PUBLICIDAD
Última actualización web: 16/05/2022

Psicópatas organizativos: Lo que opinan las víctimas.

Autor/autores: Lourdes Diez de las Cuevas
Fecha Publicación: 01/03/2008
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

La ponencia trata de lo que opinan las víctimas de sus acosadores, cómo les ven, cómo los describen, cómo son utilizados, a través de una revisión de casos atendidos. Las víctimas hablan de seductores, conocedores de las reglas y normas pero amorales, mentirosos pero envolventes. Los describen como grandes estrategas, crueles y sin escrúpulos.

Palabras clave: Psicópatas organizativos

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-3375

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Psicópatas organizativos: Lo que opinan las víctimas.

Lourdes Diez de las Cuevas.

Psicóloga Clínica.
Centro de Asistencia a Victimas de Agresiones Sexuales
(Cavas) de Santander. Cantabria. España

La ponencia trata de lo que opinan las víctimas de sus acosadores, cómo les ven, cómo los describen, cómo son utilizados, a través de una revisión de casos atendidos. Las víctimas hablan de seductores, conocedores de las reglas y normas pero amorales, mentirosos pero envolventes. Los describen como grandes estrategas, crueles y sin escrúpulos.

Introducción

En nuestra Asociación dedicada a la asistencia a victimas de agresiones sexuales, llevamos atendiendo casos de acoso sexual desde 1987. Actualmente desde el año 2004 atendemos el Centro de Asistencia e Información Integral a victimas de Violencia de Genero del Gobierno de Cantabria. Desde aquí ampliamos nuestra intervención a todos los acosos ya que se fue produciendo una demanda que nadie atendía.
Yo asisto terapéuticamente a las victimas y desde un centro que atiende violencia de genero. No atiendo a hombres, no atiendo acosadores, mi aportación aquí es siempre desde la perspectiva de la acosada (mujer cuyo acosador es casi siempre o fundamentalmente un varón). Se trata de lo que opinan las victimas de sus acosadores, cómo les ven, cómo les describen, cómo les sienten, como se extienden entre los demás miembros del grupo, como son, ubicándonos siempre en un contexto laboral o grupal por tratarse de un acosador psicópata organizacional utilizando una revisión de casos atendidos.
“Nadie le conoce como yo. Cada día cuando entro en el trabajo solo con su mirada, con los ruidos de sus movimientos, ya se lo que puede ocurrir”1 
Hablan de seductores, de conocedores de las reglas y normas sociales pero amorales, mentirosos pero envolventes. Personas inteligentes con gran capacidad de manipular pero insaciables y depredadores, con necesidad de prestigio social, con capacidad para esperar, grandes estrategas, crueles y sin escrúpulos. “es como si se moviera con otros principios morales”2.


Revisión de siete casos atendidos

“El poder lo tienen aquellos que disponen de la capacidad de meter miedo, cambiar creencias o ofrecer recompensas. De estas tres opciones el causar miedo es la mas sencilla de lograr, amenazando, debilitando al otro o influyéndolo en sus pensamientos. ” 
J. A. Marina.

 

“Prefiero que me pegues a que me mientas así tengo la posibilidad de defenderme”
(Susan Sarandon. pasión sin barreras. )


Las víctimas

Las personas que atiendo son mujeres mayores de edad que sufren efectos de acoso psicológico y/o sexual en cualquier contexto, si bien la mayoría de los casos se refieren al ámbito laboral. En todos los casos el acosador ha sido un varón excepto uno en que la acosadora ha sido mujer. Algunos responden a acosos verticales ascendentes y otros horizontales. Estas victimas no responden a un patrón común de personalidad lo cual corrobora lo que cada cada vez es mas aceptado por los expertos: no existe perfil de victima. Lo único que se necesita para vivir una experiencia de acoso es “dar con un acosador”. Sin embargo, si pueden encontrarse determinados rasgos de personalidad en las victimas respecto a como se enfrentan a la situación, el tiempo de duración del acoso, su resolución y la recuperación de los efectos acaecidos. Al ser todos los casos (excepto uno) mujeres victimas de acoso por parte de un varón, en algunos hay acoso sexual explicito, pero en los demás, se expresa por parte de ellas “algo” que no reporta conducta física pero que lo interpretan como posible demanda sexual que tanto en los casos abiertos como en los otros, al ser rechazado por las victimas desemboca en la situación de acoso laboral posterior y duradera.  
Acuden por prescripción médica (atención primaria o psiquiatrita). Llegan después de un tiempo de baja laboral con tratamiento farmacológico antidepresivo y ansiolítico. La baja laboral suele ser en la mayoría de las ocasiones por enfermedad común. Pasan un tiempo en casa casi sin saber que les ha ocurrido, necesitan asimilar durante uno, dos, tres meses lo sucedido con ayuda farmacológica y apoyo familiar antes de poder verbalizar con detalle a un profesional qué ha pasado.  
La primera sensación que transmiten (incluso sin empezar a hablar) es miedo, un miedo intenso y profundo que se extiende a todo. El mundo se convierte en algo inseguro: el mundo exterior y el mundo interior, fuera y dentro de casa, fuera y dentro de la pareja, fuera y dentro de la familia…… fuera y dentro de si misma. Al principio no pueden venir solas a la consulta y algunas ni siquiera estar solas en el despacho con el profesional hasta que no toman confianza. En la experiencia que tengo, este miedo no desaparece: aprenden a convivir con él, a manejarlo a su favor, a controlarlo para que no envuelva toda su vida, lo amansan y son capaces de dejarlo a un lado en momentos y periodos a veces largos, pero no desaparece, es un residuo que permanece y avisa de futuros peligros pero sobre todo hace que se mantenga un enlace con el acosador: lo que recuerda a él, contextos semejantes, estímulos generalizados, parecidos de toda índole: pánico y terror hacia ese personaje que en los casos mas graves llega a riesgos auto líticos.


El acosador: Sus descripciones

Haré una descripción del acosador a través de las opiniones de las victimas, intentando englobar por motivos organizativos a modo de resumen lo que hacen y lo que son.

Lo que hacen.

1. Encanto 
2. Generosidad 
3. Alabanza 
4. ambivalencia.  
5. Ataque-alabanza
6. Crueldad 
7. Bloqueo
8. Poder

Según los casos revisados, las victimas realizan una descripción de cómo se desarrolló el proceso según la evolución de la conducta del acosador con respecto a ellas.

1. Encanto. Hablan de una primera actitud seductora , agradable, positiva generalizada. Todavía no tienen la impresión de que vaya dirigida a ellas, lo interpretan como algo general para todos los compañeros y como una ayuda normal hacia la persona que empieza y debe ir desarrollando destreza en su tarea. Recogen el mensaje de que pueden desarrollarse, expresarse, que van a ser consideradas y valoradas como buenas trabajadoras o compañeras. “Al principio era encantador, parecía llevarse bien con todos y me sentía afortunada por tener una oportunidad así”3 
2. Generosidad. En un segundo momento pero muy relacionado con el anterior hablan de una actitud generosa que la perciben en general pero ahora mas relacionada directamente con ellas, “como si conmigo tuviera una preferencia” Se sienten en el ambiente, valoradas, elegidas y privilegiadas.
3. Alabanza. El encanto general y la generosidad se hacen mas explicito en una alabanza personal, particular y generalmente privada que hace plantear a la victima a veces expectativas laborales concretas y aspirables donde puede haber promesas explicitas y al mismo tiempo hay un mensaje “oculto” de debito de gratitud. Las cosas empiezan a no ser gratis.  
4. ambivalencia. Cada vez mas lo que parecía ir en una dirección se confunde y se oscurece. Es sutil y difícil de detectar como estrategia, “algo empezó a ocurrir” que no son capaces de explicar y crea duda e inseguridad. Aun no lo creen y desorientadas lo disculpan como un “mal momento”, “que pasará”, “que yo sabré manejar”…. . Empieza sutilmente a extenderse al grupo o compañeros. “Sentía como si me dijeran: me debes algo, pero no sabia bien que era”
5. Ataque-alabanza. se alternan conductas y actitudes antagónicas donde claramente las “cosas yo no son lo que parece” y donde todo requiere un precio, aquella generosidad y alabanza ya claramente no es gratis. Hay una relación en la privacidad y otra ante los compañeros de trabajo. A veces individualmente se portan bien y ante los compañeros menosprecian y desprestigian y luego se alterna con lo contrario. Cuanto mas desconcierto crea en la victima mas fuerte se hace el acosador, mas despiadado y con mas capacidad de control “todavía me parecía que no podía ser y que yo podría con ello porque pasaría” “ sentía que le estaba decepcionando No le creía capaz, no me entraba que fuera deliberado”4 
6. Crueldad. Las victimas empiezan a aceptar que forma parte de una estrategia y cada vez mas van viendo al acosador como una persona que se porta cruel, despiadada, ambiciosa, fría que no le importa los sentimientos de los demás, ajeno a las reglas morales, y como una especie de voracidad de seres humanos. Ahora recogen amenazas claras y directas pero en privado y sin testigos. Empiezan a reconocer el miedo.
7. bloqueo. Descubrir el personaje real genera tanto terror que no son capaces de reaccionar y el pánico paraliza. Se sienten indefensas por no tener capacidad de desenvolverse con las mismas reglas “una especie de monstruo que me devoraba” “Yo se que él me va a hacer algo””Son tan listos, tan inteligentes y rápidos de maniobra que te dejan sin reacción”.
8. Poder. “sino es porque el medico me obligó a coger la baja y mi novio se dio cuenta que algo ocurría, yo ahora estaría completamente a su dominio y habría conseguido de mi todo lo que hubiera querido5” El poder cobra sus máximos efectos cuando el tejido ha conseguido enmarañar también al entorno laboral y a veces personal de la victima (familia, amigos, pareja. . ) El acosador consigue que los compañeros estén de su parte y forman todo un alo de desprestigio y desconfiancia hacia el objeto de acoso. Incluso en ocasiones se extiende hasta las relaciones personales y familiares consiguiendo que la vean culpable y enferma.
El mayor poder lo consiguen cuando la victima rompe sus principios: “¿Como llegue hasta aquí? ¿cómo permití que esto ocurriera? ¿dónde se fueron todos mis principios?6 

Los expertos hablan de tres rasgos de personalidad en estas personas: perversos narcisistas, paranoicos y psicópatas organizativos, al describírselos a las victimas encuentran características de los tres en sus acosadores. Cuando son capaces de realizar una análisis mas distante y global exponen que toda esta trama comienza por necesidad: son escogidas por el acosador porque tienen necesidad de sus servicios, servicios mas allá de lo estrictamente laboral, hay una necesidad personal que da como resultado una mezcla de admiración y odio, de control y dominio hacia la victima así como deseo de eliminarla. Son escogidas por lo que son no por lo que hacen por eso opinan que va mas allá de lo laboral, es personal y en esta relación se hacen perfectas conocedoras de su acosador.
¿por qué se produce esta situación?
Por control, sacan satisfacción en controlar, es como si “acumularan trofeos”. “Hay una inseguridad personal que compensan alimentándose de nosotras”7.
Hacen una valoración muy personal, anteponiendo esto al ambiente laboral.


Lo que son:

¿por qué tardaste tanto tiempo?
Siempre pensé que iba a ser mas fuerte que él y se daría cuenta que no iba a conseguir nada de mi. Hoy en día me doy cuenta que este tipo de personas no tienen conciencia ni remordimiento y solo somos objetos que tienen que poseer por poder, no les importa la dignidad, el respeto de la victima porque ellos no lo tienen y lo peor de todo es que las victimas después de sufrir y dejarnos secuelas para el resto de nuestras vidas tenemos que demostrar las gravísimas situaciones que hemos pasado psicológica y físicamente cuando el prototipo de acosador, maltratador, perverso narcisista está estudiado y demostrado por especialistas. Todos tienen los siete pecados capitales: avaricia, lujuria, ira, gula, soberbia, envidia y pereza8.  

“J. Era una persona que no contaba con gran simpatía ante las compañeras pero esta imagen solo es a sus espaldas porque delante de él todo son buenas palabras y reírle todos sus malos chistes. Todos le tienen miedo porque saben que es bastante influyente en la fabrica”9.


Lista descriptiva10

Ausencia de dinamismo
Ausencia de modales y educación pero conocedores de las normas sociales
Ausencia de empata pero interpretación perfecta
Capacidad de manipulación y distorsión :mienten
Capacidad de simulación: son grandes actores
Dificultad para tolerar la ambigüedad, pero esperan para conseguir sus fines
Doble personalidad: crean confusión porque alternan reacciones
Envidia y celos profesionales
Falsa seducción. “Dibujan un paraíso y te colocan en él”
Falta de criterio personal, cambian el criterio según interesa, no hay principios
Incapacidad para afrontar el fracaso, por eso necesitan acosar, succionan a la victima
Mentira compulsiva: la mentira es constante, crea mucha inseguridad
Oportunismo y conveniencia, solo se mueven por su interés
Interferencia en el trabajo de otros: aprovechan todo para desprestigiar
Ausencia de capacidad de escucha, a veces escuchan para recoger datos para controlar
Mediocridad profesional: por eso envidian
Egoísmo, no quieren a nadie ni siquiera a ellos mismos
Autoritarismo, muchas veces encubierto
Rigidez, son tenaces en su objetivo
Falta de juicio o ecuanimidad, no hay principios, según intereses
Ausencia de sentido de culpa o remordimientos
Falta de transparencia, se trata de confundir y manipular
Personalidad controladora. Las personas son objetivos
Trivialización: cuidan la imagen, el triunfo social importa mucho
Inconsistencia, no hay criterio
Ausencia de sentido del humor, a veces hay interpretación del mismo para manipular
Actitud sabelotodo, demasiado orgullo para reconocer la verdad, se cree con la verdad absoluta
Incapacidad para comunicar, superficialmente la dominan es una habilidad intelectual carente de la parte afectiva
Paternalismo fingen interés en realidad es control
Arrogancia, soberbia
Paranoia, desconfiados
Incapacidad de cooperar, al principio crean esta ilusión
Necesidad de quedar por encima
Imposición
Incapacidad para trabajo en equipo, recogen pero no dan, se aprovechan de los demás
Lenguaje rudo e insultante, al final del proceso amenazan pero en privado
Hechos consumados, respecto a la victima todo lo hace mal y se lo demuestra a los otros
Evasividad evita sus responsabilidad y sabe ocultarse detrás de si mismo. No sienten culpa.
Pacientes: “No había ni un solo día de descanso, siempre venia con las escopetas cargadas, consiguió que nadie mas que él del trabajo me hablara”11 
Traspasan los limites: “ e presentó en mi casa y llamo a la puerta”12 

Cuando este personaje lleva tiempo en la empresa es habitual que se sepa, se le conoce, al final queda descubierto, entonces………¿por qué permitimos que eso ocurra? ¿qué consiguen deteriorar que hace que todos los demás que somos mayoría no podamos hacer nada? Ante esta pregunta, una vez, una victima de acoso me contesto: “rompen la moral” (por eso a ella la gusta llamarlo acoso moral). 13


Bibliografía

PIÑUEL ZABALA I. Mobbing. Cómo sobrevivir al acoso psicológico en ele trabajo. San Térrea. España. Cantabria 2001.

HIRIGOYEN Marie France. El acoso moral. Paidós. España. Barcelona 1999 .

GONZALEZ RODRIGUEZ V. M. , DE CABO ASTORGA M. A. y COLBS. El Mobbing. Aspectos conceptuales y cuestiones practicas para el medico de familia sobre las conductas de acoso psicológico en el trabajo. Retos en la salud mental del siglo XXI, atención primaria. Novartis. [en línea] España. [consulta el 4-01-2008]. Disponible en Web:
www. semergen. es/semergen2/microsites/manuales/mobbing/mobbin


Notas

1 M. C. 30 años. 10 años en la Empresa, duró 2 años. Despido voluntario.
2 J. 43 años. 8 años en empresa familiar, duró 2 años. Resolviendo la situación.
3 R. 27 años. Duró 4 años. Ganó los juicios laborales y perdió los penales.
4 N. 5 años en la empresa, duró 3 años. Despido pactado.
5 R. Asegura que ella sola no hubiera podido salir de allí y que esto ocurrió cuando su cuerpo no aguantó mas.
6 E. 23 años. Fabrica en la que trabajó 5 años, duró alrededor de 3 años. Despido.
7 M. 47 años. 10 años en ONG. Acoso actual, 2 años y medio de duración.
8 J.
8 E.
10 Se ha utilizado el cuadro de descripción del acosador por parte de las victimas publicado por Piñuel Zabala (2001), presentado a las victimas y que han ampliado con sus comentarios o puntualizando alguna opinión.
11 E.
12 R.
13 M. P. Curso de verano “acosos un realidad emergente” U. Cantabria. Julio 2007.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar