PUBLICIDAD
Última actualización web: 27/06/2022

Cambiando el rol: programa de voluntariado en un centro de día de mayores

Autor/autores: M. A. Molina
Fecha Publicación: 22/12/2015
Área temática: Tratamientos .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Introducción: La deprivación laboral en la trayectoria vital de cierto sector de personas con enfermedad mental puede llegar a provocar un importante desequilibrio dentro de las áreas de desempeño ocupacional. Pese al paso del tiempo y las dificultades asociadas a la enfermedad, su motivación y capacidades para asumir responsabilidades se mantienen latentes.

Objetivo: Diseñar y desarrollar un programa de voluntariado en un Centro de Día de mayores, para favorecer el desarrollo de actividades asociadas a la asunción de un rol social activo y participativo y a un sentimiento de utilidad.

Metodología: Diseño, implementación y desarrollo de un programa de voluntariado dirigido a un Centro de Día de mayores.

Resultados: Las 15 personas que han participado a lo largo de los 4 años, en la medida de sus posibilidades, han asumido adecuadamente el rol de voluntario acompañando y ayudando a los mayores.

Discusión: Para poder asumir o retomar un nuevo rol es necesario crear espacios con apoyos necesarios que faciliten el mantenimiento de las capacidades en el tiempo. El acercamiento a otras personas con necesidades distintas requiere sensibilidad y empatía; acercarse asumiendo un rol activo provocó una buena acogida por parte de los mayores, que en todo momento han valorado la compañía y el apoyo más allá de la enfermedad mental.

Palabras clave: Desempeño ocupacional, Enfermedad mental, Rol, Voluntariado

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-5280

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

CAMBIANDO EL ROL: PROGRAMA DE VOLUNTARIADO EN UN CENTRO DE DÍA DE MAYORES
M. A. Molina; M. A. Martínez; M. V. Martínez
Centro de Día de Apoyo y Soporte Social de Latina.
eva.giner@grupo5.net
Desempeño ocupacional, Rol, Voluntariado, Enfermedad mental.

RESUMEN:
Introducción: La deprivación laboral en la trayectoria vital de cierto sector de personas con
enfermedad mental puede llegar a provocar un importante desequilibrio dentro de las áreas de
desempeño ocupacional. Pese al paso del tiempo y las dificultades asociadas a la enfermedad, su
motivación y capacidades para asumir responsabilidades se mantienen latentes.
Objetivo: Diseñar y desarrollar un programa de voluntariado en un Centro de Día de mayores,
para favorecer el desarrollo de actividades asociadas a la asunción de un rol social activo y
participativo y a un sentimiento de utilidad.
Metodología: Diseño, implementación y desarrollo de un programa de voluntariado dirigido a un
Centro de Día de mayores.
Resultados: Las 15 personas que han participado a lo largo de los 4 años, en la medida de sus
posibilidades, han asumido adecuadamente el rol de voluntario acompañando y ayudando a los
mayores.
Discusión: Para poder asumir o retomar un nuevo rol es necesario crear espacios con apoyos
necesarios que faciliten el mantenimiento de las capacidades en el tiempo. El acercamiento a otras
personas con necesidades distintas requiere sensibilidad y empatía; acercarse asumiendo un rol
activo provocó una buena acogida por parte de los mayores, que en todo momento han valorado la
compañía y el apoyo más allá de la enfermedad mental.

INTRODUCCIÓN
El Centro de Día de Apoyo y Soporte Social Latina (CD Latina) forma parte de la Red pública
de Atención Social a personas con enfermedad mental de la Consejería de Asuntos Sociales de la
Comunidad de Madrid (Centro concertado con la entidad Grupo 5 Gestión y Rehabilitación
Psicosocial). Actualmente, en el recurso se presta atención a 35 usuarios, de los cuales un 60% son
varones y el 40% restante mujeres. La media de edad de las personas atendidas es de 50 años y los
diagnósticos principales son Esquizofrenia (66%) y Otros trastornos psicóticos (12%).

El equipo interdisciplinar está formado por una directora/psicóloga, un psicólogo, un terapeuta ocupacional,
dos educadoras, una administrativa y un profesional de limpieza.
Desde el CD Latina, además de ofrecer soporte social y apoyo a nivel psicológico, se trabaja
en las distintas áreas de ocupación de la persona para conseguir un adecuado desempeño de las
mismas, tanto de manera individual, a través de intervenciones y tutorías, como en formato grupal
mediante distintos talleres y programas. Se busca conseguir un equilibrio entre las necesidades
derivadas de la situación personal y social de cada persona y los recursos de los que dispone. Parte
de estas necesidades son más fáciles de cubrir que otras; se pretende en todo momento dispensar
la mejor atención posible y diseñar intervenciones ajustadas a las necesidades identificadas.
Desde el ámbito de la Terapia Ocupacional se abordan las siguientes áreas:
-AVD: higiene, vestido, alimentación, etc.

-AVDI: movilidad en transporte, manejo económico, tareas del hogar, etc.

-Descanso y sueño: estructuración de horarios, hábitos, rutinas, etc.

-Educación: cursos, actividades en centros culturales, escuela de adultos, etc.

-Ocio: preparación de fines de semana, ocio dentro y fuera del centro, etc.

-Trabajo: voluntariado.

-Participación social: integración en grupos de ocio y entornos normalizados.

Estas dos últimas áreas son más difíciles de cubrir desde nuestro recurso, teniendo en cuenta
la situación personal y social de la mayor parte de las personas que acuden al mismo:


Trabajo
La tasa de desempleo global entre la población psiquiátrica crónica alcanza cotas en torno al

70%. (1)
De la totalidad de usuarios que han acudido a nuestro centro durante los últimos 6 años
(n=65), sólo 2 personas (3%) han desempeñado algún tipo de actividad profesional durante su
estancia en el recurso. Un 65% se han mantenido en situación de no activos; un 23% son jubiladospensionistas.

En muchos casos la deprivación ocupacional no viene dada únicamente por padecer una
enfermedad mental, sino por la interacción de factores asociados a la misma y por otros factores
externos que impiden iniciar o mantener un trabajo en el tiempo:
-Medicación: hay que tener en cuenta los efectos secundarios provocados por la
medicación, más aun en el caso de personas con tratamientos farmacológicos cuyo uso
prolongado en el tiempo suele llevar asociados efectos como enlentecimiento psicomotor
o problemas importantes a nivel cognitivo.

-El estigma asociado a la enfermedad mental dentro de la sociedad y por lo tanto dentro
del mundo laboral.

-Factores contextuales, como el entorno cultural de referencia.

-El contexto familiar más cercano, en el que con cierta frecuencia se detectan mecanismos
de sobreprotección y en ocasiones de rechazo más o menos encubierto. Frecuentemente,
personas con diagnóstico de enfermedad mental de larga evolución, no asumen ningún
rol significativo dentro de su familia, por no haber podido o por no habérsele permitido, lo
que se traduce en una ausencia a veces total de responsabilidades asociadas a dichos
roles.

Esta deprivación laboral en la trayectoria vital de ciertas personas con diagnóstico de
enfermedad mental puede llegar a provocar un importante desequilibrio dentro de las áreas de
desempeño ocupacional. El abandono de la actividad laboral provoca en muchos casos sentimientos
de incapacidad y malestar al no poder desarrollar una tarea significativa y gratificante. Sin embargo,
pese al paso del tiempo y a las dificultades asociadas a la enfermedad mental grave, la motivación y
las capacidades para asumir responsabilidades se mantienen latentes. Su deseo es poder sentirse
útiles y partícipes de la sociedad a la que pertenecen. Dicha necesidad se incrementa al detectar
escasas posibilidades de poder corresponder a la atención que han recibido y reciben, no por falta de
ganas ni de interés, sino por la escasez de espacios adecuados para asumir un nuevo rol de
cuidador/a, voluntario/a, ayudante, colaborador/a,...
La opción del voluntariado en muy pocas ocasiones se nos plantea en nuestra sociedad y con
menor frecuencia en el caso de personas habituadas a "ser cuidadas" como consecuencia de haber
recibido un diagnóstico de enfermedad mental en algún momento de su trayectoria vital. Las
personas que han mostrado algún interés en hacerlo expresan con frecuencia dificultades para
encontrar espacios adecuados, derivadas en parte del temor al rechazo o a no desempeñar
adecuadamente este rol.(2)


Participación social
Sentirse parte integrante y partícipe de la sociedad y poder desempeñar un rol significativo
dentro de la misma constituye un factor protector de la salud mental para cualquier persona.
Las personas que llegan a nuestro centro, frecuentemente llevan tiempo en una situación de
aislamiento generalizada, sin apenas contacto social. En general, mantienen escasos contactos en
entornos normalizados, y es todavía más excepcional el acercamiento a otros colectivos donde poder
conocer otras realidades personales y sociales. Tras el acceso al recurso, y de forma progresiva en el
tiempo, el aislamiento social va disminuyendo, ya que en muchos casos el propio centro pasa a
constituir la red social de referencia. Sin embargo, el aislamiento social fuera del entorno protegido
suele persistir, por lo que con frecuencia se prolongan las estancias en entornos protegidos.
Haciendo una diferenciación entre sexos, la ausencia de roles significativos suele ser superior
en el caso de los hombres, puesto que a la ausencia de actividad laboral hay que añadir que en la
mayor parte de los casos
tampoco han asumido responsabilidades en el hogar o cuidado de
familiares, ya que en nuestra sociedad estas responsabilidades han recaído tradicionalmente sobre
las mujeres.
Detectada esta realidad, desde el Centro de Día Latina comienzan a desarrollarse líneas de
intervención dirigidas a intentar dar respuesta a la necesidad de incrementar la participación social,
con el objetivo de que las personas que accedan al recurso tengan la opción de retomar o asumir
nuevos roles significativos que supongan una responsabilidad y les ayude a sentirse partícipes y
útiles dentro de la sociedad a la que pertenecen.
Uno de los programas enmarcados en esta línea de atención es "Tardes en Caramuel". Se
trata de un programa social de cooperación mutua entre los usuarios del Centro de Día Latina y el
Centro de Día para Mayores Caramuel. A través del mismo se busca facilitar el contacto con
personas pertenecientes a otro colectivo social, creando espacios donde poder compartir actividades
gratificantes, a través de las cuales generar sentimientos de utilidad y/o ayuda mutua entre las
personas participantes.
El voluntariado cobra aquí todo su sentido. Las personas que participan en el programa pasan
a asumir el rol de voluntario;
desde este nuevo rol realizan aprendizajes sociales, conocen la
realidad de las personas mayores, comparten con ellas sus dificultades y progresos, intercambian
opiniones, sentimientos, a la vez que observan una mejora en
su calidad de vida e integración social.

OBJETIVOS
Crear un espacio de colaboración que facilite sentimientos de utilidad
Ayudar, en la medida de sus posibilidades, en las necesidades que presentan las personas
mayores, tales como dificultades de movilidad, necesidad de compañía, de atención, de escucha...
Abandonar el ser "cuidados" para pasar a convertirse en "cuidadores". Crear un espacio donde
participar activamente generando sentimientos de utilidad y de pertenencia a un grupo.
Asunción de nuevos roles
Asunción de un rol social activo y participativo. Asumir que su acompañamiento es necesario
y útil y por lo tanto requiere un compromiso.
Compartir nuevas experiencias con otras personas fuera del entorno de la enfermedad
mental
Conocer gente nueva, con intereses, necesidades y dificultades diferentes. Potenciar las
habilidades relacionales. Desarrollar la capacidad de empatía con las personas con las que se
coopera. Compartir dentro de un mismo espacio, juegos, conversaciones, confidencias...
Disminuir el estigma asociado a la enfermedad mental en otros colectivos
El contacto directo y cercano entre personas de distintos colectivos sociales reduce el estigma
asociado de una manera natural.

METODOLOGÍA
Desde el Centro de Día Latina, tras valorar la necesidad de encontrar otros colectivos con los
que poder cooperar, contactamos con distintos recursos de nuestro entorno. Obtuvimos una rápida
respuesta por parte del Centro de Día para Mayores Caramuel, con el que se inició una colaboración
que se ha prolongado durante más de 5 años.
El Centro de Día para Mayores Caramuel es un centro de atención y asistencia integral a
personas mayores dependientes. En este recurso, diariamente se presta atención diurna a 50
usuarios, a los que se ofrece la posibilidad de realizar distintas actividades de rehabilitación
cognitiva y física. El contacto con otros colectivos se lleva a cabo de manera muy puntual. De ahí
parte como demanda principal abrir vías de colaboración entre ambos recursos de atención con el
objetivo de que las personas mayores puedan estar con otras personas para sentirse acompañados
y salir de la monotonía habitual.

Inicialmente se mantuvieron reuniones entre los profesionales de ambos recursos para definir
necesidades, ajustar expectativas y formas de colaboración/cooperación. De estas reuniones salen
los primeros encuentros abiertos donde se realizan actividades y dinámicas grupales. Usuarios de
ambos recursos participan para conocerse entre sí. Dichos encuentros tienen lugar en el Centro de
Día para Mayores, por motivos de espacio, aunque también se invita a algunos mayores a nuestro
recurso para que puedan conocerlo. Se celebran fiestas (Navidad o San Isidro) de manera conjunta,
con intercambio de regalos creados por ellos mismos, se decoran los centros con artículos realizados
en los dos recursos, se celebran conciertos,... Los usuarios de ambos centros participan y colaboran
en la medida de sus posibilidades, sintiéndose partícipes en el desarrollo de acciones comunes.
Con el tiempo, el incremento en la frecuencia de encuentros y las propias características de
las dinámicas dieron paso a la creación de grupos más pequeños. Actualmente estos grupos se
autogestionan y requieren de una supervisión profesional muy puntual, con lo cual la complicidad y
confianza entre los participantes ha aumentado. Cada uno de los participantes elige en qué grupo
participar dependiendo de sus capacidades e intereses.
En el momento actual hay dos grupos:
-Grupo de juegos de mesa.
Consiste en compartir con los mayores juegos de mesa, como dominó, cartas, tres
en raya, bingo, etc...

-Grupo de labores.
La puesta en marcha de este grupo parte inicialmente de la iniciativa de las
personas del Centro de Día Latina. Enseñan a las personas mayores a hacer alfombras,
que previamente habían aprendido a realizar en nuestro centro. De esta manera se
consigue ofrecer una atención personalizada a cada uno de los mayores. Más adelante
serán las personas mayores quienes enseñen a los voluntarios a hacer punto de cruz.

RESULTADOS
A lo largo de estos años han participado más de 15 personas de manera continuada en el
taller de "Tardes en Caramuel", y otras muchas han participado de manera puntual en encuentros
específicos.

En los momentos iniciales se requirió de un mayor apoyo de profesionales para favorecer la
interacción entre los usuarios de los distintos recursos; con el paso del tiempo comenzaron a
organizarse de manera independiente, y en el momento actual requieren de una supervisión
mínima. En muchas ocasiones acuden de manera autónoma al Centro de Día para Mayores, sin la
supervisión de profesionales de nuestro recurso. Durante un período de tiempo dos personas
estuvieron acudiendo de manera independiente fuera del horario del taller al Centro de Día para
Mayores a realizar el taller de labores.
En nuestro centro, la asistencia a los talleres en horario de tarde es notablemente inferior a
la que se registra en horario de mañana; se encuentra condicionada por dificultades de
desplazamiento, horarios de comida, etc... Sin embargo, la asistencia al taller "Tardes en Caramuel"
se ha mantenido estable por parte de los participantes, indicador de un alto nivel de compromiso
con el mismo. La media semanal de asistentes ha sido 4 personas a lo largo de todos estos años.
El objetivo principal del programa es la asunción de un nuevo rol por parte de las personas
participantes; en esta ocasión no son ellas las receptoras de cuidados, sino quienes hacen la labor
de acompañamiento y ayuda, son voluntarios. Su actitud dentro del taller es más activa y
participativa, asumiendo el rol de voluntario, tomando la iniciativa para animar a los mayores a
participar o a colaborar con ellos. Esta actitud proactiva contrasta con el rol más pasivo que suelen
asumir en otros contextos en su vida. (3)
Se exponen a continuación declaraciones de algunas de las personas que participan en el
taller:
"En el Centro de Día de mayores me siento muy bien, me distraigo y paso un rato agradable.
Creo que hago una labor muy interesante colaborando con los ancianos. Me siento útil y más
realizada" Julia.
"Es una satisfacción, siento que hago algo útil, aunque solo sea charlar y jugar a las cartas
con ellos. Siento que ellos se sienten más ayudados y más comprendidos, pues no se sienten tan
solos" Rosa.
La experiencia ha sido recíproca, siempre se aprende de aquél a quien ayudas:
"El contacto con personas de la tercera edad ayuda a pensar en nuestras vidas. La relación
entre personas de distintas edades resulta interesante y repercute positivamente en nuestra
subjetividad. Los "abuelitos" nos ayudan a pensar y resulta agradable tratarlos" Marisa.
"El trabajo que allí realizamos es muy recíproco, se produce una simbiosis entre voluntario y
abuelitos. Yo he ganado en mi propia autoestima, se produce una sensación muy bonita cuando
sabes que tu trabajo lo has hecho bien" Patri.

El cambio de rol comienza a generarse desde el momento inicial, observando un cambio de
actitud en las personas que acuden al Centro de Día a la hora de tratar y dirigirse a los mayores,
actuando de una manera más cariñosa y cercana:
"Ellos nos enseñan a nosotros también, con su tolerancia y su forma de tratarnos. En
ocasiones, a pesar de ser mayores tienen más vida y ganas de hacer cosas que nosotros. Nos
reciben con los brazos abiertos y nos dan su cariño" Rosa.
Esta experiencia también ha ayudado a conocer los problemas de otros colectivos y a
desarrollar la capacidad empática en muchos casos:
"A ellos les gusta jugar al dominó con nosotros, son como niños y necesitan cariños" María.
"Es una forma de hacerles pasar el rato un poco más agradable y ameno, para que no se les
haga tan largo el día y además se sientan útiles haciendo actividades con gente más joven" Rosa.
La acogida de los voluntarios dentro del Centro de Día para Mayores fue muy buena desde un
primer momento; las personas mayores se mostraron afectuosas, valorando el apoyo y el
acompañamiento recibido, más allá de la enfermedad mental:
"Los martes por la tarde nos acompaña un grupo de chicos muy simpáticos con los que
compartimos juegos de cartas, costura,... ". Esperanza.
"Yo no sabía hacer alfombras y me enseñaron, tuvieron mucha paciencia conmigo. He
conocido a gente muy maravillosa desde que vienen aquí. Me da mucha alegría que vengan, me
aportan mucha amistad y cariño" Ana María.

DISCUSIÓN
Asumir ser voluntario requiere de ciertos requisitos: compromiso social, responsabilidad,
iniciativa, tolerancia, flexibilidad, respeto, actitud empática, aceptación de las propias limitaciones,
solidaridad, altruismo, etc...
En muchos casos, las personas que se prestan a esta labor, al principio expresan
dudas acerca de sus propias capacidades para poder desempeñar adecuadamente este nuevo rol. El
hecho de comenzar acompañadas por otros compañeros del centro y contar con el apoyo inicial de
los profesionales, proporciona una mayor seguridad. Esto facilita que vayan aflorando, en un
ambiente normalizado y distendido, capacidades que llevaban mucho tiempo ocultas y que por
distintos motivos no habían podido poner en práctica.

Pero, ¿qué motiva a estas personas para querer ser voluntarios? Encontramos motivaciones
muy diversas, algunas de las cuales destacan sobre el resto:
-Mejorar su autoestima: ayudar a otros hace sentirse bien a los propios voluntarios. El
mero hecho de poder ayudar a alguien y sentirse útil provoca sentimientos positivos en la
propia persona y mejora la visión que cada uno tiene de sí mismo.

-Aumentar las relaciones sociales: a través del voluntariado se puede conocer a otras personas,
asumiendo un rol distinto al que están acostumbrados a desempeñar. Así, de una manera natural y
fuera del entorno de la enfermedad mental, conocen a más gente y comparten conversaciones,
opiniones, momentos emotivos...

-Devolución de favores recibidos: por lo general las personas que atendemos siempre han
estado "cuidadas" por alguien. A través del voluntariado tienen una oportunidad de
agradecer o devolver los apoyos recibidos a lo largo del tiempo.

-Solidaridad: parte de las personas que desempeñan la labor de voluntarios tienen una
edad próxima a la jubilación. Sienten los problemas de los mayores como propios y
quizás también les gustaría contar con el beneficio de la compañía de otras personas en
un futuro ya no lejano.

-Convicciones religiosas: la fe mueve a los voluntarios con creencias religiosas a colaborar
con aquellos que necesitan su ayuda.

El compromiso es un valor fundamental en el ámbito del voluntariado; asumir tareas como
voluntario requiere una asistencia continuada y regular así como una alta implicación para la
consecución de los objetivos marcados. Como se desprende de los resultados de este taller, el
compromiso crece cuando existe una motivación intrínseca y un interés significativo hacia algo.
Mencionar como dato destacable que, cuando por distintas situaciones (ingresos, recaídas, etc...),
los voluntarios se han visto obligados a ausentarse durante breves temporadas, a su vuelta han sido
acogidos nuevamente con gran ilusión por parte de los mayores. Esto refuerza su compromiso,
ilusión e interés hacia lo que hacen, pese a atravesar en ocasiones momentos anímicos difíciles.
Además, el hecho de poder retomar su labor con libertad y sin presiones, evita el sentimiento de
exclusión que en tantas otras ocasiones han sufrido a lo largo de sus vidas en su trabajo, en su
entorno social, en la propia familia...
El reconocimiento a su rol de voluntario es una parte importante, por ese motivo los
profesionales tratamos en todo momento que la persona lo perciba y lo valore. Sin embargo, el
reconocimiento que más valoran es el que reciben por parte de los mayores en su día a día con
ellos.
En definitiva, y a través de esta experiencia, constatamos que el hecho de asumir un rol
activo dentro de la sociedad, como el rol de voluntario, genera gran interés y motivación en las
personas implicadas y aporta importantes beneficios: mejora la autoestima, incrementa el
sentimiento de utilidad, de pertenencia, fomenta la empatía, las relaciones sociales..., aunque en
ocasiones requiera de apoyos y de un espacio protegido.
Además, mediante un proyecto mantenido durante más de cinco años, observamos que una
de las formas más eficaces de reducir el estigma asociado a la enfermedad mental es facilitar el
contacto directo entre las personas, permitiendo un conocimiento cercano y humano más allá de la
propia enfermedad.

BIBLIOGRAFÍA
(1) ARFES PRO-SALUD MENTAL. (En Línea). (Fecha de acceso 20 de noviembre de 2013).
URL disponible en: http://www.arfes.org/enfermedad/datos.htm
(2) P. Vidal, N. Vall, A. Villa. Manual de gestión de Voluntariado. (En línea). Barcelona.
Fundación "La Caixa". 2009. (Fecha de acceso 12 de noviembre 2013) URL disponible en:
http://www.observatoritercersector.org/pdf/publicacions/2010_01_manual_gestion_voluntariado.pdf
(3) R. P. Liberman

y A. Kopelwicz. Un enfoque empírico de la recuperación de la

esquizofrenia: definir la recuperación e identificar los factores que pueden facilitarla. Departamento
de Psiquiatría y Ciencias de la Conducta. Universidad de California. Los Ángeles. 2004. (Fecha de
acceso 12 de noviembre 2013). URL disponible en:
 http://www.fearp.org/nueva_web/revista/publicados/1/1229.pdf

-1015º Congreso Virtual de Psiquiatria.com. Interpsiquis 2014
www.interpsiquis.com - Febrero 2014
Psiquiatria.com

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar