PUBLICIDAD
Última actualización web: 07/10/2022

Trayectorias de riesgo neurológico y psiquiátrico después de la infección por SARS-CoV-2

Artículo | Coronavirus | 23/09/2022

  • Autor(es): Dr. Maxime Taquet, Rebecca Sillett, Lena Zhu...(et.al)
  • Título original: Neurological and psychiatric risk trajectories after SARS-CoV-2 infection: an analysis of 2-year retrospective cohort studies including 1 284 437 patients
  • Fuente: The Lancet Psychiatry
RESUMEN

COVID-19 está asociado con un mayor riesgo de secuelas neurológicas y psiquiátricas en las semanas y meses posteriores. Todavía no está claro cuánto tiempo permanecen estos riesgos, si afectan a niños y adultos de manera similar y si las variantes del SARS-CoV-2 difieren en sus perfiles de riesgo.

Métodos

En este análisis de estudios de cohortes retrospectivos de 2 años, extrajimos datos de la red de registros médicos electrónicos TriNetX, una red internacional de datos no identificados de registros de atención médica de aproximadamente 89 millones de pacientes recopilados de proveedores hospitalarios, de atención primaria y especialistasm(principalmente de EE. UU. , pero también de Australia, Reino Unido, España, Bulgaria, India, Malasia y Taiwán).

Se identificó una cohorte de pacientes de cualquier edad con COVID-19 diagnosticados entre el 20 de enero de 2020 y el 13 de abril de 2022 y se comparó la puntuación de propensión (1:1) con una cohorte contemporánea de pacientes con cualquier otra infección respiratoria.

El emparejamiento se realizó sobre la base de factores demográficos, factores de riesgo de COVID-19 y enfermedad grave por COVID-19, y estado de vacunación. Los análisis se estratificaron por grupo de edad (edad <18 años [niños], 18–64 años [adultos], y ≥65 años [adultos mayores]) y fecha de diagnóstico.

Evaluamos los riesgos de 14 diagnósticos neurológicos y psiquiátricos después de la infección por SARS-CoV-2 y comparamos estos riesgos con la cohorte de comparación emparejada.

Las trayectorias de riesgo de 2 años se representaron mediante cocientes de riesgos instantáneos (HR) variables en el tiempo y se resumieron utilizando los HR constantes de 6 meses (que representan los riesgos en la fase anterior del seguimiento, que aún no se han caracterizado bien en niños), el horizonte de riesgo para cada resultado (es decir, el momento en que el HR regresa a 1), y el tiempo para igualar la incidencia en las dos cohortes.

También estimamos cuántas personas fallecieron después de un diagnóstico neurológico o psiquiátrico durante el seguimiento en cada grupo de edad. Finalmente, comparamos cohortes emparejadas de pacientes diagnosticados con COVID-19 directamente antes y después de la aparición de alfa (B. 1. 1. 7), delta (B. 1. 617. 2),

Recomendaciones

Identificamos 1 487 712 pacientes con diagnóstico registrado de COVID-19 durante el período de estudio, de los cuales 1 284 437 (185 748 niños, 856 588 adultos y 242 101 adultos mayores; edad media general 42·5 años [SD 21· 9]; 741 806 [57, 8 %] eran mujeres y 542 192 [42, 2 %] eran hombres) se emparejaron adecuadamente con el mismo número de pacientes con otra infección respiratoria.

Las trayectorias de riesgo de los resultados después de la infección por SARS-CoV-2 en toda la cohorte difirieron sustancialmente. Si bien la mayoría de los resultados tenían HR significativamente superiores a 1 después de 6 meses (con la excepción de la encefalitis, el síndrome de Guillain-Barré, los trastornos de los nervios, las raíces nerviosas y los plexos, y el parkinsonismo), sus horizontes de riesgo y el tiempo para igualar la incidencia variaron mucho.

Los riesgos de los trastornos psiquiátricos comunes volvieron a la línea de base después de 1 a 2 meses (trastornos del estado de ánimo a los 43 días, trastornos de ansiedad a los 58 días) y posteriormente alcanzó una incidencia general igual a la del grupo de comparación emparejado (trastornos del estado de ánimo a los 457 días, trastornos de ansiedad a los 417 días).

Por el contrario, los riesgos de déficit cognitivo (conocido como niebla cerebral), demencia, trastornos psicóticos y epilepsia o convulsiones seguían aumentando al final del período de seguimiento de 2 años.

Las trayectorias de riesgo posteriores a COVID-19 difirieron en niños en comparación con adultos: en los 6 meses posteriores a la infección por SARS-CoV-2, los niños no tenían un mayor riesgo de cambios en el estado de ánimo (HR 1·02 [IC 95% 0·94–1· 10) o trastornos de ansiedad (1·00 [0·94–1·06]), pero tenían un mayor riesgo de déficit cognitivo, insomnio, hemorragia intracraneal, accidente cerebrovascular isquémico, trastornos de los nervios, raíces y plexos nerviosos, trastornos psicóticos, y epilepsia o convulsiones (HR que van desde 1·20 [1·09–1·33] a 2·16 [1·46–3·19]).

A diferencia de los adultos, el déficit cognitivo en niños tenía un horizonte de riesgo finito (75 días) y un tiempo finito para igualar la incidencia (491 días). Una proporción considerable de adultos mayores que recibieron un diagnóstico neurológico o psiquiátrico, en cualquiera de las cohortes, murió posteriormente, especialmente aquellos diagnosticados con demencia, epilepsia o convulsiones.

Los perfiles de riesgo fueron similares justo antes y justo después de la aparición de la variante alfa (n=47 675 en cada cohorte). Justo después de (vs justo antes) la aparición de la variante delta (n=44 835 en cada cohorte), se observaron mayores riesgos de accidente cerebrovascular isquémico, epilepsia o convulsiones, déficit cognitivo, insomnio y trastornos de ansiedad, agravados por una mayor tasa de mortalidad.

Con omicron (n=39 845 en cada cohorte), hubo una tasa de mortalidad más baja que justo antes de la aparición de la variante, pero los riesgos de resultados neurológicos y psiquiátricos se mantuvieron similares.

Interpretación

Este análisis de estudios de cohortes retrospectivos de 2 años de personas diagnosticadas con COVID-19 mostró que la mayor incidencia de trastornos del estado de ánimo y de ansiedad fue transitoria, sin un exceso general de estos diagnósticos en comparación con otras infecciones respiratorias.

Por el contrario, el mayor riesgo de trastorno psicótico, déficit cognitivo, demencia y epilepsia o convulsiones persistió durante todo el tratamiento.

Las diferentes trayectorias sugieren una patogénesis diferente para estos resultados. Los niños tienen un perfil general de riesgo psiquiátrico más benigno que los adultos y los adultos mayores, pero su mayor riesgo sostenido de algunos diagnósticos es motivo de preocupación.

El hecho de que los resultados neurológicos y psiquiátricos fueran similares durante las ondas delta y omicron indica que la carga sobre el sistema de salud podría continuar incluso con variantes que son menos graves en otros aspectos.

Para acceder al texto completo consulte las características de suscripción de la fuente original:https://www.thelancet.com/


Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-68354
Etiquetas: riesgo neurológico, riesgo psiquiátrico, SARS-CoV-2


¿Eres psiquiatra o psicólog@?

Mantente informado y capta nuevos clientes.

Regístrate gratis en psiquiatria.com


Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar

Publicidad
--
PUBLICIDAD
Próximos Cursos Online
Apúntate ahora y obtén hasta un 50% de descuento en la mayoría de nuestros cursos.
El Apego en Psicoterapia
PUBLICIDAD