PUBLICIDAD

Última actualización web: 04/08/2021

Buscar:

Alucinación autoscópica

Definición: Es una alucinación visual en la que el enfermo se ve así mismo como si se mirase a un espejo.


Términos relacionados:

Alucinación

La definición clásica de la alucinación es la de Benjamín Ball (1833-1893) para él la alucinación es una percepción sin objeto a percibir, aunque no siempre las alucinaciones tienen las características de las percepciones. Para German Berrios la alucinación es una declaración perceptual, de grado variable de convicción, en la ausencia de un estímulo externo relevante.


Alucinaciones congruentes o no con el estado de ánimo

De acuerdo con la clasificación de la Asociación Psiquiátrica Americana (DSM-IV-TR), las alucinaciones auditivas que pueden aparecer en las depresiones psicóticas y en las fases maníacas pueden ser congruentes o no con el estado de ánimo. Existe congruencia cuando hay una pertinencia entre el estado de ánimo y el contenido de la alucinación, así en las depresiones psicóticas los contenidos congruentes deben de estar relacionados con la culpa, la enfermedad, el castigo, la ruina, la muerte, la vergüenza y en la manía con el poder propio, los conocimientos, la riqueza. Los restantes contenidos alucinatorios (persecución, celos, transformación, nihilistas, etc.) no serían congruentes con los estados de ánimo depresivo o maníaco.


Alucinación funcional

Hablamos de alucinación funcional cuando la alucinación aparece acompañada se una percepción real. Se llama funcional porque está en función de los estímulos externos, apareciendo y desapareciendo con ellos. Por ejemplo, el paciente oye un ruido de un autobús pasando por su calle y al mismo tiempo escucha las voces que se dirigen a él. Para O. Bumke, sin embargo, las alucinaciones visuales auditivas funcionales son aquellas alucinaciones visuales que desaparecen cuando se cierran los ojos o aquellas alucinaciones auditivas que desaparecen cuando se tapan los oídos.


Alucinaciones gustativas

Las alucinaciones gustativas suelen asociarse a las olfativas. Muchas veces es difícil de diferenciar si nos encontramos ante una alucinación gustativa o ante una ilusión. A causa de estas alucinaciones los enfermos pueden pensar que están siendo envenenados a través de los alimentos.


Alucinación negativa

En la alucinación negativa el sujeto excluye de su mundo a determinadas personas u objetos y dice no verlos a pesar de ver al resto de las personas u objetos que le rodean. Sin embargo, aunque dice que no percibe el objeto o persona, no se comporta como si su ausencia fuese real, no percibe a una persona pero la esquiva cuando pasa al lado de ella. Este tipo de alucinación visual puede verse, aunque raramente, en las histerias de disociación, y con más frecuencia pueden ser provocadas durante la hipnosis (contrasugestión).


Alucinaciones táctiles

Sinónimos: alucinaciones hápticas (Desoir). En la esquizofrenia siguen en frecuencia a las alucinaciones auditivas. Se ha distinguido entre alucinaciones táctiles activas, en la que el sujeto cree haber tocado objetos inexistentes y la pasiva, más frecuente, en la que el paciente cree haber sido tocado. Puede tener un carácter terrorífico, los pacientes pueden sentir que les pinchan, les queman, les golpean; en otras ocasiones pueden tener un carácter sexual, entonces los pacientes sienten que le producen erecciones o que se introducen animales en su vagina. Son interpretadas como productos de la influencia externa. Además de presentarse en las esquizofrenias pueden también aparecer en las intoxicaciones por cocaína, belladona, anfetamina, en el delirium tremens y en la insuficiencia renal crónica. En el delirio dermatozoico de Ekbon aparecen alucinaciones táctiles, a veces acompañadas de alucinaciones visuales o ilusiones y que son interpretadas como producto de una infestación por parásitos. Este delirio parasitario puede ser secundario a enfermedades somáticas como el cáncer o la diabetes. Cuando el paciente tiene la sensación como si su piel fuera recorrida por hormigas esta alucinación táctil recibe el nombre de formicacion.


Alucinaciones de viudedad

En personas sanas y en situaciones de duelo pueden aparecer este tipo de alucinación, visual o auditiva. Por ejemplo una viuda puede oír a su marido fallecido recientemente.


Cogniciones corpóreas

Fenómeno descrito por Karl Jaspers. En ellos el paciente siente que alguien camina siempre a su lado o detrás de él. En este caso, de acuerdo con F. Alonso Fernández, no se trataría de una alucinación sino de una inspiración delirante.


Heautoscopia

Entendemos por heautoscopia el doble corpóreo propio. Este desdoblamiento puede ser físico o psíquico. De acuerdo con J.J. López Ibor y F. Alonso Fernández podemos distinguir tres tipos de dobles corpóreos: 1) El doble corpóreo que se manifiesta como una mera impresión, acompañada de una sensación de extrañeza sobre el propio cuerpo. De acuerdo con J.J. López Ibor se trataría de una variante de la despersonalización. 2) El doble corpóreo percibido visualmente. Se trataría de una alucinación de acuerdo con H. Hécaen y J. Ajurriaguerra. 3) El doble corpóreo del que se tiene la certidumbre de su existencia pero al que no se le ha visto. Se trataría, de acuerdo con F. Alonso Fernández, de una inspiración delirante.


Ideas deliroides

Sinónimo: ideas secundarias. Karl Jaspers distinguió dos tipos de ideas delirantes: las autenticas ideas delirantes, que tienen como fuente una vivencia patológica primaria o exigen como condición previa una transformación de la personalidad, y las ideas deliroides, que surgen de otros procesos psíquicos, son motivadas, comprensibles, como las que surgen a partir de afectos, vivencias traumatizantes o trastornos de conciencia. Para F. Alonso Fernández, de acuerdo con Kurt Schneider, la motivación, el carácter comprensible o no, no es valido para distinguir lo deliroide de lo delirante. Las ideas delirantes se muestran comprensibles a partir del humor delirante. Lo incomprensible de las ideas delirantes es el dasein (estar ahí), ya que existe en ellas una ruptura de la continuidad histórica significativa del sujeto y la aparición de nuevos modos de vivenciar. Las ideas deliroides no sólo están motivadas por otras vivencias como un estado de ánimo, sino que ellas no se aprecia este desgarramiento o ruptura de la continuidad histórica significativa del sujeto y no aparece en ellas nuevos modos de vivenciar. Las auténticas ideas delirantes son propias de la esquizofrenia, mientras que las ideas deliroides pueden aparecer en todas las enfermedades psiquiátricas. F. Alonso Fernández distingue varios tipos de ideas deliroides: 1) Ideas explicativas o derivadas. Son derivadas de otros síntomas, por ejemplo las que surgen en el enfermo esquizofrénico para dar explicación a sus alucinaciones auditivas.2) Ideas reactivas. Son ideas que surgen ante situaciones paranoidizantes (cárceles, persecución, aislamiento).3) Ideas interpretativas, falsas interpretaciones o interpretaciones delirantes. Surgen como consecuencia de un trastorno afectivo o una deficiencia intelectual. De esta manera se formarían las ideas deliroides que surgen de las ideas sobrevaloradas.4) Ideas residuales. Consisten en la creencia en la realidad de un fenómeno psicopatológico (delirio o alucinación) pasado. Constituiría lo que se ha llamado recuerdos delirantes.


Artículos relacionados:
Psicosis inducida por Ifn Alfa y Ribavirina en paciente con hepatitis C: Revisión a propósito de un caso.

Carmen Maura Carrillo de Albornoz Calahorro , Maria Isabel Navarrete Paez, Maria Pilar Calvo Rivera

Sindrome de Charles Bonnet: a propósito de un caso

Beatriz Vela Sánchez , Mª Isabel Navarrete Páez, Mª Ángeles Rosales Muñoz

Psicosis en la enfermedad de Parkinson

Miguel Ángel Torrijo Bori , María Del Carmen Blasco, Pamela Estefanía Paredes Carreño, Camino Pérez Pemán, Sergio Ciria Villar, Sandra Arilla Andrés

Trastorno afectivo con catatonia: a propósito de un caso

Violeta Pibernat Serrano , Batirtze Goitia Aritxa , Diana Crespo Amaro, Carmen Gómez Eguílaz, Pablo Vázquez Herrera

Encefalitis por anticuerpos contra el receptor Nmda: A propósito de un caso

Camino Pérez Peman , SERGIO CIRIA VILLAR, SANDRA ARILLA ANDRES, MIGUEL ANGEL TORRIJO BORI, MARIA DEL CARMEN BLASCO, PAMELA ESTEFANÍA PAREDES CARREÑO

Bailando entre la patología tiroidea y la psicosis aguda

María del Carmen Blasco Fresco , Pamela Estefanía Paredes Carreño, Camino Pérez Pemán, Sergio Ciria Villar, Sandra Arilla Andres, Miguel Ángel Torrijo Bori

RÉGIMEN ALTERNATIVO DE INICIO CON ARIPIPRAZOL DEPOT INTRAMUSCULAR: A PRÓPOSITO DE UN CASO

María Ángeles Rosales Muñoz , Beatriz Vela Sánchez, Inés Padilla Lucas, José Pablo Muñoz López

Síndrome de Charles-Bonnet auditivo. A propósito de un caso

Moisés Tanausú Arrocha Fajardo , Pablo Reyes Hurtado, Shaila Carrasco Falcón, Francisco Acoidan Rodríguez Batista, Encarnación Muñoz Díaz, Enrique Emmanuel Morales Castellano

Dejé de “ser feo”. La eficacia de la TEC. A propósito de un caso.

Dácil Hernández García , Jonatán González Padilla, Laura Alarcó Ubach, Isabel Caparrós Del Moral, Elena Sandra Pérez Rosales

Un nuevo antipsicótico con 10 años de experiencia

Carolina Sánchez Mora , José Campos Moreno, Nora Inés Muros Cobos, Juan Del Águila Águila, Luz María González Gualda, Araceli Martínez Carrascosa


Publicidad
PUBLICIDAD
Próximos Cursos Online
Apúntate ahora y obtén hasta un 50% de descuento en la mayoría de nuestros cursos.
Intervención terapéutica en situaciones traumáticas

Publica con Nosotros

La publicación en nuestra plataforma es gratuita y gracias a nuestro excelente posicionamiento en la web, tus contenidos tendrán mejor visibilidad.

Publica tu Contenido