PUBLICIDAD
Última actualización web: 24/10/2021

psiquiatria.com blog

Seguir psiquiatria.com blog

El olvido que seremos: Duelo y Covid- 19

Autor/autores: EDORTA ELIZAGARATE ZABALA
Fecha Publicación: 29/04/2020
Área temática: Psiquiatría general .

Jefe de Servicio Hospital Psiquiátrico de Alava. Profesor Asociado departamento neurociencias Universidad del País Vasco.

El olvido que seremos. duelo y Covid-19


Has muerto en ardiente amanecer del mundo/has muerto cuando apenas tu mundo, nuestro mundo, amanecía/ has muerto entre los tuyos, por los tuyos . (Octavio Paz).


COVID-19 se ha extendido por todo el mundo. El número de muertes continúa aumentando a pesar de las que parecen buenas noticias con su tendencia. Estamos  asistiendo  a la desgarradora experiencia de comprobar que la despedida se reemplaza por un duelo colectivo y a distancia.  Estos días hemos asistido a relatos como éste  "Después de esta pandemia, ¿quién puede recordar el dolor de alguien como mi madre que no tenía dónde buscar tratamiento médico, que el hospital  rechazó y murió en la soledad?" .


Desde la edad mas remota en todas las culturas existen los ritos de la despedida de la muerte en diferentes culturas y religiones. No en vano el templo mas antiguo del mundo -Gobekli Tepe- construído hace casi 12000 años  señala el nacimiento de “la conciencia de lo sagrado”. La muerte era a los ojos del ser humano y mucho antes de que apareciesen las religiones monoteístas el eje de cualquier meditación sobre el ser humano . En torno a ella se ha edificado lo esencial de la historia del pensamiento y la filosofía y también la peripecia personal de cada uno. Peripecia que se iniciaba con un aprendizaje pues no somos pocos los que en nuestra infancia  se nos llevaba  a visitar a los abuelos  moribundos como una ultima despedida.  Somos reales porque somos mortales, y porque somos esto último -habría que añadir-, somos capaces igualmente de dar un sentido a nuestra vida.


Hay un arte de morir,  y hay una arraigada creencia de que no hay definición de vida sin la muerte. Jose  Ortega y Gasset calificaba  el vivir como un des-vivirse, y afirmaba que  no puede triunfar la moral de la vida larga a costa de la moral de la vida alta.


La muerte no solo singulariza y distingue. Una vida sin una incorporación del propio final constituye un quebranto en el tiempo por vivir de los que se quedan. Somos parte de un inmenso collage en el que están los que nos dejaron, pero también los que quedamos y los que todavía no existen.   Por eso nos despedimos, por eso el ritual funerario es una  expresión de reconocimiento y de agradecimiento del moribundo hacia los suyos, y de estos para con él.


Kant lo formula así: el temor a la muerte en los humanos dio paso a la idea de esperanza, a la aceptación del esfuerzo y del sacrificio con vistas a la consecución de un futuro mejor para los descendientes. Y por eso nos acompañamos. Por eso simbolizamos un legado mediante  una despedida. Es la esperanza del individuo que considera aceptable su finitud pensando en el legado que deja a sus hijos.


Durante la  epidemia del ébola en Guinea Conakri   los muertos eran enterrados en bolsas de plástico blancas por respeto a las creencias religiosas musulmanas. Los enterramientos se hacían  sin la presencia de familiares y  la falta de identificación de las tumbas hacia imposible para sus familiares el saber exactamente dónde estaban enterrados  y poder así ofrecerles sus rituales como es costumbre. Los familiares contaban que a en las noches aparecían en sus sueños para reclamarles que procediesen con los rituales. Las ceremonias eran  necesarias para  contribuiir  al paso de los fallecidos al mundo de lo invisible para que pudiesen  con los ancestros velarles  y protegerles. . Para ellos el mundo espiritual y el mundo real están en constante interacción. Necesitan proceder con sus ritos para que la vida vuelva a su cotidianidad. Que reine el equilibrio entre el mundo de los vivos y el de los ausentes.


La imposibilidad del duelo, de ese último beso, de ese abrazo nos hunde en la confusión. El que se va jamás hubiera aceptado una despedida así, lo intuimos y eso nos pone en el mas perenne y trágico desconsuelo. Y nos deja siempre en al incertidumbre del dolor de la soledad del que se fue. Y lo que estamos viviendo con esa pérdida por la pandemia de los seres que mas queremos nos remite a eso, a la imprevisibilidad, a la injusticia, con el agravante de un amor imposible de expresar para confrontar el sinsentido.


Estos valores son universales. Por eso  aquí, con esta forma de morir sin despedida, sin ceremonia del adiós con ritos de despedida sobrevenidos, con tele-funerales, no colmata el adiós, el sentido del legado ni del tránsito. Porque esta imposibilidad de realizar esa despedida nos desubica en nuestra manera de vivir la muerte , la de los otros pero también la nuestra. Una muerte desarraigada. No hay articulación compartida del duelo. Angustia del duelo bloqueado, del duelo incapaz de encontrar ese espacio  para expresarse, por la imposibilidad de la ceremonia.


Decía Woody Allen en el final de su película Delitos y Faltas aquello de que “la felicidad humana no parece haber sido incluida en el proyecto universal de por cuanto que las cosas ocurren tan imprevisiblemente y tan injustamente que somos solo nosotros con nuestra capacidad para amar los que damos sentido al Universo indiferente”. Un poco a la manera en que el inmortal ángel del “Cielo sobre Berlín” decide al enamorarse perder esa inmortalidad por amor.


Edorta Elizagarate (Psiquiatra)


Txema García Calleja (Medico de Salud Publica)

Palabras clave: duelo, covid-19


Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-10167

Comentarios de los usuarios


Ciertamente colegas es muy triste lo que se está viviendo en nuestro mundo por la pandemia. Lo más triste es ver que mueren personas por no recibir asistencia médica o por no poder pagarla. Eso es más inhumano que ser enterrados sin ceremonia fúnebre. Mis respetos.

Sandra Ochoa Durán
Psicólogo - Cuba
Fecha: 01/06/2020


Ciertamente colegas es muy triste lo que se está viviendo en nuestro mundo por la pandemia. Lo más triste es ver que mueren personas por no recibir asistencia médica o por no poder pagarla. Eso es más inhumano que ser enterrados sin ceremonia fúnebre. Mis respetos.

Sandra Ochoa Durán
Psicólogo - Cuba
Fecha: 01/06/2020




Publicidad

Publica con Nosotros

La publicación en nuestra plataforma es gratuita y gracias a nuestro excelente posicionamiento en la web, tus contenidos tendrán mejor visibilidad.

Publica tu Contenido
PUBLICIDAD
Próximos Cursos Online
Apúntate ahora y obtén hasta un 50% de descuento en la mayoría de nuestros cursos.
Intervención psicosocial en situaciones de emergencias y desastres

Nuestras Revistas


PUBLICIDAD
Más Cursos Online

Psicología Infantil