PUBLICIDAD-

Redes de apoyo en la psiquiatría de urgencias.

Autor/autores: Fimme de Vries
Fecha Publicación: 01/01/2003
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

La mayoría de los pacientes vistos en las urgencias siquiátricas viven solos, tienen poco o ningún apoyo familiar o vecinal, no trabajan o lo hacen irregularmente.

Prevenir la recaída, con la consiguiente rehospitalizacion, significa también intentar recomponer, reparar, crear, o mantener las redes de apoyo social para el paciente. Describimos la metodología usada en nuestro centro con la participación de familia, policía, y otros agentes sociales.

Palabras clave: Redes de apoyo, Urgencias psiquiátricas


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-2109

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Redes de apoyo en la psiquiatría de urgencias.

Fimme de Vries.

Asistente social
Fundación publica para la salud mental Zwolse Poort. Servicio de urgencias psiquiátricas. Zwolle. Países Bajos.

PALABRAS CLAVE: Urgencias psiquiátricas, Redes de apoyo.

[11/2/2003]


La mayoría de los pacientes vistos en las urgencias siquiátricas viven solos, tienen poco o ningún apoyo familiar o vecinal, no trabajan o lo hacen irregularmente. Prevenir la recaída, con la consiguiente rehospitalizacion, significa también intentar recomponer, reparar, crear, o mantener las redes de apoyo social para el paciente. Describimos la metodología usada en nuestro centro con la participación de familia, policía, y otros agentes sociales.

 


Introducción

La fundación publica para la salud mental Zwolse Poort ha desarrollado una política sanitaria basado en la publicación “De otra forma, en otro lugar”. En ella se propone hacer desaparecer el antiguo manicomio psiquiátrico, considerado como el armario de todos aquellos considerados socialmente molestos o distintos. Se intenta volver a situar al paciente en la sociedad, con distintos roles. El principal, como ciudadano.

Aquí es necesario una asistencia psiquiatrica integrada en la sociedad y no escondida entre los bosques o las vacas.
En lugar de un central, aislado hospital, optamos por pequeños centros (Centro de Servicios Psiquiátricos PDC).

Estos deben ofrecer una solucion adecuada a la demanda psiquiatrica especifica de los usuarios de su barrio. Ciudadanos con problemas psiquiátricos son tratados ambulatoriamente siempre que se puede y solo son internados cuando se tiene, es decir, no hay otra alternativa. El paciente de esta forma evita que sea rápidamente estigmatizado y apartado de su rol de ciudadano.

Para llevar a la practica esta filosofía es imprescindible buscar contacto y alianzas con otras instancias presentes en el barrio. En nuestra practica hemos comprobado como distintas instancias se ignoraban entre si, cuando no combatían abiertamente. La actuación conjunta, respetando los limites de cada, uno no solo facilita el trabajo si no que disminuye la aparición de pacientes sin techo y evitadores de asistencia medico-psiquiatra.
El papel que en esta visión y misión desempeñamos desde la psiquiatría de urgencias, se explica a continuación.

 

 

Psiquiatría de urgencias

El internamiento en la clínica no es siempre evitable. Si es posible reducir el tiempo de internamiento y siempre se debe intentar prevenirlo. La ganancia no es solo económica si no también social y emocional.
Para prevenir un internamiento o reducir su duracion nos hemos dotados de algunos medios y estrategias que describimos brevemente

1. Vigilar la entrada

En nuestra región (todavía) no se han fusionado las distintas organizaciones que se dedican a la salud mental. Cada una de estas mantienen su cultura y reglas. Esto conlleva a la creación de muros y desconocimiento de las cualidades y posibilidades de cada centro. Por ello es recomendable no aceptar sin mas las solicitudes de internamiento. Todas ellas son analizadas por nuestro personal. La primera pregunta que nos realizamos es quien esta en crisis: el paciente o el profesional.

Para dar una rápida respuesta y ofrecer una alternativa eficaz cuando rechazamos un internamiento disponemos de:

2. Policlínica de Urgencias

En ella ofrecemos consulta psiquiatrica 24 x 24 horas por psiquiatras o residentes en formación, especializados en urgencias. Diferenciamos entre urgencia y crisis. En la policlínica tenemos la posibilidad de tratar al paciente ambulatoriamente o remitirlo a otra unidad dentro del propio servicio de urgencias

hospital de día

con un programa dirigido a apoyar a los pacientes a retomar el hilo de su vida. Se trabaja sin listas de espera: Hoy consulta, mañana empiezas. Entre 10-12, 30 horas, cinco días a la semana, participan los pacientes en las sesiones orientadas a planificar tareas a realizar en su propio ambiente. En la siguiente reunión se analizan los resultados, se resuelven los problemas, se mejoran las actitudes. El programa esta dirigido a recuperar la situación anterior a la crisis.
El resto del tiempo se invierte en relajarse y formación. En caso de estar indicado se ofrecen entrenamientos específicos como RET; psicoeducación; ”¿Cómo superar mis crisis?”, etc.
Después de 6-8 semanas comienzan los pacientes con su tratamiento regular en un centro ambulatorio.

4. Asistencia domiciliario de urgencias

Los internamientos pueden evitarse ofreciendo asistencia por parte de enfermeros psiquiátricos en el domicilio del paciente; con la posibilidad de consulta inmediata a un psiquiatra del servicio de urgencias. El enfermero psiquiátrico actúa en estos casos también como coordinador de la asistencia. Además de la asistencia individualizada ayuda el enfermero en la recomposición de las redes sociales del paciente y sistema.

 

 

Control de las crisis

Detrás de los programas asistenciales arriba mencionados tenemos algunas facilidades que hacen posible que el paciente en crisis permanezca ambulatorio.

1. Protocolo de crisis/ Crisikit/ Botiquin de urgencias

Todo paciente dispone de un formulario en el que además de su personalia se recoge el diagnostico, la medicación actual, las señales precoces de empeoramiento, la gestión de las crisis, los acuerdos realizados anteriormente sobre como remontar estas. Este mismo formulario puede ser visualizado por personal sanitario autorizado a través de los ordenadores del servicio de urgencias. También es posible leer la evolución diaria del paciente de tal forma que en horas no lectivas siempre se dispone de información actualizada sobre el paciente. Los nuevos medios de comunicación facilitan la tarea y en contra de opiniones de gerentes son mucho más baratos que obsoletos medios tradicionales.

2. Asistencia telefónica

En todo momento puede el paciente contactar telefónicamente con el servicio de urgencias. Fuera de las horas de trabajo puede el personal sanitario que atiende el teléfono, informarse rápidamente sobre el paciente, mediante la visualización en la pantalla del ordenador de la historia del paciente asi como de las instrucciones sobre como actuar. El ofrecer una forma de contacto fuera de hora de trabajo previene los internamientos. Nuestra experiencia es que la mayoría de los pacientes llaman una o dos veces para “chequear”el sistema y luego, con la idea de saber como actuar no lo vuelven a utilizar.

3. Cama recetada

En el protocolo de crisis esta escrito si el paciente puede usar esta facilidad. Cuando el paciente- o su familia- no soporta mas la situación puede internarse después de llamar a la clínica del servicio de urgencias. En este momento se aceptara el internamiento sin ninguna pregunta. El día siguiente el paciente tendrá una entrevista con su psiquiatra para definir que hacer. Nuestra practica es que su uso de este sistema es muy limitado y que la mayoría de los pacientes vuelven a su casa el día siguiente. Parece que el saber que si es necesario pueden internarse da seguridad y tranquiliza al paciente y su sistema.

 

 

Redes

Realizar una asistencia psiquiatrica ambulatoria de urgencias precisa ajustar finamente la teoría (política) y la practica. Esto es dentro de la propia organizacion un trabajo de chinos; fuera, cuando hay que tratar con diferentes organizaciones, es trabajo de esclavos.
Para llevar a cabo la reforma del viejo manicomio se recomendó a los diversos servicios psiquiátricos buscar contacto con las instancias presentes en su medio. Policía, asistencia social, asistencia a drogadictos, Ejercito de la salvación/ Caritas, corporaciones para viviendas sociales, etc.

Muchos problemas se evitan cuando se señalan precozmente. Es necesario que en el ámbito local se comuniquen aquellos problemas e incidentes para prevenir males mayores. Si la policía nos informa que las ultimas dos noches han recibido quejas sobre paciente x, podemos actuar y evitar que mañana sea puesto en la calle por haber tirado los muebles por la ventana en su florida psicosis, después de que el vecindario soportara durante semanas su comportamiento…etc. ; por solo citarles el paciente de ayer.
No todo es evitable. No todo es psiquiatría. El respecto por la privacidad del individuo marca los limites. Pero hablar y compartir experiencias no tiene fronteras.

Comentarios/ Valoraciones de los usuarios



¡Se el primero en comentar!