PUBLICIDAD
Última actualización web: 23/05/2022

Relación entre la víctima y el agresor. Identidad, perspectiva de género y prevención.

Autor/autores: Mónica De Simone
Fecha Publicación: 01/03/2008
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

El proceso cíclico del maltrato, la victima y el agresor, las distintas etapas en la relación y en el proceso de violencia, las distintas manifestaciones y grados. Propuestas de abordaje.

Palabras clave: violencia de género

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-3302

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Relación entre la víctima y el agresor. identidad, perspectiva de género y prevención.

Mónica De Simone.

El proceso cíclico del maltrato, la victima y el agresor, las distintas etapas en la relación y en el proceso de violencia, las distintas manifestaciones y grados. Propuestas de abordaje.

Apenas despierta el 2008 y ya nos encontramos con los primeros casos de la violencia machista en España.
Otras nuevas muertes de una mujer en manos de su pareja, esa mujer que no pudo o se bloqueó, se asustó, se inhibió para llamar y pedir ayuda, o cualquier otro verbo es válido para definir el miedo o el terror.
Tampoco nadie supo ni escuchó, ni vio nada: como naturalmente ocurre en nuestras ciudades… las víctimas son in-visibilizadas por sus vecinos y conocidos. Como también lo fue en su momento por su pareja y posteriormente por ella, el maltrato sucesivo y progresivo; desde una etapa muy temprana de la relación.
El maltrato a las mujeres por violentos machistas empieza muy tempranamente. Son aquellos hombres que pierden el autocontrol, el respeto y los sentimientos positivos, entre otras cosas, hacia su pareja: con el fin absurdo de DOMINAR Y CONTROLAR.

Este hombre desde etapas muy tempranas de la relación y de una forma muy sutil y somera la ha sometido a distintas: desvalorizaciones, humillaciones, privaciones sometimientos de cualquier clase, tanto en las relaciones íntimas como sociales, en el día a día o sea violencia psicológica, luego violencia económica y sexual , para llegar ; aunque a veces no, a la violencia física.
sin apenas ella percatarse debido que estaba enamorada y su “obnubilación de la conciencia. como en cualquier comienzo de un enamoramiento, hasta lo pudo haber interpretado como un gesto de buen amor, es el agresor el
que dice:_”todo lo hago por tu bien-“ inclusive las relaciones sexuales no consentidas por ella.

A medida que esa relación fue avanzando tampoco ella pudo percibir que su compañero no hacia cosas para el bien común de la pareja y el fortalecimiento de ese amor, porque el bloqueo está más instaurado y la “indefensión aprendida”
Por la victima es más fuerte aún, llega a creer que no podría vivir sin depender de su agresor.
Tampoco compraban, ni elegían el colegio de los niños, ni las relaciones sexuales o las salidas con los amigos de mutuo acuerdo, sino que prevalecía exclusivamente: la opinión del agresor.
Pese a saber que las relaciones están siempre cambiando por lo cotidiano de la vida que ella misma es en sí:; antes de acordar recursos o nuevas estrategias para enfrentarlas; tan solo se elegían las decididas por él… porque -“eran mejores, claro está!. . . y lo que ella decía no tenía sentido o eran bobadas, idioteces … o sencillamente : estaba loca”-
Sometiéndose así a perder un primordial derecho: la libertad de palabra.
Como así tampoco servirá y obviamente con el fin de DOMINAR el diálogo y la coherencia en la relación.
Esto va empobreciendo al Yo femenino, la mujer empieza poco a poco a culpabilizarse, aislarse, avergonzarse, a somatizar, a sentirse inútil y fracasada en la familia creada por ambos.
Paradójicamente se observa que las Mujeres Maltratadas de las años 70 bien distintas son de los 80 o 90 ya que muchas de ellas podrían ser absolutamente independientes tanto económica como socialmente.

 

(Veasé: síndrome de adaptación paradójica a la violencia doméstica. -Andrés Montero Gómez - UAM)
Recuerdo cuando empecé a ver los primeros casos para “peritar” que en la Justicia hasta el año 1989, las lesiones físicas se juzgaban como FALTAS.
Entonces la valoración psicológica ya convertida en un proceso psicopatológico (Clínicamente:Intervención Terciaria de la salud) no tenía prácticamente validación para el/la juez/a por falta de un soporte jurídico y desconocimiento de las secuelas psicológicas, muchas de ellas irreparables, de la víctima de la violencia de género dada la naturaleza traumática del contexto.
Muchas de ellas encuentran un refugio en la depresión, otras en el alcohol o drogas que consumen a escondidas, corriendo así un riesgo para su salud.
“”””””El proceso del Maltrato es cíclico y repetitivo por eso se perpetúa y la mujer se va auto-marginando. Para esta época la víctima piensa que su vida depende del abusador y piensa que no puede escapar de esta relación. . (Síndrome de Estocolmo)
Ciclo de la Violencia (Leonor Walter): lo definió así:
ACUMULACIÓN DE TENSIÓN-EXPLOSIÓN O AGRESIÓN- RECONCILIACIÓN O LUNA DE MIEL
Ciclo que atenta intencionadamente contra la dignidad e integridad psíquica y emocional de la mujer, en este proceso de seducción –violencia. (Irigoyen, 2000)
El fin del agresor es desestabilizar a la mujer .
La Estabilidad emocional de la niña se produce de una forma diferente a lo largo del desarrollo psico-evolutivo que la del niño. (Véase Piaget)
Es fundamental saber que pese a los consejos de sus familiares, si es que sigue en contacto con alguno de ellos, ya que a veces los pierde por imposición de pautas de su pareja, con el fin de desestabilizarla y lesionarla subjetivamente.
Con ello el agresor consigue de ella el siguiente cuadro:

* Es vulnerable por los comportamientos agresivos que se fueron afianzando.

* No sabe salir sola, la subjetividad está anulada.

* No puede pedir ayuda, o cree que no la recibirá.

* Está aislada y tiene miedo, el terror bloquea.

* La fase de reconciliación tiende a desaparecer.

Si ella toma alguna decisión, como el separarse y se lo comenta:

Recibe su decisión con desaprobación, rechazo y críticas negativas. La culpabiliza de tirar por la borda su matrimonio e hijos.
A veces se transforma en lo contrario y se la sorprende con un mini-tour a solas, regalos costosos a más de lo que se pueden permitir, ” o es por un tiempo limitado: muy comprensivo, amable y cariñoso…Así evitará que la relación se rompa.

A nivel social: en cuanto a como se puede ayudar:
Es mejor estar comprometid@: no es válido el “_yo no me meto_”
Por eso se la debe apoyar y no juzgar, escucharla atentamente por encima de todo, hablarle reiteradas veces (amigos parientes, vecinos) de los recursos que tiene, siempre que se pueda intervenir . No hace falta ser profesional para ello.


Otras mujeres, en ocasiones, buscan tímidamente ayuda en algunas asociaciones de mujeres (las pioneras en la atención a los malos tratos) pero en cuanto se lo verbalizan en la etapa de Luna de Miel, por ejemplo; él sabe como desvanecer esa oportunidad para salir de la situación de maltrato.
Existen en España y otros países de habla hispana algunas asociaciones de mujeres que no son necesariamente personal técnico, y funciona el acogimiento a la mujer maltratada con toda eficacia, como tan eficaces son las ONG y los servicios de atención a la víctima en las distintas comunidades.
Han resultado eficaces los Grupos de psicoeducación de las casas de Acogida de la CAM- España) que recibieron en estos últimos años las mujeres maltratadas. Con muy buenos resultados en cuanto a visibilizar lo invisibilizada de la relación de violencia.
Lamentablemente en estos casos se puede intervenir solo si la mujer denuncia o pide ayuda.
Y siempre y cuando se utilicen los recursos adecuados para cada caso.

Por eso, en caso de que acuda es conveniente:

1) Recordarle que ella tenía una vida que era de amor y respeto mutuo con sus seres queridos, que sus hijos son importantes y la quieren muchísimo y que su propia vida es lo que más valoran ellos.

2) También hay que reforzarle lo bien que lo hace con sus hijos (de tenerlos) debido a que el hombre violento permanentemente le atosiga con el discurso de: mala madre, mala esposa, cocinera, trabajadora y amante que es.

3) Decirle que no puede hablar de la asistencia a los grupos o tratamiento. Incluso antes de interponer demanda o denuncia; por el bien de ella y de sus compañeras, que no debe develar nunca, el lugar donde es asistida. Ni comentar a su pareja, incluso en caso de reconciliación, donde está el lugar.

Hay que tener en cuenta para no desanimarse que:

Con el paso de los meses y bajo ese sometimiento: la víctima disminuye su motivación para responder y tener confianza en que es posible cambiar su situación (indefensión aprendida) y a dudar de las observaciones que le hacen sobre el maltratador, sus seres queridos. Por eso cuesta tanto intervenir y prevenir.
Tiene comunicaciones mínimas, alegando como siempre el agresor :_ es por tu bien, te llenan la cabeza-“ El maltrato se invisibiliza y ella se esclaviza. ”
En el agresor La crítica siempre es negativa, ante las iniciativas de cambiar algo por parte de la mujer; a excepción de cuando quiere conseguir algo muy puntual para su beneficio, personal o social: con sus manipulaciones; incluso de tipo económico. Por ejemplo:
Es común encontrar casos en donde la única endeuda de por vida , contre obligaciones y la que saca créditos interminables es ella. O lo que es peor lleva pagando deudas de juego o de bares desde que se casaron o conviven.
Lo que indicaría para el agresor otra patología añadida.

Pese a las 200 o quizás más modificaciones recientes del código penal: actualmente los legisladores tendrán que seguir preguntando y buscando alternativas entre: trabajadores de la salud, ong•s de mujeres o grupos de investigación para terminar con la violencia machista.
Haciendo prevalecer por encima de todas las cosas los Derechos Humanos de las Mujeres. Es responsabilidad de toda una sociedad, repasarlos y hacerlos cumplir, no atentando contra ellos.
Especialmente enseñarlos desde el colegio, a todas las niñas y niños, para familiarizarlos con ellos. Porque son imprescindibles para vivir en libertad
Será una ardua tares para todos, pero a todos nos incumbe.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar