PUBLICIDAD
Última actualización web: 15/08/2022

Médico de familia: Un psicoterapeuta cercano.

Autor/autores: Elier de Hombre Cabrera
Fecha Publicación: 01/01/2004
Área temática: Psicología general .
Tipo de trabajo:  Comunicación

RESUMEN

Se aborda la experiencia de un Médico de Familia en la atención a la salud mental en la comunidad.

Palabras clave: Médico de familia, Salud mental


Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-2391

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Médico de familia: Un psicoterapeuta cercano.

Elier de Hombre Cabrera.

Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral.

PALABRAS CLAVE: Médico de familia, Salud mental.

[17/2/2004]


Se aborda la experiencia de un Médico de Familia en la atención a la salud mental en la comunidad.

 
Sir. William Osler dijo: “El especialista en medicina general desarrolla una práctica inexacta, en incertidumbre; gran parte de los problemas por los que se le consulta son indeferenciados, es decir, no tienen una entidad nosológica definida, por lo que el arte de esta especialidad se adquiere en la atención primaria de salud, a través de la educación en el trabajo con personas, familias y comunidades interrelacionadas con el ambiente, con problemas sanitarios y sin ellos”.

Tomando como punto de partida esta cita y basándonos en nuestra experiencia en el trabajo afirmamos que son muchas las disciplinas científicas que contribuyen a la formación y la integralidad profesional de un médico que trabaja en el primer nivel de atención. Estar plenamente integrado a la vida de los individuos y a su entorno social y laboral, nos impulsa a prepararnos científica y humanamente para responder a las demandas y exigencias de grupos poblacionales de disímiles edades, origen social, y estilos de vida.

En el contexto de la formación integral se prioriza el sentido humanista de la profesión, transformándose el médico somatista en un especialista que maneje adecuadamente los factores psicosociales en su práctica habitual.

De manera abreviada exponemos aquí nuestra experiencia que es semejante a la de muchos médicos que trabajan en la atención primaria y que ofrecen un servicio absolutamente comprometido con las vivencias de sus pacientes, interviniendo en la orientación y manejo de los aspectos psicosociales que promueven una salud mental adecuada en los mismos.

Un gran porcentaje de los pacientes que acuden a consultas refiere síntomas que tiene su raíz precisamente en problemas de índole existencial: insatisfacciones con su matrimonio o el trabajo, proyectos de vida no logrados, tristezas por la separación de la pareja o preocupaciones por razones no definidas, incomunicación con el hijo adolescente, muerte del mejor amigo, soledad del anciano, embarazo no deseado, esposo violento cuando bebe, hermana prostituta, hijo preso, jubilado que se siente capaz de continuar laborando, disfunción sexual, persona con enfermedad onco proliferativa en estadìo terminal, familia en duelo, celos fraternos, joven desvinculado laboralmente y con tendencia a la toxicomania, miedo o ansiedad de muerte en un anciano, enfermedad de transmisión sexual en una pareja, excesiva unión madre hijo, ansiedad, depresión, estrés laboral, fobia social, aborto en adolescente, hipocondriasis y otras.

La comunicación y con ello la obtención de la información son necesarias para llegar rápidamente a la identificación del problema y encaminarnos a la búsqueda de una solución.

Escuchar al paciente con interés y paciencia forma parte importante del proceso de sanaciòn que se complementa con la adecuada orientación, y la oferta de recursos psicológicos que ayudan a restablecer su adaptación al medio.

Por supuesto, el hecho de laborar durante mucho tiempo en una misma comunidad nos permite conocer algo más que el modo y estilos de vida, llegamos a ser protagonistas respetables en un medio social que nos ha aceptado y por el cual respondemos. En nuestras funciones como médicos en este nivel de atención nos disponemos a conocer íntegramente a la mayor cantidad de población que se nos asigna en el área de trabajo, y nos proponemos desde el principio este propósito a través de una metodología llamada Dispensarizaciòn: proceso organizado, continuo, y dinámico de evaluación e intervención planificada, con un enfoque clínico, epidemiológico y social, del estado de salud de las personas y familias, coordinado y lidereado por el equipo básico de salud constituido por el médico y la enfermera. Organizamos a la población en cuatro grupos:

. grupo l: Aparentemente sanos,

. grupo ll: Con factores de riesgos,

. grupo lll: Enfermos,

. grupo IV: Deficientes y discapacitados.

A partir de esta clasificación trazamos las estrategias que nos permiten intervenir en la prevención, curación o rehabilitación.

Además de ofrecer a los pacientes la oportunidad de expresar sus conflictos, el especialista en medicina general proporciona información que educa a los individuos en la resolución o enfrentamiento de las crisis normativas y paranormativas que se presentan en el marco familiar, laboral o social.

Un médico general para su más eficiente desempeño debe tener aptitudes para ejercer como psicoterapeuta , esto desgraciadamente no siempre ocurre y constituye una aspiración que se pretende lograr en el plan de perfeccionamiento y formación de la especialidad de medicina general.

 

En un primer encuentro con el paciente o la familia identificamos el problema, ofrecemos la opinión especializada y hacemos un seguimiento en encuentros posteriores en consulta o en la visita al hogar. Cuando consideramos ineficiente nuestra intervención porque el paciente necesita de atención psicológica o psiqiátrica especializada - requiriendo quizás pruebas o test diagnósticos y determinantes- , o por razones profesionales en los que se escapa de nuestras manos el manejo, la medicación o la orientación adecuada, entonces derivamos al especialista en psicología o psiquiatría manteniendo siempre una contrareferencia que nos permite estar al tanto de su estado de salud. Además, al interactuar con este especialista nos enriquecemos con el aprendizaje mutuo entre profesionales cumpliéndose un objetivo docente necesario e indispensable en nuestra superación.

Existen prioridades en nuestro accionar que constituyen las mismas de los países desarrollados y están en correspondencia con las condiciones históricas, económicas y sociales de la época moderna; hablamos de las toxicomanías y el alcoholismo incluido, el intento suicida, la depresión, los trastornos psicológicos propios de la senectud, la sexualidad, la violencia, entre otros. Un ejemplo clásico de trabajo integral en virtud de la promoción de la salud mental de nuestra población, lo constituye la atención a las adicciones en la comunidad, programa creado por la Comisión Nacional de Salud Mental del Ministerio de Salud, que ofrece preparación sobre las adicciones, su manejo y, las herramientas básicas de atención que permiten al equipo de salud transitar con sus pacientes por los procesos de desintoxicación y deshabituación de este tipo de adicciones.

Comenzamos apoyándonos en los brigadistas sanitarios y lideres no formales de la comunidad para informarnos acerca de los jóvenes con riesgos de ser afectados con este flagelo universal, informamos a través de los medios de difusión acerca de sus consecuencias para la salud humana, realizamos las audiencias sanitarias en los barrios con la participación de los jóvenes e incluso niños. Una vez identificado el paciente enfermo de drogadicción se le ofrece la garantía de recibir apoyo de salud con respeto a su demanda asistencial.

La orientación y apoyo a los pacientes y familiares es tarea coordinada de los centros comunitarios de salud mental, donde se integran los médicos y enfermeras de la familia. Los médicos de la atención primaria, al intervenir en las situaciones de salud de la comunidad, crean las condiciones necesarias para influir en la formación de estilos de vida diferentes y lograr que la población se incorpore a las transformaciones del medio social que les rodea, de esta forma se modifiquen ellos mismos y asuman valores y conductas de vida mucho más sanas que harán posible los cambios en el campo de la salud de un país.

 

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar