Última actualización web: 23/06/2021

Teletratamiento: aplicación de las nuevas tecnologías para dejar de fumar.

Autor/autores: A. Garcia Baena
Fecha Publicación: 01/01/2002
Área temática: Adicciones .
Tipo de trabajo:  Comunicación

RESUMEN

Las nuevas tecnologias deben ser utilizadas también en el ámbito terapéutico en general, y en particular en el tratamiento del tabaquismo. En esta comunicación, se repasa el proceso histórico de las estrategias automatizadas. El objetivo básico siempre ha sido la transmisión de información, una de las características del proceso terapéutico. Se insiste en la necesidad del establecimiento de una relación segura y confidencial con el usuario o receptor. Las nuevas tecnologias y avances permiten que la información así intercambiada tenga una óptima calidad.

No solamente esta técnica es idónea para todo tipo de pacientes, sino que es especialmente útil ante situaciones de grandes distancias o personas que no disponen de tiempo suficiente o ante dificultades de coincidencia de horarios. Otro aspecto atrayente es el bajo coste de la intervención así como su complementariedad con otras técnicas clásicas de intervención.

Palabras clave: Tabaquismo, Teletratamiento

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-1967

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Teletratamiento: aplicación de las nuevas tecnologías para dejar de fumar.

(Teletreatment: application of new technologies to quit smoking. )

Abella Pons, F; Garcia Baena, A; Blanco Florit, A.

Unidad de tabaquismo. Clinica L'Aliança.

PALABRAS CLAVE: Teletratamiento, tabaquismo.

(KEYWORDS: Teletreatment, Quit smoking. )

[otros artículos] [4/2/2002]


Resumen

Las nuevas tecnologias deben ser utilizadas también en el ámbito terapéutico en general, y en particular en el tratamiento del tabaquismo.

En esta comunicación, se repasa el proceso histórico de las estrategias automatizadas. El objetivo básico siempre ha sido la transmisión de información, una de las características del proceso terapéutico.

Se insiste en la necesidad del establecimiento de una relación segura y confidencial con el usuario o receptor. Las nuevas tecnologias y avances permiten que la información así intercambiada tenga una óptima calidad. No solamente esta técnica es idónea para todo tipo de pacientes, sino que es especialmente útil ante situaciones de grandes distancias o personas que no disponen de tiempo suficiente o ante dificultades de coincidencia de horarios.

Otro aspecto atrayente es el bajo coste de la intervención así como su complementariedad con otras técnicas clásicas de intervención.

Abstract

New technologies must be also applied within therapies in general, and particularly in tobacconism treatment. I the communication, the historical process of the automated strategies is revised. The main goal has always been the information transmission, that is the essential characteristic in the therapeutic process.

There is a high need in stablishing confidential and secure relationship with the user of receiver. New technologies and advances allow the interchanged information to have an optimum quality.

Not only is this a suitable technique for all kind of patients but it is also specially useful in large distances situations. Likewise, it fits in both people who do not have enough time and in timetable coincidences. Another aspect is the low cost of the treatment and its complementary use with other classic techniques in intervention.



Introducción.

Dos son los objetivos que abordaremos. Por una parte, el conocimiento de las técnicas actuales de transmisión de información (especialmente Internet) y, por otra parte, las estrategias terapéuticas propias del tratamiento para dejar de fumar. Se justifica el uso de las nuevas tecnologías especialmente por la elevada utilización por parte de la gente, por la proximidad entre las personas que usan la red i por la dificultad de las personas en acceder al circuito asistencial, o sea, aquellas personas que para vivir en determinados ámbitos geográficos tienen dificultad para aproximarse de manera flexible a los recursos sanitarios. Aún así, nos encontramos delante de un nuevo instrumento que no podemos ignorar.

 

Referencias históricas de la informática.

Alejandro Graham Bell inventó y patentó el teléfono en el año 1876. Guglielmo Marconi transmite en 1895 la primera señal de radio. En 1927 se hizo la primera emisión de TV del mundo, en Estados Unidos. El primer ordenador fue diseñado y construido en 1946. En 1948 en Bell Labs inventan el módem. En 1951 se crea Inivac-1, el primer ordenador puesto a la venta. IBM desarrolla en 1954 el IBM-650, el primer primer ordenador producido para venderse en grandes cantidades. En 1958 Bell Labs consigue que las líneas de teléfono transmitieran información binaria. Dough Engelbart inventó en 1964 el ratón. Más próximos a la actualidad, los primeros hechos que definirían la historia moderna de la informática, serían los siguientes: el departamento de Defensa de los EUA crea en 1969 Internet, Ray Tomlinson envia en 1972 el primer correo electrónico, se presentan los primeros teléfonos móviles en 1979, Seagate Technology presenta en 1980 el primer disco duro con una capacidad de 5MB, Microsoft presenta en el año 1981 MS-DOS, Apple anuncia en 1984 el Macintosh 128k, el primer ordenador controlado por ratón. El mismo año aparecen las primeras unidades CD-Rom por ordenador. En 1985 se vende Windows 1. 0. En 1989 se crea el procesador Intel a 33 Mhz. Recientemente, en el año 1990, aparece el lenguaje Hipertext Markup que hace posible el nacimiento de la World Wide Web (www). En 1995 sele a la venta el DVD. En el año 200 la velocidad del procesador Intel Pentium 4 es de 1, 5 Ghz. Alguien tendrá que continuar estas referencias históricas a partir de aquí.

 

Los procesos clínicos automatizados.

El ordenador y el uso que hacemos está ampliamente presente en nuestras consultas, aulas, laboratorios y quirófanos. No sólo nos permite la conexión entre nosotros, sino que también con los demás. Por todos es conocida la experiencia de algunos cirujanos plásticos americanos que ensayan en casa su intervención del día siguiente y, una vez enontrada la técnica correcta, la graban y la aplican en su intervención, lo cual reduce al máximo el riesgo de equivocación. En psicología, por ejemplo, la corrección de material diagnóstico es habitual, así como su interpretación y elaboración del informe correspondiente. Sólo existe un riesgo, que tanta técnica nos haga olvidar la cara del paciente. Es por esto que estos instrumentos deben ser precisamente esto, aparatos, utensilios que ayuden a mejorar nuestro trabajo y, en el caso que ahora explicamos, nos permitan llegar a personas que de otra manera quizás no lo harían.

 

¿Qué es el teletratamiento?

En palabras de Esther Dyson, presidenta de ICANN, “más que un simple medio pasivo para la divulgación de información médica, la red puede constituir una fuerza activa que faculte a los individuos para asumir el control sobre su propia salud (. . . ). Pueden beneficiarse de la capacidad de personalización de la red”. Sus objetivos bäsicos son: llegar al máximo de personas, especialmente a aquellas que tienen dificultad de movilidad o prefieren una asistencia desde su casa u otro lugar, personas con poblemas de horario, de entorno, con cargas familiares, y es especialmente útil en personas que presentan alguna minusvalia.
Un elemento básico en la relación asistencial es el cara a cara. Esta relación puede seguir siendo la misma a pesar de la distancia. Mediante el teléfono, ¿cuántas veces nos hemos tranquilizado, hemos aprendido, nos hemos orientado, etc? Y ya no hablemos de lo que nos espera cuando las videoconferencias de calidad esten al alcance de todos. En cuanto al teletratamiento, será de utilidad en temas de consulta simple de información y formación ( recordemos los casos de congresos virtuales de psiquiatría, de drogodependencias, y Foro Abierto sobre Telemedicina, etc. ), en el acceso a listados de profesionales, atención mínima especializada, seguimiento de casos, material de soporte y de autoayuda, etc. La posibilidad de ofrecer texto e imágenes -también en movimiento-, enriquece la relación asistencial. Otra ventaja es el tiempo. El paciente o el usuario puede acceder a la información en el momento que lo desee, no es necesaria la presencia física del técnico en ese mismo momento.

 

Tratamiento para dejar de fumar.

Teniendo en cuenta estas premisas, la experiencia demuestra que la red es un buen utensilio para ayudar a aquellos fumadores que se plantean el tratamiento. En la mayoría de los casos que se utiliza el teletratamiento, hay una relación con el o los pacientes previa al seguimiento mediante Internet (o telefónico). En otros casos, a causa de las dificultades antes comentadas, puede ser que la única relación con el paciente sea virtual. Es necesario tener en cuenta el tema de la sinceridad y la validez de la información aportada por el paciente (receptor), así como la discreción, la confidencialidad y la ptotección de los datos por parte del profesional (emisor). El paciente que quiere dejar de fumar recibirá orientaciones, consejos, pautas, material gráfico y un apoyo personalizado a su caso concreto. El, a la vez; podrá consultar con su terapeuta en el momento que lo desee, así como contactar con otros pacientes como él (chat, correo electrónico, etc). Coo actualmente podemos encontrar en la red múltiples direcciones que ofrecen los servicios específicos de autoayuda, la condición que se exigiría sería la presencia de un código deontológico específico para el tratamiento a distancia, así como su reconocimiento como web acreditada y reconocida para esta finalidad (HON Code, etc). Algunas de las direcciones de interés en que podemos encontrar una estrategia correcta de intervención, son:
www. freeandclear. org adiostabaco. com. ar

 

Conclusiones.

El teletratamiento entendido como utensilio de soporte y de complento del trabajo asistencial, nunca se debe sustituir. Aunque siempre será mejor en determinados casos o situaciones la atención a distancia que la no atención. Por eso, es necesario un estudio profundo de los campos de intervención que se pueden beneficiar de las nuevas tecnologías de la comunicación. A la vez, el teletratamiento no es compatible con el tractamiento clásico, se puede disponer de las dos posibilidades, ppor ejemplo, teniendo un grupo de terapia para dejar de fumar que una vez conseguida la abstinencia, mediante correo electrónico o chat podemos hacer el apoyo y el mantenimiento de la abstinencia.
Además, según estudios pioneros en la materia, los profesionales y los pacientes que intervienen en las experiencias hacen una valoración muy satisfactoria de los resultados, de la experiencia clínica, del alcance logrado y de la buena relación coste-beneficio. Sea como sea, es un tema que todavía obliga su estudio y una aplicación más continuada, lo cual significa que las administraciones se impliquen en su estudio y desarrollo.
Otro aspecto intrínseco a la intervención terapéutica así realizada, es que la confidencialidad de los datos debe estar presnete en todo momento. El paciente/usuario debe sentirse confiado al aportar sus datos y ser devolucionados por el profesional que le atiende.

 

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar