Última actualización web: 25/06/2021

Adolescencia y adopción. Retos específicos.

Autor/autores: Ana Mª Rosser Limiñana
Fecha Publicación: 01/03/2013
Área temática: Psicología general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Cuando un menor llega al sistema de protección, en la mayoría de los casos procede de contextos adversos en los cuales sufrió experiencias de abandono, violencia y/o desatención. La adopción supone para estos menores una nueva oportunidad de establecer vínculos afectivos sólidos y de que, en el seno de su nueva familia, pueda recuperarse de las secuelas de estas experiencias. Sin embargo, esto supone un largo proceso de cicatrización que, en la adolescencia, se encuentra con nuevos escollos.

De hecho, la literatura sobre adolescentes adoptados señala una mayor presencia en estos menores de problemas de conducta y alteraciones emocionales que merecen una atención especial por parte de profesionales e investigadores. En este trabajo pretendemos hacer un recorrido por los diferentes retos con los que se encuentran los menores adoptados y las dificultades que con más frecuencia aparecen en las familias adoptivas en esta fase de su desarrollo así como por los principales factores que intervienen en este proceso según la investigación. Igualmente se incide en el papel de las familias en el abordaje de esta crisis.

Palabras clave: Adolescencia, adopción

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-4817

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Adolescencia y adopción. Retos específicos.

Resumen

Cuando un menor llega al sistema de protección, en la mayoría de los casos procede de contextos adversos en los cuales sufrió experiencias de abandono, violencia y/o desatención. La adopción supone para estos menores una nueva oportunidad de establecer vínculos afectivos sólidos y de que, en el seno de su nueva familia, pueda recuperarse de las secuelas de estas experiencias.

Sin embargo, esto supone un largo proceso de cicatrización que, en la adolescencia, se encuentra con nuevos escollos. De hecho, la literatura sobre adolescentes adoptados señala una mayor presencia en estos menores de problemas de conducta y alteraciones emocionales que merecen una atención especial por parte de profesionales e investigadores.

En este trabajo pretendemos hacer un recorrido por los diferentes retos con los que se encuentran los menores adoptados y las dificultades que con más frecuencia aparecen en las familias adoptivas en esta fase de su desarrollo así como por los principales factores que intervienen en este proceso según la investigación. Igualmente se incide en el papel de las familias en el abordaje de esta crisis.

 

Adolescence and adoption. Specific challenges.

When a minor arrives to the protection system, most of the times he or she comes from adverse contexts where experiences of abandonment, violence or lack of attention have taken place. The adoption supposes a new opportunity for these minors for establishing strong emotional ties with their new families and for recovering from the consequences of these experiences.

However, this involves a long process of scarring that has to face new obstacles in the adolescence. In fact, literature on adopted adolescents points out that behavioural and emotional problems are more usually found between these minors and this deserves special attention from professionals and researchers.

In this paper, our aim is to analyze the different challenges that have to face the adopted minors and the difficulties more usually found in this stage of their development as well as the main factors involved in this process. Likewise, the role of the families in dealing with this crisis is stressed.

 

INTRODUCCION

Como señala Izcovich (2005), la adolescencia es un tiempo de trasformación. En la adolescencia se dan una serie de cambios en los distintos ámbitos del desarrollo que causan muchas veces perplejidad y desconcierto tanto en el adolescente como en los que lo rodean. En consecuencia, y en palabras de Urra (2006), van del bostezo y el estar "tirados" a la acción frenética, de la alegría irrefrenable a la tristeza que ahoga.

 

 

Además de tener que asimilar sus cambios físicos, los adolescentes deben desarrollar su propia identidad, definiendo sus valores, sus creencias, su identidad sexual, el equilibrio entre su dependencia emocional de la familia y su autonomía.

 

 

 

La adolescencia de un menor adoptado supone un período difícil en el que los conflictos naturales de esta edad se incrementan por la situación de adopción. Las circunstancias que la acompañan actúan, según algunos, como un "amplificador”, interaccionando negativamente con los aspectos propios del desarrollo adolescente (Verhulst y Versluis-Den-Bieman, 1995).

 

 

 

ADOLESCENCIA Y ADOPCIÓN

Cuando un menor llega al sistema de protección, en la mayoría de los casos procede de contextos adversos en los cuales sufrió experiencias de abandono, violencia y/o desatención. La adopción ofrece para estos menores una nueva oportunidad de establecer vínculos afectivos sólidos y de que, en el seno de su nueva familia, pueda recuperarse de las secuelas de estas experiencias.

Sin embargo, la investigación ha demostrado que el fin de una situación traumática no representa el fin del problema y que las posibles heridas van a requerir un largo proceso de cicatrización que, en la adolescencia, se encuentra con nuevos escollos.

De hecho, desde los estudios clásicos de Barry y Barth (1989), la literatura sobre adolescentes adoptados señala una mayor presencia en estos menores de problemas de conducta y alteraciones emocionales, en concreto puntuaciones altas extremas, especialmente en los chicos, más problemas externalizantes y tasas más altas de hiperactividad o delincuencia (Bimmer et al, 2003; Heflinger, 2000; Verhulst el al, 1990).

 

 

 

Estos resultados se han ido repitiendo en diferentes trabajos también en nuestro país (Barcons, Fornieles, y Costas, 2011; Fernández et al, 2011, Freixa el al, 2010; Fuentes et al, 2004) mostrando que aun cuando existe un porcentaje elevado de menores adoptados que no presentan especiales dificultades, en el rango clínico existen más menores adoptados que no adoptados, alertándonos sobre los riesgos de inadaptación que podían producirse en este colectivo y que merecen una atención especial por parte de profesionales e investigadores.

 

 

 

A la hora de analizar las causas de estas dificultades, se ha puesto mayoritariamente el peso en las experiencias previas de los menores antes de su adopción pero también en las dificultades para integrarse en una nueva familia desde otros referentes personales, biográficos y culturales, la vinculación afectiva con la nueva familia, los estilos educativos de sus padres, la incorporación a nuevos entornos y nuevos hábitos, y en la comprensión de la propia historia.

 

 

Sin duda, la dificultad de estas tareas se acentúa durante la adolescencia. Para el adolescente adoptado aumenta la complejidad de este proceso pues tienen menos puntos de referencia para comprender quién es, la compresión de su condición de adoptado puede provocarles inseguridad y miedo al rechazo o al abandono, así como una fuerte curiosidad sobre sus orígenes.

 

 

Es importante, por tanto, considerar los diferentes retos con los que se encuentran los menores adoptados y las dificultades que con más frecuencia aparecen en las familias adoptivas en esta etapa del desarrollo así como los principales factores que intervienen en este proceso a la luz de la investigación. Igualmente es importante tener en cuenta el papel de las familias en el abordaje de estas crisis.

 

 

 

RETOS ESPECIFICOS PARA EL ADOLESCENTE ADOPTADO

Los adolescentes adoptados son ante todo adolescentes. Por lo tanto, no se libran de sufrir esa revolución física y cognitiva, esa efervescencia hormonal que sufren todos sus congéneres y que les llena de perplejidad y desconcierto, que les hace vivir en una especie de montaña rusa con vertiginosas subidas y trepidantes bajadas .

 

 

 

Tradicionalmente se han identificado dos tareas principales en los adolescentes: la formación de la identidad y el desarrollo de la autonomía.

 

 

 

La formación de la identidad se refiere a la necesidad de explorar y responder a las siguientes preguntas: ¿Quién soy yo?, ¿Quién quiero ser? ¿En quién me fijo como modelo a seguir?, ¿Me gustan mis padres? ¿Quiero ser como ellos? , ¿Cuáles son mis valores, mis creencias?, ¿Quiénes son las personas que quiero como amigos?, ¿Cómo quiero pasar mi tiempo? , ¿Qué cosas me interesan y se me dan bien?, A qué aspiro en el futuro?. Estas preguntas no siempre se formulan de forma consciente pero son la causa de que los adolescentes resulten tan cambiantes.

 

 

 

La segunda tarea, el desarrollo de la autonomía, es el proceso de crear una distancia entre los adolescentes y sus padres o cuidadores, y de pasar a ser responsables de sí mismos. En este proceso de separación, los adolescentes pueden experimentar tristeza o euforia, entusiasmo o miedo, ira y otras emociones encontradas, que ocasionan mensajes contradictorios, una especie de "Déjame en paz” pero “no me dejes del todo".

 

 

 

Para los adolescentes adoptados estas tareas son más complejas, sobre todo porque en su crecimiento personal tienen que integrar un doble árbol genealógico: por un lado, el de los padres adoptivos y, por otro, el de sus progenitores, su familia biológica y, por tanto, de una etnia o a un grupo cultural determinado y diferente al de su familia actual. Por ello, a las preguntas propias de cualquier adolescente en el desarrollo de su identidad: ¿Quién soy yo?, ¿Quién quiero ser? ; ¿En quién me fijo como modelo a seguir? , ¿Cuáles son mis valores, mis creencias?; ¿Quiénes son las personas que quiero como amigos?, el adolescente adoptado debe añadir algunas más: ¿A quién me parezco?, ¿Tengo modelos que comparten mi experiencia adoptiva?, ¿Comparten mi origen étnico? Mi cultura nacimiento?.

 

 

 

Cuando se miran en su familia no sólo surgen las preguntas: ¿Me gustan mis padres adoptivos? , ¿Quiero ser como ellos? sino también: ¿Qué sé de mi familia biológica?; Qué me gusta de ellos, de mi herencia, mi etnia, mi país natal, mi cultura?, ¿cuánto de eso es una parte de mí? E inmediatamente surgirá el interrogante sobre: ¿Qué hubiera sido de mí, de mi vida, de seguir con ellos?,

 

 

 

Al analizarse a sí mismos en la búsqueda de una identidad propia (¿Cómo quiero pasar mi tiempo? ¿Qué cosas me interesan y se me dan bien?, ¿A qué aspiro en el futuro? ), sentirán la necesidad de tener referencias con quien compararse, y se preguntarán ¿Quiero estar más involucrado con mis orígenes? O más cerca de aquellos que comparten mi origen étnico, la cultura?.

 

 

 

Es evidente que la falta de información sobre los orígenes puede llegar a ser una gran preocupación para los adolescentes que están trabajando para encontrar las respuestas a estas preguntas.

 

 

 

Al desarrollo de la identidad personal, el adolescente adoptado debe añadir el de pertenecía familiar, reconociéndose y vinculándose con su familia adoptiva.

 

 

 

La segunda de las tareas que debe acometerse durante la adolescencia, la separación afectiva de los progenitores, requiere que previamente haya conseguido vincularse afectivamente, con su familia. Si esta vinculación no se ha establecido de forma segura, será también más complicado culminar el proceso de separación e independencia propio de la adolescencia.

 

 

 

En esta etapa el adolescente tomará más conciencia de su condición de adoptado, se preguntará con más fuerza por qué le abandonaron y surgirán sentimientos de rabia y de tristeza, poniendo en jaque su autoestima (me abandonaron porque yo no merecía su cariño…. ), sentirá inseguridad y miedo de que esa situación pueda volver a producirse (se preguntará ¿cuál es mi relación con mis padres adoptivos? ¿Siguen siendo mis padres si no son mis padres biológicos? Si yo soy diferente de ellos, me seguirán queriendo? ) y esto hará que en muchas ocasiones su comportamiento sea agresivo y alterado. En este momento buscará sus orígenes con más o menos intensidad pero totalmente envuelto en un conflicto de lealtades (¿Se sentirán heridos porque yo quiera saber más de la otra familia?, Si los encuentro ¿Seguiré siendo parte de esta familia?)

 

 

 

Para que el adolescente adoptado supere estas tareas debe enfrentarse por tanto a unos retos específicos y diferentes de los propios de cualquier adolescente y que tienen que ver con la propia adopción: lograrlo pasa por la comprensión y aceptación de la propia historia, asumir su diferencia, superar el duelo por su familia biológica, y confiar en su nueva familia.

 

 

 

Sin duda, la familia, los padres adoptivos siguen teniendo en esta etapa un papel muy importante para ayudar a su hijo/a a superarla. Ofrecerle información sobre las condiciones de su adopción, trasmitirle la incondicionalidad afectiva, empatizar con su sufrimiento, reforzarle su autoestima animándole ante sus logros y estar siempre dispuestos a acompañarlos en su personal búsqueda de los orígenes serán factores clave para resolver estos interrogantes.

 

 

 

REFERENCIAS

Barcons, N. , Fornieles, A. , Costas, C. (2011). International Adoption: Assessment of Adaptive and Maladaptive Behavior of Adopted Minors in Spain. Spanish Journal of Psychology, 14(1), 123-132.

Berry, M. y Barth, R. P. (1989). Behavior problems of children adopted when older. Children and youth services review, 11, 221-238.

Bimmel, N. , Juffer, F. , van IJzendoorn, M. H. y , Bakermans-Kranenburg, M. J. (2003). Problem Behavior of Internationally Adopted Adolescents: A Review and Meta-Analysis. Harvard Review of Psychiatry, 11(2), 64-77 .

Fernández, M. ; del Valle, J. Fuentes, M. J. ; Bernedo, I. y Bravo, A. (2011) Problemas de conducta de los adolescentes en acogimiento preadoptivo, residencial y con familia extensa. Psicothema, 23(1), 1-6.

Freixa, M. ; Foros, M. , Pereda, N. y Negre, C. ( 2010). adolescencia y adopción. Conferencia presentada en CORA; Getafe.

Fuentes , M. J. ; Bernedo, I. ; y Fernández, M. (2004). Problemas de conducta, evaluados con el CBCL, en adolescentes adoptados españoles. análisis y modificación de conducta, 30(133), 663-691.

Izcovich, M. (2005). Tiempo de trasformación: 12-15 años. Síntesis

Verhulst, F. C. , Versluis-den Bieman, H. J. (1995). Developmental course of problem behaviors in adolescent adoptees Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry; , 151–159

Urra, J. (2006). El arte de educar. Madrid: La esfera de los libros.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar