Última actualización web: 11/07/2020

Motivación: qué es y como se consigue

Noticia | Psicología general | 28/05/2020

RESUMEN

La motivación es el impulso que mueve a las personas a hacer algunas acciones que le dirigen a conseguir algún fin concreto. Resulta imprescindible para conseguir las metas a medio y largo plazo y para no decaer en los esfuerzos. Se habla mucho de la motivación y de su necesidad, especialmente cuando las cosas se ponen difíciles. Motivación para hacer deporte, para aprender un idioma, para meditar a diario o para cualquiera de los propósitos de solemos plantearnos año tras año.

Pero la motivación no es uniforme ni en la forma ni en el fondo. Existen muchas diferencias en lo que motiva a cada persona y en la fuerza de esos motivos del mismo modo que está en continuo crecimiento y declive lo que provoca que haya días en los que las personas se sientan altamente motivados y con fuerza y otros en los que no se tenga apenas energía para perseguir los objetivos.

Ciclo motivacional

Cuando se entiende que la motivación varía y que es un proceso pueden observarse una serie de etapas. Es lo que se denomina ciclo motivacional en el que la persona parte de un momento de equilibrio, denominado homeostasis. Luego aparece un estímulo que genera necesidad y esta necesidad insatisfecha provoca en el sujeto un estado de tensión.

El estado de tensión produce un impulso que lleva a la acción, es decir, se produce un comportamiento que tiene por objeto lograr el objetivo. Tras ese comportamiento se obtiene el objetivo y se logra la satisfacción, volviendo al estado inicial de homeostasis hasta la aparición del siguiente estímulo.

Sin embargo, cuando la satisfacción no se logra en un determinado periodo de tiempo esa necesidad insatisfecha provoca frustración y puede llevar a comportamientos desorganizados. Comienzan entonces la apatía y la desilusión y en algunos casos pueden aparecer incluso conductas agresivas. Esta frustración puede ser también fuente de ansiedad, nerviosismo o de otras patologías. De ahí la tremenda importancia de ponerse objetivos posibles y plazos reales.

Tipos de motivación

Intrínseca: Centrada en el propio individuo es aquella que no depende de presiones o recompensas externas.
Extrínseca: El objetivo es conseguir un beneficio externo lo que la convierte en transitoria.
Positiva: Es la que se hace esperando un recompensa.
Negativa: Por el contrario, esta provoca una conducta para evitar algo desagradable.
Amotivación: ausencia de motivación.
Primaria: Tiene por objeto cubrir las necesidades biológicas.
Social: Relacionada con la interacción entre individuos puede tener por objetivo la aceptación en un grupo.



Fuente periodística: ABC
Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-61904

¿Eres psiquiatra o psicólog@?

Mantente informado y capta nuevos clientes.

Regístrate gratis en psiquiatria.com


Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
PUBLICIDAD
Próximos Cursos Online
Apúntate ahora y obtén hasta un 50% de descuento en la mayoría de nuestros cursos.
Los niños y los aparatos electrónicos
PUBLICIDAD
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana