PUBLICIDAD-

Psicología de paz... pedagogías de guerra? Apuntes para una tesis esbozada.

Autor/autores: Hari Camús
Fecha Publicación: 01/01/2002
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Ebook

Libro exclusivamente disponible en formato digital - PDF descargable

RESUMEN

En todo momento de crisis uno de los signos de la precipitación se encuentra en los cambios que se promueven desde los sistemas de educación para que los jóvenes aprendan a ser buenos ciudadanos, responsables morales y cívicos y conscientes de su nación, para prevenir nuevos desórdenes sociales y, sobretodo para tapar nuestros síntomas. . . Un ejemplo de ello fue la Renovación pedagógica en Cataluña a principios del sigloXX.

En ella se invirtieron recursos para importar e implantar modelos psicológicos y pedagógicos de educación moral y cívica en forma de libros de texto y currículos , en forma de buenos modales, pero sin tener en cuenta otros cuestionamientos sobre el ser humano, sus prejuicios y la integración. A principios del siglo XXI estamos viviendo la repetición de los síntomas sociales de aquel momento y puede que sea el momento de empezar a repasar y reflexionar sobre aquella época u otras similares, por desgracia hay muchas, y dejar de usar la infancia y juventud como tapadera para nuestras contradicciones y nuestro malestar.

Palabras clave: Integración, Paz, Pedagogía, Psicoloía


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-1684

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Psicología de paz. . . pedagogías de guerra? Apuntes para una tesis esbozada

Camús, Hari

PALABRAS CLAVE: Psicoloía, Pedagogía, Paz, Integración.

[otros artículos] [27/2/2002]


Resumen

En todo momento de crisis uno de los signos de la precipitación se encuentra en los cambios que se promueven desde los sistemas de educación para que los jóvenes aprendan a ser buenos ciudadanos, responsables morales y cívicos y conscientes de su nación, para prevenir nuevos desórdenes sociales y, sobretodo para tapar nuestros síntomas. . .

Un ejemplo de ello fue la Renovación pedagógica en Cataluña a principios del sigloXX. En ella se invirtieron recursos para importar e implantar modelos psicológicos y pedagógicos de educación moral y cívica en forma de libros de texto y currículos , en forma de buenos modales, pero sin tener en cuenta otros cuestionamientos sobre el ser humano, sus prejuicios y la integración.

A principios del siglo XXI estamos viviendo la repetición de los síntomas sociales de aquel momento y puede que sea el momento de empezar a repasar y reflexionar sobre aquella época u otras similares, por desgracia hay muchas, y dejar de usar la infancia y juventud como tapadera para nuestras contradicciones y nuestro malestar.

 

 

 




Hola,

Soy Hari y ésta es la imagen que tengo cuando estoy en el Foro, bueno, faltan las gafas porque sino no podría leer.
Soy una estudiosa del psicoanálisis de por vida y una curiosa del grupoanálisis desde que conocí a Juan. Mis andaduras profesionales siempre van a caballo entre la salud y la enseñanza: he trabajado con población infanto juvenil con psicosis y autismo, en servicios de atención a la pequeña infancia, en centros de día, en servicios de asesoramiento psicopedagógico y últimamente en la formación en el campo de Integración Social. . Desde el 88 alterno este horario con el de mi despacho de consulta privada. . .
Pensaba en las burbujas de paz de la pecera . . . a lo mejor basta con la inmersión para producir, pero tendré que acompasar el ritmo y conocer el espacio. . .

Hasta pronto

________________________

Es posible que todo se fuera gestando antes, pero empecé a darme cuenta a partir del 11-S. . .

Fue la última gota, ¡ojalá!, que nos puso en entredicho, de cara a la pared con nuestros ideales. De frente noté una tendencia a sacar nuestros peores y temidos monstruos, parecería que se abrió la veda a la discordia, a buscar motivos hirientes de diferencia, a encontrar chivos expiatorios. . . Incluso los medios de comunicación mas liberales, callaron ante invasiones y asesinatos confusamente motivados e interpretados. . . Se abrió la veda del “moro pobre”, la utilización de estar del lado de “la cruzada por la libertad” en tantos sentidos. . . Nos empezamos a mirar de reojo y a callar por si acaso. . . Aparecimos encadenados
al monstruo del terror

El otro día, en una película, un fabricante de armas se defendía diciendo la famosa frase de “ que el armamento supone una garantía para la paz” ¿Cierto? Yo creo que favorece cualquier precipitación a parte de ser un gran negocio. ¡Qué fácil es apretar un botón y bombardear una zona, desde donde no se ve la cara de aquellos que uno se carga. . . Estamos en una época en que, a mi parecer, impera la precipitación. Los adultos, supuestos adultos no tenemos tiempo de espera, andamos con prisa y nos vemos incapaces de sostener la ayuda a nuestros jóvenes para que aprendan a esperar. . . A poner en palabras en vez de actuar. . . A sublimar. El interjuego del tú o yo es lo que prima. . . ¿Cómo vamos a trasmitir salud si estamos enfermos?

Una alumna me contaba hace poco que su hermana, fruto del segundo matrimonio de su madre con un hombre de origen norteafricano, le preguntaba si su padre y su familia eran malos porque habían tirado las torres gemelas. . . En esa barriada con población de origen variado, la señorita había creído conveniente explicarles qué había pasado el 11-S. . . O sea, que unos de religión musulmana habían hecho explotar las torres por Alá. . . Que no todos los musulmanes eran malos. . .

Me pregunto y respondo qué difícil me sería explicar, prescindiendo de mis perjuicios, qué pasó. . . ¿Puedo?, ¿me basta con el hecho en si?, ¿hasta donde me tendría que remontar para entender algo? No me basta con las puntas del iceberg y me gustaría- ¡Un sueño! – que se descubriera porque se separan esas grandes moles de hielo de su estado primitivo integrado.

 

 

Juan nos habla de la necesaria distancia- proximidad de los caballeros de Arturo en la mesa redonda, Freud nos proponía a los erizos como ejemplo. . . El interjuego entre distancia y proximidad parece ser la madre del cordero.

Distancia contra la alineación, los perjuicios para con uno mismo y sus inercias, proximidad para compartir lo que tenemos en común, el patrimonio en común de la especie humana. Integración de lo diverso donde no haya quien se erija en sujeto de activar ese sustantivo en verbo, ¿Quién tiene ese derecho superior para ejercerlo con los otros, diferentes?. . . Debo estar soñando. . .

Mis apuntes para una posible psicología de paz pasan por revisar cuestiones de Educación para la integración social, o cómo permanecer atentos ante indicios de segregación desde nuestros perjuicios.

Actualmente, sin preguntarnos sobre nosotros, atajamos con cambios en la formación de infantes y jóvenes, esperando tapar nuestros síntomas.

Intentamos instruirles con currículos y libros en cómo comportarse para que no molesten. Ninguna reflexión sobre nosotros, ellos han de cambiar. . .

Hay un momento histórico en Catalunya, el del primer tercio del siglo XX que conviene que conozcamos y tengamos presente para no repetir según qué cada vez que estemos en crisis, es el de la Renovació pedagògica catalana. . . Entonces, se invirtió en cantidad de materiales y nuevas formas para conseguir buenos ciudadanos, responsables morales y cívicos y conscientes de su nación.

Uno de los grandes intereses para prevenir nuevos desórdenes fue la educación moral y cívica. . . Se convirtió a la infancia y a la juventud en el objeto de la E. Moral y Cívica, además de depositaria de los anhelos de la clase dominante con sus fines apriorísticos y la esperanza de renovar un pueblo.

En la aplicación de este proyecto renovador de supuestos valores universales se fueron diferenciando los intereses de las distintas clases sociales, grupos políticos, grupos religiosos. . . Se incorporaron aportaciones de diferentes ámbitos científicos aparecidos en el resto de Europa y EEUU, principalmente del campo de la psicología experimental, avalada tanto por los círculos médicos como religiosos. . .

En aquellos momentos se abrió el debate sobre el psicoanálisis, nuevo paradigma de conocimiento del ser humano, pero salvo en honrosas excepciones, suponía un cuestionamiento del hombre moral, racional y libre que el movimiento de Renovació pedagógica catalana no se podía permitir. Otras psicologías parecían sostenerla mejor. . .

 

 

Todo quedó en latencia desde la guerra civil hasta finales de los años setenta, como si nada hubiera pasado, al igual que en el cuento de La Bella Durmiente, se retomó. . . Repetimos. . . A principios de siglo XXI estamos viendo repetirse todos los síntomas sociales de aquel momento. . .

 

 

Creo que repasar y reflexionar sobre aquella época nos podría ayudar a comprender mejor nuestro presente y dejar de usar la infancia y juventud como conejillos de indias, con la obligación de tapar los síntomas de nuestra propias contradicciones y nuestro malestar. . .

Comentarios/ Valoraciones de los usuarios



¡Se el primero en comentar!