PUBLICIDAD
Última actualización web: 05/12/2022

Estrés y ciclos vitales.

Autor/autores: Fernando Linares
Fecha Publicación: 01/01/2003
Área temática: Trastornos de ansiedad .
Tipo de trabajo:  Comunicación

RESUMEN

La salud puede concebirse como un estado de disponibilidad para la acción eficaz , apoyado en niveles érgicos adecuados, y sustentado en una planificación estratégica del proyecto (conducta intencional). Todo lo cual permite la inserción de la persona en su medio, lo que le genera una vivencia de pertenencia activa en él, y un mutuo enriquecimiento (hombre-medio).

Palabras clave: estrés


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-2185

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Estrés y ciclos vitales.

Fernando Linares.

Profesor, Dpto de psiquiatría & neurociencias. Facultad de Medicina. Universidad de Cuyo. Mendoza. Argentina

[5/2/2003]



La salud puede concebirse como un estado de disponibilidad para la acción eficaz , apoyado en niveles érgicos adecuados, y sustentado en una planificación estratégica del proyecto (conducta intencional). Todo lo cual permite la inserción de la persona en su medio, lo que le genera una vivencia de pertenencia activa en él, y un mutuo enriquecimiento (hombre-medio).

Todo esto está posibilitado por el funcionamiento integrado de distintos niveles, algunos de los cuales son el biológico, el cognitivo, el comportamental y el interaccional. Este funcionamiento integrado es un orden que posibilita los procesos de afrontamiento. Orden y afrontamiento (que desarrollaremos luego), posibilitan la neutralización de la amenaza y las vivencias displacenteras que ella genera. Orden y afrontamiento representan la plena posesión –por parte del sujeto- para articular recursos personales y sociales en una defensa de los valores que considera distintivos para su existencia como persona y sin entrar en colisión con los que sustenta el medio en que le toca vivir.
No puede sustentarse más el modelo hobre pasivo-reactivo. Debe rescatarse el sujeto como un sistema bio-psico-social activo que debe aprender a vivir con y ante el riesgo, cuya reducción depende de la historia de aprendizajes del sujeto y la forma de reactualizar los mismos ante la situación de amenaza. Plantearemos para esto los siguientes binomios:

Persona-----------Mundo.
Reflexión---------Acción.
Insight------------Outsight.
Evaluación------ Afrontamiento.

 

La capacidad integrativa del organismo humano coordina recursos internos (sistema orientado hacia el interior SOI) y habilidades relacionales con el mundo (sistema orientado hacia el exterior SOE). Aunque ambos están interelacionados (y apoyados en la memoria afectiva), por una capacidad de integración que se traduce en funciones totalizadoras: acción, lenguaje y actitud. Si tomamos el último binomio evaluación/afrontamiento, veremos que es fundamental para la acción humana. La evaluación es la ponderación de la intencidad, duración y soportabilidad por parte del sujeto de la amenaza. Esta ponderación en una apreciación que tiene características reflejas (evaluación protopática o apreciación propiamente dicha), para luego ingresar en una evaluacón más holística y discriminativa ( epicrítica o evaluaciónj propiamnete dicha).

Como lo proponen Lazarus y Folkmann, la ponderación de la amenaza la denominan evaluación primaria, en la cual participan el sistema de creencias del sujeto, autoimagen e imagen de mundo. La evaluación secundaria incluye la ponderación de los recursos propios, la posibilidad de apoyo social, la percepción de eficacia o desvalimiento, en síntesis la ponderación del poderío personal. Las evaluaciones son recursos internos (SOI), que desembocan en la acción, el afrontamiento propiamente dicho (SOE), donde el organismo se centra en la tarea de neutralización o mitigación de la demanda. En este encuentro del individuo con el medio, hay un nivel elemental que es la simple capacidad de notación y un nivel más profundo que incluye la comprensión plena de la experiencia actual. En esta última el sujeto conoce, expresa su conocimiento y logra manejar (controlar) la amenaza. Si no hay conocimiento de los recursos personales (insight, reorganización perceptiva, autognosia) o del medio (outsight), no se pueden actualizar en la encrucijada del presente las habilidades para el afrontamiento.

El SOI incluye el captar los procesos y el estado corporal, el tono emocional-afectivo, las cogniciones (facilitadoras o inhibidoras de la acción), los valores personales que están en juego, compromisos, elecciones; que se configuran en la experiencia directa, que es distinta de su explicación posterior. Una es la vivencia y otra es su conceptualización. La acción es consecuencia de una actividad cognitiva, que tiene un resultado necesariamente evaluado no solamente por sus resultados sino también por su congruencia con la ética y compromisos del sujeto. La persona interactúa proactivamente con el mundo, y los circuitos reflexión/acción enriquecen las diversas modalidades vinculares, comunicacionales y relacionales (estrategias de enfrentamiento interpersonal), (SOE). Tanto el SOI como el SOE, tienen en el sentido de realidad y en la misma realidad su referencia y anclaje. La falla en la síntesis e integración entre el SOI y SOE, conduce (entre otras consecuencias) a la dominancia catatímica, distorciones cognitivas , ruptura en la relación realista yo/mundo y déficit en el afrontamiento. Aquí es donde la fármacoterapia y la psicoterapia restablecen las funciones cognitivas y el orden operativo (autoconfianza, autodirección, autonomía).

Toda experiencia conlleva una construcción y reconstrucción de la realidad. Siempre se parte de la visión o perspectiva actual de la realidad, para representarse y enfrentar el problema , lo cual conducirá a una redefinición de la imagen de mundo (mundo vivido), el conocimiento del mismo y una actualización de sus valores y compromisos.


Ciclos vitales

Nos alejaremos de los períodos clásicos que plantea la psicología del desarrollo. Trataremos de psentar el devenir biográfico como etapas facilitadas por niveles biologicos (prevalentemente érgicos) y progresos (o estancamientos) en las funciones cognitivas. Importa delimitar lo que podríamos llamar curso biográfico y intersecciones de sensibilización. De este modo la vida puede concebirse como procesos de autoafirmación y crecimiento personal; o bien crisis, declinaciones, enfermedad ect. Las etapas de intersección (sensibilización), están representadas por los eventos ( su orden secuencial, número, lapso entre uno y otro, período temporal en que se dan en su totalidad, factores mitigantes o agravantes, la posibilidad de contar con apoyo de la red social) ect.

Por tanto el ciclo es un concepto mucho más amplio que lo meramente cronológico. Es una actitud, un posicionamiento frente a la realidad actual: es la generación de nuevas expectativas. Algo vislumbrado que se abre, ante lo conocido que se cierra. Los ciclos –desde esta perspectiva que se propone- son simplemente expectativas (factor cognitivo), asociado a la esperanza (factor afectivo). Por tanto el binomio expectativa/esperanza es el basamento cognitivo-afectivo, para la suprema función de síntesis, traducción del funcionamiento prefrontal: la anticipación. Los ciclos están abiertos por las expectativas del sujeto y el funcionamiento –en ése momento- del Sistema de la Valía personal. En ése contexto se despliega la acción del sujeto posibilitada por la biología (ergia).

La anticipación forma parte de dos elementos con los que concluye este aporte. El afrontamiento y el orden del organismo. Los tres elementos (anticipación, orden organísmico y afrontamiento), son, si están configuramente funcionantes, elementos basales responsables de la armonía de las relaciones yo/mundo.

El SOI y el SOE forman parte del Sistema autoorganizado que es la persona. El SOI es un orden personal y en el SOE prevalece el orden interpersonal. Señalaremos brevemente sus rasgos distintivos.


El Ser Humano es un sistema auto-organizado, es síntesis e integración para una confluencia armónica de funciones, que generan un triple orden (perceptivo, evaluatorio y planificatorio) que permite una acción eficiente y racional. En su trayectoria vital, el ser humano busca comprender su entorno, hacerlo predecible y encontrar en el significado. Todo ello, le permite un posicionamiento realista ante el medio para mantener y cristalizar sus proyectos.


Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar