PUBLICIDAD-

Autolesiones al máximo exponente

Autor/autores: Cecilia Calero Mora , Natividad Megías Simarro*, Isabel Ibernón Caballero**, Pablo Botías Cegarra*, Manuel Martínez-Carlón Bueso*, María Gavilán Morales*, Santiago Pina Franco*, María José Martínez Mirete*
Fecha Publicación:
Área temática: Personalidad, Trastornos de la Personalidad .
Tipo de trabajo:  Comunicación

* Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca ** CSM Águilas *** CSM Mar Menor

RESUMEN

En el desarrollo de un trastorno de la personalidad existen factores predisponentes y protectores, debe existir tanto una vulnerabildad biológica como un ambiente socio-familiar facilitador.

El trastorno Límite de personalidad (TLP) es una patología cuya etiología no está clara. Su prevalencia en la población general se sitúa entre un 1-2%, siendo más frecuente en mujeres y con mayor numero de casos en el entorno urbano y nivel socioeconómico bajo. Se trata de un trastorno de difícil tratamiento, necesitándose un abordaje integral que incluya tratamiento psicofarmacológico y psicoterapéutico, en muchas ocasiones, de forma crónica. Para diagnosticar un TLP se precisa de un seguimiento longitudinal del paciente ya que, en determinadas ocasiones, pueden aparecer rasgos de este tipo sin llegar a constituir un diagnóstico de trastorno.

Este trastorno es sinónimo de inestabilidad tanto en la esfera afectiva como la interpersonal, conductual y cognitiva. Se puede relacionar con trastornos de la conducta alimentaria, adicciones, trastornos del estado de ánimo. . . Otro dato clínico importante del paciente con TLP es el suicidio, a las tentativas y/o gestos autolíticos y a los actos parasuicidas que, se englobarían, en general, como uno de los síntomas que más se asocian. Presentamos el caso de una mujer de 48 años diagnosticada de esta patología y en cuyo historial cuenta con más de 50 consultas por autolesiones y gestos suicidas, desde leves cortes a más graves como la ingestión que cuchillos y la precipitación por puentes.

Palabras clave: Autolesión, Trastorno límite de la personalidad


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-7702

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

AUTOLESIONES AL MÁXIMO EXPONENTE
Cecilia Calero Mora, Natividad Megías Simarro, Isabel Ibernón Caballero, Pablo Botías Cegarra,
Manuel Martínez-Carlón Bueso, María Gavilán Morales, Santiago Pina Franco, María José
Martínez Mirete, Pavel Manzur Rojas, - María Ángeles Carrillo Córdoba
1. hospital Universitario Virgen de la Arrixaca, Murcia.
2. CSM Águilas, Murcia.
3. CSM Mar Menor, Murcia.
ecil_lya_87@hotmail. com

RESUMEN
En el desarrollo de un trastorno de la personalidad existen factores predisponentes y protectores,
debe existir tanto una vulnerabildad biológica como un ambiente socio-familiar facilitador. El
trastorno Límite de personalidad (TLP) es una patología de etiología no clara, más frecuente en
mujeres y con una prevalencia del 1-2% en población general. Para diagnosticar un TLP se
precisa de un seguimiento longitudinal del paciente. Se trata de un trastorno de difícil
tratamiento, necesitándose un abordaje integral que incluya tratamiento psicofarmacológico y
psicoterapéutico, en muchas ocasiones, de forma crónica Presentamos el caso de una mujer de
48 años diagnosticada de esta patología y en cuyo historial cuenta con más de 50 consultas por
autolesiones y gestos suicidas, desde leves cortes a más graves como la ingestión que cuchillos
y la precipitación por puentes.

INTRODUCCIÓN
El TLP se define como un patrón general de inestabilidad en las relaciones interpersonales, la
autoimagen y la impulsividad. Según algunos estudios, afecta de igual manera a hombres y
mujeres, pero éstas buscan ayuda médica con más frecuencia (1).
La observación de conductas autolesivas, definidas como deliberadas y destinadas a producir un
daño físico directo en el cuerpo sin la intención de provocar la muerte, generan gran impacto
social y en la práctica médica. Estas conductas constituyen un problema clínico cada vez más
frecuente (2; 3). Algunos estudios estiman que entre el 13-29% de los adolescentes (2) y entre
el 4-6% de los adultos han presentado estas conductas alguna vez (2; 3), siendo su inicio más
frecuente entre los 10-15 años (2; 4) e infrecuente después de los 30 años (2).
Según el DSM-IV, las conductas autolesivas sin fines autolíticos aparecen únicamente como parte
de los criterios diagnósticos del TLP (2) y pueden ser fruto de la ansiedad, el malestar o la rabia
(1). Pero se ha visto que pueden aparecer también en otras patologías psiquiátricas (2).
Como factores de riesgo de las conductas autolesivas se encuentran: ser mujer, la adolescencia,
el bajo nivel socioeconómico, ser homo/bisexual y la crianza en un ambiente familiar adverso
(2; 3).

MATERIAL Y MÉTODOS
Presentamos el caso de una mujer de 48 años, diagnosticada de TLP desde los 20 años
aproximadamente. En su historial psiquiátrico constan más de 50 consultas en puerta de
urgencias por autolesiones, la mayoría de ellas de carácter leve y sin fines autolíticos, como
cortes en antebrazos o ingesta de pequeños objetos no cortantes. Ha presentado gestos
autolíticos en el pasado, llegando incluso a precipitarse por un puente. Presenta mal seguimiento
de forma ambulatoria y nulos efectos del tratamiento.

RESULTADOS
A la paciente se le extrajo por vía endoscópica el objeto ingerido y quedó ingresada ya que, pese
a la ausencia de finalidad autolítica en la ingesta, era necesaria la contención de la paciente para
evitar nuevas autolesiones.

Figura: 1 Radiografía tórax en la que se observa
un objeto extraño en el estómago. Se observa a
su vez fijadores en la columna vertebral de una
intervención anterior.

Figura: 2 Radiografía de abdomen en la
que se observa un objeto extraño en el
estómago así como fijadores en la columna
vertebral de una intervención anterior.

DISCUSIÓN
Las conductas autolesivas no constituyen una patología en sí mismas, sino que son un síndrome
que se puede encontrar en diversas patologías psiquiátricas, pudiendo a parecer en episodios
psicóticos, trastornos anímicos graves, intoxicaciones, trastornos de la personalidad, retraso
mental. . . (2; 4). Las más frecuente son los cortes y magulladuras en extremidades y abdomen
(2) así como la ingesta de objetos (1) o fármacos (3).
El TLP es una patología cuya etiología no está clara (5) e incluye factores genéticos,
neurotrasmisores y factores psicosociales (1). Su prevalencia en la población general se sitúa
entre un 1-2%, siendo más frecuente en el entorno urbano, nivel socioeconomico bajo (5) y en
el sexo femenino (4).
En el desarrollo de un trastorno de la personalidad existen factores predisponentes y protectores,
debiendo existir tanto una vulnerabildad biológica como un ambiente socio-familiar facilitador
(1; 5).

Para diagnosticar un TLP se precisa de un seguimiento longitudinal del paciente ya que, en
determinadas ocasiones, pueden aparecer rasgos de este tipo sin llegar a constituir un
diagnóstico de trastorno. Este trastorno es sinónimo de inestabilidad tanto en la esfera afectiva
como la interpersonal, conductal y cognitiva (5). Se puede relacionar con trastornos de la
conducta alimentaria, adicciones, trastornos del estado de ánimo. . . (1; 5)
No se puede acabar de hablar de la clínica del paciente con TLP sin hacer referencia al suicidio,
a las tentativas y/o gestos autolíticos y a los actos parasuicidas que, se englobarían, en general,
como uno de los síntomas que más se asocian (5), encontrándose que alrededor de un 10% de
estos pacientes acaban suicidándose (1).
Se trata de un trastorno de difícil tratamiento, necesitándose un abordaje integral que incluya
tratamiento psicofarmacológico y psicoterapéutico, en muchas ocasiones, de forma crónica
(1; 5). No hay tratamientos farmacológicos que claramente hayan mostrado beneficios en la
reducción de las autolesiones repetidas (3). Existen varias terapias psicológicas que han
demostrado reducir las tasas de suicidio, la terapia cognitiva podría ayudar a personas con TLP
y otra patología mental, la terapia dialectica podría ayudar a regular las emociones, la terapia
cognitivo-analítica ayudaría a las dificultades interpersonales, la arte terapia les podría ayudar a
expresar sus sentimientos (1), la terapia de resolución de problemas podría reducir los
problemas de ansiedad y depresión, pero no será efectiva en la reducción de las autolesiones
repetidas (4).

BIBLIOGRAFÍA
(1) Rashid M, Gosai I. The girl who swallows knives: uncontrollable deliberate self-harm in a
teenage girl with borderline personality disorder. BMJ Case Reports 2011.
(2) Villaroel J, Jerez S, Montenegro M, Montes C, Igor M, Silva H. Conductas autolesivas no
suicidas en la práctica clínica. Primera parte: conceptualización y diagnóstico. Revista
chilena de neuro-psiquiatría 2013; 51(1):38-45.
(3) Soomro G. Deliberate Self-harm (and attempted suicide). BMJ Clinical Evidence 2008; 1012.
(4) Dunphy L, Syed F, Raja M. Foreign bodies in the abdomen: self-harm and personality
disorders. BMJ Case Reports 2015.
(5) García López M, Martín Pérez M, Otín Llop R. tratamiento integral del trastorno Límite de
personalidad. Revista de la Asociación Española de neuropsiquiatría 2010; 30(106):263-78.

17º Congreso Virtual de Psiquiatria. com. Interpsiquis
2016 interpsiquis. com - Febrero 2016
Psiquiatria. com

Comentarios/ Valoraciones de los usuarios



¡Se el primero en comentar!