PUBLICIDAD-

Actualidad y Artículos | Psicología general   Seguir 55

Me Gusta   0 0 Comentar  0 0

Trastorno por somatización



0%
Noticia | 18/12/2020

El trastorno por somatización es conocido desde antiguo y se diagnostica a pacientes que se quejan de forma crónica y persistente de síntomas físicos que, a pesar de realizarse todas las pruebas pertinentes, no se les encuentra ningún tipo de origen físico. Es decir, se trata de la expresión de fenómenos mentales en forma de síntomas físicos que pueden desarrollarse de forma inconsciente e involuntaria o de modo consciente y voluntario.


Las personas diagnosticadas de trastorno de síntomas somáticos y de sus trastornos relacionados se caracterizan por síntomas físicos asociados a pensamientos, sensaciones. Estos trastornos son angustiantes y muy a menudo pueden interferir en la vida del paciente tanto a nivel social, laboral o académico.


No se debe confundir con los casos de simulación en los que se finge de modo intencionado con objeto de conseguir beneficios externos como bajas por enfermedad, evitar acciones judiciales o pagos por incapacidad. Si la motivación es un incentivo externo, no se trata en ningún caso de una somatización.


 Las somatizaciones pueden ser de dos tipos, agudas o crónicas. Las agudas se dan en personas con personalidad y nivel de adaptación normales que debido al estrés comienzan a presentar síntomas somáticos. Precisamente estas personas necesitan una atención médica adecuada para no cronificar su situación. Por su parte, las somatizaciones crónicas suelen darse en pacientes con un nivel de adaptación insatisfactorio y con frecuentes problemas de personalidad. Normalmente presentan síntomas físicos inaplicados que les producen incapacidad durante un mínimo de seis meses.


Esta somatización tiene tres componentes. Uno experiencial que tiene que ver con los síntomas que experimenta la persona y que vive desde el sufrimiento. Otro cognitivo que tiene que ver, precisamente, con esa vivencia, es decir, con el modo en que el paciente interpreta la somatización como una enfermedad amenazante que no se detecta. Finalmente, existe un aspecto conductual, consistente en la búsqueda de un diagnóstico y de un tratamiento de forma persistente. De ahí que las personas con este trastorno suelan contar con un extenso historial médico en el que se suceden diferentes pruebas diagnósticas.


Claves
-Presencia varios síntomas vagos y mal definidos
-Los síntomas se expresan con una preocupación desproporcionada
-Existencia de estresantes
-Presencia asociada de ansiedad o de depresión
-Los síntomas se viven con mucha preocupación y sufrimiento
-Sintomatología fluctuante
-Angustia latente
-Búsqueda de atención



Síntomas habituales
-Astenia y cansancio
-Dolores generalizados o cervicalgias
-Gases, dolor abdominal, distensión abdominal, diarrea o estreñimiento
-Mareos, cefaleas, debilidad muscular
-Prurito, picores, eccemas
-Alteración de la visión
-Alteración de la marcha
-Palpitaciones, dolor torácico
-Sensación de falta de aire

Fuente: ABC
Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-63332

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar

Recomendamos

Suicidio Prevención

¡Novedad en libros! La visión actual del suicidio, científicamente fundamentada, es que, aunque ...

VER MÁS
VER TODO
desvenlafaxina antidepresivos
Publicidad

Próximos cursos

CFC

Curso de IA para profesionales sanitarios: Herramientas prácticas para el día a día

Precio: 605€

Ver curso