Última actualización web: 22/09/2020

Las fobias sociales que van a aumentar tras la pandemia

Noticia | Coronavirus | 21/05/2020

RESUMEN

El confinamiento y los cambios en la sociedad que ha generado la crisis del covid-19 podrán tener efecto en el ser humano a corto, medio y largo plazo. Salir a la calle, usar nuestras propias manos sin el uso de guantes o acudir a un restaurante o lugares donde se aglomera un cierto número de personas pueden convertirse en actos rutinarios difíciles de llevar a cabo para mucha gente.

Comenta Candela Molina, psicóloga general sanitaria y coordinadora de Cepsim, que los efectos a corto plazo aparecieron las primeras semanas: shock, personas yendo a comprar compulsivamente,  ansiedad,  sensación de irrealidad, exceso de alerta, preocupaciones excesivas por cómo va a cambiar el mundo o preocupación por los seres queridos, entre otros, pero que los de a medio y largo plazo son difíciles de determinar: «Un psicólogo estudia los fenómenos 'a posteriori', y aunque hay estudios pioneros que se encargan de ir midiendo los efectos en la salud mental de la población, todavía no se pueden arrojar conclusiones», cuenta la psicóloga del Cepsim. A pesar de que resulta catastrofista afirmar que el Covid-19 vaya a dejar una huella psicológica profunda, al parecer lo profundo o no de esa huella dependerá de los recursos que tenga cada uno para afrontarlo. . . «Hay que tener en cuenta nuestros recursos de supervivencia y la resiliencia individual y comunitaria», dice.

La resiliencia también es un fenómeno colectivo y social, y en la medida en que las heridas que va dejando el confinamiento en las personas sean psicológicamente atendidas, la huella será menor; será una experiencia dentro de la amalgama de situaciones dolorosas que vivimos los seres humanos. «Todas las situaciones de crisis nos han enseñado que el apoyo social es una variable que merma el impacto psicológico de los daños a las víctimas, así como los recursos comunitarios ayudan en la reconstrucción de la vida y la recuperación de la sociedad», indica Candela Molina.

Las fobias más comunes

El confinamiento suele ser una experiencia desagradable para la mayoría porque implica un aislamiento obligatorio y la ruptura con nuestra rutina tal y como la conocíamos.  Esta experiencia nos afectará a todos, pero eso no quiere decir que esto suceda de un modo catastrófico porque hay personas que están desarrollando proyectos creativos, otras afianzando la relación con sus seres queridos, deshaciéndose de relaciones tóxicas, encontrando nuevos sentidos a la vida y un largo etcétera. En cambio, solo algunas personas experimentarán más ansiedad, especialmente aquellas con vulnerabilidad previa.

Dice Candela Molina que el confinamiento y la realidad que estamos viviendo pueden dar lugar al desarrollo de depresión en la medida en que no se construyó una rutina donde existan gratificaciones o se acaban proyectos y trabajos que nos hacían sentir bien con nosotros mismos.


Al parecer, otra fobia psicológica que se está produciendo en esta fase se conoce como « síndrome de la cabaña». Explica la psicóloga Candela Molina que es una forma de llamar a la experiencia de no querer salir a la calle una vez está permitido en las zonas y horarios correspondientes. «Este síndrome se ha dado en personas encarceladas, hospitalizaciones largas o que han vivido periodos de confinamiento. Es normal sentir miedo,  angustia e inseguridad ante un entorno social incierto como es el actual», expone.

Por tanto, este síndrome puede ser para la mayoría una fase más de esta crisis, a la que nos iremos adaptando, y solo algunas personas quedarán más sensibilizadas. «Es importante que esas personas entiendan que el miedo se vence exponiéndose a él, y aconsejamos que hagan pequeñas salidas a su ritmo, cortas, donde puedan ir ganando seguridad», recomienda la psicóloga de Cepsim.

Miedo al contagio. Es de lógica, pero dice Pilar Conde, psicóloga y directora técnica de clínicas Orden que muchas personas evitarán situaciones en las que se sientan en peligro. También realizarán de manera compulsiva rituales para reasegurarse que no se han contagiado.

Miedo a la enfermedad. «Puede derivar en aumento de consultas a los médicos, consultas en Internet, acabar teniendo miedo a tener fiebre, lo que derive en problemas de ansiedad, ante síntomas físicos», indica la psicóloga Pilar Conde.

Agorafobia. Una de las fobias más comunes y que ya están teniendo lugar en cientos de personas. Consiste en evitar lugares públicos, tendencia a pasar mucho tiempo en casa por temor a que suceda algo. «Normalmente, sucede vinculado a ataques de pánico. En este caso, el miedo al contagio puede derivar en aumento de ansiedad, dando lugar a ataques o no de pánico, pero reforzando de manera inadecuada las conductas agorafóbicas», aclara Pilar Conde, de Clínica Origen.

Fobia social. Dada la disminución de contactos sociales, puede derivar en personas que ya tuvieran miedo social a una intensificación de la fobia, puesto que durante un tiempo prolongado estará solo en contacto con poca gente.



Fuente periodística: ABC
Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-61838

¿Eres psiquiatra o psicólog@?

Mantente informado y capta nuevos clientes.

Regístrate gratis en psiquiatria.com


Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
PUBLICIDAD
Próximos Cursos Online
Apúntate ahora y obtén hasta un 50% de descuento en la mayoría de nuestros cursos.
Autoestima: Herramientas prácticas para mejorarla paso a paso
PUBLICIDAD
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana