Última actualización web: 16/09/2019

El riesgo de suicidio y autolesión casi se triplica en personas con síndrome de piernas inquietas

Noticia | Depresión | 10/09/2019

RESUMEN

Un nuevo estudio publicado en JAMA y realizado por investigadores de Penn State, a partir de big data, revela que el síndrome de piernas inquietas (SPI) se asocia a un riesgo casi triple de suicidio y de autolesiones, incluso cuando los investigadores controlaban condiciones como depresión, insomnio, diabetes y otras.

Xiang Gao, profesor asociado de ciencias nutricionales y director del Laboratorio de epidemiología Nutricional en Penn State, explica que a medida que aumentan las tasas de suicidio en los Estados Unidos, los hallazgos sugieren que los médicos deben prestar especial atención a la salud mental de los pacientes con SPI.

"Nuestro estudio sugiere que el SPI no solo guarda relación con factores físicos, sino también con la salud mental. Y, dado que el SPI no se diagnostica correctamente y las tasas de suicidio aumentan, esta conexión será cada vez más importante. Los médicos deben tener cuidado cuando evalúan a los pacientes para detectar el SPI y el riesgo de suicidio", alerta Gao.

Según los investigadores, el SPI afecta aproximadamente al 5% de la población de los Estados Unidos. El trastorno provoca una sensación incómoda en las piernas que impulsa la necesidad de moverlas, a menudo durante la noche. Si bien se desconoce la causa exacta de SPI, investigaciones anteriores han encontrado una asociación entre SPI y la deficiencia de hierro, así como bajas concentraciones de dopamina en el cerebro.

Gao cree que si bien el SPI se ha relacionado con una mayor probabilidad de mortalidad en el pasado, los científicos desconocen la razón. Investigaciones anteriores han encontrado asociaciones entre el SPI y un mayor riesgo de hipertensión o ataque cardíaco, lo que sugiere un posible componente cardiovascular. Pero, algunos estudios también se han encontrado vínculos entre el síndrome, la depresión y pensamientos suicidas.

Los investigadores utilizaron datos de las reclamaciones nacionales de Truven Health MarketScan de 2006 a 2014, incluidas 24. 179 personas que habían sido diagnosticadas con SPI y 145. 194 personas sanas. Ninguno de los participantes tenía antecedentes de intentos de suicidio y autolesiones al principio del estudio.

Después de analizar los datos, los investigadores descubrieron que las personas que tenían síndrome de piernas inquietas tenían un 270% más de posibilidades de intentar suicidarse o autolesionarse. El riesgo no disminuyó incluso cuando los investigadores controlaron factores como la depresión, los trastornos del sueño y las enfermedades crónicas frecuentes.

"Después de controlar estos factores, seguimos sin ver una disminución de la asociación, lo que significa que el SPI aún podría ser una variable independiente que contribuye al suicidio y la autolesión", explica Muzi Na, profesor de desarrollo profesional de Broadhurst para el Estudio de Promoción de la Salud y la prevención de Enfermedades en Penn State. "Todavía no sabemos la razón exacta, pero nuestros resultados pueden ayudar a dar forma a futuras investigaciones para obtener más información sobre el mecanismo", concluye.



Fuente periodística: profesionales.msd.es
Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-59707

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
PUBLICIDAD
PRÓXIMOS CURSOS ONLINE
PUBLICIDAD
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana