PUBLICIDAD
Última actualización web: 18/08/2022

El desarrollo de competencias comunicativas en el proceso de orientación profesional.

Autor/autores: Nora Turull i Baldrich
Fecha Publicación: 01/03/2005
Área temática: Psicología general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

El desarrollo de competencias profesionales es cada día más un importante foco de interés en los contextos empresariales. Es importante, de cara a la integración socio-laboral, la identificación y el desarrollo de las competencias necesarias para poder afrontar los principales conflictos que se pueden plantear en el acceso al mercado de trabajo. En el trabajo de orientación para la inserción laboral es necesario trabajar el autoconocimiento por parte de los candidatos, y también las tendencias del mercado de trabajo.

Hoy en día nos encontramos en un contexto en que la difusión de las nuevas tecnolgías de la información y la comunicación, la irrupción en el mercado de nuevos colectivos, la apertura de mercados, los mayores requerimientos de calidad y formación continuada, y los nuevos servicios y formas empresariales requieren nuevos perfiles profesionales con unas características diferentes a las de años atrás. Hoy en día se exige a los trabajadores/as una actitud favorable al cambio permanente. La capacidad para resolver problemas, la autonomía, la capacidad de trabajo en equipo, la responsabilidad y organización, la iniciativa, la capacidad de relación con los demás, la adaptación a los cambios, la capacidad de aprendizaje. . . son algunas de las competencias clave imprescindibles para acceder a cualquier puesto de trabajo y que todo profesional debería poseer. El modelo que presentamos, dirigido a la mejora de la ocupabilidad en estos entornos cambiantes, va dirigido a trabajar los siguientes aspectos: - Necesidad de ofrecer entornos de aprendizaje que permitan reflexionar sobre la realidad cotidiana y la situación actual del mercado de trabajo, y que fomenten la participación y toma de decisión de las personas que quieren inserirse en el mercado de trabajo. -Fomentar la adquisición y/o desarrollo de competencias transversales para el desarrollo de una imagen constructiva de la propia realidad personal y social. -Mejorar el perfil competencial para mejorar la ocupabilidad de los participantes. -Proporcionar herramientas de cara a la accesibilidad a los recursos formativos y ocupacionales básicos. -Generar conductas de cambio y superación.

Palabras clave: competencias comunicativas


Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-2729

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

El desarrollo de competencias comunicativas en el proceso de orientación profesional.

Nora Turull i Baldrich.

 

Resumen

El desarrollo de competencias profesionales es cada día más un importante foco de interés en los contextos empresariales. Es importante, de cara a la integración socio-laboral, la identificación y el desarrollo de las competencias necesarias para poder afrontar los principales conflictos que se pueden plantear en el acceso al mercado de trabajo. En el trabajo de orientación para la inserción laboral es necesario trabajar el autoconocimiento por parte de los candidatos, y también las tendencias del mercado de trabajo. Hoy en día nos encontramos en un contexto en que la difusión de las nuevas tecnolgías de la información y la comunicación, la irrupción en el mercado de nuevos colectivos, la apertura de mercados, los mayores requerimientos de calidad y formación continuada, y los nuevos servicios y formas empresariales requieren nuevos perfiles profesionales con unas características diferentes a las de años atrás. Hoy en día se exige a los trabajadores/as una actitud favorable al cambio permanente. La capacidad para resolver problemas, la autonomía, la capacidad de trabajo en equipo, la responsabilidad y organización, la iniciativa, la capacidad de relación con los demás, la adaptación a los cambios, la capacidad de aprendizaje. . . son algunas de las competencias clave imprescindibles para acceder a cualquier puesto de trabajo y que todo profesional debería poseer. El modelo que presentamos, dirigido a la mejora de la ocupabilidad en estos entornos cambiantes, va dirigido a trabajar los siguientes aspectos:

- Necesidad de ofrecer entornos de aprendizaje que permitan reflexionar sobre la realidad cotidiana y la situación actual del mercado de trabajo, y que fomenten la participación y toma de decisión de las personas que quieren inserirse en el mercado de trabajo.

-Fomentar la adquisición y/o desarrollo de competencias transversales para el desarrollo de una imagen constructiva de la propia realidad personal y social.

-Mejorar el perfil competencial para mejorar la ocupabilidad de los participantes.

-Proporcionar herramientas de cara a la accesibilidad a los recursos formativos y ocupacionales básicos.

-Generar conductas de cambio y superación.



El desarrollo de competencias profesionales es cada día más un importante foco de interés en los contextos empresariales. Es importante, de cara a la integración socio-laboral, la identificación y el desarrollo de las competencias necesarias para poder afrontar los principales conflictos que se pueden plantear en el acceso al mercado de trabajo.

Más allá de las competencias técnico-profesionales, que son los conocimientos y técnicas necesarios para el desarrollo de una determinada actividad laboral, lo que presentamos es un modelo basado en el desarrollo de competencias transversales, cuya base, como veremos más adelante, son primordialmente las habilidades comunicativas. Por competencias transversales entendemos todo aquel conjunto de habilidades, capacidades y actitudes que pertenecen al sujeto, además del bagaje personal y cultural que la persona acumula a lo largo de su experiencia vital y que tendrá que movilizar para actuar de una manera competente ante situaciones de diversa complejidad (1).

En la ocupabilidad de una persona tienen incidencia unos factores estructurales, personales y competenciales. En el desarrollo de estos últimos, los que mayor margen de actuación permiten, nos centraremos en el proceso de orientación profesional (2). Como es bien conocido, hoy en día nos encontramos en un contexto en que la difusión de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, la irrupción en el mercado de nuevos colectivos, la apertura de mercados, los mayores requerimientos de calidad y formación continuada, y los nuevos servicios y formas empresariales requieren nuevos perfiles profesionales con unas características diferentes a las de años atrás (3). Hoy en día se exige a los trabajadores/as una actitud favorable al cambio.
La capacidad para resolver problemas, la autonomía, la capacidad de trabajo en equipo, la responsabilidad y organización, la iniciativa, la capacidad de relación con los demás, la adaptación a los cambios, la capacidad de aprendizaje. . . son algunas de las competencias clave imprescindibles para acceder a cualquier puesto de trabajo y que todo profesional debería poseer.

A partir de los cambios producidos en el mercado de trabajo, pues, a los/las trabajadores/as se les valora la capacidad para tomar decisiones, el ser resolutivo/a y polivalente, la capacidad para trabajar en equipo, la iniciativa y la implicación, por poner algunos ejemplos, en el desempeño de su actividad profesional.

El modelo que presentamos, dirigido a la mejora de la ocupabilidad en estos entornos cambiantes, parte de la elaboración de módulos formativos para la adquisición y desarrollo de competencias transversales (4). Es un enfoque destinado al fomento de la autonomía y activación ocupacional, acompañando a las personas en su proceso de transición al trabajo.

A partir de una orientación sociolaboral personalizada, nos centramos sobretodo en facilitar la integración sociolaboral, el acceso y la reincorporación al mercado de trabajo de aquellas personas con especiales dificultades de entrada y permanencia en la ocupación.

Los colectivos con especiales dificultades para su inserción y/o reinserción en el mercado de trabajo son:

- Disminuidos (psíquicos, físicos, sensoriales, enfermos mentales y borderlines).
- Drogadictos y exdrogadictos.
- Penados y exinternos.
- Inmigrantes y minorías étnicas, en situación de riesgo de exclusión y/o preexclusión social.
- Mujeres en situación de riesgo de exclusión y/o preexclusión social.
- Jóvenes en situación de riesgo de exclusión y/o preexclusión social.
- Parados de larga duración mayores de 45 años.

Algunas de las competencias transversales que se trabajarán, en función de las necesidades del colectivo y necesarias para el acceso y mantenimiento en el mercado de trabajo son las siguientes:


- Autoconocimiento
- Escucha activa y pautas de conversación
- Resolución de conflictos
- Capacidad de adaptación
- Motivación para el aprendizaje y el trabajo
- Capacidad de negociación y hacer frente a la presión
- Iniciativa
- Trabajo en equipo

Se trabaja siempre a través de itinerarios integrales y personalizados para la definición del proyecto profesional de activación ocupacional y de inserción sociolaboral. En el proceso de orientación laboral se realiza una primera entrevista, para identificar los recursos personales y profesionales del usuario/a, así como las ventajas del programa de cara a su inserción laboral. En esta entrevista se abre un expediente individual, donde se recogerá un diagnóstico inicial que será completado y modificado a lo largo de todo el itinerario del/la usuario/ria.

A partir de aquí, y realizando paralelamente un seguimento tutorial, cada competencia se trabaja con una serie de actividades que nos permiten intervenir en el modelaje de actitudes, definiendo nuevas estrategias de actuación y motivación: con observación de modelos y ejemplos, creando espacios de diálogo, poniendo en juego y desarrollando competencias en diferentes contextos a partir de dinámicas grupales que favorezcan la comunicación interpersonal, el trabajo en equipo y la superación de prejuicios etc.

Estos entornos de aprendizaje permiten reflexionar sobre la realidad cotidiana y la situación actual del mercado de trabajo, a la vez que fomentan la participación y toma de decisión de las personas que quieren insertarse en el mercado de trabajo y la adquisición y/o desarrollo de competencias transversales para el desarrollo de una imagen constructiva de la propia realidad personal y social. Desarrollan el perfil competencial para mejorar la ocupabilidad de los participantes.
De esta manera se realiza un análisis de las competencias comunicacionales en la población objeto de estudio, un análisis de las propias capacidades y del entorno, así como de las pautas de relación con los otros y de cómo poner en marcha estrategias de acción.

El técnico/a organiza el ambiente, estimula, controla el desarrollo, proporciona materiales apropiados e invita a los usuarios/as a participar y planificar actividades de aprendizaje. Pero es el participante quien construirá el conocimiento y las estrategias a partir, eso sí, del ambiente creado por el técnico/a.

Es importante disponer de herramientas de intervención y los recursos necesarios para conseguir la máxima sinergia entre los recursos disponibles, conocimientos y capacidades, con la finalidad de dar respuesta a las nuevas necesidades sociales.


Referencias

1. SURT. Competencias transversales. Un reto para la formación profesional 1999.

2. SURT. Estrategias para la inclusión: estudio de las competencias clave para la empleabilidad en los colectivos en riesgo de exclusión. Astrolabius 2002.

3. Tendencias del mercado de trabajo. Disponible en: URL: www. ecifo. net

4. Segura, M. ; Expósito, J. R. y Arcas, M. Programa de competència social. Habilitats cognitives. Valors morals. Habilitats socials. Barcelona: Departament d’Ensenyament de la Generalitat de Catalunya; 1998.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar