PUBLICIDAD
Última actualización web: 28/11/2021

Instagram como ejemplo de red social de doble filo en relación con la conducta suicida

Seguir

Autor/autores: Ana García Carpintero , Alberdi Páramo Íñigo, Bermejo Pastor Agustín, Jiménez Cabañas Mar, Rodado León Belén, Montero Hernández Germán
Fecha Publicación: 01/04/2019
Área temática: Nuevas tecnologías en psiquiatría/psicología .
Tipo de trabajo:  Conferencia

Instituto de psiquiatría y salud mental Hospital Clínico San Carlos, Madrid, España

RESUMEN

Instagram® cuenta con más de 800 millones de usuarios, siendo una de las redes sociales más populares en el momento actual. Los más entregados son la población joven y adolescente, cuyo uso de esta red con frecuencia conlleva una verdadera adicción comportamental. Siendo conocida la relación entre las adicciones comportamentales y las conductas autolesivas, y teniendo en cuenta la gran influencia de las redes sociales en el comportamiento de las personas mediante fenómenos como la competencia o el efecto contagio, en esta ponencia analizaremos la relación entre el uso de Instagram® y el riesgo de suicidio. Para ello nos hemos sumergido por esta red utilizando términos de búsqueda como #selfinjury, #selfharm o #suicide. El resultado de la búsqueda ha sido dispar, encontrando imágenes violentas con mensajes que ensalzan e invitan a la conducta autolesiva, pero también publicaciones que los usuarios utilizan para pedir ayuda o para prestar su apoyo a quienes están sufriendo.

La propia red de Instagram® también proporciona protección a estas personas, mediante un mensaje de ayuda que aparece automáticamente al introducir términos de búsqueda de contenido autolítico. Como conclusión, Instagram® representa una red social de doble filo en relación a la conducta suicida, pues puede suponer un peligroso factor de riesgo o un potente factor protector de la misma. Nuestro objetivo no debe ser evitar su uso, sino conocer los recursos de apoyo que nos facilita para poder utilizar esta red como una herramienta terapéutica que ofrecer a nuestros jóvenes en riesgo.

Palabras clave: Instagram, suicidio, autolesiones

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-9452

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

INSTAGRAM COMO EJEMPLO DE red social DE DOBLE FILO EN RELACIÓN CON LA conducta SUICIDA
Ana García Carpintero
Iñigo Alberdi Páramo
Agustín Bermejo Pastor
Mar Jiménez Cabañas
Belén Rodado León
Germán Montero Hernández
anagarciacarpintero@gmail. com
Instagram, suicidio, autolesiones

RESUMEN
Instagram® cuenta con más de 800 millones de usuarios, siendo una de las redes sociales
más populares en el momento actual. Los más entregados son la población joven y
adolescente, cuyo uso de esta red con frecuencia conlleva una verdadera adicción
comportamental.
Siendo conocida la relación entre las adicciones comportamentales y las conductas
autolesivas, y teniendo en cuenta la gran influencia de las redes sociales en el comportamiento
de las personas mediante fenómenos como la competencia o el efecto contagio, en esta
ponencia analizaremos la relación entre el uso de Instagram® y el riesgo de suicidio. Para ello
nos hemos sumergido por esta red utilizando términos de búsqueda como #selfinjury,
#selfharm o #suicide.
El resultado de la búsqueda ha sido dispar, encontrando imágenes violentas con mensajes que
ensalzan e invitan a la conducta autolesiva, pero también publicaciones que los usuarios
utilizan para pedir ayuda o para prestar su apoyo a quienes están sufriendo. La propia red de
Instagram® también proporciona protección a estas personas, mediante un mensaje de ayuda
que aparece automáticamente al introducir términos de búsqueda de contenido autolítico.
Como conclusión, Instagram® representa una red social de doble filo en relación a la conducta
suicida, pues puede suponer un peligroso factor de riesgo o un potente factor protector de la
misma. Nuestro objetivo no debe ser evitar su uso, sino conocer los recursos de apoyo que
nos facilita para poder utilizar esta red como una herramienta terapéutica que ofrecer a
nuestros jóvenes en riesgo.

INTRODUCCIÓN
El papel de Instagram en la adolescencia
Instagram es una conocida red social utilizada en una aplicación móvil o página web que se
caracteriza por la transmisión de información a través de fotografías o imágenes a las que se
añaden etiquetas (hastags, palabras precedidas por #) que permiten clasificar el contenido de
las mismas y facilitar su búsqueda y acceso por el resto de usuarios.
En el momento actual cuenta con más de 800 millones de usuarios en todo el mundo, y
representa la red social más valorada y utilizada en población adolescente, de manera que
más de la mitad de los jóvenes entre 12 y 18 años de edad la utilizan de forma habitual, y
para muchos de ellos representa un elemento fundamental en su día a día.
Ésta, al igual que otras redes sociales como Facebook, Tumblr, Twitter o YouTube han
cambiado el paradigma de la comunicación en población joven. Estas plataformas permiten
que los usuarios creen, consuman y compartan contenido globalmente, en distintos formatos
y con una temática más amplia e íntima que en los medios tradicionales.
Instagram es un escaparate que refleja la vida de quienes lo utilizan, en mayor o menor
detalle, y con bajo nivel de censura. Esto ha permitido la aparición de publicaciones de
contenido indeseable, como imágenes que evocan autolesiones y comportamientos suicidas.
La naturaleza y visibilidad de estas imágenes favorece que los comportamientos sean
normalizados e imitables por efecto contagio. Por otra parte, la posibilidad de utilizar una
cuenta anónima favorece la publicación de este contenido sensible.

INSTAGRAM Y conducta AUTOLÍTICA
Se ha relacionado el uso de Instagram con un aumento del riesgo de la conducta suicida por
a dos motivos. En primer lugar, el uso adictivo de esta red, al igual que otras adicciones
comportamentales, ha demostrado aumentar el riesgo de impulsividad y conducta suicida. En
segundo lugar, como hemos comentado previamente, por la normalización de
comportamientos autolesivos inspirados en imágenes publicadas en esta plataforma.
La exposición a través de internet a autolesiones de iguales influye en los adolescentes en la
percepción de las normas, en el conocimiento de estos comportamientos, las expectativas y
la actitud sobre las autolesiones. Los jóvenes adoptan una imagen cercana de las mismas, lo
cual facilita la adquisición de nuevas conductas por parte de esta población, que por su
inmadurez presenta dificultad para comprender la gravedad y la trascendencia de estos actos,
que en muchas ocasiones son considerados más una "moda" que un deseo real de hacerse
daño a sí mismos. Se han descrito otros fenómenos además de la normalización que justifican
la adquisición de conductas perjudiciales a través de las redes sociales, denominados efecto
contagio, fenómeno desencadenante y competencia.

En respuesta a la presencia de estas imágenes en la red, Instagram ha introducido mensajes
de ayuda que aparecen al buscar con hastags que aluden al suicidio o autolesiones como
#selfinjury, #suicide o #selfharm. Al escribir estos términos, surge una ventana donde se
aconseja al usuario hablar con un amigo, hablar con un voluntario de una organización de
ayuda o recibir consejos para sentirse mejor.
En los últimos años se han realizado numerosos trabajos que estudian las características de
las publicaciones de contenido autolítico en Instagram. Estos estudios nos aportan información
sobre la temática de las imágenes publicadas, los hastags más empleados, la respuesta
generada en la comunidad y la valoración de riesgo autolítico. En líneas generales transmiten
un mensaje tranquilizador, afirmando que el efecto dañino sobre a población joven no es tan
notable como cabría esperar, y añadiendo una función de apoyo mediante comentarios de
otros usuarios con mensajes empáticos.
Según uno de los estudios (Shanahan, 2019) en menos de la mitad de las publicaciones de
una muestra de 602 imágenes etiquetadas bajo el hashtag
#cutting aparecieron representaciones explícitas de autolesiones, siendo la mayoría cortes superficiales catalogados
como leves en gravedad. Muy pocas publicaciones identificaron las autolesiones como algo
positivo, y en ninguna de ellas se suscitó a los usuarios a hacerse daño. Además, se observó
que la función de las mismas -más que describir el acto de hacerse daño- era transmitir y
comunicar el malestar psíquico, las motivaciones personales o temas como adicción y
recuperación, mal auto concepto, el cuerpo femenino e identidad y pertenencia.
Otro trabajo (Moreno, 2016) estudió los hashtags más utilizados, encontrando algunos
formados a partir de la modificación de otras palabras - #selfinjuyyy, #selfharmmm-, que
aparecieron debido al bloqueo por parte de la aplicación de publicaciones que contenían
#selfinjury o #selfharm. Este hecho demuestra que la censura nunca puede ser una solución
definitiva a este problema debido a la gran adaptabilidad de los sistemas de internet. También
se encontraron hashtags ambiguos como #cat para referirse a cortes, #sue para referirse a
suicidio o #ehtilb (blithe al revés) para tristeza. El empleo de estos términos poco intuitivos
trae como consecuencia que no se activen de los mensajes de advertencia y ayuda en dos
tercios de las publicaciones, y que aparezcan imágenes de autolesiones en búsquedas que a
priori no tienen esa finalidad (por ejemplo, #cat).
En un estudio realizado en 2017 (Brown et al. ) se analizaron, entre otros parámetros, los
comentarios publicados en las imágenes de autolesiones. La mitad de ellos formaban parte de
una discusión general, el 23% tenían contenido empático, el 11% invitaban al usuario a
abandonar esa conducta y en un 7% ofrecían ayuda de forma directa. En el menor de los
porcentajes (6, 8%) aportaban un mensaje ensalzador o abusivo. Un hallazgo importante fue
la asociación positiva entre el número de comentarios y la severidad de la herida, lo cual
implica que los adolescentes en situación más grave recibirán un mayor apoyo procedente de
los comentarios de otros usuarios.

En un metaanálisis publicado en 2017 (Marchant et al. ) se estudió la relación entre uso de
internet y las autolesiones y conducta suicida con la revisión de más de 50 estudios. Este
trabajo concluye, por una parte, la existencia factores que influyen de manera
significativamente negativa en el riesgo de suicidio como la presencia de información sobre
métodos letales, la publicidad de comportamientos autolesivos y el empleo de imágenes
evocativas. Por otra parte, defiende que internet supone una importante herramienta de ayuda
a estas personas, pues su accesibilidad facilita el apoyo en momentos críticos, la reducción de
aislamiento social, la posibilidad de realizar terapia online, y un mayor alcance por parte de
los profesionales a población adolescente con riesgo autolítico.
A continuación, para ilustrar esta presentación mostraremos algunos ejemplos de imágenes y
comentarios extraídos de Instagram

#selfinjuryyy, y #suicide. utilizando los hashtags #cutting, #selfharm,

Éste es el mensaje de ayuda que aparece automáticamente al utilizar algunos de los términos
referidos anteriormente. Recomienda hablar con amigos para compartir el malestar, facilita el
teléfono de la esperanza, y aporta algunos consejos para reducir la ansiedad como hacer
deporte, hacer alguna actividad de ocio o escribir los sentimientos actuales.

Estas dos fotografías muestran autolesiones reales. La primera de ellas es una joven que ha
publicado la foto de una autolesión reciente para expresar su malestar y sentimientos de vacío,
donde observamos cómo otros usuarios recomiendan que solicite ayuda médica. La segunda
es una fotografía de unas cicatrices de autolesiones antiguas, que su autor describe con un
mensaje de motivación y superación, y se acompaña de numerosos comentarios de apoyo.

Sin embargo, las fotografias de autolesiones no son las más frecuentes, ni mucho menos. Lo
mas habitual cuando buscamos términos relacionados con el suicidio y las autolesiones es
encontrar imágenes como éstas. Dibujos, reflexiones, textos informativos y de ayuda, que
nada más lejos de invitar a la conducta autolesiva nos describen una imagen de preocupación
por las mismas y transmiten un mensaje de comprensión y apoyo hacia la población en riesgo.

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES
Las autolesiones en adolescentes son un importante problema de salud pública debido a su
creciente prevalencia y a que representan un predictor de suicidio consumado y muerte
prematura. Las redes sociales son uno de los principales medios de intercambio de información
en los más jóvenes, y con frecuencia son utilizadas para informar acerca de métodos de
autolesión y mostrar imágenes evocativas, que favorecen el contagio y la normalización de las
autolesiones por parte de esta comunidad.
Sin embargo, las redes virtuales en general, e Instagram en particular representa una
herramienta muy importante en la ayuda a los jóvenes con conductas autolesivas o riesgo de
suicidio. Por una parte, esta plataforma les permite comunicar su malestar o angustia a sus
iguales, de quienes reciben un refuerzo positivo mediante mensajes de comprensión y apoyo.
Al compartir experiencias negativas y preocupaciones en las redes sociales se incrementa el
sentido de comunidad y la motivación para la recuperación, lo que se traduce en muchos casos
en una reducción del impulso autolesivo y abandono de esta conducta. Además, el uso de
estas plataformas reduce el aislamiento social y permite identificar población en riesgo a la
que ayudar de manera específica.

Finalmente, internet y las redes sociales pueden representar una forma eficaz de acercar la atención profesional a quienes más lo necesitan,
por ejemplo, en forma de terapias online o mediante la publicación de información y recursos
de apoyo en redes sociales.
A pesar de ello, en el momento actual el uso de Instagram continúa suponiendo un factor de
riesgo para la conducta autolítica y por tanto es necesario seguir avanzando en el conocimiento
de las redes sociales para garantizar la protección de los adolescentes en situación de riesgo.
Aspectos a mejorar en este sentido serían, por un lado, la psicoeducación de los adolescentes
en el tema de las autolesiones y el uso racional de las redes sociales; y por otro la formación
de profesionales de la salud en el funcionamiento de las redes sociales, con el objetivo de
favorecer la publicación de recursos de ayuda e información a través de estas plataformas,
denunciar publicaciones con contenido perjudicial y crear nuevos recursos donde las redes
sociales representen un medio de terapia y recuperación.

BIBLIOGRAFÍA
Messina ES, Iwasaki Y. Internet use and self-injurious behaviors among adolescents and young
adults: An interdisciplinary literature 2016 review and implications for health professionals.
Cyberpsychology, Behav- ior, and Social Networking. 2011; 14(3):161­8
Marchant A, Hawton K, Stewart A, Montgomery P, Singaravelu V, Lloyd K, et al. A systematic
review of the relationship between internet use, self-harm and suicidal behaviour in young
people: The good, the bad and the unknown. Choo K-KR, editor. PLoS One. 2017 Aug
16; 12(8):e0181722.
Shanahan N, Brennan C, House A. Self-harm and social media: thematic analysis of images
posted on three social media sites. BMJ Open. 2019 Feb 19; 9(2):e027006.
Moreno MA, Ton A, Selkie E, Evans Y. Secret Society 123: Understanding the Language of
Self-Harm on Instagram. J Adolesc Heal. Jan 1; 58(1):78­84.
Miguel EM, Chou T, Golik A, Cornacchio D, Sanchez AL, DeSerisy M, et al. Examining the scope
and patterns of deliberate self-injurious cutting content in popular social media. Depress
Anxiety. 2017 Sep; 34(9):786­93.
Brown RC, Fischer T, Goldwich AD, Keller F, Young R, Plener PL. #cutting: Non-suicidal selfinjury (NSSI) on Instagram. Psychol Med [Internet]. 2018 Jan 14; 48(02):337­46.
Best P, Manktelow R, Taylor B. Online communication, social media and adolescent wellbeing:
A sys- tematic narrative review. Children and Youth Services Review. 2014; 41:27­36

XX Congreso Virtual Internacional de Psiquiatría
www. interpsiquis. com- abril 2019. Psiquiatria. com

Comentarios de los usuarios


Como muy bien argumentáis, la Psicoeducación de los adolescentes en el tema de las autolesiones así como el uso racional de las redes sociales es algo fundamental al igual que la formación de profesionales de la salud en el funcionamiento de las mismas. Es importante favorecer la publicación de recursos de ayuda e información a través de estas plataformas, también es importante denunciar publicaciones con contenido perjudicial y crear nuevos recursos donde las redes sociales representen un mecanismo de terapia, de recuperación y de aplicación de alternativas positivas encaminadas a buscar soluciones eficaces. Todo bien utilizado puede ser un mecanismo eficaz pero ante todo bien controlado y bien investigado. Muchas gracias y enhorabuena por tener en cuenta algo que actualmente forma parte de la vida de nuestros jóvenes y no tan jóvenes. Algo que bien manejado puede aportar muchas ventajas y muchas soluciones con alternativas muy positivas. Estamos en el inicio de todo ello por lo que toda investigación es poca.

Ana Mª Bastida de Miguel
Psicólogo - España
Fecha: 09/04/2019


Muy buen trabajo! parece que en general instagram puedes ser una ayuda...en numerosos casos, esta bien que los profesionales nos sumemos a las expresiones de ayuda, para que si necesitan ayuda, puedan encontrarla! Enhorabuena!! Gracias por compartirlo.

Pedro Moreno Gea
Psiquiatría - España
Fecha: 08/04/2019



Total valoraciones realizadas: 1 , Valor medio: 5'00