Última actualización web: 07/08/2020

Buscar:

López Ibor, Juan José (1906-1992)

Definición: Psiquiatra español. Estudió en Alemania con Kurt Goldstein, Oswald Bumke y Johannes Lange (1891-1938). Fue catedrático de la Universidad de Salamanca y de la Complutense de Madrid. Su contribución más importante fue la consideración de la neurosis de angustia (timopatía ansiosa) como una enfermedad endógena, considerando lo endógeno como lo somático desconocido. Sus libros principales son: La angustia vital (1950), Las neurosis como enfermedades del ánimo (1966) y Lecciones de Psicología Médica (1964).


Términos relacionados:

Aburrimiento vital

Sinónimo: tedio vital. Término acuñado por J.J. López Ibor. Es un síntoma parecido a la anhedonia. No se trata de un aburrimiento reactivo consecuencia de la falta de novedad. En este caso las cosas pasan fuera del sujeto, son nuevas, pero carecen del carácter de novedad para el paciente.


Afectividad embotada

Sinónimo: afectividad aplanada, embotamiento afectivo, demencia esquizofrénica, afectividad restringida, anestesia sentimental, vaciamiento afectivo, pobreza afectiva, deterioro emocional, esquizosis (J.J.López Ibor), animia (U.Cerletti), demencia afectiva (E. Bleuler), anestesia afectiva (E. Kretschmer), devastación sentimental (K. Schneider). Esta afectividad es propia de los cuadros residuales de las psicosis esquizofrénicas. Podemos decir con Eugen Bleuler, que una psicosis se convierte en crónica cuando empiezan a desaparecer las emociones. Los sujetos pueden mostrase indiferentes ante la salud o malestar de sus familiares, se muestran fríos, insensibles, ante los demás. Sin embargo la afectividad no desaparece del todo, esto ya fue señalado por Eugen Bleuler y ampliado por Ernest Kretschmer, quién señalaba que en los esquizoides la afectividad oscila entre la anestesia afectiva, la frialdad y la hiperestesia emocional.Muchas personas esquizoides son como escuetas casas romanas, villas que han cerrado sus ventanas al esplendor del sol, pero en cuyo interior, amortiguado, triunfa la fiesta (E.Kretschmer). La afectividad embotada o aplanada figura como uno de los síntomas negativos de Nancy Andreasen y se manifiesta al observador a través de los gestos y la mímica: expresión facial inmutable, disminución de los movimientos espontáneos, escasez de ademanes expresivos, disminución del contacto visual, ausencia de inflexiones vocales, etc.


Angustia y ansiedad

La palabra angustia está emparentada con el latín angustus que significa estrecho. El sentimiento de angustia patológico o neurótico puede manifestarse por síntomas somáticos, conductuales y subjetivos. Los síntomas somáticos pueden ser cardiovasculares (taquicardia, palpitaciones, dolor precordial, palidez, accesos de calor), respiratorios (disnea, hiperventilación, suspiros, sensación de ahogo, opresión torácica), digestivos (bolo esofágico, náuseas, vómitos, diarreas, aerofagia, dispepsia), genitourinarios (polaquiuria, eyaculación precoz, frigidez, incontinencia), neuromusculares (tensiones musculares, temblor, cefalea tensional). La angustia se puede exteriorizar a nivel conductual en forma de inhibición o inquietud psicomotriz, incapacidad para estar sentado, restregamiento de las manos, movimientos continuos, etc. A nivel subjetivo la ansiedad se manifiesta por el temor a volverse loco o morir, la sensación de espera de lo peor, de que algo malo le pueda sobrevivir a él o a un familiar, la dificultad de concentración, los sobresaltos a los ruidos, etc. La angustia patológica no sólo se manifiesta en las enfermedades neuróticas. Toda enfermedad psiquiátrica puede presentar angustia y en algunas de ellas, como en los trastornos depresivos, puede ser un síntoma dominante. La ansiedad que aparece en la psicosis ha recibido el nombre de psicótica, aunque en nada se diferencia de la que aparece en los trastornos no psicóticos. Angustia y ansiedad son aspectos del mismo fenómeno. Mientras que la angustia es más precordial, más epigástrica, más profunda, la ansiedad es más respiratoria. Esta distinción entre angustia y ansiedad fue realizada por primera vez por E. Brissaud (1853-1909). J.J.López Ibor consideró que en la angustia hay sobrecogimiento, inmovilización y en la ansiedad movilización, sobresalto. A veces, como en el ejemplo que sigue, se mezclan las vivencias de angustia y ansiedad. Tengo una sensación muy grande aquí (señala el esternón), es una sensación de ahogo y también noto dolor, es ahogo y dolor, como sí esto (señala el esternón) se me fuera a cerrar. Angustia (trastorno de)


Angustia endógena

Sinónimo: angustia crítica. Término acuñado por D.V Sheehan (1982). El concepto de angustia endógena es similar al concepto de timopatía ansiosa de J.J. López Ibor. La angustia endógena aparece en forma de crisis de angustia, ataques de angustia o crisis de pánico.


Angustia vital o neurótica

Para J.J.López Ibor la angustia neurótica es una angustia vital, un sentimiento vital patológico, pero los sentimientos vitales patológicos, a diferencia de los normales, no son puros sentimientos vitales en el sentido de Scheller, sino sentimientos sensoriales. Es decir la angustia vital, la angustia patológica, va a tener una localización corporal.


Astenia

Sinónimo: adinamia, agotamiento, fatiga, anergia, abatimiento, falta de vigor, falta de vitalidad. Esta astenia se expresa en forma de cansancio, flojedad, agotamiento, falta de energía. En el siguiente ejemplo un enfermo habla de este síntoma: Yo más que triste me siento flojo, cansado, no tengo fuerzas para nada, todo lo que hago me cuesta un mundo. Yo no era así, yo antes era un polvorilla. J. J. López Ibor habla de astenia vital y K. Jaspers habla de sentimiento de insuficiencia. Es el síntoma principal de la antigua neurastenia (G.M. Brown) o psicastenia (P.Janet). En ocasiones la astenia puede tener un origen viral como sucede con la fatiga postviral o postinfecciosa. La astenia también puede acompañar a otras enfermedades orgánicas.


Conversión (trastorno de)

Lo que hoy conocemos como trastorno de conversión en el DSM-IV-TR, en otra época, junto con el trastorno de somatización, se denominaba histeria. Este trastorno es una alteración somática que no se ajusta a los conceptos anatómicos y fisiológicos del SNC y periférico. Se puede manifestar por los siguientes síntomas: 1) Sensitivos como la anestesias, las parestesias, la sordera, la ceguera, la visión en túnel, etc. Las anestesias no siguen las leyes de la distribución anatómica. 2) Motores como las parálisis, las convulsiones, las contracturas, los temblores, etc. Las parálisis histéricas fueron clasificadas por Pierre Janet en funcionales y localizadas. Las funcionales son parálisis de un movimiento o grupo de movimientos con una significación funcional, dentro de estas la más frecuente es la astasia-abasia, en la que el paciente es incapaz de permanecer de pie y por tanto andar, sin embargo puede realizar todo tipo de movimientos activos estando sentado o tendido. Las parálisis localizadas son parálisis de un miembro. Las parálisis histéricas no siguen las leyes de distribución anatómica, pueden afectar a una mano (parálisis en guante), el antebrazo y mano, etc. Estas parálisis no se acompañan de los trastornos del tono y de los reflejos que caracterizan a las parálisis orgánicas. Las contracturas histéricas pueden afectar al cuello (tortícolis), al tronco o a los miembros. Para J.J. López Ibor los temblores histéricos, síntomas equivalentes a la tempestad de movimientos, predominan en la mitad derecha del cuerpo, mientras que las parálisis histéricas, síntomas equivalentes a la inmovilidad cadavérica, predominan en el lado izquierdo.3) Convulsiones o crisis de conversión.La bella indiferencia suele acompañar a esta enfermedad. El trastorno de conversión se suele asociar a un trastorno depresivo o de ansiedad y a una personalidad histriónica, dependiente o límite.


Criptomnesias (E. Bleuler)

Son alteraciones del reconocimiento. Comprenden los siguientes fenómenos: déjà entendu o ya oído; déjà eprouve o ya experimentado; déjà fait o ya hecho; déjà pensé o ya pensado,déjà racounte o ya contado; déjá voulu o ya deseado y déjà vu o ya visto; jamais racounte o jamás contado; jamais vecu o jamás vivido; Jamais vu o jamás visto; jamais entendu o jamás oído. Estos fenómenos pueden aparecer en sujetos normales, con carácter patológico pueden aparecer en determinadas crisis epilépticas temporales, en algunos pacientes con crisis de angustia (J.J. López Ibor) y en el trastorno de despersonalización.


Delirio depresivo

Es el delirio que puede aparecer en las depresiones. Clásicamente ha existido una controversia en el hecho de considerar a este delirio como primario o como secundario o deliroide, es decir montada sobre el fondo depresivo-angustioso y en cierto modo comprensible. Los delirios propiamente depresivos adoptan tres temas: la culpa, la ruina y la enfermedad. Para Kurt Schneider se trata de la revelación de las tres angustias primordiales del hombre. Para J.J. López Ibor los tres temas responden a las relaciones del ser humano con su cuerpo, que origina el delirio hipocondríaco; la relación del sujeto con su mundo que origina el delirio de ruina y la relación consigo mismo que origina el delirio de culpa. Los delirios de culpa pueden referirse al estado actual, pueden tener un carácter prospectivo, refiriéndose al futuro, o, lo que es más frecuente, referirse al pasado. Veamos ejemplos de cada uno de ellos. Yo en realidad no estoy enfermo, lo que soy es un perro, un vago y la gente en el trabajo lo nota. En casa me ocurre igual, llego a casa y me tiendo en la cama y no salgo de ella, no me levanto ni para comer. Ahora se me ha metido en la cabeza que me van a quitar la pensión y me llevo todo el día pensando en eso. Es que creo que la gente se ha dado cuenta de que yo tengo mucho cuento y de que no merezco la pensión. No voy a ser capaz de llevar mi casa. Con mi madre me porté muy mal, me enfadaba cuando ella salía con sus amigas, no quería que me dejara sola en casa. Con mi marido me ocurrió igual, yo he sido muy egoísta con él. Yo tengo la culpa de que mi madre se separara de mi padre. Yo he tenido la culpa de todo lo que ocurrió en casa Pero en las depresiones pueden presentarse otros delirios, generalmente paranoides a veces acompañados de alucinaciones, que son denominados en el DSM-IV-TR, como síntomas psicóticos no congruentes con el estado de ánimo, siendo los delirios de culpa, ruina e hipocondríacos, acompañados o no de alucinaciones como síntomas psicóticos congruentes con el estado de ánimo.


Delirio paranoide

Sinónimo: delirio esquizofrénico. Incluye el delirio de persecución, de referencia, de grandeza y control. Es el delirio propio de las esquizofrenias paranoides, aunque también puede aparecer en otros tipos de esquizofrenias. Para M. Cabaleiro Goas este delirio se caracteriza por: 1) Arrancan de una vivencia delirante primaria, casi siempre de una percepción delirante. 2) Tienen un carácter primario, procesal y por tanto incomprensible. Es preciso aclarar que, como señala F. Alonso Fernández, la incomprensibilidad está más bien en el dasein (estar ahí), es decir en el hecho de haberse vuelto delirante. 3) Posee el carácter autoreferencial, el mundo está lleno de significaciones, es amenazante para su personalidad. J.J. López Ibor hablaba, en este sentido, de inversión de la flecha intencional. Los actos psíquicos son vividos como no procedentes de su propio interior y dirigidos hacia fuera, sino que proceden de fuera y se dirigen hacia él. Tiene un carácter deficientemente sistematizado a diferencia del delirio paranoico. Puede estar plagado de contradicciones. 4) Forma parte de un trastorno de la actividad del yo.


Artículos relacionados:
¿Quemados? De conversaciones de remembranza, desalientos e identidad laboral en profesionales de salud mental

Sonia Pedrosa Armenteros , Carlos Alexis Chimpén López, Anna Salas Martínez, Elena Morón Martínez

Efectos del tratamiento asertivo comunitario en pacientes con trastorno mental grave

Carmen López García , Víctor Gallego Herrera, Laura Gonzalez Hontoria Gonzalez , María Consuelo Martinez Travel , Verónica Jaén Madrid , Rocío Marín García.

La violencia en el hogar. A propósito de un caso

GEMMA CORDERO GIMENEZ , DAVID JOSÉ ROMERA MORALES, CRISTINA SOLER GONZALEZ, MARIA LUISA LOPEZ GABAS

Relevancia del apego en los trastornos de conducta alimentaria. a propósito de un caso

Lorena Navarro Morejón , Desireé Díaz Melián, Raquel Calles Marbán, Lucía Povedano García, Elisa Hernández Padrón, María Paz López

El uso abusivo del smartphone y el autocontrol: una revisión sistemática

María Dolores López Salmerón , Ana María Ruiz-Ruano García, Jorge López Puga

Eficacia de un taller grupal para la prevención del juego patológico en población joven: un estudio piloto

Daniel Campos , Angel Enrique, Juana Bretón-López, Laura Díaz-Sanahuja, Soledad Quero

Suicidio en niños y adolescentes. Situación actual de protocolos o guías de actuación para el abordaje de conductas suicidas.

Isabel Maria cano montes , Marisol Barrera Escudero, Carmen Mañas Mañas, Iris Díaz Pérez, Claudia Gónzalez López

Aumento de consultas por suicidio en niños y adolescentes: percepción de enfermeras/os de atención primaria

MARISOL BARRERA ESCUDERO , ISABEL MARIA CANO MONTES, CARMEN MAÑAS MAÑAS, IRIS DIAZ PEREZ, CLAUDIA GONZALEZ LOPEZ

Pro-ana y pro-mia, aproximación a la forma de comunicación entre los afectos de anorexia y bulimia nerviosa

Gina Lladó Jordan , Maria Carmen Díaz García, Eva García López García López, Andrés Gómez del Barrio, Rosa Ayesa Arriola, Karl David Neegaard

Deterioro cognitivo en adultos mayores: factores moduladores

Irene Cano-López

PUBLICIDAD
Próximos Cursos Online
Apúntate ahora y obtén hasta un 50% de descuento en la mayoría de nuestros cursos.
Psicología Infantil / Expresión infantil del malestar emocional y su tratamiento

Publica con Nosotros

La publicación en nuestra plataforma es gratuita y gracias a nuestro excelente posicionamiento en la web, tus contenidos tendrán mejor visibilidad.

Publica tu Contenido
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana