PUBLICIDAD
Última actualización web: 21/10/2021

Buscar:

Delirios pasionales de Clérambault

Definición: Forman parte de los delirios crónicos sistematizados de la escuela francesa y que en las clasificaciones actuales corresponderían a lo que llamamos trastorno delirante de tipo celotípico y trastorno delirante de tipo erotomaníaco.


Términos relacionados:

Alucinaciones cenestésicas

Sinónimo: alucinaciones viscerales, alucinaciones somáticas. Son alucinaciones de la sensibilidad general o interna. En este tipo de alucinaciones los enfermos pueden sentir que le destrozan sus órganos internos, pueden sufrir dolores terribles, pueden sentir que tiran de sus órganos, etc. Muy raramente son placenteras. Como en el caso de las alucinaciones táctiles, son interpretadas como producto de la influencia externa. En el hombre melancólico puede darse este tipo de alucinaciones formando parte del síndrome de Cotard o delirio de negación de órganos. Una forma especial es la que aparece en los delirios zoopáticos en los que el paciente está convencido de la existencia de un animal dentro de su cuerpo, animal que se mueve, se arrastra, come sus órganos, etc. Veamos un ejemplo donde aparecen alucinaciones cenestésicas, táctiles, auditivas elementales, seudoalucinaciones auditivas, robo del pensamiento y otras vivencias de influencia o enajenadas: Hace seis años, cuando salí de un bar, pasó por mi lado un hombre y me dijo: ¿Qué hay? A los cuatro días de esto comencé a oír ruidos, eran ruidos que el hombre hacía para que yo no durmiera, ruidos como los que se escucha cuando un árbol está cargado de pájaros. Luego los ruidos se transformaron en las voces de ese hombre, voces que yo oigo dentro de mi cabeza. Me dice que me tiene que matar a mí y a cuatro más de mi barrio, me insulta y me dice de tó. Quiere asfixiarme, me coge la respiración y no me deja respirar. Me ha quitado el andar. Me toca por dentro, en la cabeza, en los hombros, me hace que no ande, me toca el pene y me lo pone potente y no lo puedo soportar. Me nombra cosas de mujeres para que el pene se me ponga potente. Me dice que soy mariquita. Me toca por dentro y por fuera. Me dice todas las barbaridades del mundo. Me toca el estómago para que no haga la digestión, me lo mueve hacía arriba. En el oído me produce zumbidos que pasan de un oído a otro. Me hincha la cara. Yo nosé dónde está. No pienso en nada, no sueño nada, hace que no piense y que no sueñe.


Alucinaciones visuales

Las alucinaciones pueden ser elementales, también llamadas fotopsias o fotomas, el paciente ve entonces luces, llamaradas, círculos, etc., o complejas o escénicas, en las que ve escenas completas. Estas imágenes pueden verse inmóviles, como en una fotografía, en movimiento, siendo esto último lo más frecuente. Pueden ser en blanco y negro o coloreadas. Según el tamaño las imágenes pueden verse en un tamaño más pequeño que el normal, son las alucinaciones liliputienses, o más grande que el normal, son las alucinaciones gulliverianas. Las alucinaciones visuales son sobre todo frecuentes en los delirios oníricos, en los que acompañan a las ilusiones y las alucinaciones táctiles. En el delirium tremens son típicas las alucinaciones visuales microzoopsicas. En esos delirios las alucinaciones visuales suelen ser favorecidas por la oscuridad. En las psicosis esquizofrénicas son raras las alucinaciones visuales complejas, siendo más frecuentes las elementales. En el ejemplo que sigue las alucinaciones visuales aparecen al comienzo de la esquizofrenia: Me caí al suelo llorando, vi como una serpiente que se machacaba la cabeza con el rabo, yo pienso que era el símbolo del yo mismo. Vi también el principio y el fin del mundo, veía a la serpiente, a Adán y Eva, estaban haciendo cosas que no le mandaba Díos, se comían la manzana. Estas últimas serían lo que Eugen Bleuler llama alucinaciones fantásticas, que son raras en la esquizofrenia y más frecuentes en los trastornos disociativos.


Ansiedad psicótica

Término que acuñó Carl Wernicke. Consideró a la ansiedad psicótica como distinta a la de la melancolía afectiva y distinta de la perplejidad de determinadas psicosis. La ansiedad psicótica se acompañaba de alucinaciones, delirios y de agitación psicomotriz.


Clérambault, Gäétan-Henri de (1872-1934)

Psiquiatra francés que describió por primera vez la llamada erotomanía, que más tarde recibió el nombre de síndrome de Clérambault. Incluyó la erotomanía dentro de lo que llamó psicosis pasionales o delirios pasionales. Consideró que esta se podría deber a un daño tóxico del cerebro que llamó automatismo mental. Suya es también la descripción de la manía litigante. Terminó su vida suicidándose después de sufrir un episodio depresivo.


Deliremas

Concepto acuñado por C. Castilla del Pino. Este psiquiatra español sostiene que el componente judicativo, es decir el juicio de realidad sobre un objeto es un elemento fundamental en la conducta delirante. Las coordenadas sobre las que asienta este juicio son la denotación, es decir dirimir si un objeto existe y donde existe, en la realidad externa o interna, y la connotación, que es la asignación de cualidades significativas a este objeto. Los trastornos de la denotación darían lugar a las alucinaciones, mientras que los de la connotación darían lugar a los deliremas o delirios.


Delirio alucinatorio crónico

Véase delirios crónicos.


Delirio de control

Creencia delirante de que uno está siendo controlado en su cuerpo o mente por personas o dispositivos.

Lleva a una persona a creer que sus pensamientos, sentimientos, creencias y conductas están controlados y dirigidos por una fuerza externa. Es característico de algunas formas de esquizofrenia.

Características de los delirios:

- Le persona está convencida de su veracidad.
- Originan Preocupación
- Falta de evidencias que prueben lo que dice la persona.
- Provocan malestar significativo
- No son creencias compartidas por otros


Delirios crónicos de evolución sistemática

Sinónimo: psicosis delirantes crónicas. Francia permaneció fiel a la consideración de los delirios crónicos fuera de las esquizofrenias para de este modo evitar lo que ellos consideraban una sobreextensión del concepto de esquizofrenia. El término fue introducido en 1886 por Jacques-Joseph Valentin Magnan. Siguiendo a Henry Ey los delirios crónicos o psicosis delirantes crónicas pueden ser divididos en: 1. Sin evolución deficitaria -Psicosis delirantes sistematizadas (paranoias): delirios pasionales (celotipico, erotomaníaco) y de interpretación de Sérieux y Capgras, delirio sensitivo de relación de Kretschmer. -Psicosis alucinatorias crónicas. Viene caracterizada por la abundancia de los fenómenos alucinatorios, fue por este motivo llamada locura sensorial, paranoia alucinatoria y delirio alucinatorio crónico. No va acompañada de un deterioro de la personalidad. -Psicosis fantásticas. Caracterizada por la presencia de un delirio fantástico, paralógico, con predominio de la fabulación sobre las alucinaciones. 2. Con evolución deficitaria: Formas paranoides de la esquizofrenia.


Delirio en la demencia senil

Barry Reisberg distinguen los siguientes delirios que se pueden presentar en las demencias seniles: delirio de la gente me roba cosas; delirio de esta casa no es mía; delirio de que mi marido o mi mujer (u otro cuidador) es un impostor; delirio de abandono; delirio de infidelidad; otros delirios (delirios respecto a familiares fallecidos, delirios de dobles, invitado fantasma, etc.). Muchos de estos delirios no son delirios como tal sino fenómenos secundarios a las agnosias visuales (agnosias para las fisonomías).


Delirio depresivo

Es el delirio que puede aparecer en las depresiones. Clásicamente ha existido una controversia en el hecho de considerar a este delirio como primario o como secundario o deliroide, es decir montada sobre el fondo depresivo-angustioso y en cierto modo comprensible. Los delirios propiamente depresivos adoptan tres temas: la culpa, la ruina y la enfermedad. Para Kurt Schneider se trata de la revelación de las tres angustias primordiales del hombre. Para J.J. López Ibor los tres temas responden a las relaciones del ser humano con su cuerpo, que origina el delirio hipocondríaco; la relación del sujeto con su mundo que origina el delirio de ruina y la relación consigo mismo que origina el delirio de culpa. Los delirios de culpa pueden referirse al estado actual, pueden tener un carácter prospectivo, refiriéndose al futuro, o, lo que es más frecuente, referirse al pasado. Veamos ejemplos de cada uno de ellos. Yo en realidad no estoy enfermo, lo que soy es un perro, un vago y la gente en el trabajo lo nota. En casa me ocurre igual, llego a casa y me tiendo en la cama y no salgo de ella, no me levanto ni para comer. Ahora se me ha metido en la cabeza que me van a quitar la pensión y me llevo todo el día pensando en eso. Es que creo que la gente se ha dado cuenta de que yo tengo mucho cuento y de que no merezco la pensión. No voy a ser capaz de llevar mi casa. Con mi madre me porté muy mal, me enfadaba cuando ella salía con sus amigas, no quería que me dejara sola en casa. Con mi marido me ocurrió igual, yo he sido muy egoísta con él. Yo tengo la culpa de que mi madre se separara de mi padre. Yo he tenido la culpa de todo lo que ocurrió en casa Pero en las depresiones pueden presentarse otros delirios, generalmente paranoides a veces acompañados de alucinaciones, que son denominados en el DSM-IV-TR, como síntomas psicóticos no congruentes con el estado de ánimo, siendo los delirios de culpa, ruina e hipocondríacos, acompañados o no de alucinaciones como síntomas psicóticos congruentes con el estado de ánimo.


Artículos relacionados:
Psicosis puerperal: Detección y cuidados

Inmaculada Enríquez Rodriguez , ISABEL MARÍA MARTOS LÓPEZ, MARÍA DEL MAR MURILLO DE LAS HERAS

Exorcismo mensual como tratamiento de larga duración. a próposito de un caso.

Remedios pilar Labar silva , Camino Perez Peman , Sergio Ciria Villar, Sandra Arilla Andres, Miguel Ángel Torrijo Bori, María del Carmen Blasco

¿Trastorno psicótico breve inducido por la pandemia Covid19?

Vicente Roselló-Molina , Miguel Barberán-Navalón, Victor Avellón-Juaréz, Rocío Saéz Povedano, Rosa María Sánchez Bañón

Trastorno depresivo en paciente con hiperparatiroidismo.

Juan Guillermo Muñío Redondo , Batirtze Goitia Aritxa, Rafael García Martínez, Tania Escrich Ochoa, Inmaculada Maiso López

Nuevos actores terapéuticos en los trastornos psicóticos

Rafael Ángel Baena Mures , Lluis Niell, Iñigo Alberdi, German Montero

Cuando lo demás no funciona

Helena Sánchez-Pastor Gomis , Onorina Stoicev Stefoglo, Julia RodrÍguez Martin, Guillermo Momparler Lázaro, Neus Llabrés Fuster, Maria Antonia Ribot Miquel

Poliquistosis renal y trastorno de ideas delirantes

Rocio Tenorio Villegas , Manuela de la Mata Hidalgo , Lucia Duque Fernández, Marina Agustin Alcain

Síntoma - Una crónica fotográfica sobre trastorno bipolar

Magali Agnello

Incidencia de psicosis en pacientes con historia de uso de sustancias que asisten a Psychiatric and Psychotherapy Associates en Abril 2014 - Abril 2016, Santo Domingo, República Dominicana

Ledwyn Gonzalez Abreu , Laura Mones, Luis Alcantara

Trastorno delirante tipo erotomaniaco. a propósito de un caso.

covadonga huergo lora , Sergio Ocio León, Mario Javier Hernández González, Mercedes Valtueñas García, Carina Ludwig, Laura Lago García


Publicidad
PUBLICIDAD
Próximos Cursos Online
Apúntate ahora y obtén hasta un 50% de descuento en la mayoría de nuestros cursos.
La elaboración de informes periciales en la jurisdicción penal

Publica con Nosotros

La publicación en nuestra plataforma es gratuita y gracias a nuestro excelente posicionamiento en la web, tus contenidos tendrán mejor visibilidad.

Publica tu Contenido