Última actualización web: 25/06/2021

Aumentar la movilidad y el sueño previene el delirio, acorta las estancias en el hospital y reduce reingresos

Noticia | Psicología general | 10/06/2021

RESUMEN

El deterioro cognitivo acelerado en pacientes con y sin demencia es una de las consecuencias más preocupantes de las hospitalizaciones de los adultos mayores, pero este delirio podría prevenirse en hasta el 40 por ciento de los casos adquiridos en el hospital, aumentando la movilidad, la conexión y el sueño, lo que también reduciría ingresos y reingresos.

En una investigación de la Universidad de California (UCSF), en Estados Unidos, publicada en el 'Journal of hospital Medicine', los investigadores querían ver si los ajustes simples, como evitar las interrupciones nocturnas para promover el sueño, evitar ciertos medicamentos recetados y promover el ejercicio y el compromiso social, podrían disminuir su incidencia.

Para un estudio hicieron un seguimiento de aproximadamente 22. 700 pacientes internos de 50 años o más que habían sido admitidos y dados de alta en la misma unidad de cuidados no intensivos del Centro Médico de la UCSF. La mitad de los pacientes ingresaron después de que el hospital pusiera en marcha una vía de atención integral para la prevención y el tratamiento del delirio, que incluía el cribado al ingreso y durante cada turno de enfermería de 12 horas.

Dado que el cribado no tuvo lugar antes del estudio, los investigadores no pudieron confirmar el impacto de las intervenciones en la prevención del delirio. Sin embargo, los datos que comparaban los resultados antes y después de la intervención mostraban un descenso general del 2% en la duración de la estancia hospitalaria.

Sorprendentemente, para el 20 por ciento aproximado de los participantes en el estudio en la unidad de medicina, donde los pacientes requieren una atención menos especializada, los investigadores hallaron un descenso del 9 por ciento en la duración de la estancia, junto con una reducción del 7 por ciento en el ahorro de costes, para una media de 1. 237 dólares (unos 1. 015 euros) menos por hospitalización.

La diferencia de impacto entre los pacientes de la unidad de medicina y los de atención especializada puede explicarse por el hecho de que los primeros son más propensos a ser pacientes de edad avanzada que desarrollan delirios debido a la privación del sueño, las restricciones y ciertos medicamentos, señala el autor principal Vanja Douglas, del Departamento de neurología de la UCSF y el Instituto Weill de neurociencias.

"Otros pacientes, como los de neurología y neurocirugía, deliran debido a factores como una cirugía cerebral reciente, convulsiones o encefalitis, y es menos probable que respondan a las intervenciones no farmacológicas que formaban parte de la vía de atención al delirio", añade.

Las intervenciones para los pacientes de todas las especialidades también condujeron a una reducción del 14 por ciento en el número de reingresos a los 30 días, una señal de que "los pacientes con riesgo de delirio pueden no haber desarrollado el delirio o que las intervenciones redujeron su duración", apunta la primera autora Sara LaHue, también del Departamento de neurología de la UCSF y el Instituto Weill de neurociencias.

Los rasgos distintivos del delirio son el pensamiento confuso, la inquietud y la agitación, junto con una menor conciencia del entorno y cambios en la atención que van desde la confusión hasta el retraimiento. A diferencia de la demencia, que se desarrolla gradualmente, el delirio comienza rápidamente y puede ser desencadenado por una enfermedad aguda, así como por la hospitalización. Los pacientes mayores de 75 años con deficiencias auditivas o visuales, que han vivido en una residencia de ancianos o en un centro de asistencia, tienen un riesgo mayor.

"En comparación con los pacientes que no deliran, los pacientes que deliran tienen más probabilidades de consumir más tiempo del personal del hospital y recursos de soporte vital, permanecer más tiempo y desarrollar complicaciones intrahospitalarias", afirma LaHue.

Los investigadores descubrieron que el 12, 6 por ciento de los pacientes, cuya edad media era de 67 años, tenían delirio en el momento de su ingreso, y el 5, 6 por ciento lo desarrolló durante su estancia. El riesgo de delirio de los pacientes se midió en función de la edad, la gravedad de la enfermedad, la orientación y la capacidad de realizar una prueba sencilla de palabras o matemáticas.

En el caso de los pacientes de alto riesgo, los investigadores revisaron sus medicamentos y eliminaron o sustituyeron los que eran "delirógenos". También revisaron las rutinas nocturnas para evitar interrupciones, recetaron melatonina como ayuda para dormir y, en algunos casos, programaron consultas con terapeutas ocupacionales y del habla/lenguaje para ayudarles con la movilidad y la estimulación cognitiva.

Se retiraron las sondas vesicales, una iniciativa que es la piedra angular de la prevención del delirio, según LaHue. "Cualquier tipo de atadura, como una sonda vesical o una sujeción física, limita la movilidad y aumenta el riesgo de desorientación", apunta.

Asimismo, el uso de sujeciones físicas se redujo en todos los pacientes del estudio, pasando de 17, 1 días de sujeción por cada 1. 000 días de paciente en los tres primeros meses de la intervención a 11 días de sujeción por cada 1. 000 días de paciente en los últimos tres meses de la intervención de 12 meses.

"Como resultado, cabría esperar que se necesitara un uso más frecuente de asistentes de seguridad y un aumento de costes asociado--dice Douglas--. Sin embargo, descubrimos que el uso de asistentes de seguridad disminuyó significativamente con la intervención, en paralelo a la reducción del uso de sujeciones".

Además, recomendaron que el personal de enfermería caminara con los pacientes de mayor riesgo tres veces al día y entablara una conversación, les ayudara a levantarse de la cama para comer, se asegurara de que el agua estuviera a su alcance en todo momento y reforzara la conciencia del tiempo escribiendo la fecha en el tablero de su habitación y bajando las persianas por la noche y abriéndolas durante el día.

Aunque el estudio se realizó antes de la pandemia, LaHue ha observado desde entonces que los pacientes hospitalizados con COVID-19 pasan a engrosar las filas de los que tienen un alto riesgo de sufrir delirios.

En su perspectiva publicada el año pasado, LaHue afirma que no sólo el COVID-19 conduce a un "estado inflamatorio exacerbado" que eleva el riesgo, sino que los esfuerzos agresivos para prevenir la transmisión del virus en los hospitales exacerban esos riesgos.

Entre ellos se encuentran la disminución de la participación de los clínicos con EPI y la prohibición de las visitas, que podrían haber desempeñado un papel esencial en la reducción del riesgo de delirio al "fomentar la estimulación física y cognitiva, proteger a sus seres queridos de las caídas y defender sus necesidades básicas".

LaHue señala un estudio en el que se descubrió que el 9, 5% de los adultos cognitivamente normales que desarrollaron delirio tras una intervención quirúrgica fueron diagnosticados con deterioro cognitivo leve o demencia en el plazo de un año, lo que indica que los efectos a largo plazo pueden ser, al menos parcialmente, irreversibles incluso en quienes no padecen demencia. Para los hospitales, los esfuerzos por reducir la propagación del virus pueden haber provocado daños colaterales: una epidemia de otra naturaleza.

"Además de los retos físicos y psicológicos a los que se enfrentan los supervivientes del COVID-19 --señala-- un aumento del delirio durante esta pandemia puede conducir a una epidemia retardada de deterioro cognitivo".



Fuente periodística: Europa Press
Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-64757

¿Eres psiquiatra o psicólog@?

Mantente informado y capta nuevos clientes.

Regístrate gratis en psiquiatria.com


Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
PUBLICIDAD
Próximos Cursos Online
Apúntate ahora y obtén hasta un 50% de descuento en la mayoría de nuestros cursos.
Intervención terapéutica en situaciones traumáticas
PUBLICIDAD