PUBLICIDAD
Última actualización web: 03/12/2021

Páginas web como herramientas de formación en psiquiatría

Seguir

Autor/autores: Carlos Gómez Sanchez-Lafuente , Nuria Nuñez Morales, Verónica Jurado Leroy
Fecha Publicación: 02/05/2018
Área temática: Nuevas tecnologías en psiquiatría/psicología .
Tipo de trabajo:  Conferencia

MIR Psiquiatría 4º Año, Hospital Virgen de la Victoria, Málaga

RESUMEN

Hasta finales del siglo XX, la educación superior se ha apoyado en un modelo de enseñanza basado en las clases magistrales del docente, en la toma de apuntes por parte del alumnado y en la lectura y memorización de textos bibliográficos por parte de éstos antes de presentarse a un examen. En esta mesa discutiremos los beneficios de internet y, en concreto, las páginas web, como herramienta de difusión de conocimiento. Internet ha supuesto un cambio de paradigma en este tipo de enseñanza empezando por la distribución del contenido: llega a una cantidad de personas infinitamente superior que la enseñanza tradicional y los alumnos pueden estar a una distancia del profesor de cientos o miles de kilometros. Además, al usar menos medio físicos (edificios, aulas, papel) ha permitido reducir el coste para formarse e incluso a ofrecerse de forma gratuita, por lo que prácticamente cualquier persona, independiente de su estrato socioeconómico, puede acceder a formación especializada. También ha permitido la ruptura del monopolio del profesor como fuente de conocimiento, ya que el estudiante puede acceder a otras ofertas formativas incluso a contenidos elaborados por otros alumnos. El aprendizaje ahora es abierto y flexible, permitiendo que cada alumno establezca su propio ritmo. Los Massive Open Online Courses (MOOC) son el paradigma que aglutina la mayor parte de estos cambios.

Palabras clave: Psiquiatría, Salud Mental, Internet, aprendizaje activo

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-8839

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

PÁGINAS WEB COMO HERRAMIENTAS DE FORMACIÓN EN PSIQUIATRÍA
WEB PAGES AS TRAINING TOOLS IN PSYCHIATRY
Carlos Gómez Sánchez-Lafuente, Verónica Jurado Leroy y Nuria Nuñez Morales.
gomisanchezlafuente@gmail. com
Psiquiatría, Salud Mental, Internet, aprendizaje activo.
Psychiatry, Mental Health, Internet, active learning.

RESUMEN
Hasta finales del siglo XX, la educación superior se ha apoyado en un modelo de enseñanza
basado en las clases magistrales del docente, en la toma de apuntes por parte del alumnado y
en la lectura y memorización de textos bibliográficos por parte de éstos antes de presentarse a
un examen. En esta mesa discutiremos los beneficios de internet y, en concreto, las páginas
web, como herramienta de difusión de conocimiento.
Internet ha supuesto un cambio de paradigma en este tipo de enseñanza empezando por la
distribución del contenido: llega a una cantidad de personas infinitamente superior que la
enseñanza tradicional y los alumnos pueden estar a una distancia del profesor de cientos o
miles de kilómetros. Además, al usar menos medio físicos (edificios, aulas, papel) ha permitido
reducir el coste para formarse e incluso a ofrecerse de forma gratuita, por lo que
prácticamente cualquier persona, independiente de su estrato socioeconómico, puede acceder
a formación especializada. También ha permitido la ruptura del monopolio del profesor como
fuente de conocimiento, ya que el estudiante puede acceder a otras ofertas formativas incluso
a contenidos elaborados por otros alumnos. El aprendizaje ahora es abierto y flexible,
permitiendo que cada alumno establezca su propio ritmo. Los Massive Open Online Courses
(MOOC) son el paradigma que aglutina la mayor parte de estos cambios.

INTRODUCCIÓN
Con el paso de los años, se ha demostrado que los progresos en la educación médica han
conseguido mejorar la práctica clínica. Los numerosos avances médicos y los retos derivados
de los cambios demográficos y de la aparición de nuevas enfermedades han hecho que la
formación en medicina deba ser permanente y continua. Los sistemas formativos no se han
desarrollado al ritmo de estos retos1.
El aprendizaje es intrínseco del ser humano. Las primeras herramientas para la enseñanza y la
formación datan de culturas antiguas, donde generalmente las personas adultas enseñaban a
los jóvenes las técnicas y procedimientos, bien mediante la imitación de conductas, bien
haciendo una transmisión por vía oral.

 

Desde el establecimiento del modelo de universidad moderna a lo largo del siglo XVIII y los
estudios sobre la educación de los profesionales de la salud a principios del siglo XX, con el
informe Flexner a la cabeza, la educación médica ha estado basada en la asistencia a clases
magistrales impartidas por profesionales de la medicina y profesores, con la posterior
evaluación del aprendizaje mediante exámenes orales o escritos, siendo los exámenes de
opción múltiple lo más utilizados a finales del siglo XX e inicios del XXI. Este patrón de
enseñanza y aprendizaje cambia con la aparición de los ordenadores en primer lugar, y de
internet posteriormente. El acceso a máquinas de escribir y aplicaciones de ofimática básica
permitió una transmisión de la información a través de apuntes informatizados y copisterías.
Posteriormente, aparecen diversas aplicaciones electrónicas específicamente desarrolladas
para la mejora de la práctica en medicina. La comunicación pasó de cara a cara con el tutor, a
incorporar progresivamente herramientas de comunicación electrónica tales como el correo
electrónico. El material de estudio consistente en los apuntes tomados en las clases
magistrales y el acceso a libros como única fuente de información suplementaria cambia con el
acceso a campus virtuales, donde se pone a disposición material suplementario.
Aunque el acceso al material electrónico mejoraba los recursos y la comunicación de los
estudiantes de medicina en la universidad, una característica que pasó en un inicio
desapercibido fue la posibilidad de hacer que el aprendizaje fuera abierto a cualquiera con
acceso a un ordenador y una conexión a la red.
Con la aparición de internet, la Red comenzó a ser usada como una herramienta para
satisfacer las necesidades de aprendizaje propias del usuario. Rápidamente, algunos usuarios
comenzaron a subir tutoriales sobre cómo resolver una cuestión o aprender una técnica. Entre
1994 aparecen los blogs, donde en un inicio se compartía la experiencia personal. En 1997
algunos usuarios comienzan a redactar contenido orientado a mejorar la formación de los que
accedieran a él.
Las instituciones de educación superior no estuvieron preparadas para aprovechar la tecnología
a su disposición para dar cabida a estos nuevos estudiantes, entre otras cosas porque no había
un retorno económico directo. Fue en el año 1999, cuando el Massachusetts Institute of
Technology (MIT) lanza el primer proyecto educacional abierto basado en el aprendizaje social
abierto, denominado OpenCourseWare. Y desde ese momento se produce un cambio
progresivo en el paradigma de la enseñanza. El protagonista deja de ser el maestro, que
transmite como un tesoro lo que sabe, a ser el alumno, que, parafraseando a Rousseau, es un
ser curioso, capaz de aprender de la naturaleza y en libertad.
En este sentido, la Red es usada como un medio de comunicación interactivo más que como un
sistema de difusión masiva. El alumno puede aportar ideas, interactuar con los recursos y con
los profesores, colaborar en la difusión o en la mejora de otros aspectos del curso.

 

El alumno es el protagonista.

Libertad: El alumno elige en qué áreas o temas mejorar el conocimiento.

Accesibilidad: Permite el acceso a recursos (universidades, ponentes, material) que se
encuentran a kilométros de su casa

Asequible: el acceso a los recursos es gratuito (más allá de la conexión a internet) o
muy barato

Flexibilidad: el material es accesible las 24 horas del día, los 7 días a la semana. Este
es uno de los aspectos más apreciados por los estudiantes 2.

Portabilidad: en un periodo donde un video se puede mostrar desde un ordenador a
un teléfono móvil, hace posible que la formación se realice en cualquier lugar.

LOS PRIMEROS RECURSOS ONLINE PARA PSIQUIATRIA
Con la popularización de la red, fueron los profesionales de las profesiones más relacionadas
con la tecnología los primeros en adentrarrse
LA APARICIÓN DE LOS MASSIVE OPEN ONLINE COURSES
En 2008, George Siemens y Stephen Downes, de la universidad de Manitoba organizan un
curso online titulado "Connectivism and Connective Knowledge", al que se apuntaron 2300
personas de diversas partes del mundo. Este es el considerado primer curso online masivo y
abierto, conocidos popularmente por MOOC (su acrónimo en inglés). Estos cursos tuvieron una
aceptable acogida durante unos años, hasta que en 2011, Sebastian Thrun, de la Universidad
de Stanford y Peter Norvig, director de Google, organizan Introducción a la inteligencia
artificial, curso al que se apuntan 160. 000 personas. Desde 2012 los cursos van haciéndose
más populares, llegándose a llamar a dicho año el "año de los MOOC". Diversas universidades
diseñan plataformas online desde las cuales ofrecen cursos.

Nombre de la
plataforma
Coursera
edX
Academia Khan
Udemy

Enlace a web

Organizadores

https://www. coursera. org/
https://www. edx. org/
https://www. khanacademy. org/
https://www. udemy. com/

Futurelearn

https://www. futurelearn. com/

Udacity

https://eu. udacity. com/

Miriada X

https://miriadax. net/

Universidad de Stanford
Universidad de Harvard y el MIT
Salman Khan
Eren Bali, Oktay Caglar y Gagan
Biyani
Grupo de 12 universidades de
Reino Unido
Sebastian Thrun, David Savens y
Mike Sokolsky
Grupo de universidades e
instituciones iberoamericanas

Tabla 1: Principales plataformas online que ofrecen MOOC

A pesar de la popularización de estos cursos, a día de hoy apenas hay MOOC directamente
relacionados con psiquiatría, siendo en inglés todos ellos. Uno de los más destacados es el
curso de esquizofrenia impartido por Matt Kurtz de la Universidad de Wesleyan, disponible a
través de Coursera, que en un programa de 5 semanas repasa la sintomatología, los hallazgos
de neuroimagen, los hallazgos derivados en el área cognitiva, y las intervenciones tanto
farmacológicas como psicosociales. En el campo de la psicología se encuentra una mayor
variedad de cursos, de diversas temáticas como mindfulness, psicología positiva, psicología
social o terapia familiar. Estos cursos son de contenido nivel principiante y constituyen una
buena primera aproximación para aquellos interesados, aunque la formación definitiva en
general se realizará a través de programas de experto o máster.
En cambio, sí que se pueden hallar cursos que te permiten aprender cuestiones que
indirectamente pueden ser de gran utilidad en psiquiatría y medicina. Por ejemplo, hay
numerosos cursos sobre la lectura crítica y la redacción de artículos científicos, sobre
estadística o sobre el manejo desde nivel básico a nivel experto de programas informáticos
comúnmente usados para la investigación en medicina, tales como la suite ofimática Microsoft
Office y Microsoft Excel, o herramientas estadísticas como IBM SPSS.

ESTUDIOS SOBRE EL USO Y EFECTIVIDAD DEL aprendizaje ELECTRÓNICO
Se han realizado diversos estudios sobre el uso del e-learning, o aprendizaje electrónico,
durante los periodos de especialización médica en diversas especialidades. Encuestas
realizadas en médicos internos residentes de medicina de familia y urgencias 3, 4, y de cirugía
general 5 revelaron que los residentes estadounidenses y canadienses usaban libros de texto
online, podcasts, y búsquedas por internet para su formación de manera frecuente, por encima
de recursos como vídeos o simuladores.

Por áreas, entrenamiento en técnicas y procedimientos, así como interpretación de pruebas diagnósticas eran las más buscadas. Por el
contrario, los tutores de especialidad de dichos estudios usaban los recursos online con menor
frecuencia, y entre un 25 y un 45% no lo usaba nunca, por menos de un 1% de los residentes
que afirmaba no usarlo al menos semanalmente.
Una revisión sistemática6 sobre los recursos disponibles para aprender cirugía halló que la
mayoría de intervenciones diseñadas para medir los efectos del aprendizaje electrónico eran
de dos tipos. Por un lado, la exposición de casos mediante pacientes virtuales. Por otro,
enseñar conocimiento teórico a través de clases o tutoriales online. Una minoría trataba de
enseñar técnicas quirúrgicas. En global, los estudiantes reportaban una mejora del conocimiento significativa en el grupo de intervención frente al grupo control.
Otros estudios han tratado de comprobar la actitud de los estudiantes de medicina y residentes
hacia el aprendizaje electrónico. Tras realizar un curso de 3 horas semanales durante un año
en este formato, el 54% de los residentes de primer año respondió que le pareció útil, aunque
tres cuartas partes se mostraban contrarios a que fuera obligatorio 7. Por otra parte, un metaanálisis8 puso de manifiesto la percepción negativa de la mayoría de tutores y directores de
programa de residencia sobre el e-learning. La mayoría opina que el aprendizaje no se puede
equiparar a las interacciones cara a cara con pacientes y compañeros, aunque estas hayan
demostrado efectividad a la hora de reforzar el cuidado de pacientes.

CONCLUSIÓN: LOS RETOS EN EDUCACIÓN
Mantener un nivel alto de formación en salud mental es esencial para mejorar los sistemas de
salud. Sin embargo, a pesar de los numerosos avances en cuanto a acceso de la educación, los
criterios que reconocen a una persona como médico psiquiatra son dispares según el lugar de
formación. Por ello, se deben crear unas normas internacionales que alineen tanto el currículo
requerido para la especialización, unas guías de práctica clínica y unas competencias
estandarizadas a nivel global. Hasta ahora, estas medidas no se han llevado a cabo debido,
entre otras cosas, al alto coste de la formación, las oportunidades de trabajo desiguales según
los países, y la escasez de profesores expertos en la materia.
Un análisis en 20111 realizado por una Comisión de líderes profesionales y académicos de
varios países, destacaba cuatro pilares fundamentales para una transformación del aprendizaje:

Alejarse de la memorización de hechos. Acercarse progresivamente a la búsqueda
crítica, el análisis y la síntesis de la información que conduzca a la toma de decisiones

La sustitución de la búsqueda de credenciales profesionales por el logro de
competencias esenciales para el trabajo en equipo efectivo dentro de un sistema de
salud.

Adopción de modelos educativos basados en recursos globales, adaptados a las
prioridades locales.

El paso de una educación aislada hacia una educación armonizada global, con el
aprovechamiento de los flujos globales de recursos de enseñanza e innovación

El aprendizaje social abierto ha sacado a la luz la existencia de un importante número de
personas dispuestas a tomar cursos que cubran sus necesidades de aprendizaje. Diversos
recursos han demostrado que prima el acceso a la información de calidad y sistematizada, más
que la acreditación de la enseñanza. El aprendizaje online constituye un soporte para mejorar
el conocimiento y el desarrollo de habilidades y puede ser útil para reforzar los programas de
entrenamiento de las especialidades médicas9. Además, está igualando las oportunidades de
acceso, eliminando barreras como el alto coste y la distancia 10.

 

BIBLIOGRAFÍA
1. Frenk J, Chen L, Bhutta ZA, Cohen J, Crisp N, Evans T, et al. [Health professionals for a
new century: transforming education to strengthen health systems in an interdependent
world]. Rev Peru Med Exp Salud Publica. junio de 2011; 28(2):337-41.

2. Lewis KO, Cidon MJ, Seto TL, Chen H, Mahan JD. Leveraging e-learning in medical
education. Curr Probl Pediatr Adolesc Health Care. julio de 2014; 44(6):150-63.

3. Mallin M, Schlein S, Doctor S, Stroud S, Dawson M, Fix M. A survey of the current
utilization of asynchronous education among emergency medicine residents in the United
States. Acad Med J Assoc Am Med Coll. abril de 2014; 89(4):598-601.

4. Purdy E, Thoma B, Bednarczyk J, Migneault D, Sherbino J. The use of free online
educational resources by Canadian emergency medicine residents and program directors.
CJEM. marzo de 2015; 17(2):101-6.

5. Glass NE, Kulaylat AN, Zheng F, Glarner CE, Economopoulos KP, Hamed OH, et al. A
national survey of educational resources utilized by the Resident and Associate Society of
the American College of Surgeons membership. Am J Surg. enero de 2015; 209(1):5964.

6. Jayakumar N, Brunckhorst O, Dasgupta P, Khan MS, Ahmed K. e-Learning in Surgical
Education: A Systematic Review. J Surg Educ. diciembre de 2015; 72(6):1145-57.

7. Goh J, Clapham M. Attitude to e-learning among newly qualified doctors. Clin Teach.
Febrero de 2014; 11(1):20-3.

8. Cook DA, Levinson AJ, Garside S, Dupras DM, Erwin PJ, Montori VM. Instructional design
variations in internet-based learning for health professions education: a systematic review
and meta-analysis. Acad Med J Assoc Am Med Coll. mayo de 2010; 85(5):909-22.

9. Wittich CM, Agrawal A, Cook DA, Halvorsen AJ, Mandrekar JN, Chaudhry S, et al. Elearning in graduate medical education: survey of residency program directors. BMC Med
Educ. 11 de julio de 2017; 17(1):114.

10. Patel D, Parsley S, Leck A. Open education in eye health: transforming access to learning.
Community Eye Health. 2017; 30(100):96-8.

XIX Congreso Virtual Internacional de Psiquiatría
www. interpsiquis. com- abril 2018. Psiquiatria. com

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar