PUBLICIDAD
Última actualización web: 03/07/2022

Talleres de arte y salud. Una propuesta para la tercera edad.

Autor/autores: Fiorella Sbrocca
Fecha Publicación: 01/03/2007
Área temática: Psicogeriatría y Trastornos Mentales Orgánicos .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

La presente propuesta de taller está dirigida a personas que transitan por la tercera edad y apunta a la prevención y promoción de salud así como a la rehabilitación neuro-psico-social. Concebimos la vejez como un momento de la vida en la que se conjugan aspectos psicológicos, físicos, sociales y culturales particulares. En esta se producen diversas pérdidas al tiempo que la consolidación de una forma de ser y de estar en el mundo que posibilita un proceso de individuación. Hacerse individuo, autorrealizarse, es la gran tarea de todo hombre.

Para ello, se deben conquistar progresivamente zonas de la psique e integrarlas a toda la personalidad. Los objetivos del taller son: prevención, promoción y rehabilitación de salud neuro-psicosocial. Estimulación de las funciones cognitivas: memoria, Gnosias, Praxias y lenguaje. Creación de espacios simbólicos a través del recurso plástico, favoreciendo procesos saludables. Estimulación de la expresión y la creación artística. Estimulación de los pragmatismos sociales.

Palabras clave: arte, salud, tercera edad

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-3594

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Talleres de arte y salud. Una propuesta para la tercera edad

Fiorella Sbrocca; Sebastián Méndez Errico.

Universidad de la Republica Oriental del Uruguay.

Resumen

La presente propuesta de taller está dirigida a personas que transitan por la tercera edad y apunta a la prevención y promoción de salud así como a la rehabilitación neuro-psico-social. Concebimos la vejez como un momento de la vida en la que se conjugan aspectos psicológicos, físicos, sociales y culturales particulares. En esta se producen diversas pérdidas al tiempo que la consolidación de una forma de ser y de estar en el mundo que posibilita un proceso de individuación. Hacerse individuo, autorrealizarse, es la gran tarea de todo hombre. Para ello, se deben conquistar progresivamente zonas de la psique e integrarlas a toda la personalidad. Los objetivos del taller son: prevención, promoción y rehabilitación de salud neuro-psicosocial. Estimulación de las funciones cognitivas: memoria, Gnosias, Praxias y lenguaje. Creación de espacios simbólicos a través del recurso plástico, favoreciendo procesos saludables. Estimulación de la expresión y la creación artística. Estimulación de los pragmatismos sociales.



Presentación y fundamentación

La presente propuesta de taller está dirigida a personas que transitan por la tercera edad y apunta a la prevención y promoción de salud así como a la rehabilitación neuro-psico-social.

Concebimos la vejez como un momento de la vida en la que se conjugan aspectos psicológicos, físicos, sociales y culturales particulares. En esta se producen diversas pérdidas al tiempo que la consolidación de una forma de ser y de estar en el mundo que posibilita un proceso de individuación. Hacerse individuo, autorrealizarse, es la gran tarea de todo hombre. Para ello, se deben conquistar progresivamente zonas de la psique e integrarlas a toda la personalidad.

Por esto, más allá de las pérdidas, malestares y duelos que sí existen en la vejez, consideramos que este momento de la vida puede ser una etapa disfrutable en la que pueden potencializarse aquellas capacidades latentes, realizarse los proyectos que otrora no pudieron ser, de manera de completar un proceso, conocerse y vivir de acuerdo al propio mito.

En este sentido, desligamos la vejez del prejuicio de “no servir para más”, “de esperar el final”, significaciones dominantes que obedecen a depositaciones que vienen desde el imaginario social y que no son más que la cristalización en esta fase de la vida, del miedo a la muerte, del fin del sueño narcisista de finitud, elementos que desembocan muchas veces en el desprecio y desvalorización social de la vejez.

Ahora bien, el contexto histórico-social-cultural y familiar así como los rasgos del carácter que hacen al estilo de vida de las personas y que guían las metas y las formas según se ha vivido y la manera de envejecer, hace que nos encontremos con diversos malestares, dolores y situaciones que condicionan los distintos niveles de salud.

Nuestro programa de talleres apuntan a prevenir y promover salud en el sentido de habilitar y potenciar aspectos más vitales y desconocidos de los sujetos. Se busca instrumentar microprácticas capaces de producir modificaciones que vayan en el sentido contrario a la rigidez, inmovilidad, ausencia de procesos de elaboración de las pérdidas, retracción social, falta de comunicación y expresión, deterioro de las funciones cognitivas y pragmatismos sociales, elementos que llevan al proceso de alzheimerización o demencias.

Apuntamos a favorecer el descentramiento del lugar del que padece, resignificando el dolor a través de diversas técnicas artísticas y grupales, ofreciendo salidas simbólicas mediante las cuales trascender, despertar a la vida y reconciliarse con las limitaciones, creando nuevos sentidos a esta etapa de la vida cuando no los hay. Nos interesa apostar a la resiliencia como forma de resistir y encarar los aspectos inesperados de la vida, saliendo fortalecido de las experiencias adversas.  

Proponemos una metodología de dos talleres complementarios en los que se apuesta a la estimulación de las funciones de alta integración cortical o instrumentales de inteligencia, que articuladas en las funciones cognitivas mediante la unidad del Sistema nervioso Central y el cuerpo, comandan la vida del ser humano. Hablamos de las funciones del lenguaje, la memoria, Praxias y Gnosias. Estas funciones, que fueron desarrollándose a lo largo de la vida, en determinado momento pudieron haber sido afectadas, observándose el grado máximo de deterioro en el tipo de demencias como el Alzheimer o la demencia vascular (de las más frecuentes en nuestro país).

Mediante estas técnicas de estimulación cognitiva puede prevenirse este deterioro, promoviendo la recuperación neuro cognitiva y social en caso de hallarse instalado un proceso de deterioro. Desde las neurociencias han habido importantes avances en el descubrimiento de la estimulación neuropsicológica de áreas del sistema nervioso que estaban deterioradas. Se ha comprobado que mediante la estimulación apropiada, el cerebro reacciona en forma plástica movilizando nuevas áreas del S. nervioso que se activan sinápticamente sustituyendo funciones congnitivas que eran desarrolladas por otras áreas del cerebro. Estas transformaciones se producen gracias al sistema de Redes Neuronales por el que funciona el S. nervioso Central y desde el cual funciona todo el organismo humano.

Además de estas técnicas de estimulación, utilizamos la creación plástica como forma de poner en juego las funciones cognitivas de una manera integrada y lúdica. A través de la plástica, invitamos al sujeto transformar la materia, a dar forma a lo informe, a enfrentarse a la hoja en blanco para imprimirle sensaciones, impresiones, experiencias que pertenecen al mundo interior, a generar con las manos algo nuevo y distinto, algo que antes no estaba en el entorno.

En plástica, los materiales ordenan el universo, y por el registro que supone la obra lograda, el sujeto se enfrenta a lo que puede, lo afecta y motiva, favoreciéndose la transformación de la percepción de la realidad, la enfermedad y el dolor, operando como facilitador del proceso de sanación. En el proceso de creación se vivencian y expresan emociones y pensamientos que muchas veces operan como elementos opresivos sobre la salud, posibilitándose un proceso de simbolización, afirmando lo posible y poetizando la vida.

Ambos espacios de taller suponen la estimulación de un relacionamiento vincular basado en la afectividad y en lo singular de cada uno. Se buscará crear un marco de confianza, estabilidad emocional y disfrute, necesarias para llevar adelante la tarea que nos convoca.


Objetivos

GENERAL:

Prevención, promoción y rehabilitación de salud neuro-psicosocial.

ESPECÍFICOS:

Estimulación de las funciones cognitivas: memoria, Gnosias, Praxias y lenguaje.

Creación de espacios simbólicos a través del recurso plástico, favoreciendo procesos saludables.

Estimulación de la expresión y la creación artística.

Estimulación de los pragmatismos sociales.


Metodología

TALLERES DE ESTIMULACIÓN DE LAS FUNCIONES COGNITIVAS

Mediante la modalidad de grupos conformados por no más de 12 personas se realizan diversas técnicas y ejercicios con el fin de estimular las funciones cognitivas: lenguaje, Gnosias, Praxias y memoria.
Sesiones: Una sesión semanal o quincenal (dependiendo la modalidad escogida) de una hora y media cada una.  

 

TALLERES DE EXPRESIÓN PLÁSTICA

Mediante el dispositivo de taller, se trabaja en grupos conformados por no más de 8 personas. Se utilizan diversos materiales y técnicas expresivas con el fin de favorecer la creación y la expresión plástica, estimulando las funciones de alta integración cortical.

Se trabajará en 4 módulos ordenados de acuerdo a los diferentes recursos y técnicas expresivas (plano, volumen, collage, técnicas mixtas).

Cada módulo abarca 4 sesiones (una vez por semana o quincenal, dependiendo la modalidad escogida) de una hora y media cada una.


Servicio de Evaluación Cognitivo – Emocional y tratamiento Psicológico Individual, Grupal, Familiar.

La Evaluación Cognitivo-Emocional consiste, en un diagnóstico cognitivo – emocional basado en una serie de sesiones de evaluación mediante entrevistas y en la aplicación de técnicas cognitivas y proyectivas. Esta etapa de evaluación y psicodiagnóstico puede ir de tres a seis sesiones. El objetivo de estas instancias es:

- realizar un diagnóstico situacional del consultante en cuanto a su nivel cognitivo, grado de deterioro o no en este nivel;

- evaluar el estado afectivo emocional de la persona;

- tener una visión pronóstica y por tanto de prevención sanitaria.  
Incluye: devolución al paciente, institución, familia (si lo requiere), informe escrito.

El tratamiento psicológico, consiste en una psicoterapia individual con períodos de tiempo más prolongados, en el que la persona pueda elaborar sus conflictos propiciando un trabajo de historización. De esta manera se favorece la posibilidad de enfrentar dificultades y pérdidas así como el fortalecimiento de la identidad y la autoestima, conectando sentimientos, pensamiento y acción. En otras palabras, se apunta al dominio de la vida activamente siendo protagonista del propio deseo y proyecto de vida.  

En ocasiones el trabajo puede consistir en ofrecer un alivio subjetivo, reforzando ciertas defensas y la capacidad de afrontamiento del paciente.

La psicoterapéutica también puede desarrollarse en modalidad grupal. Se trata de un dispositivo en donde se privilegia al grupo como escenario en el cual se producen fenómenos que trascienden la situación actual y en el que se actualizan o presentifican vínculos, modos de relacionarse, pensar, sentir y actuar. En el grupo se asignan y asumen roles, funciones, personajes y se despliegan dinámicas y “guiones” o “novelas” que se han repetido y reproducido a lo largo de la vida, cristalizándose en ciertos estereotipos y formas que se caracterizan por estar más o menos emparentados o próximos a la salud o la patología. Se apunta a ir desanudando en el proceso grupal toda esta subjetividad que ha construido cada uno y asimilarlo de forma saludable.  

La psicoterapia familiar consiste en sesiones con el grupo de referencia familiar de la persona residente. Al igual que en las otras modalidades, se ampara a través de la escucha, la palabra y la generación de un espacio vincular, la posibilidad de tomar contacto con las ansiedades, temores, afectos, sentimientos y fantasías que puedan estar generando malestar, buscando además la clarificación de los canales de comunicación intrafamiliares. Se plantea problematizar, pensar los roles y funciones asignados y asumidos, así como la “novela” o “película” familiar que se despliega de forma que pueda ser incorporada, asimilada saludablemente por el grupo familiar.

Tanto la psicoterapia grupal como la familiar, al igual que la individual es recomendable que se desarrollen en períodos no menores a seis meses en adelante.

 

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar