PUBLICIDAD
Última actualización web: 19/05/2022

Tabaquismo y abuso de alcohol en depresión con y sin deterioro cognitivo.

Autor/autores: Jorge Cervilla Ballesteros
Fecha Publicación: 01/01/2003
Área temática: Psicogeriatría y Trastornos Mentales Orgánicos .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Este estudio analiza la asociación entre tabaquismo y alcoholismo en pacientes con depresión y depresión comórbida con deterioro cognitivo. Se analiza una muestra de 370 (N=370) voluntarios supervivientes de una cohorte de 1083 individuos que habían participado en el subestudio psiquiátrico del MRC Elderly Hypertension Trial. Se encuentra una asociación positiva entre tabaquismo y depresión.

También encontramos que lay depresión comórbida está asociada a consumo moderado pero no abusivo de alcohol y que esta asociación es independiente de la edad y el sexo.

Palabras clave: Alcohol, Demencia, Depresión, Deterioro cognitivo, Tabaco

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-2163

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Tabaquismo y abuso de alcohol en depresión con y sin deterioro cognitivo.

(Abuse of tobacco and alcohol in depression with and without cognitive impairment. )

Jorge Cervilla Ballesteros.

Coordinador
Servicio Comunitario Salud Mental
Sant Joan de Déu- SSM
Vilanova i la Geltrú (Barcelona)

PALABRAS CLAVE: alcohol, tabaco, depresión, deterioro Cognitivo, demencia.

(KEYWORDS: alcohol, Tobacco, Depression, Cognitive Impairment, Dementia. )

[5/2/2003]


Resumen

Este estudio analiza la asociación entre tabaquismo y alcoholismo en pacientes con depresión y depresión comórbida con deterioro cognitivo. Se analiza una muestra de 370 (N=370) voluntarios supervivientes de una cohorte de 1083 individuos que habían participado en el subestudio psiquiátrico del MRC Elderly Hypertension Trial. Se encuentra una asociación positiva entre tabaquismo y depresión. También encontramos que lay depresión comórbida está asociada a consumo moderado pero no abusivo de alcohol y que esta asociación es independiente de la edad y el sexo.

Abstract

This is a study on the association between alcohol and tobacco abuse and depression with and without cognitive impairment. The sample is one of survivors from a cohort of 1083 volunteers who had participated in the psychiatric sub-study inserted in the MRC Elderly hypertension Trial. We found an association between cigarette consumption. We also found that moderate, but not abusive, drinking is associated with depression comorbid with cognitive impairment.

 



Introducción

Múltiples estudios han investigado la posible relación entre el tabaquismo y/o el abuso de tabaco tanto la depresión como en diferentes grados de deterioro cognitivo, incluida la demencia (Ockene et al. , 1982; Cervilla et al. , 2000a; Teri et al. , 1990). Por otra parte, existe también evidencia mas que sobrada de que existe una asociación clara entre la depresión y el deterioro cognitivo (Cervilla & Prince, 1997) o demencia. En este análisis, realizado en una muestra de supervivientes de la cohorte del sub-estudio psiquiatrico incluido en el Medical Research Council Elderly Hipertensión Trial (MRC-EHT), estudiamos la posible asociación entre tabaquismo o alcoholismo como posibles determinantes de depresión y de depresión comórbida con deterioro cognitivo.

 

 

Material y métodos

Diseño y Muestra

El estudio de seguimiento de la cohorte valorada por el sub-estudio psiquiátrico del MRC-EHT ha sido objeto de publicaciones recientes en las que se detalla pormenorizadamente cada uno de los aspectos metodológicos con todo detalle (Cervilla et al. , 2000ª, Prince et al. , 2000). Brevemente, se trata de una fase de seguimiento de una cohorte de 1083 participantes en el subestudio psiquiátrico del MRC-EHT (Bird et al. , 1990).

De estos 1083, cerca del 40% (431) habían muerto antes de iniciarse esta fase de seguimiento, dado que que el estudio se inició a mediados de los 80, lo cual nos deja con una cohorte de 652 supervivientes a los que intentamos re-entrevistar. En fase II (1994-1996), 431 participantes habían fallecido (39. 8%) y logramos re-entrevistar a 387 (58. 6%) de los 652 supervivientes de la cohorte. 112 individuos (10. 3%) se habían mudado de area de salud y no fueron encontrados y otros 158 (14. 6%) rechazaron participar en la fase II. Los datos aquí analizados representan sólo a los 370 sujetos para los cuales toda la información estaba disponible para análisis estadístico (n=370)

Variables Dependientes(Alcoholismo y Abuso de Alcohol))

Las variables recogidas retrospectivamente tanto con entrevista al sujeto como a un informador (habitualmente el conyuge) en esta segunda fase del estudio fueron: clase social del sujeto, consumo vital de tabaco (fumador vs no fumador o exfumador) y alcohol (medido en unidades de alcohol y gradado en tres escalones (ausencia de consumo, consumo moderado (1 a 7 unidades por semana) y consumo excesivo (más de 7 unidades por semana). Se ha de comentar que el concepto británico de unidades de alcohol es equivalente a un total de unos 8 gramos de alcohol por unidad (por ejemplo, una lata de cerveza de 330 mls contiene aproximadamente una unidad).

Variables Independientes

Se consideró deprimidos a todos aquellos participantes con una puntuación de 6 ó más puntos en la escala de depresión Self CARE D, siguendo las sugerencias de sus autores (Bird et al. , 1987). En la fase I entrevistamos a 1083 individuos a fin de medir su función cognitiva basal con las matrices de Raven (MR) (Raven, 1940), el Trail Making Test A (TMTa) (Reltan, 1959) y el Paired Associate Learning Test (PALT) (Inglis, 1959). Usando análisis de componente principal con rotación varimax, se obtuvo un factor común indicativo de función cogntiva basal global extraido de la información obtenida de la administración de estos tres tests cognitivos: RM, TMTa y PALT.

La inteligencia premórbida se midió con el National Adult Reading Test (NART) (Nelson O’Connell, 1978). La presencia basal de depresión se midió con la escala Self-CARE-D (Bird, 1987). Se asignó al grupo de pacientes con deterioro cognitivo a todos aquellos individuos cuyo factor global de función cognitiva estaba en el cuartil más bajo de la muestra. Los individuos con depresión comórbida en este estudio son, por tanto, aquellos que tienen 6 ó más puntos en la Self CARE D y además están en el cuartil inferior de puntuación del factor de función cognitiva global.

 

 

La estrategia analítica desde el punto de vista estadístico fue la de tabulación y cómputo de estadísticas no paramétricas mediante el paquete SPSS. Inicialmente, se analizaron los datos para establecer asociaciones univariantes entre las variables dependientes (tabaquismo y abuso de alcohol). Finalmente, los resultados se incluyeron en un modelo multivariante por regresión ordinal para ajustar las asociaciones por posibles factores confusores haituales como el sexo y la edad.

 

 

Resultados

Depresión, tabaquismo y Abuso Alcohólico

La figura I muestra diferencia significativas en el porcentaje de fumadores entre los sujetos con depresión (25. 64%) que prácticamente doblaba al de aquellos sin depresión (12. 85%) (c2=4. 6; p=0. 031). Por lo que respecta al consumo de alcohol, de los deprimidos el 61. 4% no bebía nada, un 25. 6% bebía moderadamente y el restante 17% abusaba del alcohol. Estos porcentajes variaban al 42. 5%, 39. 5% y 18%, respectivamente, entre los participantes sin depresión. ello suponía una tendencia, no estadísticamente significativa, en el sentido de más abuso alcohólico y menos abstinencia entre los no deprimidos (p=0. 07).

 


Figura 1

 

Depresión Comórbida, tabaquismo y Abuso Alcohólico

Cuando miramos a la segunda variable independiente en estudio, la depresión comórbida con deterioro cognitivo, encontramos los resultados resumidos en las figuras III y IV que ya incorporan las proporciones tras ajustarse por factores confusores potenciales como la edad y el género. Así, en la figura III vemos como la media de puntuación en la escala de síntomas depresivos es sistemáticamente mayor entre los fumadores (2 puntos de media) que entre los no fumadores (1. 6 puntos de media), dando una diferencia significativa estadísticamente (p=0. 017). Las puntuaciones son más altas entre las mujeres (2. 2) que entre los hombres (1. 45). El porcentaje de fumadores entre los pacientes con depresión comórbida con deterioro cognitivo (4/17; 23. 53%) es mayor que el de aquel en sujetos sin depresión comórbida (48/362; 13. 7%), lo cual no alcanzó diferencias esadísticamente significativas posiblemente por problemas de potencia muestral (p=0. 22).

 


Figura 2

 


Figura 3

Finalmente, la figura IV muestra mientras que un 38. 8% de los sujetos sin depresión comórbida tienden a beber más de modo moderado, sólo un 6. 25% de los que tienen depresión comórbida beben moderadamente (p=0. 02). No existen diferencias significativas entre ambos grupos en cuanto a abuso de alcohol o abstinencia del alcohol.

 

 


Figura 4

Discusión

El tabaquismo en esta muestra se asocia a una mayor frecuencia de sintomatología depresiva y de estatus depresivo con y sin deterioro cognitivo. Dicho hallazgo replica muchos otros de estudios previos (Ockene et al. , 1982; Dierker et al. , 2002). Dicha asociación es independiente del sexo y de la edad y, tal como se a descrito en un artículo previo, parece independiente de factores vasculares, por lo que podría venir debido a factores psicosociales (Cervilla, 2003, en consideración editorial).

El abuso alcohólico no parece estar asociado a depresión en esta muestra. Sin embargo, el porcentaje de pacientes que beben cantidades moderadas de alcohol es mucho mayor entre los pacientes sin depresión comórbida que en aquellos con depresión comórbida. Una posible explicación de esto sería el postulado efecto protector de cantidades moderadas de alcohol sobre la aparición de deterioro cognitivo (Cervilla et al. , 2000b).

 

 

Agradecimientos

En diversas fases de este trabajo han colaborado colegas y maestros británicos a los que quiero agradecer su ayuda: Martín Prince, Anthony Mann, Simon Lovestone, Suzanne Joels, Joddy Raab y Angela Thomas.

 

 

Bibliografía

Bird, A. , MacDonald, A. , Mann, A. H. , , Philpot, M. Preliminary experience with the Selfcare (D); A self-rating depression questionnaire for use in elderly, non-insititutionalized subjects. Int J Ger Psych. 1987, 2. 31-38.

Bird, A. S. ; Blizard, R; Mann, A. Treating hypertension in the older person: an evaluation of the association of blood pressure level and its reduction with cognitive performance. Journal of Hypertension. 1990, 8, 147-152.

Cervilla, J. A. ; Prince, M. ; Joels, S; Lovestone, S; Mann, A. Long term determinants of cognitive outcome in a cohort of elderly hypertensives. British Journal of Psychiatry (2000b): vol 177, 66-71.

Cervilla, JA & Prince, M. (1997) Social distress and cognitive impairment as pathways to depression in the elderly. International Journal of Geriatric Psychiatry, vol 12, pp 995-1000.

Cervilla, JA; Prince, M. , Joels, S; Mann, A (2000a). Does depression predict cognitve function 9 to 12 years earlier?: Evidence from a longitudinal study of elderly community-dwelling volunteers. Psychological Medicine, 30, 1017-1023.

Cervilla, JA; Prince M & Rabe-Hesketh S (2003). A prospective study of the role of vascular disease and its risks factors as determinants of incident depressive symptoms. En consideración editorial actualmente.

Dierker L, Avenevoli S, Stolar M et al. (2002). Smoking and depression: An examination of mechanisms of comorbidity. Am J Psychiatry, 159: 6, 947-953

Inglis, J. (1959). A paired-associate learning test for use with elderly psychiatric patients. Journal of Mental Science. 105, 440-443.

MRC Working Party. (1992). MRC Research Council Trial of treatment of hypertension in older adults: principal results. British Medical Journal. 304: 405-412.

Ockene J, Benfari R, Hurwitz I et al. (1982). Relationship of psychosocial factors to smoking behaviour change in an intervention program. Prev Med, 11, 13-28

Pomerleau OF & Pomerleau CS (1991). Research on stress and smoking: Progress and problems. Br J Addiction 86: 599-603

Prince, M. ; Lovestone, S; Cervilla, JA; Joels, S; Powell, J; Russ, C; Mann, A. The association between APOE and dementia is mediated neither by vascular disease nor its risk factors in an aged cohort of survivors. Neurology, 2000, Jan 25, 54(2), pp 397-402

Raven, J. C. (1940). Matrix tests. Mental Health. 1:10-18.

Reltan, R. M. (1959). Validity of the Trail Making Test as an indication of organic brain damage. Perceptual Motor Skills. 8: 271-276.





Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar