Persisten signos continuos de la alteración durante al menos 6 meses. Este
período de 6 meses debe incluir al menos 1 mes de síntomas que cumplan el Criterio A (o
menos si se ha tratado con éxito) y puede incluir los períodos de síntomas prodrómicos y
residuales.

C. Exclusión de los trastornos esquizoafectivo y del estado de ánimo

D. Exclusión de consumo de sustancias y de enfermedad médica

E. Relación con un trastorno generalizado del desarrollo: Si hay historia de trastorno autista o
de otro trastorno generalizado del desarrollo, el diagnóstico adicional de esquizofrenia sólo
se realizará si las ideas delirantes o las alucinaciones también se mantienen durante al
menos 1 mes (o menos si se han tratado con éxito).

clasificación del curso longitudinal:
Episódico con síntomas residuales interepisódicos , Episódico sin síntomas residuales
interepisódicos, episodio único en remisión parcial, episodio único en remisión total, Otro patrón
o no especificado

Según el CIE 10, , los criterios son más laxos, y no establecen unos criterios claros, sino una
descrpción de los síntomas, positivos y negativos, más frecuentes, y que nos orientan al
diagnóstico.
Así, las ideas delirantes y alucinaciones paranoides más características son las siguientes:
a)Ideas delirantes de persecución, de referencia, de celos, genealógicas, de tener una misión
especial o de transformación corporal.

b)Voces alucinatorias que increpan al enfermo dándole órdenes, o alucinaciones auditivas sin
contenido verbal, por ejemplo, silbidos, risas o murmullos.

c)Alucinaciones olfatorias, gustatorias, sexuales u de otro tipo de sensaciones corporales.
Pueden presentarse también alucinaciones visuales, aunque rara vez dominan.

El curso de la esquizofrenia paranoide puede ser episódico, con remisiones parciales o completas,
o crónico. En esta última variedad los síntomas floridos persisten durante años y es difícil
distinguir episodios aislados. El comienzo tiende a ser más tardío que en las formas hebefrénica
y catatónica.
Deben satisfacerse las pautas generales para el diagnóstico de esquizofrenia y además deben
predominar las alucinaciones o las ideas delirantes y ser relativamente poco llamativos los
trastornos de la afectividad, de la voluntad y del lenguaje y los síntomas catatónicos.
Normalmente las alucinaciones son del tipo descrito en b) y c). Las ideas delirantes pueden ser
casi de cualquier tipo, pero las más características son las ideas delirantes de ser controlado, de
influencia, de dominio y las ideas de persecución de diversos tipos.

CONCLUSIÓN
La esquizofrenia, en sus distintos subtipos, es un trastorno psiquiátrico muy frecuente, con una
prevalencia mundial estimada del 1%. Desde su primera clasificación como Daementia Precox
en los albores del s. XX hasta las nuevas clasificaciones, la historia de la enfermedad ha sufrido
numerosos cambios, todos ellos orientados a satisfacer la necesidad de los facultativos para el
correcto diagnóstico y posterior tratamiento del trastorno.
Como hemos visto, hoy en día nos valemos de varias herramientas que nos facilitan nuestro
trabajo, y exponen de forma clara y sencilla cuales son los criterios para incluir a un paciente en
este diagnóstico.

BIBLIOGRAFÍA
En defensa del diagnóstico de esquizofrenia simple, reflexiones a propósito de un caso
In defence of the diagnosis of simple schizophrenia, reflections on a case presentation
José Martínez Serrano , , María L. Medina Garrido , Rosario Consuegra Sánchez , Matias Del
Cerro Oñate , José L. López-Mesa , Juana González Matás
Revista de psiquiatría y Salud Mental, Vol. 05. Núm. 01. Enero 2012 - Marzo 2012
CIE 10: TRANSTORNOS MENTALES Y DEL COMPORTAMIENTO: DESCRIPCIONES CLINICAS Y
PAUTAS PARA EL DIAGNOSTICO (T. 1) VV. AA. , MEDITOR S. L. , 1992
American Psychiatric Association. DSM-V-TR, Breviario: Criterios Diagnósticos. Barcelona:
Masson, 2014
INTRODUCCIÓN A LA PSICOPATOLOGÍA Y LA PSIQUIATRÍA, 8ª ED.
MASSON, 2015

17º Congreso Virtual de Psiquiatria. com. Interpsiquis
2016 interpsiquis. com - Febrero 2016
Psiquiatria. com

J. VALLEJO RUILOBA ,

Comentarios/ Valoraciones de los usuarios



¡Se el primero en comentar!