PUBLICIDAD

Última actualización web: 20/09/2021

Buscar:

Sexualidad infantil

Definición: Las características de la sexualidad infantil según el psicoanálisis apareció en la obra de Sigmund Freud, Tres contribuciones a una teoría sexual. A diferencia de la sexualidad adulta esta no se localiza forzosamente en los genitales, es autoerótica y los componentes de la sexualidad dirigidas hacia objetos muestran rasgos arcaicos de ambivalencia e incorporación. La sexualidad infantil pasa por las siguientes etapas: 1) Fase oral. Desde el nacimiento hasta el año de vida. El objetivo del erotismo es la estimulación autoerótica de la zona erógena y luego la incorporación de objetos. 2) Fase sádico-anal. Desde el año a los tres años. Al principio el placer se obtiene mediante la excreción, más tarde aprende que se puede aumentar este reteniendo la masa fecal. 3) Fase uretral. Se halla íntimamente enlazado con el erotismo genital infantil. El fin principal de este erotismo es el placer de orinar. 4) Fase fálica o genital. Entre los tres y los cinco años. El interés por los genitales y por la masturbación genital alcanza el punto máximo. En esta fase se desarrolla el complejo de Edipo. 5) Fase de latencia. Esta fase se prolonga desde los cinco o seis años hasta la pubertad. En ella se produce el olvido del complejo de Edipo.


Términos relacionados:

Aloerotismo

Sexualidad cuyo objeto es el otro, en oposición al autoerotismo.


Autoerotismo

Hace referencia a la consecución del placer sexual por si mismo. La masturbación es la forma de autoerotismo del adulto. Para Sigmund Freud la sexualidad infantil, al principio, es autoerótica y toma por objeto sexual el propio cuerpo o partes de él.


Caso del hombre de las ratas

Uno de los casos clínicos de S. Freud. Apareció en el trabajo de este psicoanalista llamado Notas sobre un caso de neurosis obsesiva (1909), en el que se describe un caso de neurosis obsesiva, señalando la relación de esta enfermedad con la regresión libidinal a la etapa anal de la evolución infantil de la sexualidad.


Caso Schreber

Uno de los casos clínicos más conocidos de S. Freud. Este psicoanalista realizó el análisis de Daniel Paul Schreber en 1911, a partir de la autobiografía de aquel (Memoria de un neurótico). Explica la paranoia como relacionada con una homosexualidad reprimida que da origen a mecanismos de proyección y negación. Al principio Schreber dice: yo no le amo, le odio, luego la proyección hace que se transforme el le odio en me odia. De esta manera al final el paciente dirá: le odio porque me persigue.


Complejo de Edipo

Se inicia habitualmente a partir de los dos años y alcanza su máxima intensidad de tres a cuatro años. Su culminación coincide con la fase fálica del desarrollo de la sexualidad infantil. El pene pasa a ser el órgano de principal interés para el niño y la falta de pene de la niña es vivida por ella como prueba de su castración. El niño comienza a mostrar interés sexual hacia la madre y deseos de que el padre muera para ocupar su lugar. Pero por la amenaza de castración por parte del padre y la ansiedad que ella despierta, el niño renuncia al amor edípico a la madre, se identifica entonces con el padre e incorpora a su propio interior las prohibiciones de este, entrando en el periodo de latencia. En la niña las cosas ocurren de manera distinta. Cuando la niña descubre que su clítoris es inferior al correspondiente órgano masculino, el pene, desarrolla entonces un sentimiento de pérdida y una envidia del pene. La madre que había sido antes objeto de su amor pasa a ser odiada, le hace responsable de esta pérdida. La niña se vuelve hacia el padre con la esperanza de que este le dé un pene o un niño como sustitución del pene. La amenaza que más tarde pesa sobre la niña y que le hace renunciar al padre como objeto amoroso, no es el temor a la castración, sino más bien a la pérdida del amor de su padre y también de su madre.


Erótico

Relacionado con la sexualidad.


Erotofobia

Temor a todo lo relacionado con la sexualidad.


Escena primaria

Para el psicoanálisis la escena primaria es la observación por parte del niño del acto sexual entre adultos (los padres), esto originaría un alto grado de excitación sexual en el niño y, a su vez, la idea de que la sexualidad es peligrosa.


Fase anal

Véase sexualidad infantil.


Fase fálica o genital

Véase sexualidad infantil.


Artículos relacionados:
Sexualidad Femenina. Ultimas Aportaciones

Xavier Conesa Lapena

NUEVOS MITOS, NUEVOS TERRORES

Carlos Pol Bravo

GINECOLOGÍA –PSIQUIATRÍA - SEXOLOGÍA: UN TRINOMIO NECESARIO

Carlos Pol Bravo

Antidepresivo que no afecta la Sexualidad

Xavier Conesa Lapena

Afectividad y Sexualidad. Abordaje terapéutico y educativo

Xavier Conesa Lapena , Carme Serrat Bretcha

SEXOLOGÍA MÉDICA: AÚN ES ASIGNATURA PENDIENTE

Carlos Pol Bravo

Yo, humano y sexuado, ¿Utopía artificial?

Aura Liliana Arias Castillo

Homosexualidad y drogas. Factores de riesgo sociocultural, comparativa entre población lgb y heterosexual y percepción social del consumo

Beatriz Rodríguez Paz , Markel Mahillo Gutierrez

¿Cómo evaluar el doble estándar sexual?

ana Álvarez Muelas , Reina Granados, Ana Isabel Arcos-Romero, Óscar Cervilla, Juan Carlos Sierra

Vida afectiva y sexual en el adulto mayor. ¿Es posible el cambio de orientación sexual al llegar a la vejez?

Cristian Salas Rojas


Publicidad
PUBLICIDAD
Próximos Cursos Online
Apúntate ahora y obtén hasta un 50% de descuento en la mayoría de nuestros cursos.
Adolescentes y jóvenes consumidores de drogas: El tratamiento con sus familiares

Publica con Nosotros

La publicación en nuestra plataforma es gratuita y gracias a nuestro excelente posicionamiento en la web, tus contenidos tendrán mejor visibilidad.

Publica tu Contenido