PUBLICIDAD-

Una forma diferente de psicosis

Autor/autores: Natividad Megías Simarro , Cecilia Calero Mora, María Isabel Ibernón Caballero, Pablo Botias Cegarra, María Gavilán Morales, Santiago Pina Franco, Manolo Martínez-Carlón Bueso, Miriam Fueyo Estevez
Fecha Publicación:
Área temática: Esquizofrenia, Espectro de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos .
Tipo de trabajo:  Comunicación

Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca El Palmar, Murcia

RESUMEN

Se expone el caso de un paciente varón de 45 años que desde dos semanas presenta alteración del comportamiento.
Como antecedentes psiquiátricos presenta un episodio psicótico secundario a tóxicos hace 12 años. Estuvo en seguimiento durante 4 años, actualmente sin seguimiento ni tratamiento.

Hábitos tóxicos: hábito tabáquico, no hábito enólico, consumo de cánnabis diario, consumo ocasional de cocaína, no consumo de otras sustancias. El paciente refiere que desde hace dos semanas presenta insomnio de características mixtas, nerviosismo y ansiedad psíquica y física. Presenta ideas de contenido autorreferencial e ideación delirante de perjuicio respecto a su familia. Niega alteraciones de la sensopercepción, aunque impresiona de ocultar sintomatología. El paciente fue ingresado en la Unidad de Agudos de psiquiatría, siendo dado de alta con el diagnóstico de trastorno psicótico inducido por tóxicos. A partir de dicho caso clínico se expondrán las características principales de dicho trastorno y el diagnostico diferencial con otros tipos de psicosis.

Palabras clave: tóxicos, piscosis,ideación delirante


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-7560

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

UNA FORMA DIFERENTE DE PSICOSIS
Natividad Megías Simarro1, Cecilia Calero Mora1, María Isabel Ibernón Caballero2, Pablo Botias
Cegarra1, María Gavilán Morales1, Santiago Pina Franco1, Manolo Martínez-Carlón Bueso1,
Miriam Fueyo Estevez1, María de los ángeles Carrillo Cordoba1, Mª José Martínez Mirere3
natividad. megias@gmail. com

RESUMEN
Se expone el caso de un paciente varón de 45 años que desde dos semanas presenta alteración
del comportamiento. Como antecedentes psiquiátricos presenta un episodio psicótico secundario
a tóxicos hace 12 años. Estuvo en seguimiento durante 4 años, actualmente sin seguimiento ni
tratamiento. Hábitos tóxicos: hábito tabáquico, no hábito enólico, consumo de cánnabis diario,
consumo ocasional de cocaína, no consumo de otras sustancias. El paciente refiere que desde
hace dos semanas presenta insomnio de características mixtas, nerviosismo y ansiedad psíquica
y física. Presenta ideas de contenido autorreferencial e ideación delirante de perjuicio respecto
a su familia. Niega alteraciones de la sensopercepción, aunque impresiona de ocultar
sintomatología. El paciente fue ingresado en la Unidad de Agudos de psiquiatría, siendo dado de
alta con el diagnóstico de trastorno psicótico inducido por tóxicos. A partir de dicho caso clínico
se expondrán las características principales de dicho trastorno y el diagnóstico diferencial con
otros tipos de psicosis.

INTRODUCCIÓN
La principal característica del trastorno psicótico Inducido por sustancias es la presencia de
alucinaciones o ideas delirantes que se consideran efectos directos de alguna sustancia, ya sea
una droga, un medicamento o bien un tóxico. La alteración no se explica mejor por la presencia
de un trastorno psicótico no inducido por sustancias. Tampoco se establece el diagnóstico sin los
síntomas psicóticos sólo aparecen en el curso de un delirium.
Este trastorno sólo se produce en asociación con estados de intoxicación o abstinencia, pero
pueden persistir durante semanas, mientras que en los trastornos psicóticos primarios pueden
preceder al inicio del consumo de la sustancia o bien pueden producirse tras largos periodos de
abstinencia. Una vez iniciados los síntomas pueden continuar mientras dure el consumo de la
sustancia.
Se ha sugerido que 9 de cada 10 alucinaciones no auditivas son producto de un trastorno
psicótico inducido por sustancias o de un trastorno psicótico debido a enfermedad médica. Hay
que tener cuidado, además, porque incluso en una persona con intoxicación o abstinencia se
han de tener en cuenta otras posibles causas de síntomas psicóticos, ya que, entre otras cosas,
los problemas por consumo de sustancias no son raros entre las personas con trastornos
psicóticos (no inducidos por sustancias).

CASO CLÍNICO
Se expone el caso de un paciente varón de 45 años que es traído a Urgencias por el 061 por
alteración de conducta. Los familiares refieren que el paciente presenta desde hace dos semanas
presenta alteración del comportamiento, según refieren no duerme ni come, lo han visto hablar
solo y diciendo cosas incoherentes, como que su familia quiere hacerle daño y robarle sus
pertenencias.
Como antecedentes personales presenta otosclerosis en oído izquierdo intervenido en 2007.
Como antecedentes psiquiátricos presenta un episodio psicótico secundario a tóxicos hace 12
años. Estuvo en seguimiento durante 4 años, actualmente sin seguimiento ni tratamiento.
Hábitos tóxicos: hábito tabáquico, no hábito enólico, consumo de cánnabis diario, consumo
ocasional de cocaína, no consumo de otras sustancias.
Respecto a la exploración psicopatológica, se encuentra consciente y orientado en persona,
espacio y tiempo. Cierta inquietud psicomotriz durante la entrevista. Parcialmente abordable y
colaborador. Discurso fluido, incoherente en ocasiones. No alteración del curso del pensamiento.
El paciente refiere que desde hace dos semanas presenta insomnio de características mixtas,
nerviosismo y ansiedad psíquica y física. Presenta ideas de contenido autorreferencial e ideación
delirante de perjuicio respecto a su familia. Niega alteraciones de la sensopercepción, aunque
impresiona de ocultar sintomatología. No clínica afectiva mayor. No auto ni heteroagresividad.
El paciente fue ingresado en la Unidad de Agudos de psiquiatría. Se instauró tratamiento con
olanzapina 15 mg cada 24 horas y Diazepam 10mg cada 12 horas. Se realizaron pruebas
complementarias: analítica general y tóxicos en orina (siendo positivo para cannabis y cocaína).
Durante su estancia en plante de agudos evolucionó favorablemente del cuadro clínico que
motivó el ingreso, realizando crítica de la ideación de perjuicio y de las ideas de contenido
autorreferencial. Fue dado de alta con el diagnóstico de trastorno psicótico inducido por tóxicos
para seguimiento de manera ambulatoria.

DISCUSIÓN
La CIE-10 divide este trastorno en dos categorías: 1) trastorno psicótico debido al consumo de
sustancias psicoactivas, si los síntomas aparecen las primeras dos semanas del consumo; y 2)
trastorno psicótico de inicio tardío al consumo de sustancias psicoactivas, si los síntomas parecen
entre las 2 y las 6 semanas de haberse iniciado el consumo. En esta clasificación se requiere
una duración mínima de 6 meses.
Una vez confirmada la presencia de síntomas psicóticos, conviene realizar una evaluación de sus
posibles causas. El primer paso será comprobar el nivel de conciencia y la capacidad de atención
y concentración; cuando estas función están alteradas lo más probable es que se trate de un
síndrome confusional agudo (delirium), debiendo entonces proceder de una forma sistemática
para averiguar su origen. Si los síntomas psicóticos aparecen exclusivamente en el transcurso
del delirium, dichos síntomas psicóticos son considerados un síntoma asociado al delirium. Si el
nivel de conciencia y la atención están preservados conviene explorar las funciones intelectuales,
pues no es infrecuente diagnosticar una demencia tras un episodio psicótico en el anciano.
Descartadas estas dos posibilidades queda una lista muy variada de enfermedades, fármacos y
tóxicos que deberán ser descartadas mediante la historia clínica, la exploración física y las
pruebas complementarias correspondientes. Sólo se debe realizar un diagnóstico de trastorno
psicótico inducido por sustancias en lugar de un diagnóstico de intoxicación por sustancias o de
abstinencia de sustancias cuando los síntomas psicóticos sean excesivos en relación con los
habitualmente asociados a los síndromes de intoxicación o abstinencia y cuando los síntomas
sean de suficiente gravedad como para merecer la atención clínica independiente.
Si el juicio de la realidad permanece intacto, no se puede diagnosticar este trastorno. En su lugar
deberá aparecer el diagnóstico de intoxicación por o abstinencia de sustancias, con alteraciones
perceptivas. Los flashbacks alucinatorios que pueden parecer largo tiempo después de haber
usado alucinógenos son diagnosticados como trastorno perceptivo persistente por alucinógenos.

Las sustancias que pueden desencadenar trastornos psicóticos son: alcohol, alucinógenos,
anfetaminas y sustancias de acción similar; cannabis, cocaína, fenciclidina y sustancias de acción
similar; inhalantes; opiáceos (meperedina); sedantes, hipnóticos y ansiolíticos, y otras
sustancias o desconocidas. Los síntomas psicóticos también pueden presentarse por la
abstinencia de estas sustancias: alcohol; sedantes, hipnóticos y ansiolíticos; y otras sustancias
y desconocidas.
El inicio de estos síntomas varía dependiendo de la sustancia. Las alucinaciones que se producen
pueden ser en cualquier modalidad, sin embargo, las más habituales en ausencia de delirium,
son las auditivas. La intoxicación por anfetaminas y cocaína comparte características clínicas. El
consumo de cocaína puede inducir síntomas psicóticos transitorios, expresados como paranoia
o alucinaciones.
El consumo de cannabis es un factor de riesgo para el desarrollo de episodios de síntomas
psicóticos y podría aumentar el riesgo de trastornos psicóticos, al incidir en la persistencia de
los síntomas. El trastorno psicótico inducido por cannabis puede aparecer por el consumo de
grandes cantidades y suelen ser ideas delirantes de persecución. Puede haber también marcada
ansiedad, labilidad emocional, despersonalización y amnesia posterior al episodio. Todo esto
suele remitir en un día, pero a veces, dura algunos días más. Se sabe que existe una alta
prevalencia de consumo de cannabis entre consumidores primarios de cocaína, estando
alrededor del 50-70% de los pacientes, o en los dependientes de la cocaína (35, 4%). Se ha
descrito la fuerte asociación entre gran consumo de cannabis y desarrollo de psicosis del espectro
esquizoide.
Algunos medicamentos pueden provocar síntomas psicóticos, entre los que se incluyen los
anestésicos,  analgésicos,  antihipertensivos,
agentes agentes medicamento quimioterápicos, anticolinérgicos,
cardiovasculares, corticoesteroides,  anticonvulsivantes,
antimicrobianos,  medicamentos antihistamínicos, antiparkinsonianos, gastrointestinales,
relajantes musculares, antiinflamatorios no esteroideos, antidepresivos y disulfiram. Un trastorno psicótico
inducido por sustancias debido a un tratamiento recetado por una enfermedad médica o mental
debe iniciarse mientras el sujeto está tomando la medicación. Cuando el tratamiento ha sido
interrumpido, los síntomas psicóticos deben remitir al cabo de unos días o de algunas semanas,
dependiendo de la vida media de la sustancia consumida; pero si los síntomas persisten más
allá de 4 semanas, habrá que considerar otras posibles causas.
Puede ocurrir que los trastornos psicóticos inducidos por sustancias no se resuelvan con rapidez
tras retirar el agente que los causa.

Cuando los datos no son suficientes para determinar si los síntomas son producidos por
determinadas sustancias, o si son síntomas primarios, o bien si son debidos a laguna enfermedad
médica, se determinará trastorno psicótico no especificado.

BIBLIOGRAFÍA
VALLEJO, J. : Árboles de decisión en psiquiatría. 3ª edición. Barcelona: J & C Ediciones Médicas,
2006.
CALCEDO ORDOÑEZ A. : psiquiatría y ley. En: Tratado de psiquiatría. Dirigido por Julio Vallejo
Ruiloba y Carmen Leal Cerós. Cap. 152, pp. 2357-2373. Ars Médica, Barcelona, 2005
Asociación Americana de psiquiatría. Manual diagnóstico y estadísitco de los trastorno
mentales (DSM-5). 5ª Ed. Arlington, VA, Asociación Americana de psiquiatría, 2014.
World Health Organization. The ICD-10 classification of mental and behavioural disorders.
Diagnostic criteria for research. Geneva, 1993.

17º Congreso Virtual de Psiquiatria. com. Interpsiquis
2016 interpsiquis. com - Febrero 2016
Psiquiatria. com

Comentarios/ Valoraciones de los usuarios



¡Se el primero en comentar!