PUBLICIDAD
Última actualización web: 18/08/2022

Algunas conceptualizaciones sobre la normalidad en psiquiatría.

Autor/autores: Sergio Garcia Jiménez
Fecha Publicación: 01/03/2005
Área temática: Psicología general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

La noción de "normalidad" dentro de la psiquiatría está ligada a otros aspectos tales como el social, el histórico y el biológico. Sin embargo, es importante tomar en cuenta que locura y cordura son inseparables y que la forma en que tratan de ser explicadas por la psiquiatría en la mayoría de los casos es a partir de la perspectiva médico-positivista.

En este trabajo se busca dar una explicación a lo que es la locura desde una postura diferente a la que se maneja dentro de las ciencias médico-biológicas, siendo esta una alternativa para el tratamiento de la enfermedad mental dentro de la psiquiatría.

Palabras clave: normalidad, psiquiatría


Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-2756

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Algunas conceptualizaciones sobre la normalidad en psiquiatría.

(Some conceptualizaciones on normality in psychiatry. )

Sergio Garcia Jiménez.

Centro de Internacion, Diagnostico y tratamiento de Menores.
Saltillo. México

 

Resumen

La noción de "normalidad" dentro de la psiquiatría está ligada a otros aspectos tales como el social, el histórico y el biológico. Sin embargo, es importante tomar en cuenta que locura y cordura son inseparables y que la forma en que tratan de ser explicadas por la psiquiatría en la mayoría de los casos es a partir de la perspectiva médico-positivista. En este trabajo se busca dar una explicación a lo que es la locura desde una postura diferente a la que se maneja dentro de las ciencias médico-biológicas, siendo esta una alternativa para el tratamiento de la enfermedad mental dentro de la psiquiatría.

Abstract

The notion of "normality" within psychiatry is bound to other aspects such as the social one, historical and the biological one. Nevertheless, it is important to take into account that madness and sanity are inseparable and that the form in which they try to be explained by psychiatry in most of the cases is from the perspective medical-positivista. In this work one looks for to give an explanation which is madness from a position different to which it is handled within doctor-biological sciences, being a this alternative for the treatment from the mental disease within psychiatry.



Algunas conceptualizaciones sobre la normalidad en psiquiatría

Dentro de la psiquiatría el concepto de "normalidad" tiende a estar relacionado a las nociones de sano y razonable; sin embargo, es importante analizar desde otra perspectiva lo que es la normalidad en psiquiatría.

No se puede hablar de normalidad si no se toma en cuenta a su opuesto (y a la vez complemento) es decir, si no se toma en cuenta lo que es la locura.

La locura ha sido y será un problema de la salud mental que no ha logrado explicarse de una manera clara. Se le ha llegado a considerar una enfermedad pero tanto su origen como su desarrollo son en gran parte desconocidos.

En este sentido, la línea divisoria entre locura y cordura, no siempre se establece con tanta facilidad. La gente de una comunidad o de un grupo social determinados, tiende a evaluar la conducta de aquellos con los que está en contacto e interacciona en la vida cotidiana en términos de algún concepto de normalidad basado en criterios culturales. Esto se aplica no sólo al psicótico obvio, sino también a individuos cuya conducta es considerada como aberrante" . Como puede verse, lo normal y lo anormal son conceptos extraídos del contexto médico y social, pero ni uno ni otro pueden explicarlos del todo.

As¡ pues, lo "normal" para la psiquiatría es un estado que pueda ser observado, pues sólo as¡ se puede inferir y controlar al sujeto que es "sano". Además, la psiquiatría necesita, como rama de la medicina, elaborar diagnósticos a partir de los hechos observables; sin embargo hay otros aspectos que pueden ser estudiados y que de algún modo explican a la locura desde una postura diferente a la de la psiquiatría.

La locura no ha podido ser explicada por la psiquiatría, pues siempre ha analizado el problema de la locura dentro del contexto médico; y aunque es importante reconocer que los aspectos biológicos de algún modo están presentes en las patologías mentales, ellos no son las causas directas de la enfermedad, en todos los casos.

En este sentido no sólo la cuestión médica influye en la, determinación de las conductas "normales" y "anormales"; también la cuestión social juega un papel importante en este aspecto, matizando algunas conductas como "sanas" y otras como "enfermas". Dicha determinación por parte de la sociedad tiene a su vez dos aspectos esenciales para la nominación de la locura; el aspecto moral y el aspecto ideológico.

Sobre el aspecto moral de la determinación de la locura se puede decir que ésta es una "perversión que debe castigarse para que el individuo desviado respete las convenciones sociales. [Además] toda conducta debe tomarse en su valor aparente; más bien requiere una evaluación que una interpretación"2; y por supuesto quien evalúa e interpreta es la sociedad, o más claro un grupo que tiene el poder dentro de la sociedad.

Mientras que "en la ideología se justifica y explica la necesidad de cierto modo de organización social, de ciertos valores culturales de un código de relación humana [y que] constituye [. . . ] un vehículo de enmascaramiento de una realidad social determinada, mediante el cual la sociedad puede interiorizar el sistema de normas colectivas considerándolas como Qnaturales, es decir, inamovibles y eternasf"3.

Por lo tanto, en el aspecto ideológico de la locura se redefine a ‚ésta como "enfermedad mental, además se objetiva al loco como enfermo mental pero para excluirlo como ser humano". Por lo tanto, , "la locura a lo largo de los siglos ha ido siempre ligada a la miseria existencial humana, y esto es lo que ahora [pretende] ocultar la psiquiatría bajo el rótulo de enfermedad mental"4.

Es por lo cual que la locura se estudia principalmente para ser identificada, clasificada, nombrada, no tanto para ser tratada y en todo caso, se tiene el cuidado de definirla de modo que el tratamiento sea individual, como un problema del sujeto y no de la sociedad; y es "cuando la psiquiatría excluye al loco, ya sea internándolo en un manicomio o sometiéndolo al aislamiento de su matiz social en el gabinete del psicoanalista, por poner dos casos extremos, no hace otra cosa que levantar una barrera entre la normalidad y la anormalidad, es decir, entre lo que es socialmente aceptable y lo que no es. De hecho está excluyendo la no racionalidad del sistema. Igual que existe un virus de la hepatitis, existe un virus de la enfermedad mental, hallarlo es sólo cuestión de tiempo [plantea] la psiquiatría positivista. En este empeño se recurre a toda la analítica paramédica, contribuyendo a formar de la locura toda una mitología científica que ha colocado un diagnóstico de "enfermedad" , permite separarla y decir " tú estás enfermo y yo sano porque yo no soy como tú, es decir, tu te comportas de esta manera irrazonable, incomprensible, porque tú estás enfermo". Por eso "la locura o enfermedad mental, es entonces algo que le sucede a una persona, desgajada del tejido social. Para toda esta concepción médica, es la enfermedad mental de un individuo la que explica la alteración, brusca o progresiva, en el mundo racional de éste con sus semejantes (familia, amigos, vecinos, compañeros de trabajo) y nunca al revés.


En este sentido, "las personas que forman parte del grupo de enfermos mentales tienen la función de representar una serie de destinos a evitar, de imágenes negativas evidentes para todos. a partir de éstas imágenes el resto de la sociedad constituye y confirma visiones del mundo, formas de conocimiento que le permiten reconocerse como normal. [Aunque] el romper con éstas visiones no es algo que pueda darse de manera abstracta, tiene que ver quizá con una reconceptualización por parte de la familia, con respecto al Qenfermof y su comportamiento, lo que representa, etc. Pero el espacio que es considerado como de mayor incidencia es aquí considerado por los cuadros profesionistas y especializados (psiquiatras, médicos, psicólogos) que tienen a su cargo el control de la enfermedad mental dado que la situación de poder en la que se encuentran los posibilita como agentes reproductores del concepto de enfermedad mental"5.

Aunque es claro que estos aspectos de algún modo están presentes en la definición de la locura, para la psiquiatría no es as¡, puesto que considera a la locura como "un estado desligado por completo de sus determinantes histórico-sociales, y al hacerlo apoyan un importante pilar desde que el poder se defiende desde quienes lo impugnan, saliéndose de la "normalidad". [Según la psiquiatría] el trastorno mental es un trastorno de los mediadores del cerebro, los cuales caprichosamente aumentan y disminuyen al margen del medio ambiente físico y social en el que ese cerebro se encuentra inmerso. [Por lo tanto para la medicina] las enfermedades mentales son enfermedades exclusivamente del cerebro, nunca de la sociedad, nunca de la familia, nunca del hombre total"6.

Podría cuestionarse a la psiquiatría, si bien son enfermedades del cerebro ¨por qué‚ la locura repercute en la familia y en la sociedad a diferencia de otras enfermedades como un resfriado por ejemplo?. Primeramente porque la enfermedad biológica es provocada por el medio orgánico; algún cuerpo animal o vegetal hizo efecto negativo (bacterias o virus) en el organismo. Y la enfermedad mental es el resultado de un medio de relaciones humanas, y éstas no pueden verse, pues no son corpóreas. En segundo lugar porque "la psiquiatría orgánica fragmenta al hombre, lo aísla de su ambiente y se dedica a estudiar su trastorno como un absoluto biológico. La desviación de la norma se reduce al límite de lo absurdo: lo que se ha salido del estándar es una sustancia química.

He ah¡ la Qanormalidadf del loco. El psiquiatra se dedica entonces, cómodamente a Qcurarf los mediadores químicos. Cuando los ha llevado a niveles normales, el loco regresa a su mismo ambiente, a su misma familia, a su misma sociedad. Pero ahora está Qcuradof "7 porque lo único que le importa a la medicina es la curación a nivel orgánico, puesto que la acción del médico recae en el cuerpo, unidad biológica y por consecuencia altera las formas de relación del individuo con los demás. En este sentido, el tratamiento médico incide indirectamente en la vida psicológica del sujeto, mediando a través del cuerpo y no a otros niveles, que son quizá igual o más importantes que los manejados por la medicina positivista, pues es en estos (familiar, laboral, social) es en donde la locura se muestra como tal, es decir, como una alteración que afecta la relación del sujeto considerado como "loco", "alienado" o "inadaptado" con los demás.

Para concluir sobre este tema debe tomarse en cuenta que lo antes expuesto es sólo una aproximación teórica a lo que es la locura vista desde una postura diferente a la manejada en psiquiatría, por lo cual existen diversas aproximaciones para la explicación de la locura.


Citas

1 Rosen, G. “De la policía médica a la medicina social”. p 54

2 Collier, A. R. D. Laing: “Filosofía y política de la psicoterapia”. p 203

3 Mora, E. ; et. al. “Salud, poder y locura”. , p 68

4 Mora, E. ; et al. Op. cit. p 69

5 Velázquez, A. ; et. al. “La enfermedad mental como
problema de desviación social”.

6 Marcos, S. ; Gomezjara, F. ; et al. “Alternativas a la psiquiatría”. pp. 166-167. El subrayado es mío

7 Marcos, S. ; Gomezjara, F. et al. Op. cit. p 167

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar