PUBLICIDAD
Última actualización web: 01/12/2022

Experiencias disociativas en adictos. Un caso clínico

Autor/autores: Carlos Sirvent Ruiz , Raquel Delgado , Clara Fernández, María Villa Moral, Pilar Blanco, Gloria Campomanes, Cruz Rivas
Fecha Publicación:
Área temática: Adicciones .
Tipo de trabajo:  Comunicación

Carlos Sirvent, psiquiatra, Fundación Instituto Spiral Raquel Delgado, psicopedagoga, Fundación Instituto Spiral Clafa Fernández, psicóloga, Fundación Instituto Spiral María Villa Moral, profesora titular

RESUMEN

El síndrome de despersonalización-desrealización consiste en una peculiar sensación de irrealidad y extrañeza del entorno, en una consciencia diferente del mundo, de manera que el sujeto se convierte en espectador virtual de una vida que unas veces le parece real y otra ilusoria. Las experiencias disociativas son relativamente comunes entre la población general, estimándose su prevalencia entre el 1, 9 y 2. 5% lo que podría representar la tercera experiencia psicopatológica más común tras la ansiedad y la depresión.
CASO CLÍNICO: Varón de 35 años, que accede a tratamiento por dependencia de cocaína y alcohol. Pasados tres meses, un día se miró en el espejo y no se reconocía (referido a su persona, no al físico) con sentimiento de extrañeza y vacío existencial y sensación de que algo moría dentro de él Afortunadamente supo verbalizar el problema y confiar en el terapeuta, llegando a superar el síndrome llegando a finalizar exitosamente el tratamiento. Sin embargo, cuando llevaba más de 3 años de abstinencia acudiendo a revisiones periódicas, debutó sintomatología difusa distímica con algunas somatizaciones y una acusada crisis de identidad que atribuía a falta de adaptación a su nuevo entorno. Se autopercibía extraño en su nuevo ambiente (dentro de su propia ciudad de origen pero en distintos círculos de relación) sintiendo añoranza de su anterior vida, porque era su referencia y seña de identidad, aunque no quisiera volver a consumir sustancias ni retornar al ambiente que ya había creído superar. Tras una prolongada intervención el paciente se encuentra por fin identificado con su vida actual que es plenamente satisfactoria.
CONCLUSIONES: El fenómeno de despersonalización- desrealización propio de adictos y ex adictos a sustancias se caracteriza por extrañamiento, sensación de irrealidad, alteraciones del recuerdo y vacío existencial con crisis de identidad o interrogantes existenciales acerca de la propia identidad que le puede conducir a identificarse con su pasado, con el personaje que fue, en choque frontal con el nuevo yo que lucha por abrirse a un mundo nuevo y desconcertante. Se pueden rememorar sensaciones y sentimientos ya superados: recuerdos que reviven con inusitada fuerza emocional, tanto que en ocasiones puede dispararse una recidiva.
DISCUSIÓN: El síndrome de despersonalización-desrealización puede permanecer subclínico no porque no se sufra, sino porque el paciente no sepa explicarlo o el profesional no sepa identificarlo. En consecuencia, el fenómeno sorprende tanto a quienes lo padecen como a sus terapeutas y allegados porque a la referida dificultad de identificación cabe añadir otras para interpretarlo y más aún para abordarlo. En definitiva el síndrome de despersonalización-desrealización a pesar de ser frecuente es poco conocido entre los profesionales, lo cual, añadido a la dificultad para expresarlo por parte de los pacientes, puede conducir a la falsa percepción de que el sujeto quiere volver a consumir sustancias, confundiendo DP-DR con nostalgia de la vida de consumidor

Palabras clave: disociación, despersonalización, desrealización, adicción, abuso de sustancias, drogodependencia


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-7615

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

EXPERIENCIAS DISOCIATIVAS EN ADICTOS. UN CASO CLÍNICO
DISSOCIATIVE EXPERIENCES IN ADDICTS. A CLINICAL CASE
Carlos Sirvent Ruiz1, Raquel Delgado2, Clara Fernández3, María Villa Moral4, Pilar Blanco3,
Gloria Campomanes3, Cruz Rivas3

Psiquiatra, Fundación Instituto Spiral
Psicopedagoga, Fundación Instituto Spiral
Psicóloga, Fundación Instituto Spiral
Profesora Titular de psicología Social. Universidad de Oviedo

csr@institutospiral. com
disociación. despersonalización. desrealización. adicción. Abuso de sustancias.
Drogodependencia.
Dissociation. Depersonalization. Derealization. Addiction. Substance abuse. Drug addiction.

RESUMEN
El síndrome de despersonalización-desrealización consiste en una peculiar sensación de
irrealidad y extrañeza del entorno, en una consciencia diferente del mundo, de manera que el
sujeto se convierte en espectador virtual de una vida que unas veces le parece real y otra
ilusoria. Las experiencias disociativas son relativamente comunes entre la población general,
estimándose su prevalencia entre el 1, 9 y 2. 5% lo que podría representar la tercera experiencia
psicopatológica más común tras la ansiedad y la depresión.
CASO CLÍNICO: Varón de 35 años, que accede a tratamiento por dependencia de cocaína y alcohol. Pasados tres meses, un día se
miró en el espejo y no se reconocía (referido a su persona, no al físico) con sentimiento de
extrañeza y vacío existencial y sensación de que algo moría dentro de él Afortunadamente supo
verbalizar el problema y confiar en el terapeuta, llegando a superar el síndrome llegando a
finalizar exitosamente el tratamiento. Sin embargo, cuando llevaba más de 3 años de abstinencia
acudiendo a revisiones periódicas, debutó sintomatología difusa distímica con algunas
somatizaciones y una acusada crisis de identidad que atribuía a falta de adaptación a su nuevo
entorno. Se autopercibía extraño en su nuevo ambiente (dentro de su propia ciudad de origen
pero en distintos círculos de relación) sintiendo añoranza de su anterior vida, porque era su
referencia y seña de identidad, aunque no quisiera volver a consumir sustancias ni retornar al
ambiente que ya había creído superar. Tras una prolongada intervención el paciente se
encuentra por fin identificado con su vida actual que es plenamente satisfactoria.
CONCLUSIONES: El fenómeno de despersonalización- desrealización propio de adictos y ex
adictos a sustancias se caracteriza por extrañamiento, sensación de irrealidad, alteraciones del
recuerdo y vacío existencial con crisis de identidad o interrogantes existenciales acerca de la
propia identidad que le puede conducir a identificarse con su pasado, con el personaje que fue,
en choque frontal con el nuevo yo que lucha por abrirse a un mundo nuevo y desconcertante.
Se pueden rememorar sensaciones y sentimientos ya superados: recuerdos que reviven con
inusitada fuerza emocional, tanto que en ocasiones puede dispararse una recidiva.

DISCUSIÓN:
sufra, sino porque el paciente no sepa explicarlo o el profesional no sepa identificarlo. En
consecuencia, el fenómeno sorprende tanto a quienes lo padecen como a sus terapeutas y
allegados porque a la referida dificultad de identificación cabe añadir otras para interpretarlo y
más aún para abordarlo. En definitiva el síndrome de despersonalización-desrealización a pesar
de ser frecuente es poco conocido entre los profesionales, lo cual, añadido a la dificultad para
expresarlo por parte de los pacientes, puede conducir a la falsa percepción de que el sujeto
quiere volver a consumir sustancias, confundiendo DP-DR con nostalgia de la vida de consumidor

ABSTRACT
The depersonalization-derealization syndrome is a peculiar sense of unreality and strangeness
of the environment, in a different consciousness of the world, so that the subject becomes a
virtual spectator of a life that sometimes seems real and others illusory. Dissociative experiences
are relatively common in the general population, their prevalence is estimated between 1. 9 and
2. 5%, which would represent the third most common psychopathological experience after
anxiety and depression. CASE REPORT: Male, 35 years old, who accesses to treatment for
cocaine and alcohol dependence. After three months, one day he looked in the mirror and did
not recognize himself (referred to his person, not in the physical aspect) with alienation and
existential emptiness feeling and the feel that something died within him. Fortunately he knew
how to verbalize the problem and relied on the therapist, exceeding syndrome and successfully
reaching the end of treatment. However, after more than 3 years of abstinence having periodic
checkups, he debuted diffuse dysthymic symptoms with some somatizations and a sharp identity
crisis which he attributed to lack of adaptation to the new environment. He perceived himself
stranger in his new environment (in his own hometown but in different relationship circles)
feeling nostalgia of his previous life, because it was his reference hallmark, even though he
would not want to use substances again or return to the environment he had thought already
overcome. After prolonged intervention, the patient is finally identified with his current life that
is entirely satisfactory. CONCLUSIONS: The depersonalization-derealization phenomenon,
typical of former addicts and substance abusers, is characterized by alienation, feelings of
unreality, memory disorders and existential void with identity crisis or existential questions about
his own identity that can lead to identify him with his past, with the character that he was, in a
head-on collision with the new self struggling to open up to a new and confusing world. Overcome
sensations and feelings can be recalled: reliving memories with unusual emotional strength, so
much that sometimes a relapse can show up. DISCUSSION: The depersonalization-derealization
syndrome can remain subclinical not because there is suffering, but because the patient does
not know how to explain it or the professional does not know how to identify it. Consequently,
the phenomenon surprises both those who suffer it and also their therapists and relatives
because to the aforementioned difficulty of identification we should add others to interpret it,
and even more to approach it. In short, the depersonalization-derealization syndrome, despite
being frequent, is little known among professionals, which, added to the difficulty to be
expressed by patients, can lead to the false perception that the subject wants to use substances,
confusing DP-DR with longing for consumer´s life.


INTRODUCCIÓN
El síndrome de despersonalización-desrealización (DPD-DR) es un trastorno disociativo donde
predomina la sensación/ sentimiento de extrañeza tanto de uno mismo como del entorno
circundante. No se pierden ni el sentido de realidad ni la capacidad volitiva o de juicio, lo que es
una importante diferencia de la psicosis, manteniéndose una consciencia diferente del mundo,
de forma que el sujeto se convierte en espectador de su propia vida /una vida que unas veces
le parece real y otra ilusoria). (Baker et als. , 2007; Moyano, O. , Thiébaut, E. , & Claudon, P. ,
2004). Las experiencias disociativas son relativamente comunes entre la población general,
estimándose su prevalencia entre el 1, 9 y 2. 5%, lo que podría representar la tercera experiencia
psicopatológica más común tras la ansiedad y la depresión. (DSM-5, 2014).
La mayor parte de estudios sobre el binomio despersonalización-adicción se refieren a
drogodependientes en activo o a los efectos inmediatos de las sustancias. En dos de ellos
(Simeon et als. 2009) se comparaban sujetos adictos (sobre todo a cannabis y alucinógenos)
con no adictos que padecían despersonalización.

Ambos grupos presentan un curso y

deterioro análogo con tendencias suicidas y una respuesta limitada al tratamiento. Otro estudio
similar (Medford, N. , Baker, D. , Hunter, E. (2003)
despersonalización inducido por consumo de comparaba pacientes con trastorno de drogas y pacientes con trastorno de
despersonalización simple, no encontrando diferencias clínicas significativas respecto al
trastorno.
El síndrome de DPD-DR no solo se presenta durante la etapa de consumo activo de sustancias,
también reaparece cuando se abandona la droga. El fenómeno es extensible tanto a drogas como
a psicofármacos y otros comportamientos adictivos como la ludopatía (Keshavan, M. S. , &
Lishman, W. A. , 1986; Sirvent, C. (2015; Wenzel et als. , 1996) Algunos estudios aseguran que
los ex alcoholicos presentan niveles más altos de despersonalizacion] que otros ex adictos
(cocaína). Sin embargo, ambos grupos presentan altos niveles de DPD-DR en función de los
años de abuso de las sustancias. Las experiencias disociativas pueden ser un efecto residual
crónico del abuso de sustancias. Prácticamente un 25% de los adictos deshabituados (ex adictos)
padecen o han padecido síndrome de despersonalización severo. En grado leve la cifra asciende
al 43, 55 % (Sirvent y Fernández L (2015)

PRESENTACIÓN DEL CASO
Paciente de 38 años de edad que porta diagnóstico de dependencia de cocaína y alcohol,
trastorno de inestabilidad de la personalidad y bulimia nerviosa (episodio único).
Accede a tratamiento tras permanecer 16 días ingresado en una UDH (Unidad de Desintoxicación
Hospitalaria). Viene orientado, lúcido, sin alteraciones sensoperceptivas, ni del contenido ni
curso del pensamiento. Eutímico y con un discurso fluido y coherente, aunque refiere ciertos
accesos de ansiedad por las tardes. Hasta hace pocos días ha tenido pensamientos autolíticos y
sufre pesadillas relacionadas con el consumo de drogas. Portaba hábitos alimentarios alterados,
y una vez normalizado, todavía tiene episodios de ingesta compulsiva cuando siente craving de
cocaína que cedieron pasadas 2-3 semanas, Viene con tratamiento pautado desde la UDH a base
de gabapentina 800 mg. / 8h. ; quetiapina 100mg. / 8h. ; fluoxetina 20 mg. / 24h. . ; clonazepam2
mg. / 24h.

ANTECEDENTES PERSONALES Y FAMILIARES
Fue un niño prematuro nacido a las 28 semanas de embarazo con un peso de 900 gr. Intervenido
de hidrocele. A los 9 años es internado en un colegio donde sufrió tocamientos por parte de un
religioso. En general su crianza se caracterizó por una excesiva sobreprotección.
Se inicia en el consumo de alcohol y tabaco a los 15 años. Dice que era bastante tímido e
introvertido y que, cuando consume por primera vez éxtasis y speed a los 18 años, se transforma
en una persona expansiva y divertida. Desde entonces se adentra en una dinámica de consumo
creciente de drogas hasta que a los 22 años se instala en el consumo de cocaína y alcohol. A los
25 años le diagnostican trastorno de inestabilidad emocional de la personalidad y bulimia
nerviosa. Su peor etapa han sido los 2 últimos años previos a este tratamiento, en los que ha
estado aspirando uno o dos gramos de cocaína y bebiendo una botella de whisky a diario. Refiere
que bajo el efecto de las drogas se transforma en una persona neurótica e histriónica, con
dificultades para manejar la impulsividad y frecuentes estados de ansiedad.
No constan antecedentes adictivos ni psicopatológicos en su familia.

PERFIL PSICOPATOLÓGICO
Posee unas excelentes habilidades sociales y capacidad relacional además de un buen nivel
cognitivo que le condujo en su día al éxito sociolaboral, pese a lo cual experimenta sentimientos
de desvalorización, y un locus de control externo que fue cambiando a lo largo del programa
hasta hacerse interno. Don de gentes, embaucador y afable, gustándole ser el centro de atención
y buscando el refuerzo y aprobación de los demás. Al principio se dejaba llevar por impulsos,
con baja tolerancia a la frustración y escasa capacidad de esfuerzo. Todo ello lo ha ido superando
a lo largo del tratamiento sin mayor problema.
En la UDH hospitalaria le aplicaron varias pruebas (IPDE. SCL-90-R, 16 PF, BECK y STAI),
destacando la impulsividad con rasgos histriónicos, ausencia de depresión y comportamiento
imprevisible y desapegado pese a lo cual es bien aceptado entre los demás por su jovialidad. La
exploración psicométrica intracentro no aporta resultados relevantes (se le aplicó una batería de
25 pruebas, algunas de ellas reiteradas veces).

EVOLUCION
A lo largo de todo el programa mantuvo un elevado nivel de motivación e implicación en el
tratamiento, sin límites temporales, concienciado para madurar psicológicamente y firme en la
renuncia al consumo de todo tipo de sustancias psicoactivas. A lo largo del programa se va
encontrando estable a nivel afectivo-emocional, liberado de las manifestaciones psicopatológicas
que portaba al ingreso, adquiriendo una rutina del sueño reparadora, habiendo remitido las
pesadillas sobre consumo de drogas, lo que incidió favorablemente en sus niveles de vitalidad y
estabilidad humoral, mostrándose ágil y certero a la hora de detectar y compartir sus
tribulaciones y fluctuaciones anímico-afectivas, mostrándose capaz de buscar soluciones
alternativas al consumo.
En su ciclo terapéutico final experimentó una adecuada adaptación a la vida abstinente tal y
como se aprecia en la búsqueda de nuevas vías de desarrollo profesional generalizando los
recursos adquiridos durante el tratamiento a situaciones prácticas de la vida diaria, habiendo
superado asimismo sus antiguas dificultades de autocontrol, explosiones de ira, ánimo inestable
y voluble, mejorando su autoconcepto.

Sin embargo no ha podido suprimir el tratamiento
farmacológico. Cuando lo ha intentado la respuesta ha sido negativa: ansiedad, angustia,
bloqueo mental, melancolía y tono vital bajo así como dificultades para iniciar y mantener el
sueño.

DEBUT DEL episodio DE DESPERSONALIZACIÓN DESREALIZACIÓN (TRAS EL ALTA)
Habían transcurrido ya 3 años sin consumir drogas llevando una vida absolutamente normalizada
y acudiendo regularmente a revisiones de seguimiento posterapéutico hasta que en la última
sesión verbalizó sufrir sintomatología difusa depresivógena con somatizaciones y una acusada
crisis de identidad. Preocupado, se hace un chequeo médico voluntario con una serie de pruebas
médicas y neurológicas, entre ellas un TAC craneal, que según refiere el paciente resultaron
negativas, pese a lo cual no se tranquilizó ni cesaron sus preocupaciones. El profesional que
supervisaba su seguimiento interpretó el cuadro como un síndrome reactivo de adaptación a su
nuevo entorno. Pero el proceso no venía de ahora, ni siquiera de hace algunos meses. En realidad
lo llevaba arrastrando desde casi el comienzo del tratamiento de forma más o menos larvada
aunque al paciente le costara trabajo identificarlo y filiarlo adecuadamente, tal y como suele
ocurrirle a la mayoría de sujetos con procesos análogos. El ajetreo del propio tratamiento con
necesidad de mantener la tensión terapéutica y el hecho de ir a remolque de una dinámica de
convivencia nueva había dejado en un falso segundo plano un proceso que ahora emergía con
fuerza, coincidiendo con la necesidad de emprender una nueva vida plenamente autónoma en
la que él mismo debía llevar las riendas sin el protectorado del grupo terapéutico.
Llegados a este punto nos parece oportuno utilizar sus propias palabras para exponer el proceso.
Le pedimos permiso al paciente para hacerle una videograbación. Su nivel cultural y plasticidad
narrativa quedan patentes en la transcripción de esta selección de fragmentos de la entrevista:
"No tenia una percepción concreta de mi mismo ni de lo que me rodeaba. recuerdo todo como
un sueño, una nebulosa, en la que yo me creía mis propias fantasías dejando volar la
imaginación" [no había signos de psicosis]. En mi anterior etapa de consumidor los problemas
los solucionaba inmediatamente con un sentimiento de total autosuficiencia en parte debido al
efecto euforizante de las drogas.
Al final ya descontrolaba demasiado y me iba deteriorando, Perdiendo capacidad de
razonamiento, memoria. . . , tengo una laguna mental de los últimos años de consumo. Incluso
ahora todavía sufro lapsos mentales. Me afloran muy malos recuerdos llenos de culpabilidad y
fracaso. Me persigue el recuerdo de haber hecho el tonto, sentirme idiota, de no haber
desarrollado mis capacidades con el potencial que tenía.
Poco a poco sentí el despertar de la consciencia no me daba cuenta de nada hasta que empecé
a revivir el yo interno adormilado. Fue a partir de los tres meses de tratamiento, como el
despertar lento de un sueño. Tenía la conciencia totalmente dormida. Poco a poco he ido saliendo
de un largo sueño, sintiendo que volvía a nacer.
recuerdo perfectamente un sentimiento de sorpresa, de sentirme extraño al encontrarme en un
mundo nuevo que no reconocía. Por una parte me alegraba de haberme alejado de aquella
pesadilla, por otra, me sentía ajeno a este nuevo mundo de normalidad hasta el punto que me
desubiqué totalmente. recuerdo una anécdota: me mire a un espejo en el centro terapéutico y
no me reconocía, no en cuanto al físico sino a la persona. Me vino un gran sentimiento de vacío,
la sensación como de que algo moría dentro de mi que dejaba un hueco que no llenaba y que
he ido cubriendo poco a poco. Por las noches al acostarme y por la mañanas al despertar siempre
me decía ¿que hago yo aquí, donde estoy, quien soy realmente?
Menos mal que no me lo callaba lo hablaba con el terapeuta, que me aliviaba mucho. Al principio
estás totalmente perdido, sumergido en recuerdos de oscuridad total. Luego poco a poco vas
cobrando conciencia de quién eres, aunque tu propia extrañeza te impide escribir. Peleas en una
lucha interior en la que te identificas más con el yo adicto que el abstinente actual. Tu esquema
de pensamiento es ése por mucho que quieras cambiarlo. Todavía hoy oigo una conversación
sobre drogas y escucho con atención selectiva, como si ese fuera mi mundo aunque en realidad
no lo recuerdo pero lo tengo interiorizado. "

HALLAZGOS CLÍNICOS
Se le aplicaron dos pruebas evaluativos específicas para la despersonalización- desrealización:
la CDS-11 (Cambridge Depersonalisation Scale) que mide la frecuencia y duración de los
síntomas de despersonalización en los últimos 6 meses.
y la DES (Dissociative Experiences

Scale), escala de 28 items que parece tener validez predictiva respecto a los trastornos
disociativos pero no conlleva un diagnóstico incuestionable. Consta de 3 subescalas:
experiencias de amnesia o lagunas en la continuidad de la conciencia; despersonalización,
desrealización y absorción ("absorción imaginativa" o "síntomas disociativos comunes") y
alteración de la identidad. Los resultados de dichas pruebas denotaban un alto grado de
despersonalización- desrealización: CDS-11, 34 puntos; DES total 43 y en las subescalas DES:
Absorción, 28; Amnesia, 39; despersonalización, 38. Todas las puntuaciones, muy elevadas
Confirmamos el diagnóstico de un trastorno disociativo de tipo despersonalización-
desrealización (DP-DR) propio de sujetos adictos y exadictos a drogas (y comportamientos
adictivos en general) caracterizado por extrañamiento, sensación de irrealidad, alteraciones del
recuerdo y vacío existencial como síntomas cardinales. El abanico de síntomas comprendía lo
siguiente: 1) Alteraciones cualitativas de la memoria y cognición: fantasías, memoria selectiva
y falseamiento del recuerdo. 2) Alteraciones afectivo-emocionales con sensación de que este
mundo es irreal (desrealismo) que provoca sensación persistente de inseguridad [temor
psicógeno y timopático]. 3) Vivencias de extrañeza: sensación de estar ajeno, de sentirse como
espectador de la propia vida.

4) Vacío existencial que puede convertirse en estado de desmotivación e insatisfacción permanente.

SITUACIÓN ACTUAL
El paciente necesitó una prolongada intervención, en la que alcanzó un insight existencialista no
relativo al problema adictivo ni psicopatológico anterior, sino referido al trastorno disociativo
(DP-DR). No fueron necesarias técnicas especiales (aunque el problema fuera existencialista,
dichas técnicas no se necesitaron). Bastó el acompañamiento terapéutico junto una explicación
pausada y elucidativa de lo que le pasaba, del trasfondo disociativo del fenómeno de

despersonalización-desrealización.
El tratamiento farmacológico siguió siendo cualitativamente el mismo, reforzándole apenas el
hipnótico durante la fase aguda de la intervención que en menos de 1 mes retornó a la pauta
habitual.

Actualmente es una persona autónoma y capaz de gestionar con eficacia sus

emociones sin dejar de lado sus responsabilidades, mostrándose ilusionado y motivado. Por fin
se encuentra identificado con su nueva vida. Tiene pareja, trabajo y un proyecto de vida. Han
desaparecido prácticamente todas las experiencias de extrañamiento y vivencias de
desrealización. Toma citalopram 20mg. /24h. por la mañana y de lormetazepam 1 mg. al
acostarse.

DISCUSIÓN
El fenómeno de despersonalización-desrealización puede permanecer subclínico no porque no se
sufra, sino porque el paciente no lo sepa explicar y el terapeuta puede no saber identificarlo. En
consecuencia, el fenómeno sorprende tanto a quienes lo padecen como a sus terapeutas y
allegados porque a la referida dificultad de identificación cabe añadir otras para interpretarlo y
más aún para abordarlo.

En un trabajo precedente Sirvent (2015) describía el síndrome de

despersonalización ­ desrealización del ex adicto o adicto en deshabituación por los siguientes
síntomas diana. (Tabla 1)

Tabla1: Síntomas principales del síndrome de despersonalización ­ desrealización del
ex adicto o adicto en deshabituación (©Sirvent (2014

1. Vacío existencial: consistente en insatisfacción, decepción, desilusión y vacío
emocional.
2. crisis de identidad: interrogantes existenciales acerca de la propia identidad
que le puede conducir a identificarse con su pasado, con el personaje que fue, en
choque frontal con el nuevo yo que lucha por abrirse a un mundo nuevo y
desconcertante.
3. Alteraciones de la memoria y cognición: sensación subjetiva de haberse
deteriorado, de haber perdido facultades intelectivas.
4. Cambios de humor y labilidad afectiva: la culpabilidad es habitual, así como
un sentimiento reiterativo de claudicación.
5. Desrealismo: o sensación de que este mundo es irreal.
6. Rememoración de sensaciones y sentimientos ya superados: recuerdos que
reviven con inusitada fuerza emocional, tanto que en ocasiones puede dispararse
una recidiva

Una vez constatada la presencia del síndrome, conviene que se sepa evaluar, interesando
especialmente algunos síntomas acompañantes claves, como el vacío afectivo-emocional que
puede llegar a precipitar una recidiva, la nostalgia de una vida de consumo dolorosa y cruel
pero al fin y al cabo suya.
En definitiva, la despersonalización transcurre como un fenómeno silente y tormentoso que
además no se suele comprender. Sin embargo cuando llega a descubrirse y tanto el afectado
como el terapeuta lo enfrentan decididamente, el abordaje termina siendo fructífero, de ahí la
importancia decisiva de la necesaria motivación y de la importante neutralización del vacío
existencial, aspecto crucial en el tratamiento del fenómeno. Ciertamente, parece que los
profesionales de la salud mental lo van conociendo cada vez mejor. Que hagan lo mismo los
profesionales de las adicciones sería nuestra vehemente recomendación.

REFERENCIAS
Baker, D. , Earle, M. , Medford, N. , Sierra, M. , Towell, A. , & David, A. (2007) Illness perceptions
in depersonalization disorder: Testing an illness attribution model. Clin Psychol Psychother
14(2):105-116. doi:http://dx. doi. org/10. 1002/cpp. 518.
Moyano, O. , Thiébaut, E. , & Claudon, P. (2004) Comparaison des expériences dissociatives à
l'adolescence entre un groupe de collégiens et un groupe clinique. Ann Med Psychol (Paris)
162(7):533-540. doi:http://dx. doi. org/10. 1016/j. amp. 2003. 10. 018.
American Psychiatric Association (2014) Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders
(5th Edn) American Psychiatric Association, Arlington, VA, United States. p. 291-308.
Sirvent y Fernández L (2015) Depersonalization Disorder in Former Addicts (Prevalence of
Depersonalization-Derealization Disorder in Former Addicts). J Addict Res Ther 6: 225. doi:
10. 4172/2155-6105. 1000225
Sirvent, C. (2015) adicción y perpetuación del sentido de irrealidad en adicciones.

In:

Adicciones: Conocimiento, atención integrada y acción preventiva: XXVI Congreso de Salud
Mental de la Asociación Española de neuropsiquiatría. Madrid: Asociación Española de
neuropsiquiatría; 2015. p. 179-208.
Simeon, D. , Kozin, D. S. , Segal, K. , & Lerch, B. (2009) Is depersonalization disorder initiated by
illicit drug use any different? A survey of 394 adults. J Clin Psychiatry 70(10):1358-1364.
Medford, N. , Baker, D. , Hunter, E. (2003) Chronic depersonalization following illicit drug use: A
controlled analysis of 40 cases. Addiction 98(12):1731-1736.
Keshavan, M. S. , & Lishman, W. A. (1986) Prolonged depersonalization following cannabis abuse.
Br J Addict 81(1):140-142.

Sirvent, C. (2015) adicción y perpetuación del sentido de irrealidad en adicciones.

In:

Adicciones: Conocimiento, atención integrada y acción preventiva: XXVI Congreso de Salud
Mental de la Asociación Española de neuropsiquiatría. Madrid: Asociación Española de
neuropsiquiatría; 2015. p. 179-208.
Wenzel, K. , Bernstein, D. P. , Handelsman, L. , Rinaldi, P. , Ruggiero, J. , & Higgins, B. (1996)
Levels of dissociation in detoxified substance abusers and their relationship to chronicity of
alcohol and drug use. J Nerv Ment Dis 184(4):220-227

17º Congreso Virtual de Psiquiatria. com. Interpsiquis
2016 interpsiquis. com - Febrero 2016
Psiquiatria. com

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar