PUBLICIDAD
Última actualización web: 16/05/2022

El trabajo de enfermería en la rehabilitación laboral.

Autor/autores: María Antonia García Fernández
Fecha Publicación: 01/03/2007
√Ārea tem√°tica: Psiquiatr√≠a general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Se relata la experiencia de la participación de profesionales de enfermería en el desarrollo de los programas formativos ocupacionales, tratando de evitar exigencias superiores a las capacidades de los pacientes y orientando a los profesionales técnicos en la mejor forma de obtener el máximo rendimiento de cada uno.

Durante los periodos formativos observa y evalúa las habilidades preelabórales de cada usuario, tratando de diseñar junto al formador estrategias que permitan el aprendizaje y superación de las dificultades observadas. Se convierte en el referente para los pacientes dado que encauza la ansiedad de orientación inicial y facilita su integración social en los grupos ya formados o dinamiza los que se forman. Del mismo modo durante la tutorización debe mantener una relación con los familiares de cada paciente conociendo su situación personal y las expectativas existentes respecto su integración laboral.

Palabras clave: enfermería, rehabilitación laboral

-----
Para m√°s contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta p√°gina: http://psiqu.com/1-3490

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

El trabajo de enfermería en la rehabilitación laboral.

María Antonia García Fernández.

A. S. E. P. hospital de Día de Avilés.

Resumen

Se relata la experiencia de la participación de profesionales de enfermería en el desarrollo de los programas formativos ocupacionales, tratando de evitar exigencias superiores a las capacidades de los pacientes y orientando a los profesionales técnicos en la mejor forma de obtener el máximo rendimiento de cada uno. Durante los periodos formativos observa y evalúa las habilidades preelabórales de cada usuario, tratando de diseñar junto al formador estrategias que permitan el aprendizaje y superación de las dificultades observadas. Se convierte en el referente para los pacientes dado que encauza la ansiedad de orientación inicial y facilita su integración social en los grupos ya formados o dinamiza los que se forman. Del mismo modo durante la tutorización debe mantener una relación con los familiares de cada paciente conociendo su situación personal y las expectativas existentes respecto su integración laboral.



Justificación

La rehabilitación psiquiátrica tiene como objetivo último conseguir que el impacto de cada patología sea el mínimo posible en cada individuo Se entiende como un proceso para conseguir la máxima autonomía. Por ello se trata de recuperar o instaurar habilidades que permitan afrontar la mayoría de las esferas de la vida cotidiana: los autocuidados, las labores domésticas, la gestión del ocio, las habilidades sociales y de resolución de problemas, las relaciones familiares y la inserción laboral

El estudio de cada caso debe concluir con un diseño del programa de rehabilitación que contemplará cuales son los objetivos y como conseguirlos. En este diseño resulta imprescindible que se consideren las características personales de cada usuario y de su entorno a efectos de establecer objetivos asequibles, tanto para el paciente como para su familia y los profesionales implicados.

Lo más habitual suele ser que se planteen objetivos que pertenezcan a diversas esferas, o que trabajando en uno de ellos se engarce con otros de otra esfera distinta. En cualquier caso, el tronco central sigue los principios de la psicoeducación. Esta idea central da homogeneidad al proceso y sirve de referente para las actuaciones imprevistas o espontáneas que necesariamente van a aparecer en los dilatados periodos de tiempo que se necesitan.

El desempleo es una de las desventajas sociales más importantes que sufren estas personas, además de las propias de su enfermedad ( déficit cognitivos y conductuales, escasa formación académica y profesional, escasa experiencia, déficit en hábitos y habilidades relacionados con el trabajo y, que afectan tanto a la elección como a la consecución y mantenimiento de un empleo). Existe suficiente documentación científica que desglosa los efectos beneficiosos del trabajo para la población en general, a ellos se debe sumar, en el caso de los enfermos mentales crónicos y severos, algunos más, que también están sobradamente documentados y que, se resumen en: desarrollar la autoestima, mejorar el clima familiar, incrementar la valoración social del medio inmediato, organizar el tiempo, romper el aislamiento social facilitando el incremento de redes sociales, etc. Hemos observado que una parte importante de los pacientes que participan en programas con objetivos laborales estabilizan psicopatológicamente, lo que genera un menor uso de los servicios médicos, incluidas las unidades de hospitalización, los hospitales de día y las urgencias psiquiátricas. Así mismo, se detecta una mayor satisfacción tanto de los usuarios como de sus familiares con el trato recibido por los servicios de salud. Y, en consecuencia, en un plano más global, muchos de los usuarios disminuyen el coste sanitario por el menor y mejor uso de los servicios, y el coste social ya que renuncian a sus pensiones no contributivas, a la gratuidad de la medicación y al iniciar su correspondiente contribución tributaria.


La formación

Cuando se comienza la rehabilitación laboral de cualquier usuario se siguen los mismos pasos que para cualquier individuo que busca trabajo. Cuando las personas no han desarrollado ninguna capacitación ni experiencia profesional, o las que tenga no resulte viable en este momento, deben de adquirir los conocimientos y capacidades mínimas para poder tener alguna opción laboral y ese es el objetivo de los cursos de formación. Las acciones formativas normalizadas suelen ser difíciles de mantener y concluir para nuestros usuarios, y en la mayoría de los casos se produce el abandono y, en los escasas ocasiones en que se logran concluir no hay opciones realistas de inserción laboral. Sin embargo los cursos específicos para esta población albergan un potencial que no esta suficientemente valorado y que, a menudo, no tan sólo desperdiciamos, sino que tal vez estemos condenando a desaparecer. La formación, si se desarrolla en un ámbito laboral real – o lo más parecido posible – permite realizar una evaluación de campo de los puntos de partida de cada usuario, es decir nos da oportunidad de conocer sus habilidades prelaborales, su nivel cognitivo, sus habilidades sociales, su capacidad de aprendizaje, su pericia en el desempeño, etc. Y todo ello en el cumplimiento de un objetivo que el propio usuario entiende como valioso e importante. En este contexto gana mucho valor las intervenciones que se realicen, pues todas tienen como objetivo conseguir un trabajo. Así en cada caso se pueden objetivar los cambios a conseguir y como realizarlos. Estos procesos deben ser lo suficientemente extensos (no menos de seis meses) para permitir que las expectativas de todos tengan un ajuste contrastado con la realidad. Así, casi siempre aparece un grupo de alumnos que podrían acceder a algún tipo de mercado o con los que se debe seguir trabajando la capacitación y experiencia profesional. Otra parte de los alumnos va a necesitar insistir en mejorar sus habilidades preelabórales, ya que en un futuro podrán tener alguna opción laboral. También aparecen alumnos para quienes el ámbito de la actividad no les satisface o para los que su estado actual precisa intervenciones de mucha menor exigencia.

Para obtener los beneficios que la formación ofrece se requiere que los profesionales de salud mental la contemplen como un proceso que necesita de su presencia permanente, activa y comprometida. Mas abajo figura un listado de funciones que desarrolla el personal de enfermería y que también arroja luz sobre el perfil que estos trabajadores deben cumplir.


Antecedentes y situación actual

En el Área sanitaria III de Avilés – Asturias - se viene desarrollando desde 1. 995 un programa de integración laboral, con la creación de Asturdía Sociedad Cooperativa, una empresa promovida y propulsada por los Servicios de Salud Mental y que fue constituida por seis socios cooperativistas más un capataz, que trabajan en actividades de cultivo bajo abrigo. La cooperativa fue considerada en su momento como la única fórmula empresarial para permitir la inserción laboral de estos trabajadores, hecho que se mantiene desde septiembre de 1. 995 hasta la actualidad en que se cultivan 8. 000 m2 distribuidos en 18 invernaderos, más 2. 000 m2 al aire libre.

Entre los objetivos sociales de esta cooperativa, sin ánimo de lucro, figura el de participar y facilitar la inserción laboral de otros pacientes. En cumplimiento de este objetivo se han desarrollado cursos de formación ocupacional, más o menos uno por año desde el año 2. 001, fruto de ellos se ha conseguido la integración laboral de otros enfermos mentales en empresas relacionadas con la actividad agraria y, con posibilidades de poder conseguir otros ámbitos de actividad. En definitiva después de los primeros 7 años de trabajo empezaron a detectarse algunos efectos multiplicadores, gracias a los cuales empresarios del sector relacionados con Asturdía empiezan a apostar por la integración laboral de nuestros pacientes.

La consecución de estos logros, el mantenimiento de los mismos y la ampliación a otros nuevos exige la presencia indefinida de profesionales de salud mental que faciliten el acceso y mantenimiento de los puestos de trabajo creados.


Funciones de los profesionales

Se requiere un profesional que, además de ser experimentado en el manejo de patologías severas, mantenga una notable disponibilidad temporal, una movilidad que permita las intervenciones en los lugares de trabajo, único campo de actuación válido para una integración laboral real, pero que al mismo tiempo mantenga un vínculo indisoluble con los servicios de salud de las áreas implicadas, que le permita un acceso fluido al resto de los profesionales, que son en última instancia los responsables globales de cada caso.

Las funciones a desarrollar son muy diversas, baste decir que tienen que ver con las necesidades de cada paciente y de los objetivos establecidos en cada caso. A modo de descripción sucinta se podría definir como aquel profesional que conoce al paciente desde el inicio de su programa de inserción laboral hasta su integración, y que a partir de entonces sirve como referente para afrontar todos aquellos aspectos tanto problemáticos como gratificantes derivados del trabajo.

Participan en el desarrollo de los programas formativos ocupacionales, tratando de evitar exigencias superiores a las capacidades de los pacientes y orientando a los profesionales técnicos en la mejor forma de obtener el máximo rendimiento de cada uno. Durante los periodos formativos observa y evalúa las habilidades preelabórales de cada usuario, tratando de diseñar junto al formador estrategias que permitan el aprendizaje y superación de las dificultades observadas. Se convierte en el referente para los pacientes dado que encauza la ansiedad de orientación inicial y facilita su integración social en los grupos ya formados o dinamiza los que se forman. Del mismo modo debe mantener una relación con los familiares de cada apaciente conociendo su situación personal y las expectativas existentes respecto su integración laboral.

A continuación se presenta un listado de las funciones que se realizan en Asturdía Todas ellas surgen de un quehacer estrictamente práctico y, en no pocas ocasiones, suscitan o son consecuencia de largas discusiones entre el equipo de personas que tratamos de sacar adelante este proyecto. Con frecuencia las intervenciones se producen de forma 

Espontánea pues responden a situaciones que requieren una solución inmediata, que no permite una discusión teórica previa, sin embargo siempre se pretende que tengan un sustento funcional de referencia en los principios de la psicoeducación y en un ámbito más teórico en los principios del aprendizaje.


Funciones de enfermería en la formación

¨ Disminuir la ansiedad de orientación en pacientes y formadores

¨ Facilitar los contactos iniciales entre alumnos y formadores

¨ Asesorar a los formadores sobre la mejor forma de superar las dificultades cognitivas y sociales

¨ Estimular la participación de los alumnos

¨ Encauzar las situaciones conflictivas

¨ Servir de modelo en la ejecución de tareas

¨ Moldear la conducta de los alumnos

¨ Reforzar los progresos

¨ Ser modelo para los formadores

¨ Observar y registrar las conductas que precisen intervención

¨ Diseñar la intervención, asegurar éxitos para generar autoestima


Funciones de enfermería en la empresa

¨ Disponibilidad y compromiso

¨ Alta tolerancia a la frustración

¨ Busqueda y enlace de recursos

¨ Propiciar ambiente cálido y acogedor

¨ Empezar con reforzadores primarios

¨ Salario en metalico inicialmente

¨ Destacar los aspectos positivos del trabajo

¨ Relacionar ingresos con aficiones y autonomia

¨ Valorar el esfuerzo físico y el cansancio asociado como algo positivo

¨ Desglosar en pasos las tareas complejas mas frecuentes

¨ Asegurar la comprensión de las instrucciones

¨ Servir de modelo en las tareas y en las conductas

¨ Planificar exigencias progresivas

¨ Estimular la participación social con compañeros y jefes

¨ Fomentar la iniciativa

¨ Mantener presentes los principios de la psicoeducación y de resolución de problemas

¨ Facilitar la expresión adecuada de sentimientos negativos y desacuerdos

¨ Considerar al usuario un trabajador no un enfermo

¨ Facilitar la autocrítica con datos constatables evitando descalificaciones globales

¨ Negociar compromisos

¨ Coordinar con la familia las intervenciones asegurando el disfrute de parte de los ingresos

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar