PUBLICIDAD-

Diagnóstico psicopatológico en un grupo de población reclusa atendida en un Equipo de Salud Mental de Distrito (ESMD).

Autor/autores: María del Mar Espinosa Nogales
Fecha Publicación: 01/01/2003
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

La población reclusa, teniendo en cuenta la situación adaptativa de estrés en que se encuentra debido a la pérdida de libertad, el perfil previo de analfabetismo, pobreza, marginalidad, o las características de la propia organización interna de la institución, entre otros factores, puede ser definida en su conjunto como población en riesgo para los servicios de Salud Mental.

Nos propusimos estudiar el perfil de pacientes que acudían derivados por los Servicios Médicos de prisiones a un ESM en función del diagnóstico psicopatológico que recibían, centrándonos en la patología psiquiátrica de mayor gravedad.

Palabras clave: Población reclusa, Prisión, Trastorno mental


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-2014

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Diagnóstico psicopatológico en un grupo de población reclusa atendida en un Equipo de Salud Mental de Distrito (ESMD).

María del Mar Espinosa Nogales.

Equipo de Salud Mental de Distrito Bahía, Puerto de Santa María, Cádiz

PALABRAS CLAVE: trastorno mental, Prisión, Población reclusa.

[25/2/2003]



Introducción

La población reclusa, teniendo en cuenta la situación adaptativa de estrés en que se encuentra debido a la pérdida de libertad, el perfil previo de analfabetismo, pobreza, marginalidad, o las características de la propia organización interna de la institución, entre otros factores, puede ser definida en su conjunto como población en riesgo para los servicios de Salud Mental.

Nos propusimos estudiar el perfil de pacientes que acudían derivados por los Servicios Médicos de prisiones a un ESM en función del diagnóstico psicopatológico que recibían, centrándonos en la patología psiquiátrica de mayor gravedad.


Material y métodos

Utilizamos el material clínico registrado en el E. S. M. D. “Bahía”, 337 historias, relacionado con las demandas evacuadas entre los años 1989 y 2000, por los Servicios Médicos de los Centros Penitenciarios.

Los criterios adoptados para la recogida del diagnóstico psicopatológico se ajustaron a la clasificación CIE-10. El estudio se llevó a cabo de modo descriptivo mediante el paquete de software estadístico SPSS-11.


Resultados

El diagnóstico más frecuente fue el correspondiente al grupo de trastornos de la personalidad y el comportamiento, con un porcentaje válido del 32, 3%, seguido por los pacientes diagnosticados con patologías del tipo de trastornos neuróticos, secundarios a situaciones estresantes y somatomorfos, un 20, 7%, y esquizofrenia, trastorno esquizotípico y trastornos de ideas delirantes, el 20, 1%.

El 8, 8% de pacientes fueron diagnosticados de trastornos afectivos, el 3, 4%, de trastornos mentales y del comportamiento debidos al consumo de sustancias psicotropas, y el 2% de pacientes padecían retraso mental. Un 0, 7% fue diagnosticado de trastornos mentales orgánicos, y un 1 % de trastorno mental sin especificación. Se descartó patología psiquiátrica en un porcentaje válido del 9, 9% de los pacientes estudiados.


Conclusiones

En primer lugar nos encontramos con tan solo un 10% de demandas en las que se descarta patología psiquiátrica, lo que hablaría a favor de una buena capacidad discriminativa de los médicos de prisiones, quienes, por otra parte, prestarían una atención suficiente y adecuada, dado el bajo porcentaje respecto a lo esperado, a aquellas demandas provenientes de pacientes diagnosticados de trastornos por abuso de sustancias.

Aunque el porcentaje es muy bajo, resulta sorprendente encontrarnos con personas afectas de retraso mental en prisión. Nos pareció significativo que un porcentaje tan elevado de la demanda corresponda a trastornos psicóticos, dado que entendemos que por su gravedad y complejidad de abordaje, este tipo de pacientes deberían recibir una atención específica en la red de atención general en psiquiátricos penitenciarios, pero consideramos que nunca en el ámbito carcelario.

Comentarios/ Valoraciones de los usuarios



¡Se el primero en comentar!