PUBLICIDAD
Última actualización web: 29/06/2022

Ingreso involuntario en una unidad de agudos: Características sociodemográficas, clínicas e influencia en la práctica asistencial.

Autor/autores: María Estela Viñuales Luis
Fecha Publicación: 01/03/2007
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Comunicación

RESUMEN

OBJETIVOS: determinar las características sociodemográficas de los ingresos involuntarios en una unidad de agudos durante un año, valorando su influencia en la práctica asistencial. Los ingresos involuntarios presentan un perfil diferenciado, tanto por características sociodemográficas como clínicas.

METODOS: Estudio descriptivo retrospectivo de las características sociodemográficas, clínicas y relativas al tratamiento de los ingresos involuntarios efectuados en la unidad de agudos durante el año 2003.

RESULTADOS Y CONCLUSIONES: Del total de 507 ingresos durante el año 2003, 40 fueron involuntarios (7, 89%), las características sociodemograficas fueron: varones(60%), solteros(51%), adultos jóvenes (media de edad 41-42 años), núcleo de convivencia en familia de origen (43, 6%), clínicamente, los pacientes fueron diagnosticados de psicosis (77%), con antecedente de ingreso (80%) y tasa de reingreso durante ese año (15%). Desde la visión asistencial la duración media del ingreso fue de 23, 55 días ( 10 días más que la media global), un 40 % requirieron sujeción mecánica y un 45% precisaron medicación vía parenteral. Sólo un pequeño porcentaje de los pacientes ingresados en una unidad de agudos requiere la involuntariedad. El perfil de este paciente es el de varón, joven, soltero con núcleo de convivencia en la familia de origen y con ingresos previos en la unidad. El diagnostico más frecuente es el de psicosis. La carga asistencial es mayor en los ingresos involuntarios con una mayor duración del ingreso y utilización de medidas excepcionales. Calcedo A? psiquiatría y Ley en España? En tratado de Psiquiatria, tomo III, 2003. Figuerido-Poulain, JL et al. ?Hospitalización contra la voluntad en primeros episodios psicóticos: factores asociados. ? I Congreso Virtual de psiquiatría, Febrero-Marzo 2000.

Palabras clave: ingresos involuntarios

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-3475

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Ingreso involuntario en una unidad de agudos: Características sociodemográficas, clínicas e influencia en la práctica asistencial.

Váquez Rodríguez Mª D*; Viñuales Luis E **; Moles Arcos YB *; Arilla Aguilella A*; Sancho Rubio C**; Esparza Baigorri T ***; Jimenez I***

* Médico psiquiatra centro de día

** MIR de psiquiatría

* Médico psiquiatra unidad de media estancia

* Médico psiquiatra unidad de agudos

** MIR de psiquiatria

*** PIR de psicología

***PIR de psicología

Resumen

OBJETIVOS: determinar las características sociodemográficas de los ingresos involuntarios en una unidad de agudos durante un año, valorando su influencia en la práctica asistencial. Los ingresos involuntarios presentan un perfil diferenciado, tanto por características sociodemográficas como clínicas.  

METODOS: Estudio descriptivo retrospectivo de las características sociodemográficas, clínicas y relativas al tratamiento de los ingresos involuntarios efectuados en la unidad de agudos durante el año 2003.  

RESULTADOS Y CONCLUSIONES: Del total de 507 ingresos durante el año 2003, 40 fueron involuntarios (7, 89%), las características sociodemograficas fueron: varones(60%), solteros(51%), adultos jóvenes (media de edad 41-42 años), núcleo de convivencia en familia de origen (43, 6%), clínicamente, los pacientes fueron diagnosticados de psicosis (77%), con antecedente de ingreso (80%) y tasa de reingreso durante ese año (15%). Desde la visión asistencial la duración media del ingreso fue de 23, 55 días ( 10 días más que la media global), un 40 % requirieron sujeción mecánica y un 45% precisaron medicación vía parenteral. Sólo un pequeño porcentaje de los pacientes ingresados en una unidad de agudos requiere la involuntariedad. El perfil de este paciente es el de varón, joven, soltero con núcleo de convivencia en la familia de origen y con ingresos previos en la unidad. El diagnostico más frecuente es el de psicosis. La carga asistencial es mayor en los ingresos involuntarios con una mayor duración del ingreso y utilización de medidas excepcionales.  

Calcedo A” psiquiatría y Ley en España” En tratado de Psiquiatria, tomo III, 2003. Figuerido-Poulain, JL et al. “Hospitalización contra la voluntad en primeros episodios psicóticos: factores asociados. ” I Congreso Virtual de psiquiatría, Febrero-Marzo 2000.



Introducción

El modelo asistencial del enfermo mental en España responde a la teoría y practica de la psiquiatría Comunitaria, tal como viene definido en la Ley General de Sanidad en su articulo 20. Por tanto se entiende que la organización de los recursos plantea una potenciación del nivel ambulatorio con el fin de reducir al máximo la necesidad de hospitalización completa. Existen tres tipos de hospitalizaciones: el internamiento clínico, que se correspondería con la hospitalización voluntaria, el internamiento por orden judicial (regulado por la legislación penal y penitenciaria) y el internamiento por autorización judicial. Este último viene regulado por el articulo 763 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, y presupone la presencia de un trastorno psíquico que impide al paciente decidir por si mismo sobre la necesidad de ingresar. Según Ortega y Monasterio y M. T. Talón, los criterios que podrían estar presentes al decidir un internamiento forzoso serían: riesgo de auto-heteroagresividad, riesgo de incapacidad para los cuidados personales y riesgo de empeoramiento si permanece fuera del contexto hospitalario.  

Los trastornos psiquiatricos severos, cuando se presentan de forma aguda o en crisis, y sobretodo se acompañan de conductas agresivas, constituyen situaciones con cierto protagonismo en las unidades, quizás no tanto por su frecuencia si no mas bien por la resonancia e implicaciones que se derivan del mismo. En cualquier caso, un tratamiento forzoso y el empleo de medidas coercitivas, colocan a los profesionales en una situación asistencial ciertamente incomoda. La restricción de la libertad del paciente supone la suspensión de un derecho fundamental, con consecuencias emocionales evidentes para el paciente, la familia y el personal asistencial. Por otra parte la relación terapéutica se complica una vez que el ingreso es coercitivo, con un ejercicio de autoridad en el que la opinión del paciente es rechazada.


Objetivos

El presente estudio pretende analizar las características y determinar los factores asociados a los ingresos involuntarios en una Unidad de Agudos durante un año, con el fin de valorar su influencia sobre la practica asistencial.


Hipótesis

Los ingresos involuntarios presentan un perfil diferenciado, tanto por características sociodemograficas como clínicas. La involuntariedad puede determinar un tipo de ingreso mas prolongado y una mayor carga asistencial (riesgo de conductas violentas, empleo de sujeción mecánica, empleo de la vía intramuscular en la administración de la medicación).


Métodos

Se trata de un estudio descriptivo retrospectivo, sobre el total de ingresos efectuados en la unidad de agudos durante el año 2003 (N: 507 pacientes) se investigaron los ingresos involuntarios, así como las altas contra consejo medico. Se recogieron variables de tipo sociodemografico, de tipo clínico y relacionadas con el ingreso.


Resultados

Del total de 507 ingresos efectuados durante el año 2003, 40 se realizaron de manera involuntaria (7, 89 %, gráfico 1), entre las características sociodemograqficas (Tabla 1) destacamos una mayor presencia varones (gráfico 3), solteros (51 %), adultos jóvenes (media de edad de 41, 42 años, gráfico 2) y que viven con su familia de origen.

 










Desde el punto de vista clínico, la mayoría de los pacientes tuvieron un diagnostico relacionado con la psicosis (77%) gráfico 4, habían estado ingresados previamente (80%) con una tasa de reingresos del 15 %(gráfico 6). Un 40 % precisaron sujeción mecánica, y un 45 % medicación parenteral (gráficos 7 y 8).

 




En cuanto a las altas voluntarias, la distribución por sexos es mas equilibrada en comparación a los ingresos involuntarios (gráfico 3), algo mas jóvenes, también solteros y viven con frecuencia acompañados.

 




El diagnostico más frecuente fueron los trastornos de personalidad, y la tasa de reingreso ocurrió casi en un 70%.

Desde el punto de vista asistencial la duración media del ingreso fue de 23, 55 días, para los involuntarios, (10 días mas que la media global), mientras que en las altas voluntarias evidentemente descendió hasta un 3, 14 días (gráfico 5)

 




Discusión y conclusiones

Solo un porcentaje menor de pacientes ingresados en la unidad de agudos requiere la involuntariedad, porcentaje similar en todo caso a las altas voluntarias, por tanto a pesar del carácter cerrado de las unidades, y de la leyenda que les acompaña, los datos permiten apreciar una realidad diferente, en cualquier caso menos hermética. El paciente ingresado involuntariamente tiene mas posibilidades de ser un varón joven, soltero, residente con la familia, y con frecuencia ya conocido en la unidad.

El diagnostico más frecuente esta relacionado con el grupo de las psicosis, cuya presencia en las unidades de agudos es de por sí mayor, y radicalmente diferente a las altas voluntarias, protagonizadas por los trastornos de personalidad. La carga asistencial es mayor en los involuntarios, con una mayor duración del ingreso, y utilización de medidas excepcionales que conllevan mas trabajo de enfermería. El diseño del estudio no permite investigar si es la duración del ingreso, el diagnostico o probablemente un conjunto de factores diversos, son los que intervienen sobre las diferentes posibilidades de reingreso, pero intuimos que en el ingreso judicial se pretende y se consigue una mejoría más estable.  

Nunca hemos creído que el ingreso involuntario obedeciera a un capricho del profesional, y los datos del estudio no dejan lugar a dudas al respecto, creemos que esta situación asistencial se corresponde siempre con una necesidad terapéutica en pro del bienestar en primer termino del paciente y tambien de su entorno, con indicadores que sugieren una alta eficacia (baja tasa de reingresos). Las características del estudio representan una aproximación preliminar al estudio y valoración del grado de capacidad para el consentimiento de la hospitalización.


Bibliografía

Calcedo A. “Psiquiatría y ley en España”. En Tratado de psiquiatría, tomo III, 2003.

Barcia D. “Confidencialidad y consentimiento informado en Psiquiatria”, Ed You & Us, 1998

Sanchez-Caro, J; Sanchez-Caro, J. “El consentimiento informado en Psiquiatría” Ed. Díaz de Santos. Madrid 2003

Cabrera Forneiro, J. ; Fuertes Rocañin, J. C. “ psiquiatría y derecho: dos ciencias obligadas a entenderse” Ed. Cauce Madrid 1997

Sanguineti, Vincenzo R The American Journal of Psychiatry, Mar 1996; 153, 3; Health Module pag 392 

Figuerido-Poulain, JL et al “hospitalización contra la voluntad en primeros episodios psicóticos: factores asociados. ”I Congreso Virtual de psiquiatría Feb. Marzo 2000.  








Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar