Última actualización web: 11/07/2020

Caminante no hay camino, se hace camino al andar

Autor/autores: SA Pina Franco , M Gavilán Morales, C Calero Mora, N Megías Simarro, G Valero López, P Botías Cegarra, I Ibernón Caballero, M Fueyo Estévez
Fecha Publicación:
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Póster

Hospital clínico universitario Virgen de la Arrixaca

RESUMEN

Se presenta el caso de una mujer de 17 años que acude a puertas de urgencias del hospital acompañada de varios de sus familiares por intento autolítico. Como antecedentes psiquiátricos cabe destacar: diagnostico previo a los 14 años de esquizofrenia paranoide; a los 16, diagnostico de retraso mental moderado; varios intentos autoliticos y un padre diagnosticado de esquizofrenia paranoide. Nivel cultural bajo. Con respecto a su historia actual los familiares comentan que la han encontrado de forma accidental intentando ahorcarse con unos pañuelos que ató al cabecero de la cama. Durante los ultimos días presentó alteraciones conductuales, con ideas delirantes de envenenamiento y persecutorias.

Desapareció 2 días y apareció en un pueblo que se ubica a 70 kilómetros de su domicilio aduciendo la familia que “se aburre y tiene la necesidad de andar”. La paciente no tolera que le lleven la contra, discurso exaltado durante la entrevista. La familia y ella cuentan un cuadro compatible con una disforia maniforme en los últimos meses, no duerme, apenas come, está agitada, se escapa de casa, irritable, logorreica. Las pruebas realizadas resultaron normales. Durante su estancia en planta y tras la toma de olanzapina, clonazepam y flurazepam la paciente mejora de su cuadro, estando cada día mejor, menos hipertímica y menos desinhibida.

Realiza planes de futuro, niega ideación autolítica y es dada de alta. Finalmente es diagnosticada de fase maniaca. Valoraremos el diagnostico diferencial entre la fase maniaca y los cuadros psicóticos en pacientes con retraso mental.

Palabras clave: Retraso mental, fase maniaca, psicosis


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-7340

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

"Caminante no hay camino, se hace camino al andar"
Pina franco SA1, Gavilán Morales M, Megías Simarro N, Calero Mora C, Ibernón Caballero I, Botías Cegarra P.
1)Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca (Murcia).

INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS

Es difícil encontrar en las disciplinas de la salud un caso parecido al del retraso mental. Se trata de
una entidad frecuente, cuyas consecuencias se extienden a lo largo de la vida del sujeto, y no tiene
un tratamiento curativo. El retraso mental afecta al 1,5% de la población en los países occidentales y
se duplica en los países más pobres. En las personas con discapacidad intelectual podemos
1
observar los mismos tipos de trastornos mentales que en las personas con función intelectual normal .
La dificultad estribará en su identificación para, posteriormente, abordarlos.

MATERIAL Y MÉTODOS

Se presenta el caso de una mujer de 17 años que acude a puertas de urgencias del hospital
acompañada de varios de sus familiares por intento autolítico. Como antecedentes psiquiátricos
cabe destacar: diagnostico previo a los 14 años de esquizofrenia paranoide; a los 16, diagnostico de
retraso mental moderado; varios intentos autoliticos y un padre diagnosticado de esquizofrenia
paranoide. Nivel cultural bajo. Con respecto a su historia actual los familiares comentan que la han
encontrado de forma accidental intentando ahorcarse con unos pañuelos que ató al cabecero de la
cama. Durante los últimos días presentó alteraciones conductuales, con ideas delirantes de
envenenamiento y persecutorias. Desapareció 2 días y apareció en un pueblo que se ubica a 70
kilómetros de su domicilio aduciendo la familia que "se aburre y tiene la necesidad de andar". La
paciente no tolera que le lleven la contra, discurso exaltado durante la entrevista. La familia y ella
cuentan un cuadro compatible con una disforia maniforme en los últimos meses, no duerme, apenas
2
come, está agitada, se escapa de casa, irritable, logorreica . Las pruebas realizadas resultaron
normales.

RESULTADOS

Durante su estancia en planta y tras la toma de olanzapina, clonazepam y flurazepam la paciente
mejora de su cuadro, estando cada día mejor, menos hipertímica y menos desinhibida. Realiza
planes de futuro, niega ideación autolítica y es dada de alta. Finalmente es diagnosticada de fase
maniaca. Las fases maniacas, en pacientes con retraso mental, se caracterizan por ánimo
expansivo, irritable, aumento del habla, distraibilidad, cambio constante de planes, insomnio,
inquietud motora, desinhibición, comportamiento social y sexual inapropiado, agresividad. Casi todos
estos síntomas los presentaba nuestra paciente, lo que nos ayudó a no diagnosticarla de
esquizofrenia, puesto que no presentaba ideas delirantes ni alucinaciones ni otras alteraciones de la
sensopercepción, tampoco presentaba síntomas negativos, aunque si presentaba alteración de la
conducta, pero como se ha explicado anteriormente, queda mejor encuadrada en el diagnóstico de
fase maniaca.

CONCLUSIONES

Es muy importante a la hora de evaluar la clínica de un paciente con retraso mental, el poder hacer
preguntas abiertas, seguidas por preguntas más dirigidas para delimitar la sintomatología. Conocer el
estado basal de la persona, el "como era antes", verificar con otros especialistas la conducta, saber
si ha padecido enfermedades previas, descartar factores ambientales. Si el nivel de comunicación es
3
muy limitado hay que centrarse en la observación conductual . Una vez que se ha pautado un
tratamiento, es importante basarse en "índices conductuales", que se entienden como la definición
de las conductas que presenta un individuo. Todo esto viene a indicar que hay que valorar al
paciente de forma global, de manera que conociendo su pasado y su presente podamos abordarlo
de la mejor manera posible para poder, como en este caso, saber diferenciar dos enfermedades que
en pacientes con retraso mental pudiera resultar difícil de diferenciar.

BIBLIOGRAFÍA

1)Novell R, Rueda P, Salvador L, Forgas E. Salud mental y alteraciones de la conducta en las personas con discapacidad
intelectual. Guía practica para técnicos y cuidadores. FEAPS; 2003.
2) Sadock Benjamin J, Sadock Virginia A. Kaplan and Sadock Sinopsis de Psiquiatría Clínica. 10ª ed. Lippincott Williams &
Wilkins; 2009.
3)Bastos H. Psicopatología y retraso mental. Revista ALCMEON neuropsiquiátrica. 2006; 13 (2 ): 55-63.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana