Última actualización web: 07/08/2020

Buscar:

Doble vínculo

Definición: Véase teoría del doble vínculo.


Términos relacionados:

Ácido desosirribonucléico (DNA)

Ácido nucléico que forma bandas en doble hélice formadas por cuatro nucleótidos básicos: dos púricas, la adenina (A) y la guanina (G) y dos pirimidinas, la citosina (C) y la timina (T). La adenina de una banda siempre va emparejada con la tiamina de la banda complementaria y la guanina siempre va emparejada con la citosina de la banda complementaria.Nuestra información genética se encuentra contenida en este ácido.


Alucinaciones auditivas

Al padecer alucinaciones auditivas la mayoría de las veces el paciente escuchas voces.

También pueden tener un carácter elemental oyendo entonces el enfermo ruidos, pisadas, tiros, campanas, murmullos, etc., rara vez los pacientes escuchan música, son las alucinaciones musicales.

A las auditivas elementales también se les llama acoasmas.

Con Eugen Bleuler distinguimos dos características de las alucinaciones auditivas:

1) Intensidad. Las alucinaciones pueden tener una intensidad pequeña y llegar a ser casi inaudibles, o bien una gran intensidad hasta el punto de que el paciente no puede dormir o escuchar a otras personas cuando estas se presentan.

2) Claridad. Los pacientes pueden escuchar las voces y no estar seguros de lo que estas dicen, o bien las oye claramente.

En general, al mejorar el paciente con el tratamiento las voces disminuyen progresivamente de intensidad y pierden claridad. El paciente puede oír una sola persona o varias, siempre las mismas o cambiantes.

Raramente son unilaterales, afectando a un solo oído. En el caso de las seudoalucinaciones o alucinaciones verdaderas son voces interiores, que se oyen dentro de la cabeza.

En el caso de las alucinaciones propiamente dichas la localización de las voces puede ser imprecisa o bien proceden de los objetos (muebles, enchufes, televisores), de las personas que pasan por la calle, de las que viajan en coche, etc. Las voces frecuentemente insultan, critican o amenazan al paciente: Unas veces me llaman puta, otras me llaman solitaria, pero siempre me están insultando. Pueden también comentar las acciones del paciente: Me dicen lo que hago, si bebo me dicen que estoy bebiendo, si me peino, que me estoy peinando, si como me dicen que estoy comiendo, así siempre. Pueden dar ordenes al paciente o prohibirle lo que estaba pensando hacer, son las alucinaciones imperativas: Oí a las voces que me decían que me levantara de la cama y que me fuera a la calle. Ya era de noche, mi madre no me dejó salir, pero yo la empuje y salí a la calle.

A veces dan información sobre quienes son los dueños de esas voces y cuáles sus intenciones: Me dice que me tienen que matar a mí y a cuatro más de mi barrio [...] En ocasiones nos encontramos con lo que se llama pensamiento sonoro (K. Schneider) o doble pensamiento ( E. Bleuler), es decir que el paciente escucha sus propios pensamientos, con el eco de los pensamientos (E. Bleuler), o eco de las palabras(J.G.F Baillarger), es decir que cuando dejan de hablar escuchan en sus alucinaciones lo que acaba de decir, o el eco de la lectura( J.G. F. Baillarger), es decir que cuando dejan de leer oyen lo leído. Con Cabaleiro Goas, pensamos que, sin llegar al extremo de considerar a las voces como generadoras del delirio, si se pueden considerar como consolidadoras o cristalizadoras del sistema delirante, en el sentido de que por ellas el delirio adquiere más certeza para el paciente.


Apraxias

Consiste en un trastorno de la actividad gestual estando intacto el aparato ejecutivo y poseyendo un conocimiento del acto que se va a realizar (De Ajurriaguerra y cols.). Podemos distinguir varios tipos de apraxias: 1) Constructiva. Hablamos de apraxia constructiva cuando hay una incapacidad para dibujar una figura geométrica ajustándose a un modelo. Por ejemplo el paciente es incapaz de copiar el dibujo del cubo que aparece como muestra en el Mini Examen del Estado Mental. 2) Ideomotriz o parapraxia. Los pacientes con apraxia ideomotriz son incapaces de realizar gestos simples (saludo militar, el gesto de despedida, la señal de la cruz, etc.) cuando se le pide que lo ejecute. 3) Ideatoria. En este tipo de apraxia hay una afectación de los gestos complejos, de la sucesión de diferentes gestos aunque se puedan realizar aisladamente cada una de las unidades gestuales, por el ejemplo cuando en el Mini Examen del Estado Mental se le pide al paciente que coja un papel con la mano derecha, que lo doble por la mitad y lo ponga en el suelo. 4) Del vestirse. En la apraxia del vestirse nos encontramos con una desorganización de los gestos del acto del vestirse. Se explora pidiéndole al paciente que se abroche la camisa o que se anude el lazo de la corbata o los cordones de los zapatos. 5) Bucofacial. En este tipo de apraxia hay incapacidad para realizar determinados movimientos de la boca (abrir y cerrar la boca, enseñar los dientes, reproducir la mímica de la risa, reproducir la mímica de la sorpresa, etc.). 6) Cinética. Se caracteriza por la liberación de compulsiones motoras. Tiene dos variedades: la apraxia magnética, cuya muestra principal es el reflejo de presión forzada y la apraxia repelente con liberación de las respuestas de evitamiento. 7) Del tronco y la marcha. Se caracteriza porque la apraxia afecta a los movimientos propios de la marcha y del tronco.


Baillarger, Jules (1809-1890)

Psiquiatra francés. Describió la llamada la folie à double forme (locura a doble forma), que más tarde se llamó psicosis maníaco-depresiva.


Delirio en la demencia senil

Barry Reisberg distinguen los siguientes delirios que se pueden presentar en las demencias seniles: delirio de la gente me roba cosas; delirio de esta casa no es mía; delirio de que mi marido o mi mujer (u otro cuidador) es un impostor; delirio de abandono; delirio de infidelidad; otros delirios (delirios respecto a familiares fallecidos, delirios de dobles, invitado fantasma, etc.). Muchos de estos delirios no son delirios como tal sino fenómenos secundarios a las agnosias visuales (agnosias para las fisonomías).


Desorientación delirante

Descrita por Karl Jaspers. Debido a sus ideas delirantes, algunos pacientes esquizofrénicos, pueden pensar que la fecha real, la que declaran los otros, no es la verdadera, o que el sitio real donde se sitúa, el que declaran los otros, no es tal sitio sino que ha sido trasladado a otro lugar. Esto se relaciona con la doble orientación de origen delirante, el paciente mantiene una doble orientación, la real, la de los otros y la delirante, la suya.


Diplopia

Visión doble.


Distimia

Se considera a la distimia como a una depresión crónica de más de dos años de evolución, con síntomas menos severos que la depresión mayor, pero a menudo acompañada de episodios sobreañadidos de esta depresión (depresión doble). Corresponde a lo que antes se denominaba depresión neurótica, neurosis depresiva, depresión endovivencial, depresión endosituativa, disforia crónica, depresión menor crónica o depresión reactiva. El término trastorno distímico fue introducido en el DSM-III.


Doble cronología (H. Delgado)

Véase doble orientación de origen delirante.


Doble orientación de origen delirante (K. Jaspers)

Sinónimo: doble cronología (Honorio Delgado). Alteración de la vivencia del tiempo que puede aparecer en la esquizofrenia. El sujeto tiene, en este caso, una doble cronología, la propia y la real, la de los demás, a la que no desconoce.


Artículos relacionados:
Síndrome del Oído Musical y Depresión Psicótica: Un caso de doble actividad alucinatoria auditiva

Diana Mota

Cómo controlar la ansiedad por comer

Alejandro Vera Casas

Trastornos afectivos en el cine

Rubén Galerón Guzmán , Mar Jiménez Cabañas, Ana García Carpintero, Belén Rodado León, Mario Huete Naval, Pablo Albarracín Marcos

Covid-19 y Alzheimer ¿cómo afrontar el confinamiento?

Marcos Altable Pérez

Jornadas Virtuales de TDAH adulto: Libro de resúmenes

Nathalia Garrido Torres , Irene Garza del Valle, Javier Estévez , Mónica Valero, Ana Sara Viedma Martín, Andrea Gómez Iglesias, Victor García de la Borbolla, Adria Muntaner Mas, Diego Londoño Paredes, Hipólito Macías Pichardo

Trastornos mentales severos y tabaquismo

Patricio Cristobal Rey

Instagram como ejemplo de red social de doble filo en relación con la conducta suicida

Ana García Carpintero , Alberdi Páramo Íñigo, Bermejo Pastor Agustín, Jiménez Cabañas Mar, Rodado León Belén, Montero Hernández Germán

Alucinosis auditivas y oftalmoparesia. A propósito de un caso clínico.

Gracia María Ruiz Martínez , Mercedes Valverde Barea, Ana Alvarado Dafonte

Psilocinina en el tratamiento de la depresión resistente

Jose Victor Gonzalez Vallejo , Sara Bañón González

Trastorno Disociativo

Justo Cano Sánchez

PUBLICIDAD
Próximos Cursos Online
Apúntate ahora y obtén hasta un 50% de descuento en la mayoría de nuestros cursos.
La Psicología de las Adicciones en el siglo XXI

Publica con Nosotros

La publicación en nuestra plataforma es gratuita y gracias a nuestro excelente posicionamiento en la web, tus contenidos tendrán mejor visibilidad.

Publica tu Contenido
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana